Súper Gen Divino – Capítulo 383: Primeros Hombres en El Santuario de Dios


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Después de despertarse, el resto del grupo entendió rápidamente lo que había sucedido. Lanzaron miradas asesinas a Zhu Ting, y alguien incluso sacó su arma.

Han Sen lo detuvo. Esa persona le preguntó a Han Sen, “Señor Han, ¿qué está haciendo?”

Si no fuera por el hecho de que Han Sen los hubiera salvado, también habrían matado a Han Sen sin dudarlo.

“Me pagó por su vida, así que lo dejarás vivir.” Dijo Han Sen con voz suave. “Además, si quieres matarlo, deberías preguntarle a tu joven amo primero.”

La razón por la que Han Sen había salvado a Zhu Ting era porque quería saber qué le diría Ning Yue a Zhu Ting, lo que podría darle más pistas sobre los Chen y los Nings.

El accidente del padre de Han Sen fue tan misterioso que sería difícil que Han Sen descubriera la verdad.

De lo contrario, Han Sen no habría salvado a Yang Yongcheng y al resto. Probablemente también habría matado a Zhu Ting.

Sin embargo, Han Sen tenía que considerar más que eso. Lo primero que necesitaba averiguar era si los Nings eran sus enemigos.

Había algo hacía que Han Sen se sintiera confundido. Con el poder del Grupo Starry, sería fácil para ellos investigar a los Hans. Si el bisabuelo de Han Sen tuvo algo que ver con súper criaturas, ¿por qué los Nings nunca las encontraron?”

Tal vez sabían quién era el bisabuelo de Han Sen y habían atacado a los Hans en primer lugar. Sin embargo, en ese caso, ¿por qué el padre de Han Sen le habría pedido que buscara la ayuda de los Nings?”

Han Sen no creía que su padre fuera una persona estúpida. Por el contrario, Han Sen recordaba que su padre tenía un temperamento amable pero era muy inteligente. De lo contrario, le hubiera resultado imposible convertir un taller en una empresa mediana con un valor de cien millones de Dolares. Aunque cien millones no eran nada en la Alianza en estos días, era difícil ganar tanto para alguien sin antecedentes.

“Como ese es el caso, hagamos lo que el Señor Han pide.” Yang Yongcheng comento mientras detenía al resto y asentía con la cabeza.

El grupo de gente marchó de vuelta, tomando a Zhu Ting como prisionero. Han Sen estaba cansado de oírlos maldecir a Zhu Ting. Parecía que nunca se les había ocurrido que Zhu Ting fuera un espía.

“Han Sen, ¿me salvarás de verdad?” Zhu Ting movió su cuerpo fuertemente atado cerca de Han Sen y susurró cuando le tocó a Han Sen vigilarlo por la noche.

“¿Estás interesado en colaborar conmigo?” Zhu Ting continuó.

Viendo que Han Sen seguía ignorándole, Zhu Ting susurró frenéticamente en voz aún más baja, “No entregues tu daga por ninguna razón. De lo contrario, te enfrentarás a la muerte.”

Han Sen miró a Zhu Ting pero no habló.

“Más allá de los genes divinos, hay súper genes. Durante más de un siglo, tanto mi familia como los Nings han pagado unos costes inimaginables para averiguarlo. Sin embargo, hasta ahora no hemos encontrado nada. El único arma que podría ser usada para matar a una criatura más allá de las criaturas divinas es la daga en tu mano. Ning Yue lo conseguirá a toda costa. Mientras tengas la daga, aún puedes vivir. Sin embargo, si no lo haces, no estarás lejos de la muerte…” Zhu Ting continuó.

“Ya que nadie puede matar a esas criaturas, ¿cómo sabes que los súper genes existen?” Han Sen mantuvo calmada su cara aunque se sentía increíblemente excitado.

“Te lo dije antes de que mi antepasado trabajó con el antepasado de los Nings en un departamento, ¿sabes cómo se llama el departamento?” Aunque Zhu Ting le estaba preguntando a Han Sen, no espero escuchar una respuesta. Bajó la voz y continuó, “El departamento se llama Servicio Secreto. Cuando las tecnologías de teletransporte se desarrollaron por primera vez, ese departamento fue el primero en entrar a El Santuario de Dios. Y ellos fueron los que nos dejaron la información sobre los súper genes.”

Han Sen se calmó y susurró, “¿Cómo es posible? Incluso hoy en día, los humanos no pueden matar a las criaturas de las que hablas. Cuando descubrimos por primera vez El Santuario de Dios, teníamos aún peores artes marciales y recuentos de puntos genéticos. ¿Cómo pudieron matar a esas criaturas para obtener súper genes?”

“No entiendo realmente lo que pasó. Sin embargo, nos dejaron alguna información. De lo contrario, las dos familias no habrían dedicado tanto esfuerzo a la búsqueda de los súper genes. No te imaginas cuánto hemos pagado y cuántas vidas ha costado en estos años.”

“¿Cuál es la información que dejaron?” Han Sen levantó las cejas y preguntó.

“La información es muy limitada. La mayoría del Servicio Secreto murió en El Santuario de Dios, sólo unos pocos sobrevivieron. Y después de teletransportarse de vuelta a la Alianza, todos ellos murieron al mismo tiempo sin señales evidentes. Antes de morir, todavía estaban investigando algo con entusiasmo y no se dieron cuenta de que la muerte estaba a punto de llegar. Sólo encontramos algunas pistas en sus pertenencias, pero la información está fragmentada.”

Han Sen frunció el ceño. Parecía que la información que Zhu Ting le dio coincidía con la que dejó el bisabuelo de Han Sen. Sin embargo, algo parecía estar mal.

“Sólo soy un hijo bastardo y no sé mucho al respecto. De lo único que estoy seguro es de que las familias de los supervivientes del Servicio Secreto están buscando súper genes.” Continuó Zhu Ting.

“¿Qué quieres que haga contándome esto?” Preguntó Han Sen a Zhu Ting.

Zhu Ting repentinamente tuvo una mirada misteriosa en su cara y dijo, “No te preocupes, no te pediré que me sueltes. Solo te estoy diciendo esto para hacerte entender que nunca puedes darle la daga a Ning Yue. Además, será mejor que no intentes matar a esa criatura. Si lo haces, nunca le des a Ning Yue el espíritu o la carne de la bestia. Una vez que los Nings tengan la habilidad de matar a esas criaturas, ¿crees que te dejarán vivir y competir por ellas?”

Han Sen sabía lo que Zhu Ting quería. Dijo todo eso para convencer a Han Sen de que no ayudara a Ning Yue.

Sin embargo, la preocupación de Zhu Ting era innecesaria. Han Sen nunca planeó matar a una súper criatura por Ning Yue. Han Sen entendió todo lo que Zhu Ting estaba diciendo.

Han Sen le hizo algunas preguntas más a Zhu Ting, pero Zhu Ting no dijo mucho. Tampoco le rogó a Han Sen que lo dejara ir. Muy pronto, Zhu Ting se durmió.

 

 


Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s