Súper Gen Divino – Capítulo 419: Otra vez el Pájaro de Fuego


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

La regla sobre el teletransporte era que saldrías a través del mismo dispositivo de teletransporte usado para entrar a El Santuario de Dios, sin importar dónde estuvieras en El Santuario de Dios.

Si el dispositivo de teletransporte estaba dañado, entonces la persona sería teletransportada a un dispositivo cercano. La regla nunca cambió. Han Sen no creía que hubiera tal coincidencia que Zero se teletransportó a El Santuario de Dios a través del mismo dispositivo que él. Era simplemente increíble.

Han Sen pensó que podía deshacerse de ella una vez que dejara El Santuario de Dios, pero parecía que ella también podía seguirlo, lo que hizo que Han Sen frunciera el ceño.

Esta chica era una súper bomba de tiempo, así que Han Sen no se atrevió a llevarla a casa. Sin embargo, si él afirmaba que ella era una shura y la convirtió a la Alianza, a juzgar por su aspecto 100% humano, la Alianza sólo pensaría que Han Sen estaba loco o que intentaba incriminar a Zero.

Han Sen estaba aturdido, mirando a Zero. De repente tuvo una idea y decidió volver a la estación de teletransporte, volviendo a El Santuario de Dios.

De pie en su habitación del Refugio Armadura de Acero, Han Sen observó de cerca el dispositivo de teletransporte en su habitación. Entonces, lo que más le preocupaba sucedió.

Con un remolino, Zero apareció rápidamente en el dispositivo de teletransporte y salió como ella misma.

El dispositivo de teletransporte en la habitación de un refugio normalmente sólo podía ser utilizado por el propietario de la habitación. Si uno no tenía una habitación, tenía que usar un dispositivo de teletransporte público en la Plaza. Sin embargo, Zero pudo usar el dispositivo de teletransporte en la habitación de Han Sen y terminó en el mismo lugar que él. Cuando él regresó, ella pudo seguirlo de vuelta a su habitación.

“¡Maldita sea! ¿Por qué está pasando esto?” Han Sen maldijo interiormente. Pero no había nada que pudiera hacer con Zero. Han Sen se teletransportó una vez más a la Alianza y fue seguido por Zero como se esperaba. Aunque Han Sen sabía que esto iba a pasar, todavía se sentía bastante molesto.

“Parece que sólo podré deshacerme de ella una vez que evolucione y vaya a la segunda zona de El Santuario de Dios.” Han Sen entró en un local, tratando de leer la tarjeta de memoria a través de su comunicador para obtener alguna información útil.

Poco después, Han Sen quedo decepcionado. Aunque había mucha información almacenada en la tarjeta de memoria, se trataba principalmente de cómo fabricar soluciones genéticas. Apenas había nada más que información tecnológica.

A Han Sen no le interesaban las soluciones genéticas. No era su especialidad, así que no entendía mucho sobre ello.

No encontró información sobre Zero y no podía llevarla a casa, así que Han Sen tuvo que regresar al Refugio Armadura de Acero.

Han Sen decidió llevar a Zero a cazar algunas criaturas, ya que aún necesitaba tres puntos genéticos divinos más. Con tres puntos genéticos divinos más y los cristales esencia vital restantes, Han Sen probablemente podría evolucionar y convertirse en un evolucionado.

Han Sen se preguntaba si se le había acabado la suerte, o tal vez porque Zero lo estaba siguiendo y le trajo mala suerte. Durante varios días, Han Sen deambuló por el Desierto del Diablo, pero no encontró ninguna criatura divina.

Una vez que terminó de consumir la esencia vital, finalmente tuvo noventa y nueve súper puntos genéticos, un punto de llegar al límite. ¡Qué mala suerte! Sin embargo, Zero lo seguía en silencio como una sombra. No hablaba ni se metía en problemas en absoluto. Incluso si Han Sen quería regañarla, no tenía por dónde empezar.

Además, con el físico de Zero, Han Sen no estaba allí para cabrearla. Una vez que se enfadase, Dios sabía lo que haría.

Han Sen tuvo que vagar por el Desierto del Diablo. Podría ser que su suerte finalmente cambiase. Han Sen vio desde lejos una montaña que parecía un volcán cubierto de nieve blanca en la cima. Era exactamente la montaña donde había visto a la criatura parecida al ave fénix.

Han Sen se puso muy contento. Mientras matara a la criatura, podría ganar el último súper punto genético que le faltaba y evolucionar. En ese momento, podría deshacerse de la horrenda bomba de tiempo, Zero.

El Rey Gusano de Roca Dorado y la súper armadura de mascota fueron casi destruidos por Zero. Actualmente, se estaban restaurando en la mente de Han Sen y no las podría usar en un corto período de tiempo.

Han Sen convocó rápidamente al Ángel Santo y la envió a sondear la montaña. Han Sen todavía tenía muchas reservas sobre el pájaro de fuego y no quería arriesgarse.

El Ángel Santo agitó sus alas y se dirigió a la cima de esa montaña. De repente oyó el trino de un pájaro desde la cima de la montaña mientras se acercaba. El extraño pájaro ardiendo con llamas doradas y rojas bajó de la montaña hacia el Ángel Santo como un ave fénix.

El largo pelo ondulado del Ángel Santo fluía con el viento. Había una mirada sombría en sus dorados ojos. Ella agitó sus alas y se alejó del pájaro de fuego que se acercaba.

El pájaro de fuego trinó y fue tras el Ángel Santo. La joven y el pájaro empezaron a pelear en el aire. El Ángel Santo siguió esquivando los ataques del pájaro de fuego, intentando no quedar atrapada por las llamas. Por otro lado, el pájaro de fuego también estaba siendo muy cauteloso, no estaba dispuesto a mostrar ninguna debilidad frente al Ángel Santo.

A pesar de que la lucha parecía más bien feroz, los dos no intercambiaron demasiados movimientos. Han Sen vio que incluso el Ángel Santo tenía miedo de las llamas del pájaro de fuego y no se atrevía a correr ningún riesgo.

Han Sen tenía un nivel de condición física aún más bajo que el de una súper criatura. Puesto que incluso el Ángel Santo no quería quedarse atrapado por las llamas, sería aún más peligroso para Han Sen, así que, aunque estuviera dispuesto a ir, podría no ser de mucha ayuda.

Sin embargo, Han Sen estaba ansioso por ver que el Ángel Santo y el pájaro de fuego estaban bastante igualados. Parecía que era difícil para ellos luchar. Ambos eran bastante conservadores y no podían vencer al oponente rápidamente.

Sin embargo, Han Sen no tenía soluciones para eso. Si la súper armadura para mascota no hubiera sido dañada por Cero, el Ángel Santo podría simplemente ponerse esa armadura, la cual podría defenderla de las llamas del pájaro de fuego. El pájaro de fuego podría haber muerto ya si ese fuera el caso.

“Qué mala suerte.” Han Sen echó un vistazo a Zero, que estaba de pie a su lado y se sintió bastante molesto.

Después de mirar a Zero, los ojos de Han Sen se iluminaron de repente. Pensó, me pregunto si me ayudaría si le pido que mate al pájaro de fuego. Ella no está interesada en la esencia vital de todos modos, así que no necesito preocuparme de que ella se quede con la esencia vital.

“Ejem, Zero. ¿Puedes hacerme un favor?” Han Sen aclaró su garganta y preguntó.

Zero ni siquiera miró a Han Sen y de repente saltó y llegó a la montaña en pocos movimientos. Con un salto de longitud, extendió una mano y agarró al pájaro de fuego que estaba luchando contra el Ángel Santo.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s