Sevens: Volumen 11: Prólogo



“¿Eh? … ¿Quién podría ser esta encantadora dama?”

Dentro de la joya.

Al ver a la mujer ocupando un lugar en la mesa redonda y agitando su mano hacia mí, incliné la cabeza.

Cuando vine porque me llamaron, además del Quinto, que estaba sentado con una expresión severa, los antepasados ​​parecían bastante confundidos.

Al mirar a la mujer, no pude evitar recordar a Miranda, y allí noté que era la forma madura de Milleia-san, a quien había visto en las habitaciones de los recuerdos.

“¿Podrías ser Milleia-san?”

Cuando la vi en la memoria, estaba en su adolescencia. Pero la que estaba ante mis ojos parecía estar en sus veintes.

『Correcto, Lyle. Pero como me has visto en mi juventud, tu reacción es un poco lenta. Después de ver la cara de alguien por primera vez, recuerda su nombre también. ¿No te enseñaron eso?』

Aprendí esa habilidad. Pero no tuve la oportunidad de ponerlo en práctica en mi infancia.

Al escuchar esas palabras por primera vez en un momento, miré al Quinto confundido.

Levantándose de su asiento, se dejó caer sobre la mesa redonda y dejó escapar un suspiro.

『¿Por qué está Milleia aquí, preguntas? Como demonios lo vamos a saber. Por eso estamos tan confundidos. Según la propia chica, es necesario que aprendas todo, dice ella.』

¿Necesito aprender todo?

Curioso por lo que todo indicaría, envié una mirada a Milleia-san. Su cabello ondulado, violeta claro y sus ojos dorados me recordaban a Shannon.

Pero sus rasgos faciales y su atmósfera eran más de Miranda. La silueta del cuerpo también es de Miranda …

(¿Es como si alguien sacara los buenos puntos de esas dos?)

Si su interior fuera como el de Miranda, sería problemático. Si fuera como el de Shannon, no tendría más que lástima. Por supuesto, no tengo la menor idea de qué tipo de persona es.

『Lyle, nunca entraste en tu propia habitación de recuerdos, así que terminé viniendo aquí para actuar como guía』

Miré la puerta detrás de mi asiento.

Mi puerta era diferente a la de los antepasados. No solo replicaba recuerdos. Se había convertido en un tipo diferente de puerta.

No era necesario para nuestra situación actual en realidad, así que la había ignorado.

(¿La joya no me permitirá ignorarlo, supongo?)

Pero había otra razón por la que no entré también.

“Um … estoy ocupado ahora, entonces, ¿es posible posponerlo para una fecha posterior?”

Con una expresión preocupada, Milleia-san miró a los ancestros circundantes.

El tercero habló con su manera habitual.

『Sí, tienes un punto. Estamos ocupados, ¿está bien que lo posterguemos? En este punto, incluso si nos dices ‘todo’, eso es un poco problemático』

El cuarto corrigió el posicionamiento de sus gafas.

『Quiero escuchar los deseos de mi nieta, pero está muy abajo en la lista de prioridades』

El séptimo, un poco molesto.

『Incluso si es la solicitud de mi tía, eso es imposible. Porque estamos ocupados』

Me di cuenta de que eso la convertiría en la tía del Séptimo. Milleia-san miró al Quinto.

Se rascó la cabeza.

『… No sé qué quieres que Lyle haga. Si beneficia a nuestro lado, lo priorizaré』

Allí, Milleia-san sonrió.

『Como pensé, seguro que eres amable, padre. Aun así, estos recuerdos de los jefes de la historia son realmente preocupantes. Es un poco triste cómo han torcido al manso Lyle』

¿Y cómo exactamente debo reaccionar a eso? (NTE: un halago ofensivo o una ofensa halagadora, tú decides :v)

(Si estás lidiando con estos ancestros, te distorsionaras, te guste o no)

Milleia-san se levantó y caminó hasta mi lado. Ella amablemente levantó mis dos manos.

Mi corazón latía, pero no en lo que respecta al género opuesto. Es más como … una impresión maternal.

『Lyle, es necesario que sepas todo sobre las habilidades. Por qué la gema azul de la Casa Walt se convirtió en una joya … y qué gema se suponía que era originalmente.』

Recordé lo que las hermanas de Mónica habían dicho en el Laberinto.

“Recuerdos, ¿verdad? Creo que escuché algo así”

Ella asintió.

