El Retornante: Capítulo 29


Traductor: The Un-Neet~

Corrector: Skerly


Episodio 7:

Permíteme mostrarte lo que la derrota significa de verdad (4)

Las llamas demoníacas de la Bruja de las Llamas se avivaron con estilo.

“Así que, estás diciendo que…” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young intentó calmarse con sus manos actuando como abanicos.

Si no pudiera tener las llamas bajo control, entonces ella podría terminar rostizando vivo al hombre de pie justo enfrente de ella incluso antes de que pudiera hacer algo acerca de ello.

“… ¿Esa era la razón por la que estabas jugando un videojuego?” (Seo Ah-Young)

“No, espera, realmente estaba planeando detenerme después de solo una ronda, pero no tenía idea de que este tipo era un jugador tan sucio, ¡lo juro!” (Choi Jung-Hoon)

“Sí, seguro, cuando las personas pierden, proclaman que sus oponentes estaban jugando sucio, injusto, etc, etc…” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¿Pero qué?! ¡¿Pero realmente jugabas sucio, no es así?! ¡¿Eres un futbolista?! ¡¿Estábamos jugando futbol en su lugar?! ¡No, espera! ¡¡Esto es incluso más allá del nivel del futbol!! ¡¡Pensé que estaba en un maldito ring de Muay Thai, qué pasa contigo codeándome todo el tiempo!!” (Choi Jung-Hoon)

“Bueno, soy muy bueno con un personaje de Muay Thai, así que eso debe ser.” (Yi Ji-Hyuk)

“Oh, así que es por eso que hiciste Muay Thai de verdad en mí, ¿cierto?” (Choi Jung-Hoon)

… Esta segunda ronda de toma y daca se estaba desarrollando bastante espléndidamente, pero qué sincronización más desafortunada era— este argumento solo sirvió para cebar las llamas furiosas de Seo Ah-Young incluso más. Bueno a ella no le importaba ni un poco los videojuegos, después de todo.

“Ustedes dos será mejor que se callen antes de que pegue sus rostros y manos a las j*didas palancas de mando.” (Seo Ah-Young)

“… Sí, ma’am.” (Choi Jung-Hoon)

“Recibido.” (Yi Ji-Hyuk)

Seo Ah-Young procedió a gritar incluso más duro.

“¡¿Simplemente qué demonios estabas pensando?!” (Seo Ah-Young)

Choi Jung-Hoon cerró su boca.

Incluso si tuviese diez bocas, él todavía sería incapaz de salir con una buena excusa.

“¡¿Tan solo dónde estamos ahora mismo?! ¿Aquí no es donde una Puerta está a punto de abrirse? ¡¿Ni siquiera tienes el suficiente margen para manejar la situación apropiadamente, y aun así gastas el tiempo jugando un videojuego?! ¡Señor Choi Jung-Hoon! ¿¿Por qué estás comportándote así?? ¿Perdiste la cabeza por el estrés? ¿En realidad me estás insinuando que deseas ser despedido? ¡¡En qué estabas pensando!!” (Seo Ah-Young)

“Mis disculpas, ma’am” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon estaba sudando dentro de su mente.

Si no fuese por el condenado codo de Yi Ji-Hyuk, él no habría tenido que mostrar una imagen tan patética a nadie ahora mismo…

“Oye, ahjussi.” (Yi Ji-Hyuk)

“… ¿Sí?” (Choi Jung-Hoon)

“Parece ser que necesitas pulir tus habilidades un poco más, ¿sabes? Apestaste a lo grande justo ahora.” (Yi Ji-Hyuk)

Oh, Dios mío.

Pasaré gustosamente por las puertas del infierno justo después de asesinar a este b*stardo. (Choi Jung-Hoon)

“¡Oye! ¡Eres la causa de esto, me escuchas! ¿Qué estupidez te poseyó para jugar un juego aquí? ¡¡Qué fue!!” (Seo Ah-Young)

Yi Ji-Hyuk se encogió de hombros.

