El Retornante: Capítulo 28


Traductor: The Un-Neet~

Corrector: Skerly


Episodio 7:

Permíteme mostrarte lo que la derrota significa de verdad (3)

SFX de un auto frenando

Un berlina blanco de lujo dio vuelta a la esquina violentamente, antes de frenar abruptamente.

Cuando la puerta del conductor se abrió, Choi Jung-Hoon salió con un rostro de varios tonos más oscuro de lo usual.

“Ja-ah…”

Lo único escapando de su boca era un largo, largo suspiro, mientras que las únicas expresiones que podía formar eran las de tristeza y angustia.

¿Tan solo qué clase de condenada maldita situación era esta, para tener Puertas apareciendo sin cesar? Realmente, ¡¿Los cielos no saben la ridícula cantidad de papeleo que tenía que pasar cada vez que una jodida Puerta se abría?!

‘Parece ser que lograré ver el interior de mi casa en una semana…’ (Choi Jung-Hoon)

Su oficina se sentía más como un hogar para él comparado a su casa de verdad.

La cama en su casa era demasiado cómoda y suave, y ya no se podía quedar dormido en ella. Veras, una cama real debería ser como la litera que se encuentra escondida en el rincón mojado de su oficina — de las que eran tan duras como una roca contra su espalda, lo suficientemente dura como para darle un severo caso de calambre en la espalda cuando se despertaba en la mañana.

“¡Lealtad!”

“Sí, lealtad.”

Los soldados estaban saludándolo de todos lados, pero Choi Jung-Hoon no estaba de humor para prestarles atención y los saludó de una forma poco rigurosa.

Los soldados de la Defcom habían llegado mucho antes de lo que él llegó, y acordonaron toda el área en una formación completamente cerrada.

“Bien, ¿entonces qué está pasando aquí?” (Choi Jung-Hoon)

“Eso es lo que me gustaría saber…” (El edecán)

Era el edecán familiar de Jeong In-Soo que empezó a explicarle la situación.

“¿Todo el personal está en posición?” (Choi Jung-Hoon)

“Nuestra gente están tomando posición mientras hablamos.” (El edecán)

“¿Qué hay del Comandante? ¿Dónde está?” (Choi Jung-Hoon)

“Dijo que quería confirmar algo y se fue hace un rato. No sé a dónde podría estar justo en este momento, sin embargo. ¿Debería llamarlo por el comunicador?” (El edecán)

“No, está bien. Solo tenía curiosidad.” (Choi Jung-Hoon)

“¿Y los usuarios de habilidad? ¿Vienen?” (El edecán)

“Deberían llegar pronto. Así que, ¿eso quiere decir que todas las preparaciones han sido completadas?” (Choi Jung-Hoon)

“Bueno, está esta otra cosa…” (El edecán)

De repente, el edecán se tornó dudoso y no pudo seguir.

“¿Cuál es el problema?” (Choi Jung-Hoon)

“Creo que será mejor que lo vea por usted mismo.” (El edecán)

“¿Eh?”

Choi Jung-Hoon podía sentir los gusanos de preocupación arrastrarse por su espalda.

Simplemente al ver la expresión de preocupación del edecán, él podía decir que algo había ido muy mal en algún lugar.

‘Espera, ahora lo recuerdo…’ (Choi Jung-Hoon)

¿Su jefa no le dijo que Yi Ji-Hyuk estaría aquí también?

Excluyendo a Yi Ji-Hyuk el inductor de dolores de cabeza, no debería de haber ninguna otra fuente de problemas dentro del área de operaciones. ¡Él estaba completamente seguro de esto!

Inevitablemente, un insistente dolor de cabeza empezó su invasión en la cabeza de Choi Jung-Hoon, pero aun así decidió seguir al edecán para que pudiera ver qué era.

Pero, después de que fuera más allá de las líneas defensivas perfectamente ordenadas alrededor de la Puerta y llegara a la ubicación ‘problemática’, él tuvo que cuestionarse si lo que vio allí estaba ocurriendo de verdad.

‘¿Qué demonios es esto?’ (Choi Jung-Hoon)

¿Cómo podría explicar la vista extendida enfrente de él?

Eso, eso era simplemente…

En toda honestidad, uno no podía realmente proclamar que ese era un problema masivo. No, realmente no estaba al nivel de alguien perdiendo su cabeza completamente por la absurda situación, ni hacer algo absolutamente incrédulo debido a ello. Ni siquiera eso.

Bueno, ciertamente no era eso…

Pero, pero…

Lo que los ojos de Choi Jung-Hoon vieron fue la espalda de un Yi Ji-Hyuk agachado, ocupado haciendo algo.