『Eso es correcto. Las gemas y las joyas no son más que medios de almacenamiento de recuerdo. Se grabaron los registros de nuestras vidas, e incluso nuestras personalidades … la grabación de las Habilidades fue solo un subproducto』

Al escuchar sus palabras, el Tercero …

『Como yo pensaba. Me pareció extraño. Una situación en la que le enseñamos a Lyle nuestras Habilidades no se puede llamar eficiente. Entonces, ¿debería haber habido originalmente otro propósito? … Por ejemplo, ¿transferir la personalidad a otro?』

No en su actitud distante, él y los otros antepasados ​​enviaron miradas agudas hacia Milleia-san.

Mientras estaba preocupado por ellos, Milleia-san sacudió la cabeza con una sonrisa.

『Eso también está mal. Por eso es necesario que hagamos que Lyle lo sepa todo. En la actualidad, se han perdido muchas gemas. La aparición de las Herramientas Mágicas también significó la disminución de las gemas, después de todo.』

El Séptimo tomó sus palabras con asombro.

『¿Significa que si las cosas siguieran su curso natural, las gemas no se habrían descartado? ¿Podría alguien estar tirando de los hilos desde las sombras?』

Sin responder esas palabras, Milleia-san tiró de mi mano y se dirigió hacia la puerta.

『Lyle, aprende todo. De lo contrario, su historia seguramente quedará incompleta.』

Dirigida por la mano, no puse resistencia, cuando abrí y entré por la puerta con ella.

Cuando entré en mi propia habitación de recuerdos, los alrededores eran demasiado brillantes.

No pude mantener los ojos abiertos. Gritó Milleia-san.

『Esta es tu habitación de recuerdos … así como los recuerdos de la Joya. La joya quería que lo supieras. Es por eso que ha reproducido una vista tan antinatural.』

Lentamente abrí los ojos y vi un pueblo del que no tenía absolutamente ningún recuerdo. No, ¿tal vez una metrópoli?

Mirando a su alrededor, la gente estaba bebiendo y divirtiéndose, independientemente de la altura del sol en el cielo.

“¿Dónde estamos?”

『… Comenzó como amabilidad. Esta es la capital de un país del pasado lejano. Un país que cayó hace unos miles de años. Tú también lo conoces, ¿no? ¿La aldea del mago?』

Parecía que no vivían de manera diferente a como vivíamos ahora, pero ahora que lo mencionas, tenía un toque un poco antiguo.

La ropa que usaba la gente, sus zapatos …

La cerveza que bebieron era de un solo tipo. La comida alineada era todo simple. ¿Quizás debería llamarlo frugal en contraste con su escala?

(Pero si fuera el pasado, ¿sería posible? ¿Y por qué la Joya tiene registros tan antiguos? El Primero compró su gema hace doscientos o trescientos años, ¿no?)

En la capital que no era ni de Bahnseim ni de Sentras, seguí detrás de Milleia-san.

Las voces que podía escuchar me llevaron a creer que todos estaban de espíritu festivo.

“¿Es algún tipo de festival?”

Los felices adultos. Y los niños que juegan.

Pero la respuesta de Milleia-san fue diferente de lo que esperaba.

『… Este es un día normal de semana para este país. Lyle, ¿puedes ver ese edificio?』

En la dirección que señalaba con el dedo había un edificio todavía en construcción.

Allí, pude ver las figuras de muñecas hechas de barro trabajando.

“¿Es mágico?”

Mirando de cerca, había muchos golems trabajando. Pero no parecía que hubiera un mago cerca.

Seguí caminando con Milleia. Caminamos en línea recta y apareció un edificio de construcción relativamente simple para el resto de la metrópoli.

『Sí, es mágico. Y el que mantiene esta ciudad no es más que un solo mago.』

Me di cuenta.

“Entonces, lo que se convirtió en la base de la historia de la Villa del Mago fue …”

『… Este país. Y el mago de este país es Septem. La Séptima Diosa.』

Al escuchar a Septem, recordé la joya de Celes.

Frente al edificio simple, los golems actuaban como guardianes. Y cuando nos acercamos, abrieron el camino y nos dejaron pasar.

Ese modesto edificio, aunque colocado en el centro de la ciudad, era lo suficientemente pequeño como para llamarlo fuera de lugar.