“Oh, lo siento. Me disculpo.” (Yi Ji-Hyuk)

… Ahora, eso—eso fue muy raro.

Y pensar, ¿el rey no oficial de comentarios sarcásticos se estaba disculpando sin replicar?

“¿No sabes que no tienes permitido hacer lo que quieras dentro del área restringida?” (Seo Ah-Young)

“Genuinamente no lo sabía. Lo siento.” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¡No, es por eso que!! Urgh…” (Seo Ah-Young)

… Entonces, ¡¿Qué le podía decir ahora?!

El cuerpo de Seo Ah-Young empezó a temblar.

¡Ella quería enojarse!

¡Ella quería ventilar algo de tensión!

“¡Es por eso!” (Seo Ah-Young)

“Sí, señora. Todo fue mi culpa. En verdad lo siento.” (Yi Ji-Hyuk)

… ¡¡¡¡Para de disculparte!!!!

¡¡¡¡Empieza a responderme de regreso!!!!

¡¡Para poder encontrar una forma de atacarte!!

Si sigues disculpándote así, ¡¿¡¿cómo seré capaz de ventilarme ahora?!?! ¡¿A quién?! (Seo Ah-young)

“¡¡Señor Choi Jung-Hoon!!” (Seo Ah-Young)

“… S, ¿sí?” (Choi Jung-Hoon)

“¿No sabes que no debiste haber hecho eso?” (Seo Ah-Young)

“… Ah, al final, soy yo.” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon levantó su cabeza y se quedó mirando al distante cielo azul. Por alguna razón, estaba extrañando a su madre terriblemente hoy, la cual había fallecido hace un tiempo.

Ella estaba realmente feliz cuando Choi Jung-hoon le dijo que había pasado la Examinación del Servicio Civil.

Si supiera que su precioso hijo terminaría siendo tratado así, seguramente no habría estado tan complacida en ese entonces.

… Y la razón por la que las distantes nubes se veían borrosas definitivamente no era por las lágrimas formándose en los extremos de sus ojos.

“Discúlpenme…” (El edecán)

Fue entonces, un salvador apareció justo en el último momento.

“¿Cuál es el problema?” (Choi Jung-Hoon)

Mientras se cambiaba de vuelta al modo completo de ‘oficial gubernamental responsable’ en un abrir y cerrar de ojos, Choi Jung-Hoon recibió a la nueva persona, su salvador, a la conversación.

“¡¿No te atrevas a intentar pasar por alto esto, me oyes?!” (Seo Ah-Young)

Él no podía escuchar lo que Seo ah-Young estaba gritando. Nop. ¡Definitivamente no la podía escuchar!

“¡Apúrate y dime lo que está pasando ya!” (choi Jung-Hoon)

¡¿Habla ya, quieres?! ¡Necesito escapar esta situación lo más rápido posible! (Choi Jung-Hoon)

“El ritmo del cambio de la Puerta es más rápido de lo esperado.” (El edecán)

“¿Qué?” (Choi Jung-Hoon)

La expresión de Choi Jung-Hoon se volvió dignificada en un instante.

“¿De cuánto más rápido estamos hablando aquí? Por favor explicanos en detalle.” (Choi Jung-Hoon)

“La cantidad mínima de tiempo requerida para que una Puerta vaya de su apariencia inicial a su activación de lleno usualmente toma alrededor de tres días, ¿estoy en lo cierto hasta ahora?” (El edecán)

“Sí, esa es la norma aceptada” (Choi Jung-Hoon)

“Sin embargo, estimamos que solo han sido alrededor de 25 horas desde su aparición, y aun así está al borde de su activación.” (El edecán)

“Hmmm…”

Con una seria expresión, Choi Jung-Hoon se quedó mirando a la Puerta.

‘El problema real es que, en realidad, este no es un caso único…’ (Choi Jung-hoon)

Hace alrededor de una semana, casos de Puertas abriéndose más pronto de lo esperado empezó a ocurrir por todo el globo y la frecuencia de tales eventos estaba incrementando a un ritmo alarmante.

