La Competitiva Sociedad Infinita de Mazmorra: Capítulo 139


Traductor: The Un-Neet~
Corrector: Skerly


Anterior |Índice| Siguiente


El Tercer Explorador (3)

 

Lancé algunos objetos inútiles y probé su poder de ataque. No era tan fuerte como pensaba. Era lo suficiente como para que los huesos de un trol que obtuve en el piso 51 se volviera polvo al tocar sus armas.

… Si soy golpeado siquiera una vez, ¡Moriré! ¡Definitivamente moriré!

Tan pronto como me encontré con ellos una vez, los Lord Orcos de repente empezaron a aparecer de todos los caminos. Una vez que estuviera rodeado, sería el fin. Me di cuenta que pisé con el pie equivocado. Debí haberlos matado en el momento en que los vi. ¡Esto no habría pasado si no hubiera huido!

“¡Kuaaaang!”

“¡Sí, sí, lo sé, bastardos! ¡Coman esto!”

Confirmando que un Señor Orco apareció en el camino por el cual intentaba cargar, lancé un Golpe Heroico. A pesar de que logré matarlo, cinco Lord Orcos más aparecieron detrás de él. Ahora que se llegó a esto, ¡no había otra opción!

“¡Uwaaaaaaaak!”

[Usaste Rugido Carmesí. Todo arde en llamas.]

A pesar de que no pensé en esto, las llamas que empezaron a quemar todo continuaron haciéndose más fuertes. Parecía que la propiedad reflectante de las paredes de la mazmorra habían fortalecido las llamas. Por supuesto, como las llamas fueron creadas por el Rugido Carmesí, no me lastimaban, mientras que servían como veneno para los Lord Orcos.

“¡Kuaaaang!”

“¡Hu-Humanoooooo!”

Sin embargo, incluso tras tomar el Rugido Carmesí, la cual podría decirse que es mi habilidad de área de efecto más fuerte, unos Cuantos Lord Orcos todavía estaban vivos. Si fueran los mismos que los Lord Orcos que el que estaba en el piso 5, no habría sido posible. Parece ser que su defensa era mucho más alta también.

Incluso así, Rugido Carmesí todavía era una habilidad poderosa. Después de inhalar el humo, los pocos que sobrevivieron las llamas tambalearon, y fueron fácilmente asesinados por las Lanzas de Trueno de Peika. Cada uno de ellos daban 1000 de oro. Era la misma cantidad de lo que el Lord Orco del piso 5 daba. A pesar de que los Lord Orcos de Más allá eran mucho más fuertes, todavía daban solo 1000 de oro. Era muy exasperante.

“Juff, juff… Hace tiempo que no corría tan fuerte. Ni siquiera tenía a mis elementales invocadas… ¡Peika, Ruyue!”

[Ugh, huele a quemado.]

[¿Carne? ¿Estás comiendo eso?]

“Te enfermarás si lo haces, Ruyue. Primero, materialízate.”

[¡Bien!]

Diciéndole a Ruyue que no coma a los Lord Orcos una vez más, revisé los cuerpos de los Lord Orcos, los cuales estaban desapareciendo en partículas de luz. Después de regalarme oro, estaban desapareciendo completamente. Apreté mis dientes al verlo.

Solo podía usar Rugido Carmesí una vez por día. Como era lo mismo para las habilidades de Guardianes de Piso, tenía que idear una manera en la que se basara en solo mi propia fuerza. Sin importar lo confiado que estaba con mi maestría en la lanza, contra los Lord Orcos, no podía continuar atacándolos y retirarme repetidamente. Podía jugar con solo uno o dos Lord Orcos, pero como más Lord Orcos siempre llegaban cuando encontraba uno, hacer eso sería estúpido.

“No queda de otra entonces. Tengo que usar mi ballesta.”