No podía sentir la más mínima presencia de personas dentro. Los únicos que trabajaban eran golems.

Dirigido por Milleia-san, entré en cierta habitación.

Allí, en una cama pequeña, yacía una anciana.

『… Oh, qué raro. Para que los invitados vengan por mí.』

La anciana de aspecto amable se acostó con una figura debilitada. Aun así, nos miró con una sonrisa.

“¿Eh? Ella puede vernos …”

Milleia-san asintió y trajo dos sillas del otro lado de la habitación.

『Lyle, si no te sientas, Septem-sama no podrá calmarse』

“Eh, no, um … ¿Septem-sama? ¿H-Huh?”

Pensé que Septem era la que estaba detrás de escena. Pensé que no estaba seguro de si la estaba manipulando o si era cómplice. Pero no podía imaginar a esta persona tan amable como Celes.

『¿Podrías sentarte? Me estás haciendo sentir pena』

Una esbeltez marchita, su cabello era blanco, y había un brillo en sus ojos violetas. Pero tal vez su cuerpo no pudo seguir ese brillo, ya que no se movía.

Un golem entró en la habitación y jugueteó con la anciana … la cama de Septem, levantando la mitad superior de su cuerpo para poder hablar con nosotros.

『Lo siento mucho. Estoy segura de que aún no entiendes nada. Soy Septem … no, alguien que heredó sus recuerdos. Yo cargo los recuerdos de una diosa.』

Escuchar eso solo profundizó mi confusión. Milleia-san dio una explicación por mi bien.

『Lyle, conoces las historias de diosas y dioses malvados, ¿no? De ellos, ¿quién es la más venerada?』

“Número siete … la última diosa”

『Correcto. Tanto la magia como las Habilidades eran algo que la Séptima Diosa otorgó a los humanos. Y las gemas fueron desarrolladas por esta Septem-sama por aquí.』

Miré a Septem con sorpresa. Su cara sonriente definitivamente no se parecía a la de una persona que haría el mal.

Milleia-san continuó.

『La joya de la Casa Walt. Es un original que ella hizo. Muchos otros son solo imitaciones hechas por Agrissa … no, tal vez ella copió el original para hacer algo más completo. Tal es la joya que tiene Celes. Por ese motivo, ella produjo innumerables gemas, por lo que terminó en lo ocurrido hace trescientos años.』

Septem me miró disculpándose.

『Nunca pensé que las gemas que hice se usarían así en el futuro. Lo siento, Lyle. Parece que esas chicas tenían razón.』

“¿Esas chicas?”

Cuando respondí, Septem habló.

『Correcto. Nihil, Octō y Novem … de una no se habla, y las otras se hicieron dioses malvados.』

“… Novem … e incluso Nihil. Entonces quieres decir …”

Milleia-san me habló.

『Novem es lo mismo que Septem-sama. Ella debería haber llevado los recuerdos de una diosa. Por supuesto, desde el punto de vista del mundo, ese sería un dios malvado.』

Al escuchar esa verdad, recibí un ligero shock.

(No, si sabes esto y aquello, entonces dilo, Novem.)

Dentro de la joya.

Cuando salí de la puerta con Milleia-san, los Ancestros nos estaban esperando.

El quinto miró mi expresión.

『¿Entonces aprendiste algo?』

Asentí, pero no es que haya aprendido todo. Parece que había más que quería contarme, pero Milleia pidió una pausa.

“Esto y aquello. Como que Novem lleva los recuerdos de una diosa. De cómo el clan de Novem lleva la sangre de una diosa, y cómo la Joya de la Casa Walt es original. Cosas como esas. Y parece que la que hizo la gema fue Septem.”

Al escuchar eso, el Cuarto.

『… No, si no lo explicas adecuadamente, no lo entenderemos, ¿sabes?』

Milleia-san miró a los antepasados.

『Lyle, vuelve a la realidad. Explicaré el resto.』

“… Lo dejo en tus manos. Y espera, es demasiado shockeante”

Milleia-san me miró.

『Estoy segura de que Novem tiene sus circunstancias. Así que no la culpes por eso. Estoy segura de que esa chica te servirá, incluso si la rechazas. Pero eso sería demasiado lamentable para verlo』

Yo inmediatamente…

“No, no la odio, ¿sabes? Pero cuando pienso en quién es ella, ¿eso significa que en realidad soy amada por una diosa … ese tipo de cosas?”