A pesar de que no cada Puerta mostraba tal comportamiento, la mayoría de los países ya habían experimentado este fenómeno al menos dos veces.

‘Esto no puede ser normal.’ (Choi Jung-Hoon)

Si este fenómeno se volviera la nueva norma, entonces todos los planes militares de respuesta que la humanidad había preparado se volverían completamente inútiles más adelante.

Además, había una alta probabilidad de que el equilibrio de varias pequeñas naciones, solo arreglándose para sobrevivir únicamente por el apoyo de países más grandes, se inclinara en la dirección equivocada en un pestañeo.

Sin embargo, todo eso era un asunto de que preocuparse más adelante. Lo importante era esta Puerta justo aquí, justo ahora.

“¿Dónde están nuestros agentes?” (Seo Ah-Young)

“En posición.” (Doh Gah-Yun)

Doh Gah-Yun elevó su mano y apuntó a una dirección.

Tres personas se revelaron de entre el cordón de soldados.

“¿Eh?”

Un hombre musculoso caminando al frente repentinamente los apuntó en reconocimiento y pisoteó todo el camino en una demostración obvia de ira.

No era nadie más que el ‘Hierro’ Park Sung Chan.

Gracias al incidente pasado en una cierta tienda departamental, él tuvo que aguantar como el pilar de soporte del edificio por unos cuantos días. Él reconoció inmediatamente a Yi Ji-Hyuk y empezó a lanzar palabras de enojo al joven.

“¡¡Hijo de pta!! ¡Qué buena sincronización es esta! ¡¿Tienes alguna jdida idea de lo que tuve que pasar por tu culpa, bastardo?!” (Park sung-Chan)

Muy mal, la respuesta de Yi Ji-Hyuk quedó bastante corta.

“¿Quién?” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¿Qué?! ¡¡Soy yo, yo!! Tú, ¿no recuerdas?” (Park sung-Chan)

“¿Conocemos a este sujeto?” (Yi Ji-Hyuk)

Cuando Yi Ji-Hyuk le preguntó inexplicablemente, Choi Jung-hoon se encontró a sí mismo asintiendo con su cabeza casi de reflejo.

“Él, él es del asunto de la tienda departamental…” (Choi Jung-Hoon)

“¡Ah!” (Yi Ji-Hyuk)

Yi Ji-Hyuk aplaudió ligeramente con sus manos una vez como si recordara, y asintió con la cabeza.

“Ahh, así que eres el sujeto de ese entonces. Es un gusto conocerte.” (Yi Ji-Hyuk)

‘… Realmente se olvidó de él.’ (Choi Jung-Hoon)

El problema aquí era que Yi Ji-Hyuk no estaba actuando así para atormentar al pobre sujeto. Hablando en serio— ¿no era esto algo moral que hacer? ¿Recordar al menos al pobre desgraciado que habías convertido en un pilar de soporte humano por tres días seguidos sin siquiera una advertencia?

Por supuesto, eso no era culpa de Yi Ji-Hyuk de todos modos, técnicamente hablando, no había mucho que decir acerca de ello, pero aun así.

Por supuesto, Park sung-Chang definitivamente no compartía la misma opinión.

“¿Un gusto conocerme? ¡¿¡¿Un ‘gusto’?!?! ¡Oye, apestoso hijo de pta! ¡¿Tienes alguna jdida idea de lo que tuve que pasar durante esos tres días por tu culpa?!” (Park Sung-Chan)

“¿Estuviste atascado allí por tres días?” (Yi Ji-Hyuk)

“¡Así es! ¡Estuve allí por tres días! ¡¡Tres!!” (Park Sung-Chan)

“Oh…” (Yi Ji-Hyuk)

Yi Ji-Hyuk preguntó de vuelta con una expresión realmente arrepentida.

