Súper Gen Divino – Capítulo 389: Plan para Maximizar los Puntos Genéticos Divinos


Cuarto Capítulo Pack 7M

¡Disfrútenlo!

Ning Yue no detuvo a Han Sen pero aún así envió a alguien para que le siguiese. Aunque Han Sen percibió que lo seguían, no quiso deshacerse de quien le seguía. Han Sen volvió al Refugio Armadura de Acero como siempre.

Ning Yue recibió el mensaje y frunció el ceño. ¿Era verdad que no mató a la súper criatura?

La súper criatura tenía al menos cuatrocientas libras (ciento ochenta y un kilos) de carne. En tan poco tiempo, era imposible que Han Sen terminara la carne. Si escondió la carne en algún sitio, entonces no debería haber vuelto al Refugio Armadura de Acero.

Después de todo, la carne se estropeaba fácilmente. Si Han Sen escondió la carne, tras regresar del Refugio Armadura de Acero, la carne ya no sería comestible.

Si no había matado a la criatura, ¿adónde se fue? Ning Yue sintió que algo andaba mal pero no podía averiguar qué era.

Han Sen regresó al Refugio Armadura de Acero, preguntándose dónde podría matar a unas cuantas criaturas divinas para maximizar sus puntos genéticos divinos y ayudar al Rey Gusano de Roca Dorado a transformarse.

Tal vez debería ir al desierto del diablo. Han Sen seguía pensando en el Rey Zorro Divino y en el Rey Bestia de Plumas Negras Divino. Cualquiera de los dos sería un gran aperitivo para el Rey Gusano.

Han Sen siempre había querido matar al Rey Zorro, pero nunca había encontrado una buena oportunidad. En el pasado, no pudo matarlo. Cuando era capaz de matarlo, no podía encontrar a la criatura.

El Rey Bestia de Plumas Negras divino era una criatura que podía producir un raro espíritu divino de la bestia volador. Era una pena que Han Sen no lo matara la última vez.

Si Han Sen podía ganar el espíritu divino de la bestia del Rey Bestia de Plumas Negras, podría vender las alas del Dragón de Plumas Púrpuras, que había sido visto por demasiada gente.

Como Han Sen había llegado a una conclusión, no volvió al Refugio Armadura de Acero, sino que fue directamente al Desierto del Diablo.

“Zorros…. Bestias de plumas negras… ¿Dónde estáis…?” Han Sen cabalgó sobre la espalda del Rey Gusano de Roca Dorado y entró en el Desierto del Diablo.

Aunque el Rey Gusano de Roca Dorado aún no se había transformado, tenía un tamaño significativo y marchaba mucho más rápido en la arena que Meowth.

Entrando de nuevo en el desierto, Han Sen no sabía cómo describir sus sentimientos. Solía ser perseguido por el Rey Zorro divino en la desesperación, pero podía matarlo con un solo disparo en estos días, sin importar lo astuto que fuera.

Poco después de que Han Sen entrase al Desierto del Diablo, vio muchas criaturas muertas. Parecía que algunas personas ya habían despejado el camino.

Mientras Han Sen se preguntaba si debía elegir una dirección diferente, escuchó rugidos de criaturas y gritos de humanos. Como los sonidos no estaban lejos, Han Sen ordenó al Rey Gusano de Roca Dorado que fuera hacía allí.

Han Sen vio al grupo de gente que estaba cazando. El grupo estaba liderado por Yuan y Qing.

El Rey Gusano de Roca Dorado era tan llamativo que Yuan y Qing lo vieron desde lejos. Reconocieron que era la mascota de Han Sen y se sintieron aliviados. Como estaban cazando Serpientes de Roca, no saludaron y pelearon más duro.

El grupo estaba bastante organizado como si fueran soldados. Era fácil para ellos cazar las Serpientes de Roca, así que Han Sen no se les unió, sino que observó desde una duna cercana.

Viendo a Qing y Yuan masacrando a las criaturas, Han Sen pensó que había pasado tanto tiempo. Esos dos muchachos eran novatos a quienes él solía instruir y proteger. Sin embargo, se habían convertido en maestros que podían defenderse, lo que hacía que Han Sen se sintiera un poco emocionado.

¿He envejecido? Han Sen se tocó la barbilla, que era muy suave, y recordó que sólo tenía casi 20 años.

Debido a que había practicado Músculo de Hielo y Hueso de Jade, Han Sen tenía una piel muy suave como la de una adolescente. A pesar de que él había estado expuesto al viento y al sol en la naturaleza durante mucho tiempo, su piel seguía siendo suave y blanca.

Esta es una característica demasiado obvia, pensó Han Sen. Si no tuviese erecciones todas las mañanas, se preguntaba si se convertiría en una mujer si seguía practicando ese arte hipergénico.

Han Sen parecía tener dieciocho años, más joven de lo que era en realidad. Afortunadamente, tenía rasgos faciales masculinos. De lo contrario, podría ser confundido con una mujer de verdad. Después de todo, era tan raro que un hombre tuviera la piel así.

“Hermano, ¿cómo es que estás aquí?” Mientras Han Sen estaba inmerso profundamente en sus pensamientos. Yuan y Qing habían terminado de cazar las Serpientes de Roca y se dirigieron a Han Sen.

“Planeo cazar algunas criaturas divinas en el Desierto del Diablo y maximizar mis puntos genéticos divinos. No esperaba veros aquí.” Dijo Han Sen desde la parte superior del rey Gusano de Roca Dorado y comento con una sonrisa.

“Oh, ¿vas a adentrarte más en el desierto? ¡Llévanos contigo! Te observaremos y no te preocupes de que te robemos tus criaturas.” Dijo Yuan, mirando expectante a Han Sen.

“De acuerdo. Podemos ir juntos. También podéis cazar a las criaturas, lo que debería ser divertido.” Dijo Han Sen sonriendo.

Han Sen estaba pensando, Lo siento, Yuan y Qing. Matad a todas las criaturas mutantes que queráis, pero las criaturas divinas serán todas mías.

Actualmente, Han Sen estaba equipado con un arco y una flecha divina. Con sus habilidades y fuerza en el tiro con arco, una criatura divina no podría ni siquiera sobrevivir a una flecha de él. Era imposible que los muchachos pudieran arrebatarle una criatura divina a Han Sen.

“Ja, ja, entonces haremos lo mejor que podamos. No te enojes si te arrebatamos una criatura. Dijo Yuan, sonriendo.

“No te preocupes. No estoy tan lejos de llegar al límite de los puntos genéticos divinos y puedo esperar un día o dos. Además, no te será fácil robarme criaturas. Si tienes ese tipo de habilidad, estaré más feliz que enojado.” Dijo Han Sen con una sonrisa.

“Maximizar los puntos genéticos divinos no es gran cosa, por no hablar de que aún no lo has conseguido. Comento el joven con los labios fruncidos. El joven tenía unos diecisiete años y tenía un corte de pelo muy corto. Parecía que no estaba contento con el hecho de que Han Sen los tratara como a niños.

“No es para tanto. Entré a El Santuario de Dios dos años antes que tú, eso es todo.” Dijo Han Sen con una sonrisa, viendo que Yuan y Qing le miraban sin creerle. Han Sen no quería ser demasiado serio con un adolescente.

“Entrar antes en El Santuario de Dios no significa que seas más fuerte. Ya que usted ha dicho que somos libres de cazar a las criaturas, veamos quién consigue cazar primero a una criatura divina.” Insistió el adolescente.

“Bien.” asintió Han Sen y dijo, aún sonriendo.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s