El Retornante: Capítulo 32


Traductor: The Un-Neet~

Corrector: Skerly


Episodio 8:

Protegeré mi propio hogar (2)

¿Quiénes serían los que sufren la mayor dificultad cada vez que los malditos monstruos iban a arrasar todo?

¿Podrían ser… los soldados?

¿O, podrían ser… los usuarios de habilidad?

¿O, tal vez, los oficiales de policía intentando mantener el perímetro exterior?

La respuesta en realidad estaba justo aquí, en las oficinas de la KSF.

“Esto es… esto es locura pura. Eso es lo que es.”

Un hombre llamado Kim Jae-Beom estaba mirando la masiva pila de documentos apilados enfrente de él con un par de ojos despojados de alma.

 

Esta pila de documentos de tamaño A4 finalmente habían excedido la altura de su monitor de computadora.

Lo que era incluso más tenebroso que esto era el hecho de que, esas páginas impresas solo formaban una fracción de todo lo que todavía necesitaba pasar dentro del HDD de la computadora.

Los ojos de Kim Jae-Beom estaban aguándose lentamente.

Él no había estado en casa por cuatro días ya. A este ritmo, morir por ser sobrecargado de trabajo era una posibilidad real. Esa póliza de seguro de vida que firmó en el momento en que fue contratado pronto podría estar dando sus frutos, por la manera en que las cosas se estaban desarrollando ahora.

‘No, no. Espera un minuto.’ (Kim Jae-Beom)

Su mente estaba volviéndose loca después de no dormir por las pasadas cuatro noches más o menos. Él casi cometía los actos de piedad filial y no filial allí.

Kim Jae-Beom agitó su cabeza, sus emociones eran un desastre de fatiga, insatisfacción e irritación acumuladas.

“Ah, oh…” (Kim Jae-Beom)

Fue en ese entonces— toda la infelicidad y resentimientos atascados en su cabeza se derritieron como la nieve bajo los rayos del sol de la primavera.

¿Por qué? Simple. Él acaba de echarle un vistazo.

… A la dignificada apariencia de un cierto burócrata enfrente.

Ese hombre estaba encajonado por las pilas de documentos formando un fuerte diez veces más grande que lo que Kim Jae-Beom tenía que encargarse, y aun así él no había mostrado siquiera un indicio de perderse a sí mismo.

Kim Jae-Beom miró la apariencia elegante de ese hombre, mientras tomaba jugo con hielo a partir de una taza termo con una mano, a la vez que la otra mano resolvía rápidamente cada página de documento como un verdadero profesional.

Inmediatamente, Kim Jae-Beom decidió internamente arrepentirse de sus actos egoístas de quejarse, y entonces llamó a su mejor asalariado en el mundo.

“Vice Capitán.” (Kim Jae-Beom)

“¿Sí?” (Choi Jung-Hoon)

“Realmente eres sorprendente, señor. ¿No se siente cansado en absoluto?” (Kim Jae-Beom)

“Jujuh.” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon estiró su espalda lánguidamente.

La luz del sol vertiéndose por la ventana actuó como un brillante halo que iluminaba todo su ser.

“Bueno, siempre terminamos con un montón de trabajo de todos modos, así que esta cantidad es solo otro día en la oficina, ¿no es cierto?” (Choi Jung-Hoon)

“Como se esperaba de usted, señor.” (Kim Jae-Beom)

En verdad, los veteranos eran, en efecto, una raza distinta por completo a un novato como él. Alguien con solo dos años de experiencia en este campo de trabajo como Kim Jae-Beom no podría siquiera esperar emular una dedicación tan concentrada para terminar el trabajo así como también la resistencia que viene con él, en lo absoluto.

Él sintió una necesidad definitiva de volverse tan bueno como e…

Fue en ese entonces, los ojos de Kim Jae-Beom se entrecerraron hasta una pequeña abertura.

Choi Jung-Hoon sacó una cierta cosa del cajón de su escritorio y lo vertió en la taza termo.

Era una botella de vidrio negra, y ese logo azul y blanco le pertenecía a…

Pero qué… Espera un minuto. ¿No he visto ese logo muchas veces antes? (Kim Jae-Beom)

“¡E-Espera un segundo ahí, Vice Capitán! ¡¿Qué estás vertiendo en tu jugo justo ahora?!” (Kim Jae-Beom)

“¿Hm?” (Choi Jung-Hoon)

Eso, ¿eso no es la afamada bebida energética?

