Bursters!! Capítulo 70


Gif: cap de la semana, algo de humor para comenzar la semana, disfruten bye ~~

Edición y Corrección: Gif

¿Rumores? ¿Princeso?

 

— ¿Realmente me dejaras dormir en su habitación?… ¿No sientes ganas de abofetearme o patearme? — pregunto Yashiro muy sorprendido por la reacción de Enju.

— ¿Vendrás o no? — respondió Enju.

Enju evitaba a toda costa tener contacto visual directo con Yashiro. Ese abrazo la había tomado con la guardia totalmente baja. Se encontraba muy inquieta. Solo una pregunta hacia eco en su mente mientras iba con Yashiro directo a su habitación.

— «¿Por qué me abrazo?… ¿Fue una broma? No, ya no es el Yashiro inocentón y bromista… eso me ha quedado claro… ¿Quieres decir que… me abrazo porque… quería hacerlo?»

Enju sacudió la cabeza salvaje mente para dejar de pensar en ello. Realmente estaba sugestionada por todo lo ocurrido hoy. Las insinuaciones de Misora, el extraño actuar de Yashiro y ahora dormirían en la misma habitación. Demasiadas situaciones como para permanecer inerte.

— «¿Esta chica se encuentra bien? …» — se preguntó Yashiro al verla sacudir su cabeza de esa forma.

— Esta nerviosa, compañero. Te dije que funcionaria, je, je, je… — respondió Sora.

— «¿Enju? Ella es la persona mas varonil que conozco, en serio…No me sorprendería descubrir que no se depila las axilas o algo así…»

— Ewww… oye, eso fue repugnante hasta para mi… — respondió Sora algo asqueado.

Finalmente, ambos inquietas por la situación extraordinaria, llegan a la habitación. Ebisu como siempre buena onda, hace la vista gorda y permite que pasen sin mayores dificultades. Nunca sabes lo que pasa por la mente de ese tipo.

— Enju, ¿A dónde te fuiste? — dijo Momoka al verla al abrir la puerta.

— Bueno~… Pasaron algunas cosas… — dijo Enju incomoda.

— ¿Huh? ¿Qué quieres decir?

En ese momento, Momoka ve que hay alguien detrás de Enju y ese “alguien” era Yashiro.

— Ya-Ya-Yashiro… ¿Qué haces aquí? — pregunto Momoka nerviosa.

— Resumiendo… La zorra asalto mi habitación, Sali a tomar aire, SABIENDO que no tendría donde dormir y Enju me ofreció dormir aquí por esta noche…

Momoka se quedó congelada por unos segundos, arrastro a Enju a la habitación y le pidió a Yashiro que esperara un tiempo afuera.

— ¡¿Qué demonios te pasa, Enju?! ¡¿Cómo se te ocurre traerlo a dormir aquí?!

— N-No estaba pensando en ese momento…

— Me doy cuenta… ¿Ahora que hacemos? — dijo Momoka aún bastante nerviosa.

— Bueno… no tiene donde dormir… y todos en la academia le tienen miedo…

— Es verdad…

Enju y Momoka pensaron fuertemente si era REALMENTE buena idea dejar que Yashiro durmiera aquí. Estaba claro que era, o en su habitación o en la banca en el parque de enfrente. Ellas no le deseaban el mal rato, pero un chico durmiendo en la habitación, no de una, sino de dos chicas, no sonaba nada bien.

Finalmente, Yashiro se cansó de esperar y comenzó a tocar la puerta. Los pequeños golpes sobre la puerta de madera hicieron que ambas chicas salieran de sus lapsus mentales.

— Hey… Si es demasiado problema puedo dormir en el parque… «No es la primera vez que dormiría en el suelo»

— Solo espéralas idiota, no la cagues ahora. — dijo Sora un poco mosqueado.

Las chicas abrieron la puerta y le respondieron con respecto a todo esto.

— Mira… no tenemos lugar en las camas, pero puedes usar las sillas para dormir… ¿te parece bien? — pregunto Momoka algo inquieta.

— Mientras tenga un techo sobre mi cabeza se los agradezco. — respondió Yashiro sonriendo levemente.

— Ufff~ Casi mandas a la mierda todo nuestro avance… Maldito princeso…

— «Que te quedé algo claro… si viste lo que hice con Misora y luego con Momoka hace unos días, no creo que puedas llamarme así… ¿no lo crees?»

— Ja, aun te falta mucho para ganarte mi respeto, novato…— respondió Sora sacándose los mocos.

