Súper Gen Divino – Capítulo 377: Caracol Gigante


Quinto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen y Zhu Ting se escondían detrás de una roca al pie de la montaña, esperando que el resto del grupo atrajera a la criatura.

Han Sen quedó impresionado por el paisaje de la montaña y el bosque.

“Estamos a punto de ver a la criatura. Estoy seguro de que puedes decirme qué clase de criatura es ahora.” Le comento Han Sen a Zhu Ting.

En el camino, el grupo no le explico nada de la criatura a Han Sen, así que Han Sen aún no sabía nada.

Zhu Ting sonrió y dijo, “No te incumbe saberlo. Todo lo que tienes que hacer es apuñalarlo, y el resto no es asunto tuyo.”

“La criatura no se quedará quieta para que yo la apuñale, ¿verdad?” Han Sen frunció el ceño y comento.

“Más o menos.” Respondió Zhu Ting con indiferencia.

Han Sen estaba aturdido. Sospechaba que si la criatura era una súper criatura, ¿Cómo una súper criatura se quedaría quieta cuando la apuñalaban?

Como Zhu Ting no le dijo nada más, Han Sen dejó de preguntar y miró hacia la montaña.

Inicialmente, Han Sen pensó que habría mucho ruido. Sin embargo, en ningún momento escuchó ninguna pelea o gritos como había imaginado.

En un par de horas, Han Sen vio al grupo bajando de la montaña. Eran muy lentos y se detenían constantemente. Debido a que estaban demasiado lejos, y a que la vista de Han Sen estaba bloqueada por los árboles, no podía saber lo que estaban haciendo.

Han Sen caminó hacia un lado, queriendo ver más claramente, mientras que Zhu Ting lo jaló y le dijo, “Para. Escóndete aquí y espera a que Yang Yongcheng lo atraiga aquí. Esa criatura tiene una vista muy aguda. Si te ve, todo se arruinará.”

Han Sen sintió aún más curiosidad. Se preguntó qué clase de criatura debía ser.

No había forma de que Han Sen lo supiera, así que tuvo que esperar.

El grupo se acerca gradualmente a ellos. Un poco más tarde, Han Sen vio a la criatura siguiéndolos, lo que hizo que Han Sen se quedara boquiabierto.

Era un caracol gigante del tamaño de un coche. Su caparazón era translúcido como un trozo de jade, y su carne bajo el caparazón era roja como el fuego. Sus dos ojos eran tan grandes como los faros de un coche.

El caracol perseguía al resto del grupo, pero su velocidad era grande. Aunque era mucho más rápido que un caracol real, era casi tan rápido como un adulto normal. No había forma de que pudiera alcanzar al grupo.

Parados en diferentes direcciones, Yang Yongcheng y los miembros de su equipo disparaban flechas y lanzaban dagas al caracol gigante, tratando de mantener a la criatura a distancia de ellos mismos.

Sin embargo, todas las armas eran básicamente inútiles tanto contra el caparazón como contra la carne.

Una flecha golpeó la concha del caracol y se rompió en pedazos. Por suerte, la flecha era un arma de acero Z. Si fuera un espíritu de la bestia, su dueño ya estaría llorando.

Las armas que golpeaban la carne roja rebotaban como si hubieran golpeado goma. La velocidad a la que rebotaban era aún mayor que con la que golpeaban al caparazón.

Aunque el caracol gigante parecía muy fuerte, no tenía sentido tener cuidado. Han Sen se preguntaba por qué los muchachos lo atraerían en lugar de pedirle a Han Sen que lo apuñalara.

Aunque Han Sen se sentía confundido, sabía que el grupo lo estaba haciendo por alguna razón. Por lo tanto, Han Sen esperaba pacientemente.

“Quédate quieto. Espera a que atraigan a la criatura junto a la roca. Aprovecha la oportunidad de apuñalarlo una vez. Recuerda, sé rápido. Después de la puñalada, ya sea que la haya lastimado o no, retírate inmediatamente. No lo dudes.” Comento Zhu Ting de nuevo a Han Sen.

Han Sen asintió con la cabeza, pero sintió más curiosidad por el caracol gigante. Han Sen se preguntaba cuáles eran sus habilidades para hacer que Zhu Ting se asustara tanto.

Basado en su velocidad, Han Sen no podía imaginar lo peligroso que podía ser el caracol.

Cuando el caracol se acercó a la roca, Han Sen invocó a la daga del lobo maldita y se apoyó en la roca, esperando a que pasara el caracol.

Zhu Ting también contuvo la respiración y se apoyó en la roca.

Poco después, el caracol gigante fue llevado hasta la roca. Cuando pasó, Yang Yongcheng silbó, que era la señal acordada. Han Sen giró inmediatamente la roca con la daga en la mano. El caracol gigante tenía la espalda hacia Han Sen, un trozo de carne roja expuesta bajo el transparente caparazón como una falda.

La daga alcanzó inmediatamente a la carne. Antes de que la daga lo tocara, el caracol pareció sentir algo y trató de retirar su cola. Sin embargo, era demasiado tarde. La daga negra ya había cortado la carne y habían dejado una herida de un pie de largo. Han Sen sintió como si estuviera cortando tendones de ternera. Aunque la carne había sido cortada, la herida no era profunda, y el caracol se escondió rápidamente en el caparazón, dejando un charco de sangre en el suelo.

Han Sen empuñó la daga contra el caparazón, tratando de golpearlo.

“¡Corre!” Zhu Ting se conmocionó y se volvió loco. Antes de que Han Sen siquiera hiciera el corte, gritó y se llevó a Han Sen.

De repente, el caracol que acababa de esconderse en el caparazón salió de el y voló hacia Han Sen, su cuerpo era rojo y parecía una serpiente con un par de alas.

 

 


Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s