Súper Gen Divino – Capítulo 393: Otra vez el Rugidor Dorado


Octavo Capítulo Pack 7M

¡Disfrútenlo!

Han Sen pasó dos días más en el Desierto del Diablo y no encontró más criaturas divinas. Fue a la zona donde solía estar el Rey Zorro divino y no lo encontró.

Para sorpresa de Han Sen, el Rey Gusano de Roca Dorado había logrado su transformación.

Súper Rey Gusano de Roca Dorado: Mascota (Evolucionada y Transformada)

Al ver al Rey Gusano de Roca Dorado que había terminado su transformación, Han Sen se quedó estupefacto. Su cuerpo gigantesco se había vuelto mucho más pequeño tras la transformación. Solía ser del tamaño de un autobús, pero se había reducido al tamaño de un coche.

Sin embargo, el caparazón dorado se había vuelto más grueso. Además, le habían crecido cuatro pares de garras afiladas que parecían la hoz de la muerte. Detrás de su cuerpo, también había desarrollado una cola como la de un escorpión. A sus espaldas, dos pares de alas doradas zumbaban como abejas tan rápido que eran casi invisibles.

Ferocidad fue la palabra que a Han Sen se le vino a la mente al ver al Súper Rey Gusano de Roca Dorado. El gusano era completamente diferente de lo que solía ser.

“Evolución… Súper mascota…” Han Sen estaba tan contento que no sabía cómo organizar sus palabras. Aunque tenía esperanza, la probabilidad era tan baja que le pareció algo surrealista cuando su esperanza se hizo realidad.

“Ja, ja, ja…” Han Sen convocó al Rey Gusano de Roca Dorado y no pudo resistirse a reírse al ver lo bien que se veía la mascota.

“Súper mascota y súper armadura para mascota, no sé quién podrá evitar que evolucione usando los súper puntos genéticos.” Han Sen se sintió muy orgulloso. No podía esperar a encontrar más súper criaturas que cazar.

Sin embargo, seguía siendo una incógnita donde encontrar una súper criatura. A diferencia del grupo Starry, que tenía una enorme red de inteligencia y grandes cantidades de capital y mano de obra, o la escuela de combate Ares, que tenía talentos en todos los refugios, Han Sen estaba solo por su cuenta.

Para encontrar una súper criatura, la única manera era reunir información fragmentada de las noticias en internet y la plataforma de la brigada especial.

Con el Rey Gusano de Roca, Han Sen ya no quería encontrar una criatura divina. En vez de eso, regreso inmediatamente al Refugio Armadura de Acero, queriendo encontrar una súper criatura para que pudiera maximizar sus súper puntos genéticos tan pronto como fuera posible.

Sin embargo, antes de que Han Sen llegase al Refugio Armadura de Acero, percibió que algo andaba mal. Muchas personas huían del refugio con una mirada aterrorizada. Algunas personas incluso estaban heridas.

Han Sen no le importaría mucho si sólo fueran unas pocas personas. Sin embargo, cada vez más gente empezó a salir en tromba del refugio, lo cual era anormal.

“Hermano, ¿qué está pasando?” Han Sen agarró a alguien que pasaba y le preguntó.

“Criatura… Una criatura entró al refugio…” La persona respondió, asustada.

Han Sen quedo aturdido. Era común que una criatura se abriera camino hacia un refugio en la Segunda o Tercera Zona de El Santuario de Dios. Sin embargo, en la primera zona de El Santuario de Dios, las criaturas ni siquiera se acercaban a un refugio. Han Sen nunca había oído hablar de ningún incidente en el que una criatura atacara a humanos en el refugio. De hecho, pensó que nunca había ocurrido antes.

“¿Cuántas criaturas hay en el refugio?” Preguntó Han Sen apresuradamente.

“Una….” El tipo respondió.

“¿Una? ¿Qué criatura?” ¿Quizás es una súper criatura? Las cejas de Han Sen estaban fruncidas. El Refugio Armadura de Acero no era un refugio débil. Había muchos hombres fuertes en el refugio. Una criatura asustó a tanta gente fuera del refugio, lo que demostraba la fuerza de la criatura.

“Un león… Un león dorado gigante…” El tipo tartamudeaba.

Las palabras hicieron que el corazón de Han Sen se hundiera. León dorado… ¿Podría ser aquel bebé Rugidor Dorado?.

Han Sen caminó más rápido hacia el Refugio Armadura de Acero. Cuanto más se acercaba al refugio, más gente que huía del refugio veía. Mucha gente había resultado herida y se quejaban.

Han Sen también vio a mucha gente sacando cadáveres del refugio. Parecía que había muchas víctimas, ya que nadie podía imaginarse a una criatura entrando en el refugio.

Había mucha gente débil en el refugio. Si realmente era una súper criatura, Han Sen no creía que pudieran ni siquiera escapar.

Han Sen apretó los dientes y fue en dirección contraria a la multitud, entrando al Refugio Armadura de Acero. Vio a un león dorado gigante rugiendo entre los edificios del refugio desde lejos.

Aunque muchos hombres fuertes le atacaban, nadie podía detenerlo. El león dorado seguía matando como un loco.

Rugidor Dorado…. Tú debes ser el pequeño Rugidor Dorado.

Viendo al Rugidor Dorado que había crecido y que era tan alto como un edificio de dos pisos, Han Sen quedo sorprendido y complacido.

Se alegró de haber vuelto a ver al bebé Rugidor Dorado, ya que ahora tenía la capacidad de matarlo. Ese Rugidor Dorado era simplemente un regalo de Dios.

Sin embargo, Han Sen se sorprendió de lo grande que había crecido el Rugidor Dorado. Cuando movía la pata, podía derribar fácilmente una habitación.

Cada habitación era un espacio privado equipado con un dispositivo de teletransporte. A cada uno se le asignaba automáticamente su habitación al entrar a la primera zona de El Santuario de Dios. Sin embargo, en las zonas superiores de El Santuario de Dios, los humanos estaban completamente solos. Necesitaban construir o luchar por su propio refugio, y a veces incluso eran atacados por criaturas en el refugio.

Viendo al Rugidor Dorado aplastar edificios y habitaciones, el corazón de Han Sen se acelero, porque el Rugidor Dorado estaba a punto de llegar a su habitación en el refugio.

A Han Sen no le importaba nada más, sino el cuervo arquero que estaba alimentando, el cual no debía ser revelado en público sin importar qué.

El Rugidor Dorado aplastó los edificios y a la gente que aún no había salido, pareciendo un Dragón vicioso. El Rugidor Dorado se acercaba a su habitación.

Sin dudarlo, Han Sen convocó al Rey Gusano de Roca Dorado y la súper armadura para mascota. Se convirtió en la Reina Feérica e invocó la daga del Lobo Maldito. De pie en la parte superior del Rey Gusano de Roca Dorado, Han Sen se lanzó hacia el Rugidor Dorado.

Con sus cuatro alas zumbando, el Rey Gusano de Roca Dorado parecía una criatura alienígena, blandiendo sus cuatro garras afiladas contra el Rugidor Dorado.

Han Sen estaba de pie sobre la grupa del Rey Gusano, su pelo rubio bailando al viento y su corona de rubíes brillando bajo el sol. Con la daga del Lobo Maldito en la mano, Han Sen miró fijamente al Rugidor Dorado.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s