A las chicas les llamó la atención que pese a haber accedido a dejarlo dormir dentro, una vena hinchada se podía ver en su frente, como si estuviera molesto.

— «¿Le molestara dormir en las sillas?»—pensaron ambas

Si bien conocían la existencia de Sora, aun desconocían el hecho de que Yashiro podía conversar con el por simples pensamientos. Por lo que no sabían que esa vena era prueba de su molestia hacia la actitud de dicho ente.

Finalmente, con Yashiro ya dentro, por obvias razones, ambas chicas miraron a los alrededores y se aseguraron de todo lo posible. Si las otras chicas veían a Yashiro salir o entrar a su habitación a tales horas, solo lo peor podía pasar.

— Bueno… es tarde, me iré a dormir… — dijo Yashiro.

— ¿Eh? — dijeron ambas.

Yashiro junto ambas sillas y se tiro sobre ellas sentado sobre una y con los pies sin los zapatos sobre otra. Cabe decir que a las muchachas les sorprendieron los nervios de acero y la falta de “reacción” por parte de Yashiro, mientras que Sora simplemente se dio un palmazo a la cara a modo de decepción.

— ¿¡ES QUE NO TIENES PELOTAS O QUE?! — grito Sora del disgusto.

— «Dormí con mi madre adoptiva a mi lado por casi 1 año… Momoka y Enju son hermosas, te doy la razón en eso… pero hace tiempo que no cedo ante simple deseo carnal…»

— Tu… ¿de verdad tienes 18 años? Suenas como un viejo estéril… — dijo Sora incómodo.

—«… Lo que sea…»

Las chicas vieron como Yashiro simplemente se acomodó como pudo y comenzó a dormir frente a ellas como si nada. Mentirían si dijeran que no esperaban al menos un poco de nervios por parte del chico. En cierta forma, fue decepcionante para ambas.

— Haaaaaa… Vayamos a dormir también Enju-chan… — dijo Momoka decepcionada.

— Tienes razón… hagamos eso… — respondió Enju sintiéndose igual.

Ambas comenzaron a desvestirse frente al chico y se cambiaron a sus pijamas. Con lo ya demostrado habían perdido hasta la vergüenza, después de todo, Yashiro no parecía mostrar interés en ese momento.

— Buenas noches…

— Si… buenas noches Momo.

La noche transcurrió hasta ya ser altas horas de la madrugada. Alguien muy amargado no pensaba de la misma manera que los demás dentro de ese pequeño cuarto.

— Grrrrr…. Y UNA MIERDA DEJO PASAR ESTA OPORTUNIDAD. NO ME IMPORTA SI TIENES TU SALCHICHA MUERTA EN PLENA ADOLESCENCIA.

Sora estaba decidido a no dejar su “cuerpo” virgen de por vida, solo en la noche con dos hermosas jóvenes. Eso es algo que al menos el, no dejaría pasar sin al menos hacerle una broma BIEN pesada a su compañero.

Una vez todos dormidos, Sora comenzó a tomar control del cuerpo de Yashiro. Aunque como abrir los ojos lo delataría de inmediato, el ser tubo que valerse de pura intuición y manejarse completamente a ciegas.

— Y yo pensaba que lo mas negro de este lugar era mi propia alma… no veo ni sus oportunidades de conseguir “compañera” … Veamos, creo que por aquí estaban las camas, pero… ¿De qué lado lo pongo?

Sora comenzó a usar un simple juego musical para decidir de que lado acostarse. Finalmente, se decidió por el lado izquierdo. Curiosamente no sentía nada en esa cama, por lo que se sintió muy extrañado, pero mas movimientos lo delataría. Decidió dejarlo hasta ahí y ver los resultados en la mañana.

— Uhhaaaaaawww… — bostezo Enju saliendo del baño.

Al parecer la naturaleza llamo a la puerta de Enju. En el momento en que Sora movio el cuerpo de Yashiro, Enju se encontraba en el baño, haciendo sus necesidades mas básicas. Aunque aun así no noto nada fuera de lugar, ya que seguía medio dormida, un Muy dormida en su caso.

— Mggggmmm… ¿Huh? ¿Qué es esto en mi cama? — dijo Enju aun somnolienta.

Enju entro en su cama y se percato de que era. Era Yashiro. Sora había sacado por sorteo, acostar a Yashiro en la cama de Enju. No obstante, la chica lo tomo de forma extraña.

— Ya veo… aún estoy soñando…

Enju comenzó a tocar la mejilla de Yashiro quien ya estaba en el 8vo sueño.

