Cerda Villana — Capítulo 23


Me olvidé de nuevo… jeje, jojo


Anterior |Índice| Siguiente


Hay demasiadas banderas en la capital real

 

—No soy más que alguien sin experiencia. Soy demasiado tímida como para ir a un lugar así, y con como estoy ahora, seguramente cometeré un error.

—Escuché que rechazaste convertirte en la compañera de mi hermana menor. Ryuze dijo: «Britney es muy tonta. Haría un desastre si se ocupara de la princesa».

Le eché un ojo a mi primo que estaba merodeando en las cercanías.

(Pero ¿qué…? ¿En serio le dijiste mi respuesta? Pensé que había hecho hincapié en no…)

… Ryuze sonreía en silencio… Supongo que en realidad no puedo leerlo en absoluto. ¹

Últimamente, este tipo no ha mostrado buenas caras.

—Cuando conocí a Ryuze en la escuela, lo que me había contado sobre ti hizo que esas palabras parecieran razonables… pero mirándote ahora, creo que estarías bien.

Una hermosa sonrisa del príncipe heredero fue dirigida hacia mí.

Sin embargo, más que una agitación del corazón, sentí ganas de huir después de compararla con la de mi enorme rostro.

(¿Mi cara también se volvería más pequeña si perdiera peso? Pero ¿qué haré si no pierde tamaño?)

Después de sufrir daños al ver la hermosa cara del príncipe heredero, decidí añadir ejercicios de adelgazamiento facial a mi agenda después de regresa a la mansión. (TI: Es algo real, aparentemente. Di una vuelta por Google, y descubrí que hay ejercicios para reducir la grasa en las mejillas.)

No obstante, me resultó difícil componerme al estar rodeada por el reluciente príncipe heredero y Ryuze.

—Su Alteza. Si le bien parece, ¿le gustaría cenar hoy con nosotros…?

—Ah, la famosa cocina del condado Hakusu.

Es mi primera vez escuchando que la cocina de nuestra finca tiene fama. He tenido pocas oportunidades de comer algo que no fuera eso, así que no tenía ni idea

(Más bien… ¿vamos a comer con el príncipe heredero? ¿En serio?)

Más tarde descubrí que se suponía que el abuelo me iba a avisar de la visita del príncipe heredero.

Parece que nuevamente se descuidó, y terminó olvidándose de decírmelo. ¡No te perdonaré abuelo!

El menú de la cena, por supuesto, fue compartido por igual. Además del propio príncipe heredero, sus sirvientes también fueron atendidos.

Por primera vez en mucho tiempo, había entre la fila algo distinto a las habituales comidas saludables.

—¿Oh? Britney sorpresivamente no es de comer mucho. Yo pensaba que comías más —dijo el príncipe Marlow mientras parpadeaba repetidamente con sus grandes ojos, ignorante de lo groseras que fueron sus palabras. Aunque puede que no haya sido a propósito.

—¿Eso cree? Yo suelo comer esta cantidad —respondí con indiferencia a su pregunta.

Aunque fue hace poco que empecé a comer así por la dieta, ¡no he dicho mentiras!

Nuevamente, mi primo no hizo comentarios sobre el asunto.

El príncipe heredero elogió seriamente nuestros platos, así que Ryuze y el abuelo quedaron de buen humor.

—Por cierto, le envié a Britney una invitación para ir a la capital real, pero…

Tenía la esperanza de que se le pasara por alto, pero el Marlow volvió a mencionar el tema.

(¿Por qué? ¿Por qué quieres tanto que vaya a la capital real?)

Mi abuelo pareció emocionarse al escuchar esas palabras. Yo, por otro lado, miré implorantemente a Ryuze.

—Britney…

—O, ~onii-sama~…

Ryuze suspiró levemente, y el príncipe heredero se volvió hacia nosotros.

—Mis más humildes disculpas… pero ahora mismo, sin importar cuán emocionada esté Britney, no puede ir a la capital real. Por temas como el jabón que ella está fabricando, y otras cosas más.

—Hm, ya veo. Pero ¿sería mucho pedir que saliese por un poco tiempo?

—¿Un poco tiempo, dice usted?

—Estoy seguro de que ya estás al tanto, pero pronto tendré una pequeña fiesta en la capital real. Habrá solamente jóvenes nobles que aún no han hecho su debut social. Y realmente me gustaría que Britney participase.

—… ¿Britney también tiene que ir, entonces?

—La participación de Ryuze ya está decidida, pero me gustaría que trajeras a tu prima.

Al oír que estaba bien llevarme consigo, el corazón de Ryuze pareció temblar.

Originalmente, él iba a hacerme participar en otra fiesta. Sin embargo, ahora había aparecido la oportunidad de asistir a una en la capital real.

—He oído que el segundo hijo del Conde Astal también participará. Con el amigo de Britney allí, no debería haber problemas. Esta fiesta también sería una buena oportunidad para introducir nuevos productos desarrollados por el condado Hakusu.

—Vale. Acepto su oferta.

Sin siquiera darme una mirada, mi primo cedió.

(Pero… ¡onii-sama! ¿¡Por qué decidiste arbitrariamente mi participación sin consultarme!?)

El príncipe heredero sonrió como si dijera: «Ryuze es todo un avaro».

(Onii-sama… ¿Siempre fuiste tan avaro?)

Es cierto que el dinero es un gran problema para él, pero nunca creí que mi elegante onii-sama se dejaría tentar tan fácilmente por ello. De pronto, aparecieron problemas de los que no tenía ni idea…

Como no se puede evitar, empecé a prepararme para participar en la fiesta. Por suerte, las dos con las que me llevé bien en la fiesta de té —Nora y Lily— también estaban invitadas.

 

 

Aunque despedimos a un gran número de sirvientes, ninguno de ellos eran padres de los niños a los que les estaba enseñando.

Ryan y María están a salvo.

A medida que mejoraba el ambiente de trabajo en la finca, María comenzó a trabajar como empleada doméstica. Como si de talento natural se tratase, ella rápidamente fue mejorando en ello.

Su madre es lavandera, pero María fue asignada como camarera. En su tiempo libre, como de costumbre, viene a menudo al laboratorio de jabón.

En cuanto a Ryan, él comenzó a enseñar lo básico a los otros hijos de los sirvientes. Entre los niños que llegaron con las nuevas doncellas, parece que había algunos que les interesaba estudiar.

Aunque Ryan sólo tenía diez años, los otros niños empezaron a llamarlo “sensei”. ²

 

 

Notas:

1– No recuerdo si ya he aclarado esto más de una vez, pero si alguien de casualidad está perdido con lo de «leer al otro», refiere a entender las intenciones del otro, o lo que piensa, como pasa en este contexto.

2– La verdad, tenía pensado ponerlo en español, pero quizá algunos de ustedes prefieran el término romanizado del japonés. Por si alguien no sabe qué significa, es la palabra para «maestro» o «profesor» en japonés.


Anterior |Índice| Siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .