Súper Gen Divino – Capítulo 394: Espectáculo Individual


Noveno Capítulo Pack 7M

¡Disfrútenlo!

Edificios rotos y cuerpos destrozados estaban por todas partes. La gente se lamentaba y gritaba.

Aquellos que podían luchar en el Refugio Armadura de Acero, sin importar de qué grupo fueran, se habían unido a la lucha. Nadie quería ver arruinado el Refugio Armadura de Acero. Si perdieran su propia habitación, que era su espacio seguro, todo se volvería difícil para ellos en El Santuario de Dios.

Especialmente para los grandes grupos y los comerciantes, la pérdida de sus habitaciones significaba la pérdida de un almacén seguro o de un espacio de transición, lo que causaría tremendos daños.

En las habitaciones se guardaban muchos objetos preciosos. Si quedaban destrozados por el Rugidor Dorado, mucha gente se empobrecería de la noche a la mañana. Numerosas flechas volaban hacia el Rugidor Dorado como una lluvia, lo que no hacía ningún daño a la criatura. A los ojos del Rugidor Dorado, el ataque era como una llovizna.

Incluso Meñique, que ya era un luchador de primera clase en la primera zona de El Santuario de Dios, no podía ni siquiera herir al Rugidor Dorado con un arma divina. Aunque cientos de armas diferentes golpeaban el Rugidor Dorado, la criatura podía simplemente sacudir su cuerpo para deshacerse tanto de las armas como de sus dueños. El Rugidor Dorado era como un monstruo del infierno, aplastando y destrozando todo a su paso. Quienquiera que estuviera de pie bajo su pata se convertiría inmediatamente en un charco de barro.

La sangre fluyó y se convirtió en un río.

Parece un apocalipsis en el Refugio Armadura de Acero. Con los gritos y quejidos, se pondría la piel de gallina aunque fuera mediodía.

“Retirada…. Retirada…” Meñique ordenó a todos que se retiraran. No porque no quisiera ganar más tiempo para los comerciantes y personas que no tenían mucha capacidad de lucha, sino porque ya no podía seguir luchando. En poco tiempo, la Banda del Puño ya había perdido algunos de sus miembros principales.

La situación de la Brigada Armadura de Acero y los Discípulos no era mejor que la de la Banda del Puño. Además, la Brigada Armadura de Acero había sufrido la mayor pérdida.

Muchos miembros de la Brigada Armadura de Acero eran estudiantes de escuelas militares. La educación que recibieron les dio más valor para sacrificarse. Sin embargo, no importaba lo valientes que fueran, era simplemente inútil frente al Rugidor Dorado.

La sangre hacía temblar los corazones de la gente, y las muertes traían desesperación.

En ese punto, aunque la Brigada Armadura de Acero quisiera retirarse, sería demasiado tarde, dada la rapidez del Rugidor Dorado. Su cuerpo gigante no afectaba a su velocidad. Si nadie conseguía distraer a la criatura, nadie podía huir de ella.

La Brigada Armadura de Acero se había convertido en la última línea de defensa. Cuando los miembros estaban desesperados y a punto de hacer ataques suicidas, de repente vieron que el león dorado asesino se detenía.

Todos estaban aturdidos. El león dorado levantó su cabeza, mirando al cielo, y tenía una mirada iracunda en su cara.

“¿Qué podría causar la ira de una criatura tan aterradora?” Todos siguieron la mirada del león dorado y se quedaron boquiabiertos.

Un monstruo con una armadura de jade bajó del cielo. Aunque era mucho más pequeño que el león dorado, parecía aún más vicioso.

En la parte superior de la bestia acorazada había un hombre de pelo dorado y armadura roja, que se parecía a Apolo.

“Han Sen…” Mucha gente que conocía a Han Sen no pudo evitar gritar.

Mientras la gente estaba sorprendida, el león dorado rugió de repente y saltó al aire, lanzándose contra el Rey Gusano de Roca Dorado.

Viendo la mirada en los ojos del Rugidor Dorado, Han Sen supo que la criatura le había reconocido. Los ojos del león estaban llenos de odio. Han Sen estaba seguro de que la criatura quería destrozarle ella misma.

“Terminemos con todo aquí y ahora.” Han Sen agarró la daga del Lobo Maldito en su mano, mirando fijamente al Rugidor Dorado.

¡Boom!

El Rugidor Dorado chocó con el Rey Gusano de Roca Dorado transformado. Aunque el Rey Gusano era sólo una décima parte del tamaño del Rugidor Dorado, no retrocedió tras el choque. Las ocho afiladas garras se clavaron profundamente en el pelaje del Rugidor Dorado.

¡Roar!

El Rugidor Dorado sintió el dolor y aulló. Su pata atacó al Rey Gusano de Roca Dorado, golpeando al gusano, lo que provocó el derrumbe de varios edificios.

En el momento en que el Rugidor Dorado puso su pata sobre el Rey Gusano de Roca, el corazón de Han Sen comenzó a latir como un motor en marcha, casi saltando de su pecho.

Qi y sangre se esparcieron rápidamente por el cuerpo de Han Sen, haciéndolo arder con una energía explosiva.

La daga del Lobo Maldito casi se unió a Han Sen y se dirigió hacia un ojo del Rugidor Dorado.

Anteriormente, Han Sen ni siquiera pudo herir los ojos del bebé Rugidor Dorado. Sin embargo, Han Sen se había hecho mucho más fuerte. Con la súper daga espíritu de la bestia Lobo Maldito en su mano, Han Sen no era quien solía ser.

La daga se clavó en el ojo del Rugidor Dorado con fuerza, como si hubiera sido clavada en caucho. Han Sen usó todo lo que tenía y empujó la daga hacia adentro.

“¡Roar!” Mientras la sangre fluía, el Rugidor Dorado aulló, intentando golpear a Han Sen con su pata delantera.

En el momento en que Han Sen perforó el ojo dorado, ya había pateado la cara del Rugidor Dorado para retirarse. Cuando estaba en el aire, el Rey Gusano se lanzó bajo los pies de Han Sen, ayudando a su amo a evitar la pata del Rugidor Dorado.

Con un ojo sangrando, el Rugidor Dorado lanzaba un odio increíble por su único ojo. Con un rugido, golpeó rápidamente a Han Sen y al Rey Gusano de Roca Dorado de nuevo a una velocidad increíble.

Han Sen parecía tranquilo. Saltando desde la espalda del Rey Gusano de Roca Dorado, esquivó la pata y apuñaló su otro ojo.

Cuando el Rugidor Dorado trató de usar su pata para golpear a Han Sen, el Rey Gusano de Roca ya había clavado sus garras en la pata del león, su cola perforo su pelaje, haciendo que el Rugidor Dorado gritara.

Han Sen se lanzó contra el león, atravesando el otro ojo del Rugidor Dorado. La sangre de repente coloreó de rojo el ojo dorado.

¡Roar!

Gruñendo continuamente, el Rugidor Dorado rápidamente corrió hacia una dirección, derribando innumerables edificios. Finalmente se escapó del refugio y huyó.

Viendo al Rugidor Dorado que se marchaba asustado, estallaron gritos de alegría en el refugio. Muchos gritaban el nombre de Han Sen.

Sin embargo, Han Sen no tuvo tiempo de responder. De pie en la parte posterior del Rey Gusano de Roca Dorado, Han Sen rápidamente persiguió al Rugidor Dorado. Esta vez, no dejaría que la criatura se librase de nuevo.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s