Súper Gen Divino – Capítulo 401: Número 107


Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“¿Dónde está el número 107?” Han Sen escupió un poco de sangre en su boca y preguntó en voz baja.

“Lo sabrás cuando lleguemos allí.” Ning Yue no volvió a hablar con Han Sen y se puso en camino.

Ning Yue nunca esperó obtener mucho de la boca de Han Sen. Y no había forma de que dejara marchar a Han Sen en ese momento.

Han Sen tenía curiosidad sobre el número 107 que Ning Yue había mencionado. Sin embargo, el grupo de personas no habló de ello en absoluto. Todo lo que hacían era viajar. Parecía que tenían prisa.

Han Sen entendió la razón. Todos ellos habían evolucionado y no podían permanecer demasiado tiempo en la primera zona de El Santuario de Dios, de lo contrario sus cuerpos no podrían soportarlo.

Bajo esa circunstancia, Ning Yue insistió en llevarlo al número 107, lo que hizo que Han Sen sintiera aún más curiosidad al respecto.

Muy pronto, la pregunta de Han Sen fue respondida. El grupo de personas viajó a través del Desierto del Diablo en monturas divinas y entraron en una montaña árida.

Sólo había un camino muy estrecho para entrar en el valle. Sólo podía pasar un hombre a la vez. Un par de hombres escoltaron a Han Sen mientras entraban en el valle. Cuando se acercaron al valle, Han Sen lo vio todo.

Apenas podía ver a ninguna otra criatura. Había rocas blancas y arena por todas partes. En medio del valle, había una gigantesca flor roja que parecía una rosa.

Alrededor de la flor, había muchas enredaderas y hojas cubiertas de espinas. Las viñas cubrían casi todo el valle, haciendo que pareciera un invernadero para la flor.

Han Sen miró a su alrededor. Además de la flor roja y las vides, no vio nada más, y mucho menos criaturas.

“¿Es el número 107?” Preguntó Han Sen, sorprendido.

“Así es. Este es el número 107.” Le contestó Ning Yue, para sorpresa de Han Sen. Ning Yue continuó diciendo, “Cada vez que el Grupo Starry encuentra una criatura de la que se sospecha que es una más allá de las criaturas divinas, le damos un número y lo registramos. Este es el número 107.”

“¿Te refieres a esa flor gigante?” Han Sen miró la flor roja, que parecía una planta en todos los sentidos. Aunque era enorme en tamaño, no había forma de que pudiera ser una criatura.

“Lo sabrás muy pronto. Entra en el valle.” Ning Yue pidió a sus hombres que apuntasen sus flechas y armas a Han Sen, forzando a Han Sen a entrar.

“Entra.” Después de que Liu Lin soltó las piernas de Han Sen, empujó a Han Sen con fuerza.

“¿Qué hay ahí dentro?” Han Sen casi pierde el equilibrio, pero no le hizo caso a Liu Lin.

Ning Yue no pidió sus espíritus de las bestias. Aunque había muchas vides creciendo en el valle, mientras tuviera alas divinas, sería fácil para él volar. No podía ver cómo el valle podía atraparlo.

“Dame la daga ahora y no necesitas entrar.” Dijo Ning Yue con calma.

“No quiero darte mi daga, y tampoco quiero entrar.” Contestó Han Sen.

“Puedes intentar matarnos a todos y huir.” Comento Ning Yue con una sonrisa.

Las palabras de Ning Yue hicieron reír a los evolucionados. Todos ellos apuntaron con sus armas a Han Sen, indicando que podían quitarle la vida a Han Sen en cualquier momento.

Nadie creía que Han Sen pudiera huir bajo el asedio de catorce evolucionados.

Además, la parte superior del cuerpo de Han Sen estaba encadenada con los cierres especiales de acero Z en sus articulaciones. Ni siquiera un evolucionado podría deshacerse de ese tipo de cerraduras.

Sólo aquellos evolucionados con un nivel de forma física en torno a los ochenta podrían liberarse de las cerraduras con su propia fuerza.

“Joven amo, ¿por qué tienes que matarme?” Si te molesta que haya matado a tu doppelgänger, puedo pagarte.” Han Sen miró fijamente a Ning Yue.

“Si acabases de cruzarte conmigo, nunca intentaría matarte. Desafortunadamente, ganaste algo que no debías. Dame la daga o entra en el valle, tú eliges.” Dijo Ning Yue con voz tranquila.

“Elijo matar.” Han Sen sacudió su cuerpo y se retorció en el ángulo muy extraño. Todas las cerraduras que estaban en sus articulaciones se cayeron de su cuerpo. Han Sen había estado practicando Músculo de Hielo y Hueso de Jade durante mucho tiempo y era cada vez mejor controlando su propio cuerpo. Moviendo sus huesos y músculos, sintió que las cerraduras eran completamente inútiles para él.

Después de desembarazarse de las cerraduras, Han Sen rápidamente invocó la daga Lobo Maldito y apuñaló a Ning Yue.

Ning Yue no parecía sorprendido. Los trece evolucionados también invocaron sus propias armas y comenzaron a atacar a Han Sen.

Si Han Sen insistía en matar a Ning Yue con su daga, él se enfrentaría a trece armas. Por lo tanto, tuvo que retroceder y desviar su arma hacia las otras personas.

El nivel de forma física de Han Sen era ligeramente más débil que el de los evolucionados divinos. Aunque podía aumentar su fuerza y velocidad usando el Mantra de la Herejía y Sobrecarga, su estado físico base no mejoría. Cuando era atacado por los evolucionados, podría ser herido, razón por la cual Han Sen seguía tratando de esquivar sus ataques.

De esa manera, sin embargo, Han Sen se sintió atrapado. Incluso con el Mantra de la Herejía y la Sobrecarga y la daga Lobo Maldito, aún le resultaba difícil deshacerse de los evolucionados.

Han Sen ni siquiera podía herir a un individuo o dañar una sola arma. Trece armas diferentes atacaban a Han Sen continuamente, dejándolo en absoluta desventaja. Han Sen tuvo que retirarse al valle.

No fue porque los trece evolucionados fueran fuertes, sino por culpa de Ning Yue.

La habilidad con la espada de Ning Yue no parecían muy impresionante. En cambio, era algo irracional. A veces, la espada ni siquiera apuntaba a Han Sen, sino hacia el espacio vacío.

Sin embargo, era exactamente la habilidad con la espada la que conectaban los ataques de las trece personas, convirtiéndolo en una trampa de la que Han Sen no podía escapar. Han Sen ni siquiera tenía la oportunidad de defenderse. Aunque tenía un arma afilada, tenía que retirarse una y otra vez.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s