Y aproximadamente a tres pasos de esa espalda extrañamente molesta, Doh Gah-Yun estaba de pie, con un indicio de una expresión extraña en su rostro.

‘Oh, así que incluso esa chica puede hacer tales expresiones, eh.’ (Choi Jung-Hoon)

Y pensar que llegaría a ver las cejas de Doh Gah-Yun, la ‘inexpresividad personalizada’, retorcerse así. Se sintió bastante seguro de que esto era una vista que nunca llegaría a ver de nuevo por el resto de su vida.

Pero, aparte de todo eso — ¿qué diantres estaba haciendo ese tipo ahora?

Choi Jung-Hoon dejó salir una tos falsa, y se acercó a Yi Ji-Hyuk.

Cuando se acercó lo suficiente, pudo ver al joven en cuclillas sobre un pequeño taburete encontrado usualmente en un terma comunal, y sobre sus hombros encorvados, una pequeña consola de videojuego.

La espalda de Yi Ji-Hyuk se sacudió y tembló en tiempo real mientras movía la pequeña palanca de mando con sus dedos.

“¡¡K.O!!”

¿KO?

“¡Perfect!”

¡¿Perfect?!

SFX de dedos presionando los botones plásticos.

Actualmente, Yi Ji-Hyuk estaba sentado enfrente de la consola de videojuego ubicada enfrente de una tienda y estaba ocupado jugando un beat’ em-up estilo arcade.

… Con una maldita Puerta a menos de un par de docenas de metros de él.

¡¡Y, con un ejército de soldados fuertemente armados rodeando el área, para rematar!!

Justo entonces, Choi Jung-Hoon sintió un fuerte impulso de partir en dos la cabeza de Yi Ji-Hyuk con un hacha.

‘¡¿Qué demonios está pensando ese hombre?!’ (Choi Jung-Hoon)

Comprensiblemente, todos alrededor del joven llevaban expresiones de profunda confusión e incertidumbre, sin saber cómo parar este sinsentido de seguir continuando, pero percatándose que no podían dejar que esto siga tampoco.

Choi Jung-Hoon llevó su palma a su rostro.

Esto era como una bofetada en la cara a los dedicados sirvientes de la milicia coreana.

Trascendiendo más allá de la lealtad organizacional, incluso Choi Jung-Hoon estaba empezando a sentir un profundo sentimiento de simpatía por los soldados aquí.

En serio, ¿dónde se habrían encontrado con una situación tan completamente absurda como esta? Nunca, eso es.

Uno de los oficiales viendo esta situación con un rostro estupefacto caminó hacia Choi Jung-Hoon y le habló.

“Entonces, has llegado.”

“Sí, señor. Veo que no mucho ha… No, espera. Algo está pasando, ¿no es así? Desde luego, está pasando justo ahora…” (Choi Jung-Hoon)

El oficial suspiró con un rostro demacrado.

“¿Él es uno de los tuyos?”

“No, ni siquiera cerca. ¡¡En serio, no lo es!!” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon lo negó desesperadamente.

Después de todo, el honor y la reputación de la KSF estaban en juego aquí.

“Pero, uno de los tuyos lo trajo aquí, ¿así que cómo puede no ser uno de tus hombres?”

“Es algo complicado, en realidad…” (Choi Jung-Hoon)

“Bien, seguro, está bien. Lo tengo, así que por favor haz algo con respecto a él, ¿podrías? Te lo estoy diciendo ahora mismo, si el Coronel pone sus ojos encima de eso, todos seremos hombres muertos, ¿escuchas?”

“Sí señor, lo entiendo al 100%” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon inclinó su cabeza 90 grados, y fue de prisa a Yi Ji-Hyuk.

Sin embargo, ¿qué podría realmente hacer aquí, hablando realísticamente?

¡¡Heu, heum!! (Choi Jung-Hoon)

“¿Eh?” (Yi Ji-Hyuk)

Yi Ji-Hyuk volteó su cabeza tras escuchar los tosidos de Choi Jung-Hoon.

“Oh, eres tú de nuevo, ahjussi.” (Yi Ji-Hyuk)

“Sí, así es.” (Choi Jung-Hoon)

Yyyyy, eso fue todo.

Yi Ji-Hyuk debió haber pensado que su saludo fue lo suficiente, porque procedió a ignorar a Choi Jung-Hoon desde entonces y volvió a enfocar su concentración de vuelta al juego.

‘Santo cielos. Incluso un perro callejero pasando por un lado mostraría más interés que tú…’ (choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon respiró profundamente varias veces.

