Amaryllis en el País de Hielo — Epilogo y Palabras Finales


Epilogo – La nieve se derrite

 

Después de que la larga Era de Hielo acabara, el mundo finalmente se descongeló.

 

Los humanos siguen entretejiendo a la humanidad. Con la ayuda de robots, los pocos humanos que evacuaron a los refugios y sobrevivieron durante un largo período de tiempo construyeron pequeños pueblos, desarrollaron tierras y poco a poco avanzaron hacia el camino de la recuperación.

 

Y a medida que transcurre esa recuperación, se enviaron “escuadrones de rescate” a todas partes para investigar. Estos escuadrones de rescate lograron mucho, y salvaron a muchos sobrevivientes en pueblos aislados o en las profundidades del subsuelo. En un caso, lograron salvar a más de mil personas en un refugio, y en otro, encontraron muchos cadáveres en su interior.

 

 

 

El descubrimiento de nuestras Cunas ocurrió mucho tiempo después del envío de los equipos de rescate.

 

 

 

“¡Encontramos sobrevivientes!”

 

Al oír esto, los miembros del escuadrón de rescate dudaron de sus oídos.

 

“¿Dónde…!?”

 

Corren como el líder gritó. El joven gritó “Por aqui!”, y la puerta de lo que parecía ser una estación de control se abrió.

 

Había docenas de instalaciones criogénicas a largo tiempo, comúnmente conocidas como “Cunas”, alineadas ahí. Cada una de ellos brillaba tenuemente.

 

“Esto es increíble…”

 

El líder miró dentro de las Cunas, sonando sorprendido. Estas cunas estaban conectadas por todas partes a través de docenas de cables, y parecían ser huevos en un nido caliente.

 

“¿Robots?”

 

El líder siguió mirando intensamente a las Cunas.

 

“Eso parece. Lo más probable es que los robots manejaran la evacuación”.

 

“¿Cómo está su estado?”

 

“Extraordinariamente bueno. Es muy probable que puedan ser reparados”.

 

“Bien, muévanlos de vuelta a la base primero. Les preguntaremos acerca de los detalles.”

 

Ante la orden del líder, docenas de Cunas fueron cuidadosamente trasladadas por los miembros.

 

“La instalación de evacuación subterránea de aquí ya debe haber dejado de funcionar.”

 

El líder murmuró sorprendido al ver estas Cunas.

 

“¡Líder!”

 

“¿Y ahora qué?”

 

“¿Qué hacemos con eso?”

 

“¿Hmmm….?”

 

Y entonces, el líder finalmente sintió a los dos robots que yacían dentro de la habitación.

 

Una de ellas era una chica de cabello azul, y el otra es un hombre rubio.

 

Extrañamente, había un cable que se extendía desde el pecho del hombre, y una batería pegada al pecho de la chica.

 

“Definitivamente intentó salvar a la chica.”

 

El joven miembro señaló con tristeza,

 

El líder se limpió el hielo del bigote y murmuró: “Muy probablemente”. Estos dos abrazándose fuertemente parecían ser amantes íntimos.

 

En ese momento, el líder recordó a su esposa muerta cuando llegó el fin. Él siguió abrazándola hasta el final para salvar a su esposa de ser congelada. No obstante, su esposa murió, y sólo él sobrevivió. Se unió al equipo de rescate que se enfrentaba a tales peligros, todo para compensar el hecho de no haber sido capaz de salvar a su esposa.

 

“¿Qué hacemos? Parecen estar muy dañados.”

 

Preguntó el joven.

 

“Sí…”

 

Entonces, el líder notó una pequeña medalla colgada en el cuello del robot. “Ganadores del 108º Gran Premio Amaryllis Alstroemeria y Eisbahn Tricrytis.”

 

Si se observa más de cerca, los dos robots se dañaron a fondo debido a la congelación. Hay pocas posibilidades de curarlos, pero sus pacíficos rostros dormidos los hacían parecer vivos.

 

Después de sostener la medalla frío y helada de la chica, el líder dijo,

 

 

 

“Llévenselos”.

 

 

Circuito mental= Amaryllis

Circuito Mental=Amaryllis

 

Tengo un sueño.

 

Dentro de este sueño, estoy yo, Eisbahn, Viscaria, Götz, Daisy, Gappy, El Jefe, todos los aldeanos están reunidos.

 

En este sueño, el Festival de la Oración es más animado ruidoso, y todos cantan y se preparan. Envío de materiales, entrega de los mismos, hay discusiones sobre las actuaciones en el escenario. Es un día normal, pero me gusta tanto. Pensando en cómo esos días no volverán, sigo cantando mientras lloro. Es un sueño extraño. Y luego-

 

“-llis.”

 

Alguien está diciendo mi nombre.

 

“Srta. Amaryllis, ¿me oye?”

 

—¿Quién….es…?

 

Abro los ojos y siento la luz. Es una luz deslumbrante; es una luz cálida.

 

“Ah.”

 

Hay una mujer vestida con uniforme de enfermera rosa. Cabello corto, ojos grandes, una enfermera joven.

 

“Por favor, espere un momento….¡doctor! ¡Doctor!”