“¿Por tres días seguidos?” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¡Así es!! ¡¡Estuve atascado allí por tres días apoyando ese pilar y no podía moverme ni una sola pulgada!!” (Park Sung-Chan)

“En ese caso…” (Yi Ji-Hyuk)

“¿Ahora qué?” (Park Sung-Chan)

“¿Qué hay, ya sabes, del baño?” (Yi Ji-Hyuk)

De repente, todo el alrededor terminó con un silencio sepulcral.

“¿Eh? No, no, espera, el baño, uh, ah…” (Park Sung-Chan)

“Quiero decir, viendo tu gran físico y todo, debes de ser un gran comedor, ¿cierto? Así que, para no ir a un baño por tres días completos, eso quiere decir…” (Yi Ji-Hyuk)

“¡No, no! ¡¡¡No es nada como eso!!!” (Park Sung-Chan)

“… ¿Usaste pañales?” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¡NOOO!! ¡¡Absolutamente no usé uno!!” (Park Sung-Chan)

Park Sung-Chan podía sentir a las personas alrededor de él retirarse lentamente. Él desesperadamente denegó y movía sus manos salvajemente.

“¡¡No, no fue así!! ¡¡Estoy diciendo la verdad!! ¡¡En serio!!” (Park Sung-Chan)

“¿Realmente contuviste todo eso? ¿Por tres días?” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¡Por supuesto!!” (Park Sung-Chan)

“¿En verdad?” (Yi Ji-hyuk)

“Si las cosas hubieran continuado por siquiera diez segundos más, ni siquiera sería capaz de estar de pie aquí.” (Park Sung-Chan)

“Eso es un alivio.” (Yi Ji-Hyuk)

Los labios de Yi ji-Hyuk formaron una sonrisa de alivio.

“¡¡Qué demonios, eso no es importante!! ¡¡Astuto hijo de p*ta!!” (Park Sung-Chan)

Los músculos de Park Sung-Chan temblaban peligrosamente mientras gritaba.

“¡¡Argh!! ¡¡Estás siendo ruidoso, así que ve a un rincón y entierra tu cabeza allí!!” (Seo Ah-Young)

“Tan solo quién… Sí, ma’am. Enterraré mi cabeza allí. Eso no debería ser muy difícil.” (Park Sung-Chan)

Tan pronto como Park Sung-Chan vio la expresión aterradora y demoníaca grabada en el rostro de Seo Ah-Young, él se escabulló a un rincón sin una pizca de vacilación.

“Tsk, tsk, tsk.” (Yi Ji-Hyuk)

El sonido de Yi Ji-Hyuk chasqueando la lengua apuñaló los oídos del musculoso bastante dolorosamente, pero él simplemente cerró sus ojos y se recordó a sí mismo continuamente.

‘Terminaré en el infierno si la Bruja se encabrona conmigo…’ (Park Sung-Chan)

Él debería saberlo, ya que tuvo una experiencia previa…

‘Aun así, ¿qué demonios pasa con ese bastardo?’ (Park Sung-Chan)

Ahora que estaba un poco más calmado, Park Sung-Chan encontró lugar para preguntarse la identidad de este joven que podía chasquear su lengua relajadamente justo enfrente de la infame Bruja de las Llamas.

A menos que fuera un gran pez gordo, tal cosa era inimaginable.

Justo cuando la curiosidad de Park Sung-Chan con respecto a Yi Ji-Hyuk estaba llegando a alguna clase de pico, Seo Ah-Young se alguna forma se las arregló para arrebatar de regreso el control de la caótica situación.

“Así que, lo que estás diciendo es, ¿no tienes un período de tiempo concreto de cuándo podría abrirse la Puerta?” (Seo Ah-Young)

“Sí, ma’am. Alcanzó alrededor del 95% no hace mucho, pero entonces, se detuvo de avanzar desde entonces. Actualmente, no ha hecho ningún movimiento en lo absoluto.” (El edecán)

“¿Dónde está el Coronel?” (Seo Ah-Young)

“Está contactando con los cuarteles generales mientras hablamos.” (El edecán)

“¿Piensa que los del alto mando saben qué hacer en una situación como esta?” (Seo Ah-Young)

El edecán encontró la pregunta un poco difícil de responder, así que no lo hizo.