La Ballesta de Hueso Plateado, obtenida en el piso 30. Pensé que era muy fuerte para usarla ahora, pero con el Aura Espiritual, cualquier arma se volvería poderosa, independientemente de su calidad. Además, podía usar los huesos de trol del piso 51 como flechas de ballesta para daño adicional. Sería bueno si pudiera usar Cartuchos de Fuego también, pero solo añadían el atributo de fuego y pequeñas explosiones. Como la habilidad de Peika era mucho más fuerte, no era útil del todo ahora.

“Sería ideal disparar flechas de ballestas a sus bocas, para que no puedan usar grito de guerra…”

[¡Puedo guiarlos!]

Peika gritó con confianza. Con el nivel del Aura Espiritual incrementada, ella ahora podía controlar la trayectoria de los proyectiles también. Acaricié su cabeza para agradecerle por hacérmelo saber. Con esto, podría haber encontrado una manera de salir de aquí.

“¡Kuaaaaaang!”

“Ya he matado docenas de ellos… ¿tan solo cuántos de ellos hay? Bien. Ruyue, Pieka, ¡vamos!”

[¡Bien!]

[¿Corro? ¿Voy a correr?]

“¡Sí, corre!”

[¡Auuuuuuuuuu!]

Ruyue pateó el suelo. Con una poción en mi boca, levanté mi ballesta.

“Peika, te daré tanto mana como necesites, así que coloca rayos en los flechas como si fueran Lanzas de Trueno.”

[¡Juju, entendido! Realmente me gusta Maestro últimamente. ¡Se siente como si Maestro estuviera lleno de electricidad de pie a cabeza!]

[¡No! ¡Cada hebra de pelo de Shin es fría como el hielo!]

¿Eso es un cumplido, cierto? Intentaban elogiarme, ¿verdad? Parecía que los elementales pensaban de mí extrañamente mientras mi afinidad a diferentes elementos se hacía más alta. Mientras atravesaba el camino, disparé un rayo a la cabeza de un Lord Orco.

“¡Kuak!”

“¡Bien, Peika!”

La flecha fue directamente a la boca del Lord Orco mientras parpadeaba con rayos. No había necesidad de dudar de la habilidad de Peika. Con eso, solo tenía que elevar mi velocidad de reacción para poder atacar a los Lord Orcos en el momento en que aparecieran.

“¡Kuaakuk!”

“¡Kuaaakak!”

“¡No pararé de disparar hasta que ustedes se callen!”

Ruyue continuó corriendo. Una vez que usaran Grito de Guerra, ellos continuarán corriendo sin importar si les disparara en su boca o en su trasero, pero siempre y cuando no usaran Grito de Guerra, ellos no tenían los nervios para soportar el dolor y gritar.

Si los otros Lord Orcos no aparecieran, podría simplemente usar Hoja Elemental para cortarlos. Si lo hicieran, solo tenía que dispararles flechas a sus bocas también

“¡Kuaaagaaaga!”

“¡Hoja Elemental! ¿¡Pueden dejar de hacer esos ruidos extraños!?”

[¡Golpe Crítico!]

Disparar, cortar, disparar, disparar, cortar. A pesar de que era simple, tenía que asegurarme de que los flechas que disparara no perdieran a su objetivo. Si uno golpeara accidentalmente la pared, cambiaría la trayectoria y volaría de vuelta a mí. Si me golpeara, incluso yo sentiría dolor.

[¡Veintidós adelante!]

“Maldición, seguro que hay un montón de ellos.”

El laberinto de Más allá tenía una estructura completamente distinta a la Primera Mazmorra. A diferencia de la Primera Mazmorra, donde podía simplemente cazar a los monstruos y seguir adelante, Más allá tenía múltiples caminos, pero también había áreas espaciosas donde un gran número de monstruos estaban reunidos. La peor parte era que se volvían a generar bastante rápido. En otras palabras, si me perdía y regresaba a donde estaba, los monstruos que derroté se volverían a generar. Sin embargo, como dije antes, mi estadística de inteligencia estaba previniendo que eso pasara.