 

La enfermera inmediatamente sale corriendo al pasillo y llama a alguien en voz alta.

 

Pasa un minuto y la enfermera se las arregla para traer al doctor.

 

El doctor es una mujer. Lleva una bata blanca, su largo cabello rojo esta atado detrás de ella.

 

“Oh Dios, por fin te has ido, bella durmiente?”

 

Al oír la voz de la doctora, la miro sorprendida. Esta voz me resulta familiar.

 

“Ohh, ¿finalmente te diste cuenta? Qué aguda.” La Doctora sonríe: “Cuando renací, modificaron ligeramente mi rostro, pero al menos lograron conservar el color del cabello y la base de la voz”.

 

“¿Eres tú… Vis, caria…?”

 

“Sí, lo soy”.

 

La doctora—Viscaria extiende sus antenas desde la punta de los dedos.

 

“Ahh….ahhhh…”

 

“Ha pasado un tiempo, Amaryllis.”

 

La miro fijamente en estado de shock. Viscaria me informa sobre lo que pasó en ese entonces. Después de ser encontrados, pasaron quince años, y la Era de Hielo se acercó a su final. Nuestros maestros se despertaron en los refugios de evacuación, y el mundo está avanzando lentamente hacia la recuperación.

 

“Aquí, echa un vistazo.”

 

Viscaria me da un espejo.

 

“Ah.”

 

Veo a una chica de cabello azul largo reflejada en el espejo. La piel es anormalmente blanca, y los ojos han pasado de azul a azul oscuro, no hay duda de que soy yo”.

 

“Ah, ahh.”

 

Miro fijamente al espejo en estado de shock.

 

Y luego, hay algo que brilla en el pecho. “Ganadores del 108º Gran Premio Amaryllis Alstroemeria y Eisbahn Tricrytis.”

 

Es la medalla de flor.

 

—Eisbahn.

 

Con las manos temblando, levanto la medalla.

 

“La dupliqué con un cristal para evitar que se derritiera. Es lo mismo en el interior.”

 

“Eisbahn…”

 

Pregunto, y Viscaria menea la cabeza con una mirada de angustia.

 

“Ya veo…”

 

Si sólo hay una vida, te la daré toda a tí. Te quitaré todo tu amor. Este será mí uno por uno—partido.

 

Tomo la medalla con firmeza y murmuro: “Adiós… mi Eisbahn.”

 

en ese momento.

 

“¡Oye, deja de empujar!” “Oí que Amaryllis se despertó”. “Quiero verla—”

 

La puerta del hospital se abre, y una multitud se amontona como una avalancha. Probablemente hay más de treinta, y puedo oír más pasos en el pasillo.

 

Hay algunos que nunca antes he conocido. Algunos son adultos y otros son niños.

 

Pero puedo decirlo con una mirada. Sus expresiones, vibración, familiaridad.

 

“Oigan, esto es un hospital. Cálmense ahora.”

 

Viscaria encoge sus hombros,

 

“¿Todos…?”

 

“¡Amarilis!”

 

Los niños vienen en enjambre. La primera en saltar es una chica de cabello castaño.

 

“Amaryllis, Amaryllis, waahhhhh!”

 

“Daisy!?”

 

Se frota la cara contra mi pecho mientras llora. Los otros niños también se empujan unos a otros mientras se acercan a mí, reuniéndose alrededor de mi cama.

 

Al mirar de cerca, también hay una pequeña medalla en el pecho de Daisy. Es la medalla de flor que Gappy le dio.

 

Después de ese pequeño alboroto.

 

“¡Todos, este es un hospital después de todo, así que cálmense!” La enfermera anterior se los recuerda a todos.

 

“¿Qué quieres decir, después de todo?”

 

Viscaria pouts,

 

“La instalación principal es un centro de investigación, y este hospital es sólo uno más, por eso ‘después de todo’ “.

 

“Dios mío, quince años y eres tan arrogante…”

 

Justo cuando me concentro en su argumento, “¡Oye!” Daisy levanta su cara de mi pecho.

 

“¡Quiero presentarte a una niña!”

 

“…Eh?”

 

“Aqui, preséntate”.

 

Con la ayuda de Daisy, la enfermera anterior viene a verme y me hace una solemne reverencia.

 

“Encantada de conocerte.”

 

—¿Eh?

 

Por alguna razón, ella despierta nostalgia en mí.

 

“…¿Te conocí en algún lugar antes?”

 

“En ese entonces, todavía era un bebé, así que puede que no me conozcas. Estaba durmiendo dentro de la ‘Cuna’.”

 

—¡Ah….!

 

Tengo un flashback. El la Cuna que llevaba Daisy, y el nombre en su placa, si recuerdo es—

 

“Espera, ¿tú eres…?”

 

“Es un honor conocerte. Soy Gabriella White”.

 

La chica se muestra un poco nerviosa cuando baja la cabeza.

 

“Has crecido.”

 

Alcanzo mi mano y le doy una palmadita en la cabeza a la chica. La chica me mira sorprendida y se acobarda, aparentemente asustada por la comezón/vergüenza. Su cara se pone muy roja”.