‘¡¡Recuerda, calma tu mente!! ¡¡Calma!!’ (choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon se había dado cuenta desde antes que no debería reaccionar a todo lo que yi Ji-Hyuk hacía, de otro modo su esperanza de vida sería drásticamente cortada.

Sin embargo…. Además de Yi ji-Hyuk siendo Yi Ji-Hyuk, la pantalla de TV continuó molestándolo ligeramente.

‘Oye, ¿ese no es Torneo del Rey del Puño de Hierro 6?’0

Él jugó eso un montón antes de que comenzara en este trabajo…

Hubo una vez cuando, mientras vivía en Noryangjin1 para prepararse para la Examinación del Alto Servicio Civil, él había pasado incontables días y noches jugando al aclamado Torneo del Rey del Puño de Hierro para elevar su espíritu de lucha en un cierto arcade a menudo referido como el Mecca de todos los juegos de pelea.

Por supuesto, todas eran distantes y placenteras memorias ahora.

Como estaba ahora, él no podía siquiera ir a casa, ¿así que dónde siquiera encontraría el tiempo libre para jugar videojuegos? Maldición, había una gran pila de juegos sin jugar con sus envoltorios originales aún intactos, reuniendo polvo en casa.

“Kekekeke.” (Yi Ji-Hyuk)

Yi Ji-Hyuk sonrió odiosamente y empezó a realizar un combo.

“¿Discúlpeme, Señor Yi Ji-Hyuk?” (Choi Jung-Hoon)

“¿Sip?”

Por favor no respondas mientras te estás limpiando el oído. Por favor no…

Esa es una etiqueta básica cuando le hablas a otra persona, condenado gamberro HDP… (Choi Jung-Hoon)

La mente de Choi Jung-Hoon se estaba llenando rápidamente de cosas con las que quería replicar.

“Señor Yi Ji-Hyuk, estamos en el área de operaciones.” (Choi Jung-Hoon)

“Sí, también escuché de algo así antes.” (Yi Ji-Hyuk)

“Si es así, ¿entonces por qué estás jugando un juego aquí, de todos los lugares?” (Choi Jung-Hoon)

Yi Ji-Hyuk respondió sin siquiera mirar a su compañero de conversación.

“Esta pequeña dama de aquí dijo que me dará dinero si la seguía, así que vine. Pero, tal y como resultó ser, no hay nada que pueda hacer. Naturalmente, me aburrí, pero entonces vi esta máquina de aquí, entonces estaba como que, por qué no.” (Yi Ji-Hyuk)

“Ah, así que eso fue lo que pasó.” (Choi Jung-Hoon)

Por favor, ¡¿no puedes comportarte como una persona normal, por lo menos?!

¡¡Como una persona normal, hombre!!

¿Es tan difícil actuar como un ser humano normal?

Digo, todo lo que tienes que hacer es, ¡¡No hacer lo que otras personas no están haciendo!! ‘¡¿Realmente es así de difícil?!’ (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon estaba haciéndose bastante hábil en gritar solo en su cabeza.

“Por cierto, ¿Señor Yi Ji-Hyuk?” (Choi Jung-Hoon)

“Por favor hable.” (Yi Ji-Hyuk)

“Pronto, una operación militar empezará. ¿Planeas continuar jugando a ese juego aquí?” (Choi Jung-Hoon)

“¿Oh? ¿Eso quiere decir que me puedo ir ahora?” (Yi Ji-Hyuk)

“¿Perdone?” (Choi Jung-Hoon)

“En realidad, quería terminar e irme hace un buen tiempo, pero esta pequeña señorita no me ha dado mi dinero aún, ¿ves? Bueno, no es como si estuviera esperando por algo aquí de todos modos, así que, tan pronto como consiga mi prometido dinero, me largaré de aquí.” (Yi Ji-Hyuk)

Sin palabras, Choi Jung-Hoon cambió su mirada hacia Doh Gah-Yun.

Agitar, agitar.

Desafortunadamente, ella ‘negó’ sus ojos de súplica.

“Pero, ¿por qué no?” (Choi Jung-Hoon)

“¡Aún no es el momento!” (Gah-Yun)

Viendo su reacción determinada, Choi Jung-Hoon solo pudo suspirar de impotencia.

“Señor Yi Ji-Hyuk, este lugar pronto se convertirá en un mar de balas y monstruos.” (Choi Jung-Hoon)

“También quiero parar, pero no me va a dejar y me mantengo ganando, como puedes ver. ¿Será porque mis habilidades son simplemente demasiado sorprendentes o algo así?” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¿Jah?!”

El rostro de Choi Jung-Hoon se enrojeció considerablemente.

¿Realmente estaba proclamándose públicamente que era extremadamente habilidoso, cuando todo lo que hizo fue vencer a unos infelices oponentes de IA? ¿En serio?

¿Con habilidades tan patéticas?

Choi Jung-Hoon decidió aguantar solo una vez más.

“Te daré ese dinero yo mismo, ¿entonces qué hay de salirte del juego?” (Choi Jung-Hoon)

“Eiii, el dinero no es realmente importante justo ahora. ¿Me viste llevando a cabo ese combo, justo ahí? Podrías no saber esto, pero solía patear unos cuantos traseros en este juego hace tiempo.” (Yi Ji-Hyuk)

“Oh, ¿así que pateaste traseros, dices?” (Choi Jung-Hoon)

Choi Jung-Hoon sonrió.

Él estaba intentando hacer lo mejor que podía para aguantar, pero incluso eso finalmente había llegado a su límite ahora.

Él pensó que había superado tales cosas, aun así, viendo que su alma estaba ardiendo con un espíritu competitivo, él obviamente no lo había superado. Por supuesto, sus manos picando le dejaron saber que no se habían olvidado del ‘Dios del Viento’ aún.2

Por fin… el momento había llegado para que el verdadero hombre saliera, e instigue miedo de adultos en el corazón de este joven cachorro que claramente carecía de respeto hacia sus mayores.

Así que, veamos.

Todavía había algo de tiempo antes de que la Puerta se abriera completamente por como estaba previsto.

Después de trapear el piso con él, ¿Choi Jung-Hoon debería hacerse cargo de preparar la formación con el personal restante? ¿O, debería hacer eso mientras este magníficamente irritante hombre todavía se mantiene a su lado como un tipo de sanguijuela mutada?

Él prácticamente ya podía decir qué opción probaría ser más efectiva.

Una perfecta excusa había sido formulada, entonces.

“Oh, ¿entonces si pierdes, te detendrás inmediatamente?” (Choi Jung-Hoon)

“Por supuesto. Pero a este ritmo, no voy a perder.” (Yi Ji-Hyuk)

“¿Oh, enserio? Bueno, entonces…” (Choi Jung-Hoon)

Los ojos de Choi Jung-Hoon empezaron a brillar muy peligrosamente.

La sed instintiva de victoria se había desatado muy a lo profundo de su corazón más allá de su buen traje negro de negocios, y se elevó a los cielos.

Incluso se echó para atrás su perfectamente peinado cabello ligeramente, y aflojó su corbata también.

“¿Hmm?” (Yi Ji-Hyuk)

Como si hubiera sentido que algo sospechoso estaba a punto de ocurrir, Yi Ji-hyuk miró fijamente a su nuevo contrincante, choi Jung-Hoon, con un par de ojos tensos.

“Bueno, entonces. Permíteme…” (Choi Jung-Hoon)

Y fue en este preciso momento que una guerra inevitable entre adultos empezó de verdad.

“… Mostrarte lo que la derrota significa de verdad.”

Ella creía en él.

Seguro, lo regañaba constantemente todo el tiempo, pero…

Ella confiaba en su set de habilidades. Confiaba en sus capacidades para lograr hacer cosas. Incluso creía en su madurez.

Él era el mejor élite de la KSF actualmente.

Él era un hombre que había asegurado el primer puesto dentro de la KSF, la cual estaba llena de usuarios de habilidad, con nada más que sus habilidades y perspicacia.

Él era un hombre que encarnaba las esperanzas y sueños de todos los no usuarios de habilidad allí fuera.

Sí, era ese tipo de hombre.

Debido a que era una persona así, ella podía regañarlo, enojarse, y fastidiarse por él.

Porque… ¡Él era un hombre con un gran, gran corazón que podría recibir todo eso, sin problemas!

Sin embargo, ahora mismo…

Su confianza, su convicción por ese hombre… se estaba haciendo pedazos lentamente.

Completamente atónita, la Seo Ah-Young sin palabras estaba mirando aturdida a la escena desarrollándose justo ante sus ojos.

Una escena horripilante, donde docenas de chicos estaban todos pegados en una demostración de camaradería.

Y en medio de esta multitud, dos hombres pegados a una pequeña consola de videojuego que estaba claramente hecha para niños y jóvenes.

No, ella podía de alguna manera entender hasta esa parte. Más específicamente, estaba haciendo su mejor esfuerzo en entenderlo.

Pero… Lo que ella simplemente no podía dejar pasar era el hecho de que un hombre a finales de sus treinta estaba gritando furiosamente con un rostro enrojecido, a un chico que estaba casi a una década más joven que él.

“¡Oye, te dije que dejes de empujar mi brazo!” (Choi Jung-Hoon)

“Está muy apretado aquí, ¿así que qué puedo hacer yo?” (Yi Ji-Hyuk)

“¿Por qué sigues empujando mi brazo? ¡En serio, hombre! ¡No es gracioso!” (Choi Jung-Hoon)

“Y te lo sigo diciendo, está muy apretado aquí.” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¿Wow, no tenía idea de que fueras un jugador tan sucio?! ¡¿En serio?!” (Choi Jung-Hoon)

“¡Dije que, está muy apretado aquí!” (Yi Ji-Hyuk)

Los gritos de Choi Jung-Hoon estaban llenos de irritación y angustia.

Sus habilidades por sí solas habrían aplastado a este joven de seguro. Pero por como resultó, el oponente jugó realmente sucio.

Siempre que una situación crítica en la partida llegaba, él pretendía presionar el botón realmente fuerte y flexionaba su codo derecho, ¡¡lo cual convenientemente se metía en el camino y empujaba la mano de Choi Jung-Hoon sujetando la palanca del mando!!

¡¡Qué tipo de etiqueta de gaming era esta m**rda!!

Sin embargo, protestemos aquí… Digamos que la consola de juego enfrente de ellos era en efecto un poco demasiado pequeño para dos hombres totalmente crecidos para que disfruten de una batalla de vida o muerte.

Su diseño significaba que sus hombros se frotarían el uno contra el otro, y también era cierto que sus codos podrían invadir el espacio del uno y del otro inadvertidamente también.

Pero si fuera solo esto, Choi Jung-Hoon no estaría así de indignado ahora mismo.

Este HDP de aquí fue más allá de eso; ¡Yi Ji-Hyuk de alguna manera se las arreglaba para usar la situación a su ventaja y obstruirlo constantemente de controlar a su personaje!

“¡¡Te dije que dejes de golpear mi brazo!!” (Choi Jung-Hoon)

“Eiii, pero, yo pienso que no estás perdiendo por eso.” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¿Qué dijiste?! ¡¡De no ser ti golpeando mi brazo todo el tiempo, ya habría ganado!!” (Choi Jung-Hoon)

“¡Wow, tus excusas están siendo actualizadas en tiempo real! También parece ser que es la versión más reciente.” (Yi Ji-Hyuk)

“¡Qué! ¡¿Pero es la verdad, no?! ¡¿Por qué solo empujas mi brazo cuando es la fase crítica en la partida?!” (Choi Jung-Hoon)

“¡¡Eso es porque lo estoy dando todo durante tales momentos!!” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¡¡Wah!!! ¡¡Esto está más allá de lo que puedes llamar mucho!! ¡¡Bien, cambiemos de asientos entonces!!” (Choi Jung-Hoon)

Yi Ji-Hyuk se encogió de hombros despreocupadamente.

“No~quiero~” (Yi Ji-Hyuk)

“¡No, solo una vez! Solo una vez, ¡cambiemos de asiento y probemos! ¡Realmente lo digo enserio esta vez! ¡Solo una partida más!” (Choi Jung-Hoon)

“Vamos ya. Estoy seguro de que podrías haber ganado una ronda ya si pararas de decir ‘Una más, una más’. Aigoo~, ¿Eres un cabeza dura de nuevo? En ese caso, por favor muere” (Yi Ji-Hyuk)

“¡¡Qué m*erda!! ¡¿En serio?! ¡¿Vas a seguir jugando a m**rdas como esta?!” (Choi Jung-Hoon)

Fue justo por ahí, cuando algo se quebró dentro de la mente de Seo Ah-Young.

Y eso simplemente resultó ser su razonamiento. El razonamiento quebrado se transformó en el gran rugido de una leona y explotó de su boca.

“¡¡¡¡TUUU IIDIIIOOOOOOOOTAAAAAA!!!!”


Notas:

0-Ti: Es Tekken por cierto…

1-Ti: Noryangjin-dong es un suburbio en la ciudad de Seoul, bien conocido por sus mercados de pescados.

2-Ti: Lol, ¿Algún fan de Tekken leyendo esto?


Anterior capítulo |Índice| Siguiente capítulo

Anuncios

Un comentario

  1. Que bueno que has traído los capítulos tan pronto, cuando entré en la página no me lo creía y pensaba que cargo la página de hace 2 días xDD

    Me gusta

Responder a Sergio Gil Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s