—… Hey… ¿puedo pensar… que soy femenina, al menos en mi sueño?

La pelirroja comenzó a acurrucarse contra el chico, pensando que todo se trataba de un sueño.

— Menos mal que es… un sueño. Esto jamás pasaría… en la vida real.

La noche transcurrió con el escenario menos probable de todos. Los 3 durmiendo en la misma habitación, con Enju y Yashiro, en la misma cama.

Por su lado, en la habitación de Yashiro…

— ¿vienes a burlarte más, Misora?

— No quise decir eso… fue en el momento, de verdad.

Misora intentaba hacer las pases con Ryuji, pero el muchacho aun estaba resentido por el comentario hacia su “desempeño”

— Pero tienes razón… apesto haciéndolo.

— Que no fue en serio, de verdad Ryuji, solo estaba enojada porque no podría estar contigo a solas ahora que tienes compañero. ¿Quieres escucharme una vez?

— Haaaaa… Bien…

— La razón por la que apestas es porque prácticamente no te mueves… — dijo Misora algo incomoda.

—. . . . . . . . . .

— ¿Nunca lo notaste? Siempre soy yo quien hace todo el trabajo… ¿Siempre fue una molestia para ti? ¿Por eso nunca mostrabas interés o te esforzabas?

—… Nunca lo había pensado… — dijo Ryuji reflexionando sobre las experiencias pasadas.

Efectivamente, Ryuji siempre parecía algo como “un pez frio” en la cama. Si no fuera por los gruñidos y algunas expresiones, Misora podía llegar a pensar que Ryuji odiaba hacerlo con ella.

Seguido de eso, Misora se quitó todo salvo la ropa interior frente a Ryuji. Aunque luego haberlo hecho varias veces, el chico no se sentía incomodo con la acción.

— Ryuji, no puedo hacer nada mas que disculparme, pero al menos demuéstrame que también me quieres… — dijo Misora en un tono bajo.

—… «¿Qué estaba pensando?… Misora por primera vez tiene razón, el idiota aquí fui yo… tenia todas las razones para decirme lo que dijo esta mañana…»

Misora se quedó ahí, en ropa interior viendo a Ryuji sentado en el borde de la cama, pensando. Unos minutos transcurrieron en completo silencio hasta que la chica decide romper en silencio, con unas pocas lágrimas.

— ¡…! Misora… — dijo Ryuji sorprendido por la escena.

Era raro hasta para él, ver como alguien que siempre se la pasa insinuando, seduciendo y bromeando, llorar así frente a él.

— Ryuji… ¿Puedes demostrarme que me quieres… al menos una vez? No me importa si es mentira… solo una vez, hazlo como si me amaras de verdad…

Al ver ese rostro cubierto de lágrimas, el muchacho ya decidió tirar su ego y orgullo por la borda y abrazo a Misora.

— ¡…! … Gracias… Ryu-chin… — dijo Misora mientras sonreía y devolvía el abrazo.

— «Realmente… a veces no se quien de los dos es más idiota…» — pensó Ryuji mientras también sonreía un poco.

Lo que ocurrió en esa habitación esa noche fue algo solo apto para mayores de edad, pero al menos, parece que Misora logro más que solo hacer las paces con Ryuji.

La noche termino y llego la mañana, Enju escucha cierto ruido extraño y se despierta poco a poco, solo para ver un cañón de escopeta justo frente a su cara.

— ¡¡¡…!!!

— Buenos días…Enju… — dijo Momoka en un tono muy frio.

— B-Buenos D-días, Momo… ¿P-Porque me apuntas con tu escopeta? — dijo Enju bastante pálida por tan peculiar despertar.

— ¿Qué porque lo hago, por que no miras que estas abrazando ahora? O mejor dicho… A quien…

— ¿…?

La pelirroja se sintió confundida por su respuesta, pero la palidez se volvió aún más notoria cuando vio que literalmente, estaba usando a Yashiro como almohada corporal o “body pillow”. Enju podía sentir como le bajaba la presión al darse cuenta de toda la situación. Lo que paso anoche, no fue un sueño.

No lo pensó dos veces, la chica saco a Yashiro de la cama de una fuerte patada que despertó al chico. Sin embargo, al estar acostumbrado a tratos bruscos, lejos de despertarse de golpe por la patada, el chico cayo al suelo y se despertó como si nada.

— ¿Hmmm? Uaaaaaaghhh… Buenos días… Momo, Enju…

— ¡Buenos días mis ovarios! ¡¿Qué diablos hacías en mi cama, Yashiro?! — grito Enju muy molesta.