 

“La mayoría del personal de este hospital eran los niños de las Cunas en ese entonces.”

 

Daisy me susurra al oído,

 

“Ya veo.”

 

Hay algunos chicos y chicas jóvenes que me sonríen. Asiento con la cabeza y les devuelvo la sonrisa. Todos aclaman en voz alta.

 

La luz del sol se filtra a través de la ventana, iluminando la habitación. El viento alborota las cortinas, y fuera de las cortinas, hay un campo de hierba exuberante del hospital con muchas personas y robots. Veo a una robot enfermera empujar a un anciano en una silla de ruedas, paseando por ahí, y a su lado, un robot infante durmiendo profundamente sobre las rodillas de una madre humana. El robot sirviente que sostiene las tazas de té está sirviendo bebidas. Un hombre vestido con uniforme de trabajo llama a un robot que cojeaba y lo arregla inmediatamente. Los humanos y los robots continúan manteniendo su personalidad y ayudándose mutuamente.

 

Bajo la deslumbrante luz del sol, los niños juegan en el campo de hierbas. Los humanos y los robots están jugando amigablemente. Uno atrapa la pelota y la devuelve. Es un juego muy sencillo, pero los niños se están divirtiendo.

 

—Ya que ambos quieren esta pelota—

 

Mirando la pelota bailando en el cielo, recuerdo la voz y la sonrisa del director.

 

—La ‘partiré’ en dos.

 

De nuevo, agarro la medalla en mí pecho. Bajo la luz del sol, el pétalo de la medalla se tiñen de oro, y a medida que cambia el ángulo de la luz, la flor parece estar floreciendo, casi como si—.

 

 

Después de un largo invierno, el mundo volvería a dar la bienvenida a la primavera.

 

 

-FIN-

 

Palabras finales (EZ: Del autor)

 

Hola a todos. Este es Takeshi Matsuyama.

 

El título de esta obra es ‘Amaryllis in the Ice Country’/Amaryllis en el País de Hielo’, pero el nombre de Amaryllis en sí mismo era algo que recordaba. Cuando era joven, tenía un libro que me gustaba llamado ‘The Robber Hotzenplot’ (Escrito por Otfried Preussler), y hay una pixie llamado ‘Amaryllis’ en él. Es muy apasionada, ayudando a nuestra protagonista que está atrapado en un aprieto. Esta pixie llamada Amaryllis me dejó una profunda impresión. Cada vez que oigo el nombre Amaryllis, me acuerdo de esa pixie más que del nombre de la flor.

 

Después de más de veinte años, finalmente logré que Amaryllis debutara en una obra. Los robots y los pixies son dos cosas completamente diferentes, pero la belleza y la determinación es un punto en común entre ellos. Hasta ahora, en la historia ‘The Robber Hotzenplot’, el pixie  Amaryllis había ‘vivido bajo tierra durante mucho tiempo’. Sólo cuando terminé de escribir este libro me di cuenta de esta coincidencia.

 

(TN: El título original: Der Räuber Hotzenplot, ISBN 0-200-71272-1)

 

Esta vez, tengo que agradecer a muchas personas.

 

A todos en ASCII Mediaworks, y especialmente a mis editores a cargo Tsuchiya y Araki, muchas gracias por ayudarme. El ilustrador Paseri ha dado vida a los personajes. Cuando vi el cabello azul y la linda chica en la portada, me emocioné mucho. Además, voy a dar las gracias a todos los que han participado en la impresión de este libro.

 

En el proceso de escribir este libro, todos los involucrados en la profesión me han ayudado mucho. Realmente me disculpo sinceramente por causarle muchas molestias. También a mis parientes, especialmente a mis tíos de Akijima, por darme apoyo profesional y privado. Es gracias a ellos que este libro puede ser publicado con éxito.

 

Y finalmente, a los lectores que tienen este libro en sus manos, tengo que darles las gracias. El escenario de la obra es un mundo cruel y congelado, pero si eres capaz de sentir el calor de la primavera después de leerla, yo como autor estaré encantado.

 

 

 

Takeshi Matsuyama, viendo la televisión con mi padre en la sala de un hospital.

 

EZ: Bueno tengo que poner algo yo también no?, que puedo decir de Amaryllis bueno fue una de las 3 primeras novelas que comencé a traducir en enzeam pero de estas 3 solo Amaryllis logre llevar a su final [por ahora], debo decir que la misma es muy especial para mí por esta razón ya que en ella se nota en ella el tiempo desde que comencé a traducir novelas y como fui mejorando poco a poco hasta el ahora [los primeros cap no están tan bien editados, esto lo arreglare después, antes de sacar el PDF descargable], es una historia muy buena y que me gustó mucho tuvo sus partes tristes y las muertes de personajes muy buenos como mi favorito el tan honesto y amable Götz [llorando levemente] espero que hayan disfrutado la novela tanto como yo. 

EZ: El PDF de la novela lo encargare a alguien del staff del Blue Phoenix [espero] o a algún conocido de otro grupo para que quede lo mejor posible, cuando este listo subiré la publicación del mismo.


[Anterior] [Índice]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s