¡¡Cierto, esa es la botella de Bacchus-F!!

¿Qué c*jones? ¡¿Este tipo loco ha estado tomando vorazmente botellas de tónicos energéticos de una taza termo como si fuera jugo de frutas hasta ahora?! (Kim Jae-Beom)

“¡¡Vice Capitán!! ¡¿Qué estás haciendo?! ¡No se supone que lo bebas así, sabes!” (Kim Jae-Beom)

¡Esto ya estaba más allá del abuso de sustancias, y ahora muy bien metido en la adicción de sustancias!

¿Halo? ¡Halo mi c*lo!

Tras una inspección mucho más de cerca, esos círculos negros debajo de los ojos de Choi Jung-Hoon se estaban extendiendo incluso más allá de la barbilla del pobre hombre y estaba amenazando con invadir su cuello; su áspera y flácida piel estaba en un estado así de malo que podría probablemente sustituir un papel de lija sin ningún problema.

La mano que sostenía la taza termo estaba temblando muy débilmente, y su siempre cuidadosamente peinado cabello estaba en un estado de alguna manera desaliñado también.

“¡¿Vice Capitán, realmente podrías morir a este ritmo, sabes?!” (Kim Jae-Beom)

“Jajajaja, para de bromear, por favor.” (Choi Jung-Hoon)

“¿¡Pero, pero no estaba haciendo una broma!?” (Kim Jae-Beom)

Choi Jung-Hoon sonrió torpemente antes de tomar un largo trago de bebida energética con hielo.

Él se veía bastante genial, pero al mismo tiempo, toda esta situación era simplemente demasiado ridícula también.

“Bueno, no es como si esta fuera la primera vez de todos modos…” (Choi Jung-Hoon)

El rostro sonriendo refrescantemente de Choi Jung-Hoon era bastante atractivo, incluso desde el punto de vista de otro hombre. Probablemente esa era la razón por la que esto parecía tan completamente ridículo ahora mismo.

“No te preocupes, Señor Jae-Beom. Te volverás un experto en esto muy pronto.” (Choi Jung-Hoon)

“Vice Capitán, tú, uh, estás sangrando de la nariz.” (Kim Jae-Beom)

“¿Mm? ¿Pesqué un resfriado?” (Choi Jung-Hoon)

“¡No, no estás goteando mocos, estás sangrando! ¡Mira, mira, va a gotearse en sus ropas! ¡Vice Capitán!” (Kim Jae-Beom)

“Jajaja. Ocurre frecuentemente, así que no tienes por qué preocuparte.” (Choi Jung-Hoon)

“¿Qué? ¡Al menos, deberías limpiar la sangre primero!” (Kim Jae-Beom)

“Bueno ya, ¿ya le eché un vistazo a este documento, me pregunto?” (Choi Jung-Hoon)

‘este sujeto ha perdido su maldita cabeza.’ (Kim Jae-Beom)

Choi Jung-Hoon siempre se quejaba amargamente de la cantidad de estrés que tenía que soportar mientras era arrastrado por varios usuarios de habilidad, pero desde el punto de vista de Kim Jae-Beom, bueno, el Vice Capitán ya se había vuelto una parte inseparable del sistema, más o menos.

En silencio, Kim Jae-Beom se dijo a sí mismo resolutamente que se debía largar de este lugar por cualquier medio posible si es que quería disfrutar de una larga vida.

Kim Jae-Beom entonces escupió su voz insatisfecha a Choi Jung-Hoon y su rostro podrido de cafeína.

“¿Tan solo dónde está nuestra Capitana de Equipo cuando tenemos tantas cosas que hacer ahora mismo?” (Kim Jae-Beom)

“Oh, bueno, ella está…” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon respondió con un rostro ligeramente lamentado.

“Ella se está encargando de la misión más dura en el momento.” (Choi Jung-Hoon)

 

 

“… Con esto, concluiré esta sesión informativa acerca de la urgente necesidad de establecer la respuesta de emergencia Bureau.” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young terminó su presentación y levantó la cabeza.

Allí había tres personas enfrente de ella dentro de la habitación de conferencia.

“Entonces, déjame preguntarle algo…”

Un hombre de mediana edad a la derecha levantó la voz con un poco de irritación.

“¿Sabes por qué nos hemos reunido hoy en este lugar?”

Seo Ah-Young no dudó por un momento antes de hacer su respuesta.

“¿No es para levantar una presentación acerca del establecimiento de la respuesta de emergencia nacional Bureau?” (Seo Ah-Young)

“¿Oh, es eso cierto? Escuché que la reunión de hoy era en realidad para reprenderte a ti y a tu equipo por el manejo desastroso del incidente de monstruos reciente, pero, ¿quizás estoy equivocado?”

Seo Ah-Young se encogió de hombros.

“Incluso si dices ‘reprender’, no hicimos nada mal, así que está eso.” (Seo Ah-Young)

“¿Qué? ¡Escucha aquí!”

“¡Debiste haberte dado cuenta de esto después de que este incidente ocurrió!” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young cortó las palabras del hombre con una voz baja y calmada que, a pesar de todo, contenía su fuerte voluntad.

“A través del mundo, la forma en la que las Puertas aparecen está cambiado constantemente. Hasta ahora, lo manejamos acorde a los libros e hicimos nuestro mejor esfuerzo en minimizar las bajas, pero más adelante, eso será imposible de hacer. El número de incidentes, donde varias Puertas se abren a la vez, está en constante aumento. Los tipos de monstruos apareciendo cada vez también están volviéndose impredecibles y variados. Finalmente, incluso el tiempo en que una Puerta toma para abrirse por completo está cambiado en cada encuentro.” (Seo Ah-Young)

“M, mm…”

“Es por eso que, los métodos de respuesta que hemos desarrollado y apegado hasta ahora no permanecerán efectivos para defendernos. Es por eso que, necesitamos un pequeño pero aun así bien organizado equipo de elites operando en una capacidad extralegal que contrarreste cualquier tipo de Puertas e incidentes sucediendo por todo el país.” (Seo ah-Young)

“¿No entiendes que ser extralegal es el problema real aquí? ¡Es un gran problema! ¡¿Tienes alguna idea de cuántos casos de reclamos judiciales han sido presentados contra la KSF mientras hablamos?! ¡¡Debido a todas las cosas ilegales que tu gente cometió, estamos siendo acusados de violar derechos humanos y constitucionales!! Pero, ¿nos estás diciendo que te otorguemos incluso más autoridad judicial? ¿Y se supone que nosotros manejaremos las repercusiones de eso?”

El hombre más viejo sentado en la parte izquierda siguió de allí.

“¡¿No es todo esto debido a que ustedes los usuarios de habilidad no saben cómo controlarse?! ¡No puedes ni siquiera controlarlos apropiadamente! Y, ¿qué tan difícil es para ti bloquear las Puertas de la misma forma en la que los manejaste la última vez? Si las cosas se ponen más duras, ¿no puedes simplemente incrementar el número de soldados? ¿Estoy mal, huh?”

Seo Ah-Young dejó salir un largo suspiro.

Esos idiotas no tenían idea.

No, tal vez simplemente querían pretender que nada estaba mal.

“¿Saben qué está protegiendo nuestro planeta ahora mismo?” (Seo Ah-Young)

“¿Qué? ¿Estás intentando ganarte unos cuantos puntos imaginarios al decir que son ustedes los usuarios de habilidad?”

“Estás equivocado. Las cosas protegiendo nuestro mundo son en realidad las Puertas y los monstruos.” (Seo Ah-Young)

Repentinamente, el cuarto de conferencia cayó en un silencio.

Porque, ella había destacado esa sola cosa que nadie en este cuarto quería reconocer.

“Por ahora, los monstruos están apareciendo por todos lados y los usuarios de habilidad se las están arreglando para bloquearlos, de alguna manera. Y eso ha ayudado a suprimir todas las preocupaciones e insatisfacciones acumuladas por ellos hasta ahora.