Seo Ah-Young frunció el ceño profundamente y cambió su mirada de vuelta a la Puerta.

Su superficie roja estaba ondulando muy gentilmente. Y cuando esa superficie ondulante abriera su boca, muchos monstruos se precipitarían en un abrir y cerrar de ojos.

“¿El ritmo de evacuación?” (Seo Ah-Young)

“Todos dentro del radio de 5 kilómetros ha sido evacuado.” (El edecán)

“¿Cinco? ¿Me estás jodiendo justo ahora? ¿Piensas que eso va a ser suficiente?” (Seo Ah-Young)

Choi Jung-Hoon escupió un largo suspiro junto a ella.

“Ma’am, sabes que es muy difícil hacer una evacuación masiva en medio de una ciudad. Solo para evacuar esos 5 kilómetros, no solo tuvimos que utilizar la ayuda de la policía local, incluso recurrimos a usar los líderes de las comunidades locales también. Y la evacuación misma todavía está ocurriendo ahora mismo. Si pudiéramos, podríamos incluso terminar pidiéndoles la ayuda a las hormigas para que nos ayuden aquí.” (Choi Jung-Hoon)

“Oh, ¿Es por eso que estabas ocupado jugando un videojuego hasta ahora?” (Seo Ah-Young)

“…”

Fue entonces, Choi Jung-Hoon llegó a un entendimiento escalofriante.

Esto… Ella no va a dejarlo pasar, como, nunca.

Hasta el día en que se las ingeniara para escapar del régimen opresivo de esta podrida mujer, ella fácilmente lo atormentaría con este incidente, una y otra vez.

‘Cuándo esta situación termine…’ (Choi Jung-Hoon)

Las manos de Choi Jung-Hoon sujetaron con fuerzas la carta de renuncia dentro de su bolsillo.

“Todos ustedes, esperen y no se atrevan a holgazanear.” (Seo Ah-Young)

““Sí, ma’am””

Los otros dos usuarios de habilidad que habían llegado junto a Park Sung-Chan le respondieron mientras se paraban absolutamente derecho.

Yi Ji-Hyuk inclinó su cabeza ligeramente mientras observaba desde el lado.

‘Ella debe ser un pez gordo de verdad, huh.’ (Yi Ji-Hyuk)

Tras ser constantemente enredado en su trabajo por varias circunstancias, él estaba empezando a pensar que ella y su equipo en realidad eran un tanto una broma graciosa, pero ahora que él vio cómo se las apañaba por aquí, ella debió ser una persona de un gran alto puesto.

“Y tú…” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young volteó su atención a Yi Ji-Hyuk y entonces, gruñó por un tiempo.

¿Tan solo qué debería hacer con este hombre?

Seo Ah-Young empezó a masajear su frente casi por reflejo.

Ella podría terminar con arrugas prematuras a este ritmo…

Ella no ha tenido un solo día recientemente donde pudiera parar de fruncir el ceño. Todo debido a él…

Por ahora, ella decidió olvidarse de Yi Ji-Hyuk, y miró ferozmente a Doh Gah-Yun en su lugar.

“¡¿En qué estabas pensando?!” (Seo Ah-Young)

Doh Gah-Yun respondió con su expresión inexpresiva característica.

“Pensamiento no necesario” (Gah-Yun)

“¿Ahora qué? ¿Me estás diciendo que no estás pensando en nada?” (Seo Ah-Young)

Do Gah-Yun agitó su cabeza.

“Necesito revisar. No sobre falta de pensamientos. Pensamientos no necesarios ahora mismo.” (Gah-Yun)

“¿De Qué siquiera estás hablando?” (Seo Ah-Young)

“Ubicación de puertas cercanas encontradas, siempre. Siempre, problemas imprevistos ocurren.” (Gah-Yun)

“¿Uh?”

“No es necesario causar un incidente. Incidentes ocurren naturalmente. La certeza, 100%, cuando esta fuera de su casa.” (Gah-Yun)

La expresión de Choi Jung-Hoon se volvió seriamente arrugada mientras se volteaba a ver a Yi Ji-Hyuk.