“¡Agh, maldición!”

“¡Kuaaaang!”

[¡El Lord Orco usó “Grito de Guerra”! Todos los orcos han sido curados de todos los efectos de estado negativos. Todos los orcos se vuelven temporalmente súper armados. ¡El poder de ataque aumenta en un 50%!]

Si incluso un solo Lord Orco tiene éxito en usar Grito de Guerra, justo como ahora, yo tenía que parar de usar mi ballesta para callarlo. Como se volvían súper armados, era imposible. Tenía que tomar mi lanza y apuntar a sus puntos vitales, mientras zigzagueaba a través de ellos en Ruyue. Era el comienzo de una pelea emocionante de gato y ratón. Con eso dicho, si sus números pasaban por encima de 30, no podía manejar sus números crecientes con mi ballesta o con mi magia elemental.

Como resultado, tenía que hacer lo que no he hecho por un largo tiempo.

“¡Peika, materialízate!”

[¡He estado esperando por esas palabras!]

Confirmando el número de Pociones de Mana de alto grado (379) en mi posesión, materialicé a Peika. La magia elemental de un elemental materializado era incomparablemente más fuerte que cuando el elemental no lo estaba. Por supuesto, había inconvenientes en ello también. Cuando los elementales materializados son atacados, perderían mana, y un daño excesivo podría revertir la invocación de los elementales.

“¡Kuaaaaaang!”

“¡Un elemental, es un elemental!”

Tras aparecer en medio del aire con su elegante vestido, Peika ni siquiera tuvo la oportunidad de lucir su belleza, ya que balanceó un látigo de rayos. A pesar de que los Lord Orcos cargaron hacia ella, como Peika podía volar, ellos eran incapaces de atraparla.

“No pueden paralizarse, ¡así que solo tienes que dañarlos!”

[¡Lo sé!]

El látigo de Peika era lo suficientemente fuerte como para quemar el equipo defensivo del Lord Orco, y era rápida. Su látigo, el cual estaba condensado por su poder elemental, se zigzagueaba a través de los Lord Orcos mientras los dañaba. Mientras tanto, aseguré nuestra ruta de escape y derribé a los Lord Orcos que se paraban en su camino. Esta maldita área estaba hecha una mitad de aire y la otra de Lord Orcos.

[¡Maestro, las paredes tienen encantamientos de amplificación y reflejo!]

“¿¡Oh, así que esas cosas son llamadas encantamientos!?”

Pretendí agradecerle a Peika por su pieza de información actualmente inútil, y continué balanceando mi lanza. Entonces, una voz extraña resonó en mi oído.

[Muy bien, con esto, ¡me encargaré de ellos de una vez! ¡Ola del Dragón del Trueno!]

“¿Mm?”

Cuando miré hacia arriba, el poderoso látigo de rayos de Peika se disparó por delante de mi cabeza diagonalmente desde abajo. Asustado, salté hacia atrás, y el látigo golpeó el techo, rebotando al suelo con gran fuerza, rebotando otra vez y yendo a través de mis piernas. Al destino del látigo de rayos, estaba un Lord Orco que estaba a punto de golpearla.

“¡Kuaaaaak!”

El látigo de rayos despedazó por la cabeza del Lord Orco y continuó volando hacia delante. Tras golpear la pared otra vez, rebotó de vuelta y golpeó el brazo de otro Lord Orco. El látigo continuó rebotando por ahí, finalmente golpeo la pierna del Lord Orco y se dirigió hacia el cuerpo de Peika. Sorprendentemente, ¡Peika se veía incluso más fuerte!

[¡Juu, consiguió más energía!]

