Súper Gen Divino – Capítulo 416: Una Fortuna


Sexto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen miró a la muchacha en sus brazos que aún estaba inconsciente. Su ropa estaba un poco rota, pero no se lesionó en absoluto, y sólo tenía algunas marcas rojas.

Han Sen frunció el ceño y miró al rinoceronte blanco bajo el asedio del Ángel Santo y del Rey Gusano de Roca Dorado. Parecía que no había necesidad de que Han Sen hiciera nada.

Sosteniendo a la muchacha bajo un brazo y la esencia vital del trasgo malvado en el otro, Han Sen se dirigió a la tienda de campaña que estaba dañada por las piedras caídas. Encontró una colcha en la tienda, la sacó y colocó a la muchacha sobre ella. Luego corrió hacia la esencia vital cubierta por el trozo de tela.

Al levantar el trozo de tela, Han Sen quedó deslumbrado por la espléndida vista. Había tres cristales juntos. Uno era amarillo y los otros dos eran azules. El amarillo era la pieza más grande, del tamaño de una roca. Uno de los azules era del tamaño de un tambor y el otro del tamaño de una pelota de baloncesto.

“Fortuna… Una fortuna…” Han Sen casi salta, incapaz de creer lo que ven sus propios ojos.

Han Sen se inclinó y lamió el cristal amarillo, tratando de asegurarse de que era la esencia de la vida. Cuando el líquido amarillo fue tragado por Han Sen, de repente oyó la voz.

«Consumida Esencia Vital de Súper Bestia Dragón de Tierra…»

Han Sen estaba encantado. Finalmente se relajó, ya que éstos eran verdaderas esencias vitales.

“Míos, son todos míos.” Han Sen convocó a Meowth en su estado transformado, puso una bolsa alrededor del cuello y comenzó a llenarla con las esencias vitales.

El Rugidor Dorado era demasiado grande, por lo que sería inconveniente para salir de la cueva. Han Sen tuvo que poner la carga en Meowth.

Tres cristales esencia vital, además de los del trasgo malvado y del rinoceronte blanco que estaba a punto de ser cazado. Han Sen estaba casi seguro de que sería capaz de obtener cinco cristales esencia vital a la vez.

Esos cinco cristales podrían incluso hacer que maximizase los súper puntos genéticos. Era una tarta enorme en el cielo, que cayó en la boca de Han Sen.

“La di da… la di da… Me encanta la mudanza…” Han Sen se detuvo cuando de repente sintió que algo andaba mal mientras metía los cristales dentro de la bolsa.

Han Sen se dio la vuelta y de repente se quedó boquiabierto. La muchacha ya se había sentado. Inclinó la cabeza y miró a Han Sen con sus amplios ojos parpadeando.

Han Sen estaba tan contento que se había olvidado de la muchacha. Al ver que se había despertado, Han Sen recordó de repente que posiblemente era una shura de la realeza, y entonces se cubrió de sudor frío.

“¡Hola!” Han Sen forzó una sonrisa y saludó a la muchacha, pensando que no debería tener tan mala suerte… Tampoco parece una shura de la realeza.

La muchacha no respondió, aún mirando a Han Sen con los ojos muy abiertos, como si nunca antes hubiera visto a un ser humano.

El corazón de Han Sen se hundió. Se preguntó en qué estaba pensando ella. En ese momento, Han Sen sostenía un cristal azul esencia vital en su mano. No estaba seguro de si debía ponerlo en su bolsa o donde solía estar.

Sin embargo, Han Sen ya había guardado las otras dos piezas. Era demasiado tarde para que él hiciera algo. Cualquiera podría averiguar que estaba robando.

“Esta cosa… No tienes uso de ella… Así que, me la llevaré…” Han Sen le dijo a la muchacha, sosteniendo en alto la esencia vital azul.

Esta vez, para alegría de Han Sen, la muchacha asintió inesperadamente. Guardó la esencia vital y dijo, “Hace un momento estabas inconsciente. Esa criatura trató de comerte y yo te salvé…”

La muchacha era tan extraña que Han Sen no sabía de dónde venía. No estaría de más si él le hablara con dulzura.

Como dice el refrán, nadie abofetearía una cara sonriente. Como mínimo, Han Sen la había salvado, aunque probablemente no necesitaba ser salvada.

El poderoso mordisco del trasgo malvado ni siquiera le rasgó la piel tan clara como la leche, sino que sólo dejó algunas marcas rojas en ella, que eran de lo que pasaría si se rascaba con las uñas.

La muchacha parpadeó y no dijo nada, viendo a Han Sen transferir la esencia vital a la bolsa.

¡Roar!

El rinoceronte blanco gritó de repente. Han Sen vio la cabeza del rinoceronte blanco enviada al aire por el Ángel Santo.

El Rey Gusano de Roca Dorado todavía se aferraba al cuerpo del rinoceronte blanco, con su cola clavada en la carne del rinoceronte y sus garras sosteniendo el estómago del rinoceronte.

«Cazada Súper Bestia Rinoceronte de Jade Blanco de Seis Patas. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la esencia vital de la Súper Bestia Rinoceronte de Jade Blanco de Seis Patas hay oportunidad de obtener 0-10 súper puntos genéticos. Carne no comestible.»

Han Sen volvió a oír la voz. Era la primera vez que mataba a dos súper criaturas en un día, algo que nadie podía creer aunque se lo dijera a alguien.

Al momento siguiente, Han Sen se puso pálido, porque la muchacha se movió repentinamente.

Ella era tan increíblemente rápida que incluso con la vista de Han Sen, casi pierde la noción de sus movimientos. Cuando la muchacha se movió, casi se apareció frente al Rey Gusano de Roca Dorado instantáneamente, lanzando un puñetazo a la mascota.

Era tan rápida que el Rey Gusano de Roca Dorado no tuvo tiempo de esquivar, y Han Sen ni siquiera logró desconvocar a su mascota a tiempo.

¡Boom.

El suave puño de la muchacha golpeó con fuerza al Rey Gusano de Roca Dorado. Un agujero fue dejado tanto en la súper armadura para mascota como en el Rey Gusano.

Había sido tan fácil que parecía que la criatura y la armadura para mascota estaban hechas de papel.

Han Sen desconvocó al Rey Gusano de Roca Dorado, al Ángel Santo y a Meowth de vuelta en su mente y huyó inmediatamente, dejando que la esencia vital cayera al suelo.

En ese momento, Han Sen aún no sabía si la adolescente era una shura de la realeza. Sin embargo, no había duda de que su índice de aptitud física era superior a cien. Desde el momento en que ella hizo un movimiento, Han Sen no tenía otro pensamientos más que en correr por su vida.

A menos que fuese allí un evolucionado como Queen, no importaba cuánta gente viniera a rescatarlo. Sin embargo, en la primera zona de El Santuario de Dios, era imposible que pudiera aparecer un evolucionado avanzado. A lo sumo habría algunos novatos que acababan de evolucionar.

Han Sen comenzó a correr cuando la muchacha se paró frente a él en un abrir y cerrar de ojos, su cara casi choca con la de él.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s