Pero, seguramente eso no continuará para siempre. Ya, ansiedad y miedo de los no usuarios de habilidad han alcanzado un pico peligroso. La insatisfacción sentida por los usuarios de habilidad también está haciéndose peligrosamente alta. Cuando los muros de este dique de contención proverbial estalle… Bueno, en lugar de ver monstruos, podríamos terminar viendo la situación donde los humanos están masacrando a otros humanos.” (Seo Ah-Young)

“¿No te estás poniendo un poquito dramática aquí?”

Seo Ah-Young se rio taciturnamente.

“¿Realmente crees eso?” (Seo Ah-Young)

“Ke-Jeum.”

“¡¡De un punto de vista civil, un usuario de habilidad es una amenaza totalmente distinta comparada a una persona regular llevando una pistola cargada. Sería inimaginablemente estresante tan solo hablarles, caminar por las mismas calles, y compartir una comida en un mismo lugar con un ser que podría matarte en menos de un segundo. Ya, hay incontables grupos anti usuarios de habilidad reuniendo impulso en línea, y sabemos que algunos de ellos han iniciado movimientos ominosos fuera de línea también. Sin embargo… el mayor problema es…!!”

La voz de Seo Ah-Young se hizo progresivamente más ruidosa.

“… La insatisfacción entre los usuarios de habilidad está desbordándose ahora mismo. Han sido suprimidos a través de la vigilancia y la ley, pero el hecho permanece— el número de crímenes cometidos por los usuarios de habilidad están acercándose rápidamente al nivel de criminales regulares. Si tomamos en consideración esos crímenes que no son reportados por alguna razón, entonces el número incluso podría ser más alto. No tenemos idea de cuándo se alzarán y harán una revuelta.” (Seo Ah-Young)

“¡No, es por eso que…!”

El hombre de mediana edad sentado en el centro levantó su mano en silencio. Su gesto paró al otro hombre de continuar.

“Así que, ¿estás diciendo que la única solución a ese problema es establecer una nueva organización? ¿Para ’centralizar’ la fuerza de combate?” (El hombre en el centro)

“Sí.” (Seo Ah-Young)

“Quieres reunir a los mejores usuario de habilidad y despacharlos rápidamente a todos los rincones de este país donde sea que una Puerta aparezca, todo mientras usas sus poderes para suprimir y vigilas a otros usuarios de habilidad, deteniéndolos de cometer crimen. ¿Estoy en lo cierto?” (El hombre en el centro)

“Sí, es correcto.” (Seo Ah-Young)

“Qué ingenua. Realmente es una estrategia ingenua. Pero, como no podemos pensar en una alternativa más efectiva, es lo que es. Todo el apoyo que requieras te será provisto. Sin embargo, el fracaso no será tolerado.” (El hombre en el centro)

“No tiene que preocuparse. Eso no sucederá.” (Seo Ah-Young)

“Entonces, retírese.”

“Bueno, entonces, discúlpeme.” (Seo Ah-Young)

Viendo a Seo Ah-Young darse la vuelta y salir del cuarto, el hombre de mediana edad en el centro entrecerró sus ojos.

‘Una escena de humanos masacrando a otros humanos…’ (El hombre en el centro)

Para este hombre, eso sonó como una declaración interesante. Y una graciosa también.

Por supuesto, él sabía que no podía decirlo en voz alta.

 

 

“Pero qué montón de imbéciles engreídos.” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young gruñó audiblemente mientras entraba a la oficina.

Choi Jung-Hoon le entregó un vaso de café con una sonrisa.

“Aquí, toma esto.” (Choi Jung-Hoon)

“Antes de eso, por favor haz algo acerca de ese rostro sin sangre tuyo. ¿Alguien te golpeó o algo así?” (Seo Ah-Young)

Sip, el trabajo me golpeó. ¡El maldito trabajo!

¡El trabajo que dejaste atrás me ha golpeado, obviamente! (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon tragó el resentimiento elevándose y cambió de tema.

“¿Entonces, qué pasó allí atrás?” (Choi Jung-Hoon)

“Tomaron la decisión de apoyarnos.” (Seo Ah-Young)

“¿Oh?”

Choi Jung-Hoon inclinó su cabeza como si encontrara esto bastante inesperado.