“Ahora que lo pienso…” (Choi Jung-Hoon)

Hoy era la tercera vez que veían a este joven fuera de su casa.

Pero, puertas aparecieron en todas las tres ocasiones, y Yi Ji-Hyuk siempre conseguía enredarse en ellas de algún modo.

Incluso hoy.

‘Sin embargo, es un poco… Vago.’ (Choi Jung-Hoon)

Bueno, la cosa era, la última vez fue Choi Jung-Hoon quien llevo al joven a la ubicación de la puerta mientras que hoy. Fue Doh Gah-Yun. Así que, era ligeramente incorrecto decir que conseguía enredarse sea a donde fuere que vaya, en realidad.

‘Pero qué…  ¿si tomamos eso en consideración, eso no lo hace un generador de Puertas andante y parlante? ¿O, incluso un apocalipsis bípedo?’ (Choi Jung-Hoon)

Por supuesto, no había forma de que un ser humano sea capaz de influir directamente en las Puertas y en cuándo y donde una aparecería. Aun así, solo mostrarse en lugares donde Puertas aparecían era un talento en sí mismo.

Un talento que era perseguido por un masivo montón de infortunio, para rematar.

“¡L-La Puerta está mostrando algún cambio!”

La cabeza de Choi Jung-Hoon giró hacia la dirección del temporizador.

96.

El número mostrándose en el equipo ahora mostraba 96, cambió del previo 95.

“Bueno, como no sabemos cuándo va a abrirse, todos, prepárense para… ¡¿Qué c*ño?!” (Choi Jung-Hoon)

En un abrir y cerrar de ojos, los valores continuamente cambiaron crecientemente.

“¡¡La Puerta!! ¡¡Va a abrirse!! ¡La puerta se está abriendo!”

Seo Ah-Young gritó con una voz resoluta.

“¡¡A sus posiciones!!” (Seo Ah-Young)

Todos los usuarios de habilidad se retiraron rápidamente.

Incluso los soldados rodeando el área también se retiraron, ¡Igual de rápido!

“¿Eh?”

Mientras estaba siendo arrastrado a un lugar seguro por Choi Jung-Hoon, Yi Ji-Hyuk inclinó su cabeza en confusión.

¿Esos usuarios de habilidad o lo que sea no deberían pararse enfrente de la puerta y detener lo que sea que salga de allí?

“¡¿Dónde está el Coronel Jeong In-Soo?!” (Seo Ah-Young)

“¡¿Es Señor para ti, entendido?! Ya estoy aquí, ¡Así que cállate y retírate ahora!” (Jeong In-Soo)

Jeong In-Soo ya había regresado al puesto de comando, y estaba gritando sus órdenes.

“¡¡Se está abriendo!!”

“¡Prepárense para abrir fuego!”

Acompañado por las nerviosas voces de los soldados, la Puerta empezó a emitir una luz brillante, y entonces— la entrada a otra dimensión se abrió.

De allí, varias extrañas figuras sin forma que se asemejaba un poco a masas de agua, o incluso moléculas de aire, empezaron a aparecer, una por una.

“¿Qué demonios son esos?” (Seo Ah-Young)

Seo Ah-Young frunció el ceño y gritó.

La respuesta de Choi Jung-Hoon fue increíblemente rápida.

“¡¡Es un tipo desconocido!! ¡Todos, tenga cuidado!” (Choi Jung-Hoon)

En efecto, ahora estaba enfrentándose a un tipo de monstruo nunca antes visto.

“¡Usuarios, prepárense! ¡Coronel Jeong In-Soo!” (Seo Ah-Young)

“¡Lo sé! ¡Listos para disparar!” (Jeong In-Soo)

Yi Ji-Hyuk se quedó mirando mientras esta escena se desarrollaba, a la vez que sus ojos temblaban considerablemente.

“¿Qué demonios? ¿No son esos…?” (Yi Ji-Hyuk)


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s