El látigo de rayos entonces pasó por el cuerpo de Peika, habiéndose hecho incluso más poderosa, y quemó o detonó a los Lord Orcos uno por uno. No importaba que estuvieran super armados. El látigo, el cual se fortalecía ilimitadamente, atravesó a través de ellos sin siquiera darles la oportunidad de contraatacar. Cuando a veces atravesaba el cuerpo de Peika, este solo conseguía hacerse más fuerte antes de continuar aniquilando a los Lord Orcos. ¿Yo? ¡Estaba esquivando frenéticamente el látigo de Peika!

Después de un tiempo, los Lord Orcos reuniéndose aquí para atacarnos disminuyeron hasta que no muchos quedaron. Eventualmente, cuando ya no pude escuchar el grito lleno de espíritu de Peika y los destellos de su látigo de rayos…

[¡Hecho!]

Peika bajó su látigo refrescantemente, como si justo acabara de terminar de lavar la ropa. El látigo que había estado rebotando golpeó el cuerpo de Peika y fue completamente absorbido por ella. El rostro de Peika estaba centelleando incluso con más brillantez que cuando se materializó, mientras me miraba y guiñaba el ojo.

“S-Sí. Ya que como no te lastimas por tu propia arma, incluso puedes hacer eso… Asombroso.”

[Jujuju, así es, ¡soy asombrosa!]

[¡Chii, puedo hacerlo también!]

Para ser sincero, estaba sorprendido viendo a Peika utilizar la característica especial del entorno en su ataque. A pesar de que sabía que los ataques se habían hecho más fuertes cuando las paredes los reflejaban, no pensé en usar esa propiedad ya que necesitaba calcular la trayectoria. Después de todo, no era mi fuerte.

Sin embargo, tras verlo una vez, pude entenderlo más fácilmente. Solo era que no lo había pensado antes. Ahora que lo hice, entendí cómo reflejar mis ataques tres o cuatro veces para amplificar el daño. Algo más podría ser un poco engañoso ya que necesitaría esquivar el ataque y calcular la trayectoria de nuevo, pero no era imposible si lo intentaba una o dos veces. De hecho, ya tenía unas cuantas trayectorias en mente.

Finalmente me di cuenta. Si no intentaba usar mi cerebro, ¡no serviria de nada! Estaba subestimando demasiado mi inteligencia. Con todas las estadísticas de bono, mi estadística de inteligencia estaba ahora en 76. Si lo quisiera, tales cálculos deberían ser pan comido.

“Peika, me ayudaste a darme cuenta de algo importante. Gracias.”

[¿En serio?]

“Sí.”

Hasta ahora, pensé que tenía que pelear con bastante inteligencia. Sin embargo, ese no era el caso. Había confundido el usar las técnicas que aprendí con mi cuerpo y mi velocidad de reacción con el usar mi inteligencia.

Cierto. Hasta ahora, fui capaz de sobrevivir sin problemas con mi habilidad superior. En vez de inteligencia, las técnicas y fuerza eran más importantes en las batallas. Sin embargo, de ahora en adelante, en Más allá, ese ya no era el caso. Si no fuera por Peika, había tenido problemas peleando contra ellos justo ahora.

La pista ya se me había dado. Los Gritos de Guerra apilándose de los Lord Orcos. El poder de reflejo y amplificación de la pared de la mazmorra. Había desperdiciado mi esfuerzo cuando la respuesta ya estaba allí. Para derrotar a los Lord Orcos, tenía que hacer lo mismo que ellos estaban haciendo. Usar la propiedad de la pared, tenía que amplificar mis ataques. Afortunadamente, incluso tenía un arma de largo alcance.

“Ju… Bien. Usemos mi cerebro.”

Me sentí bastante raro diciéndolo, pero ignoré la extrañeza por ahora. Lo importante era completar el piso 1 de Más allá. Era importante utilizar mi potencial. Por un largo tiempo, no apliqué mi estadística de inteligencia en las batallas. Ahora era el momento de corregir ese error.

Justo así, dos semanas pasaron.

Todavía estaba en el piso 1 de Más allá.


Anterior |Índice| Siguiente

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s