“Pensé que no le darían luz verde sin importar qué, después de lo que pasó esta vez. Eso es una sorpresa.” (Choi Jung-Hoon)

“Estoy bastante seguro de que han sentido la urgencia después de la cosa con México.” (Seo Ah-Young)

“Mm, lo más probable.” (Choi Jung-Hoon)

Varias naciones a menudo referidas como ‘desarrolladas’ habían puesto en práctica un sistema de manejo de sus usuarios de habilidad, pero también había otras tantas que no lo han hecho.

Los ejemplos más obvios eran de África; los países de allí eran inadecuados en la gobernanza para empezar, así que cuando el Lunes Negro ocurrió, las capacidades de esos gobernantes para gobernar sus masas fueron perdidas completamente. Ahora, la situación se había involucionado al punto en donde varios poderosos usuarios de habilidad estaban gobernando diferentes regiones como Señores de guerra.

Esos usuarios de habilidad, poseyendo poderes inimaginables por la populación normal, levantaron sus propias armadas privadas y libraron la guerra entre ellos, lo que significaba que los monstruos apareciendo de las Puertas no eran asesinados a tiempo en absoluto. El continente ha sido, bastante literalmente, tragado por un completo pandemonio.

Sin embargo, la situación en África fue el resultado de las naciones allí originalmente quedando rezagados en términos de construir una base firme para que la sociedad exista, algo que se desmoronó espectacularmente y bastante minuciosamente por el adviento del Lunes Negro. Así que, esto no causó mucha alerta y consciencia del resto del mundo.

Sin embargo, la atención del mundo ahora estaba siendo concentrada en el desarrollo de México.

Antes de los eventos de lunes Negro, México ya estaba en medio de una guerra entre las fuerzas gubernamentales y los brutales carteles de las drogas. Recientemente, el balance se había inclinado casi por completo en favor a los carteles y en menos de un par de semanas, un cartel con su estructura de poder central únicamente consistido de usuarios de habilidad, llevaron a cabo un golpe de estado sorpresa y tomaron todo el poder.

Era un pequeño alivio que no hayan hecho nada desde entonces, gracias a la voluntad de EEUU manteniendo un ojo bastante cerca en ellos, pero aun así, las ondas de repercusión sentidas de ese evento no eran nada de lo que burlarse.

Lo más importante era el hecho de que una precedencia ha sido instalada, donde un grupo de determinados usuarios de habilidad podían derrocar fácilmente su gobierno.

“Ellos no pueden rechazar esa historia porque pasó en el otro lado del planeta. Prácticamente cada nación en la tierra ya está caminando en una cuerda floja. Nadie puede predecir qué podría pasar si ese balance es roto.” (Seo Ah-Young)

“¿No es por eso por lo que nos estamos preparando mientras hablamos?” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon hizo su mejor esfuerzo en suprimir un suspiro que intentaba salir de su boca.

En realidad, él fue el que sugirió la formación de una nueva organización que pudiera vigilar las Puertas que estaban actuando fuera de la norma cada vez más, así como también los usuarios de habilidad que estaban haciéndose más y más insatisfechos cada día.

Sin embargo, incluso él no estaba enteramente convencido de que esta nueva organización sería suficiente para resolver las varias crisis que estaban enfrentando.

‘Necesitaremos un poder mayor si vamos a garantizar control efectivamente.’ (Choi Jung-Hoon)

Seguro, podría ser visto como un tipo de discriminación. Sin embargo, nadie sería capaz de decir tan solo qué terminarían haciendo los usuarios de habilidad libres de tales medidas discriminatorias.

“Así que, entonces, nuestro siguiente dolor de cabeza que resolver es…” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young frunció el ceño profundamente mientras escupía sus palabras.

“Yi Ji-Hyuk, ¿no es así…?” (Seo Ah-Young)

“Ja-ah…”

“Uh-whew.”

Todos en la oficina gruñeron y se dieron una palmada contra la cara.

“¿Simplemente qué deberíamos hacer con ese chico?” (Seo Ah-Young)

En silencio, Choi Jung-Hoon abrió la tapa de otra botella de esa bebida energética y lo vertió en la taza termo.

En vez de un ser humano, ese chico era más como un generador de estrés caminante y hablador.

Kim Jae-Beom se quedó mirando a los dos oficiales superiores por un rato, antes de abrir su boca.

“¿Qué tal si, lo hacemos así?” (Kim Jae-Beom)


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

5 comentarios

Responder a Sergio Gil Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s