Los ojos de Milleia-san se abrieron y se llevó las manos a la boca.

『… Lyle, tus ancestros te corrompen demasiado.』 (NTE: Ese fue el señor Lyle XD)

El séptimo, quizás protestando contra esa opinión.

『¿De qué estás hablando, tía? Así es como son los hombres de la Casa Walt.』

Los antepasados ​​dieron algunos, “Correcto, correcto” antes de reírse entre ellos.

Cuando abrí los ojos, estaba en una posada en el puerto.

Al abrir los ojos en nuestra habitación alquilada, vi que esa noche ya había llegado a su fin. Cerca, al despertarme, Mónica se activó.

“Oh, te has levantado más rápido de lo normal hoy. Demonios, piensa en los problemas de tu sirvienta. Qué imbécil pollo eres. Pero también amo esa parte de ti.”

Al verla comportarse como siempre, sentí un poco de alivio.

“Lo siento por eso. Hoy es nuestra partida, ¿verdad?”

Mónica se movió, tomó un balde, comenzó a producir herramientas entre su delantal y falda, y comenzó a llenar el balde con agua caliente.

“Sí. Lo hemos confirmado con Vera-san, por lo que no hay duda al respecto. Parece que hay mucha carga para llevar a Beim en este viaje. Están bastante ocupados. Debido a eso, no pudieron conocer a la reina de Cartaffs, o algo así”

“¿Qué quieres decir con o algo así? Bueno, puedo entender que estén ocupados.”

“Ninguno de los dos lados puede dejar tiempo para el otro. La reina de este país también está bastante ocupada… ¿no podrías estar pensando en agregarla al harem? Te seguiré sin importar cuán tonto seas, pero ir tras una reina hará que incluso yo cuestione tus preferencias. ¡Maldito masoquista!”

Sentí que se estaba burlando de mí, así que me puse de pie y me refuté.

“¡Incorrecto! No, pensé que sería bueno si pudiera conocerla”

Había pensado pedir cooperación contra Celes. No tenía otros objetivos.

Habiendo sido enviados desde Beim a Cartaffs en una solicitud del Gremio, los Dragones de Tierra subyugados, íbamos a regresar a Beim.

Tuvimos que recorrer una distancia considerable, y para cuando regresamos al puerto, el barco que planeamos abordar debía partir en unos días.

Hicimos el trabajo a tiempo, pero había otras cosas que me molestaban.

“… Esos atacantes. Larc Maillarde, ¿verdad? Según los rumores, parece que sus acciones son tan variadas que es difícil controlarlo”

Identificamos su identidad y objetivo. Pero sin evidencia, no podríamos emprender acciones legales contra ellos; lo que es más, ni siquiera pudimos descubrir a dónde habían desaparecido.

La información que reunimos: “incorregible” “sociable” “de buen humor” “basura” “el aventurero en el que quiero crecer” fue igual de variada.

De las evaluaciones consistentemente altas que recibió de las mujeres, se podría concluir que tenía una Habilidad que funcionaba en el género opuesto.

No era algo con lo que pudiéramos lidiar en los pocos días antes de que saliéramos de Cartaffs. Dejó algo de pesar, pero si no fuéramos a Beim, no obtendríamos una recompensa por nuestro trabajo.

“Supongo que no tenemos tiempo para vigilar a Larc. Hay muchos problemas que tendremos que resolver una vez que regresemos también”

Mónica realizó los preparativos de la mañana mientras respondía a mi opinión.

“El problema del dinero es importante. Pero yo, Mónica, estoy dispuesta a trabajar sin salario, no te abandonaré como esas otras perras. Está bien si me elogias más, ¿sabes?”

“Tú … ni siquiera puedes moverte si no obtienes Mana de mí, cierto …”

Nuestras habituales conversaciones matutinas terminaron, me lavé la cara y acepté una toalla de ella.

Fuera de la ventana, el sol de la mañana era bastante bonito.

Una gran cantidad de barcos se alinearon en el puerto, y una magnífica vista se extendió.

“Ahora bien, una vez que regresemos, volveremos a estar en quiebra”

El caso de Novem, y Septem y las Joyas …

Están sucediendo muchas cosas, pero no puedo fijarme en ellas por ahora.

(Tendré que aprender muchas cosas. Y le preguntaré a Novem una vez que las aprenda … hay muchas cosas que hacer hasta entonces)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s