— ¿Estaba en tu cama?… con razón me sentía tan cómodo… Realmente no recuerdo, abre caminado dormido o algo así… — respondió Yashiro aun medio dormido.

— ¡No hables como si fuera poca cosa, pervertido! ¡Te asare vivo! — respondió Enju apuntándole con su mano en llamas.

—… ¿Es en serio? — pregunto Yashiro mirándola con indiferencia.

— Grrrr…

— Enju, Momoka… nada sucedió ¿ok? Además, ¿realmente creen que pueden vencerme o siquiera hacerme daño? Solo vístanse y prepárense, me lavare la cara y las esperare afuera…

— «Un momento… ¿Afuera?» ¡…! ¡Espera imbécil! — grito Enju.

Yashiro salió un poco desalineado de la habitación por estar algo dormido y Enju prácticamente en pijamas. Al abrir la puerta, varias chicas de la academia vieron a Yashiro y a Enju. El grito por parte de las alumnas causo revuelo por todo el dormitorio.

— Uaaaaagghh… tengo sueño… — dijo Yashiro.

— Mira que comenzar así la mañana… ¿Acaso quieres comenzar rumores raros? — pregunto Enju muy incómoda por lo ocurrido.

— Como si me importara la opinión de un montón de inútiles… — dijo Yashiro.

Momoka por su lado se encontraba completamente en silencio. Sabia de sobras que no había nada entre Enju y Yashiro, pero encontrarlos así le hacían levantar sospechas. Y se volverían aun mas graves al ver lo que estaba en el salón.

— Zzzzz…

— EnJu… — dijo Momoka en un tono amenazante.

— «Trágame tierra…» — pensó Enju muy incómoda por lo que vio.

Mientras las cosas no podían importarle menos a Yashiro, quien dormía en su lugar. Enju se ponía la mano en el rostro mientras Momoka estaba cada vez mas molesta.

En el pizarrón, alguna idiota que los vio en la mañana escribió el apellido de Enju y de Yashiro, dentro de una “casita del amor” como suelen hacer para molestar a las supuestas parejas. Además, para añadir mas carbón al fuego, también había una foto de ambos en la puerta de la habitación, Yashiro desalineado y Enju en pijamas.

— Kasai saliendo con Shirazaki… No es que no me lo esperaba, los dos son temperamentales… Un loco sanguinario y una chica violenta y mal hablada, están bien juntos… — se escuchaban los murmullos entre la gente.

— Grrrr…. ¡YO NO TENGO NADA CON YASHIRO! — grito Enju sacando llamas por el enojo.

— Enju, ¿Por qué no te calmas un poco? — dijo Yashiro restregándose los ojos al despertar.

— ¡Todo esto es por tu culpa! ¡Soluciónalo! — reclamo Enju.

— …Haaaaa… bien…

— ¿Huh?

Yashiro se levantó de su asiento y fue directamente con Momoka. La cual lo miraba completamente confundida.

— Oye, ¿Qué piensas hacer? — dijo Enju igual de inquieta.

—… Esto…

Con una tranquilidad casi antinatural, Yashiro toma ambos brazos de Momoka y los levanta por sobre la cabeza de la chica, seguido de besarla frente a toda la clase.

— ¡¿MMghh!?

— … ¡¿EEEEEEEEEEEEHHHHHHHHHHH?! — gritaron todos al ver tal desvergonzado acto.

— No estoy saliendo con Enju… ambas chicas son mías, ¿esta claro? — declaro Yashiro.

— … «¿Perdón? Yo no recuerdo haber accedido a esto…» — pensó Enju.

En ese momento, el altavoz corta toda la escena, anunciando que deben ir al salón de eventos para un anuncio del director.

— Vamos… — dijo Yashiro sin perder la compostura.

— Espera…— respondió Enju en un tono lúgubre.

Enju estaba furiosa por la declaración de que esto era mas un pequeño harem que una pareja normal. Obviamente Yashiro hizo oídos sordos a todo lo que la pelirroja gritaba, mientras que Momoka seguían embobada por lo que Yashiro hizo.

— Así surgirán rumores sobre mi en lugar de alguna de ustedes, solo háganse las victimas… y por favor… ya deja de gritarme en el oído ¿quieres? — dijo Yashiro incómodo.

— ¡Es la única forma de que algo de lo que te dicen te llegue al cerebro, idiota! — grito Enju.

Mientras Enju sigue reclamándole por el camino y Momoka se choca cuanto obstáculo se cruzan, todos van hacia el salón para saber cual es el anuncio del director.

 

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s