Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 03 – Capítulo 39


Capítulo 39 – Nieve Pisoteada

 

No intentes lo imposible, pensó Rihaku.

 

Ante sus ojos, el ejército privado de Shishou estaba en pánico, incapaz de lidiar adecuadamente con los repentinos intrusos. Aunque blandían sus lanzas en medio del pánico, no eran rivales para las personas de Rihaku que habían venido aquí perfectamente preparadas.

 

Ahora mismo, Rihaku estaba aquí para capturar a los rebeldes, el Clan Shi. La ubicación era de quinientos ri al norte de la capital. La reparación de la fortaleza que ya debería haber sido abandonada y tener soldados debe ser algo como esto. Era equivalente a pensar que están tomando represalias contra el emperador.

 

La fortaleza era moderadamente grande, pero era una tontería planear un levantamiento con sólo eso. Según lo que escuchó, los compañeros que habían planeado el levantamiento se habían separado internamente, y solo el Clan Shi llegó a ser inflexible entre ellos.

El jefe del Clan Shi, Shishou, era un personaje bastante respetable incluso dentro de la corte imperial. Era una persona con la que el emperador no era rival, hasta el punto de expulsar a la anterior consorte de alto rango e instalar a su propia hija en ese asiento.

 

Rihaku inclinó la cabeza mientras balanceaba su bastón.

 

No sabía si estaban perdidos en su codicia, o si se habían vuelto locos.

 

Sólo que, sea como fuere, habían sido conducidos a un muro, el hecho de que hubieran desaparecido de la capital y se hubiesen atrincherado en este tipo de lugares significaba que ya no podían ser el tipo de personas a las que se trataba como rebeldes, ¿verdad?

Que el personaje conocido como el Viejo Tanuki, incluso en la corte imperial, no haría una cosa tan estúpida.

 

Pero Rihaku era un oficial militar. Dejará que los demás piensen demasiado y acabará el trabajo.

Golpeó su bastón contra la pierna de un soldado enemigo y lo arrastró de un golpe. Sus subordinados vestidos con abrigos blancos estaban atando a los soldados caídos tras Rihaku. Rihaku también llevaba el mismo abrigo, pero se lo acababa de quitar, ya que le estorbaba.

 

El abrigo blanco destacaba con las salpicaduras de sangre. Era un disfraz que era esencialmente inapropiado para la batalla, no obstante-.

 

Era un color que se mezclaba con el blanco de la nieve. Era lo correcto para el camuflaje. Además, destacarían aún menos en una noche sin luna.

 

Las tropas de Rihaku estaban marchando sin antorchas. La unidad se había dividido en dos grupos de camino a la fortaleza.  La unidad de infantería líder que se armó estaba acostumbrada a la nieve y se sentía orgullosa de su habilidad, y luego el resto de la unidad. Las dos fueron movilizadas con un par de diez ri de diferencia.

 

Como resultado, hablando de lo que pasaría, por la noche, el vigía de la fortaleza se percataría de las luces que llevaban las unidades en la parte de atrás, y no se daría cuenta de la unidad que se había acercado de antemano. Estarían equivocados al pensar que la llegada del enemigo llegaría un poco más tarde.

 

En tal caso, la unidad de Rihaku presentó otro problema.

Caminaban por las llanuras que no tenían nada desde hace un par de horas. Sería diferente si las estrellas salieran por lo menos, pero incluso la luna estaba oculta por las nubes. Era normal que su sentido de la orientación no fuera claro.

 

Rihaku, por un momento, dejó escapar un suspiro cuando terminó de capturar al enemigo. Durante ese momento, algo se le cayó del cuello.

 

“Esta cosa está muy bien pensada.”

 

Rihaku levantó la escultura de madera en forma de pez que había caído sobre la nieve.

Se basaron en esto para comprender la ubicación de la fortaleza.

 

Había un imán dentro de la estatua. Sabrás dónde estás cuando lo metas en un cubo de agua. Es una herramienta usada por los marineros.

La superficie había sido frotada con un misterioso polvo brillante. Podía ver en qué dirección estaba, incluso en la oscuridad. Parece que la materia prima era un hongo que brillaba en la noche.

 

Además, con este ataque sorpresa, se obtuvo otra bonificación.

 

Con una mirada de sorpresa, Rihaku pensó cuando vio la creciente nieve de la cima del acantilado, el tipo que pensó en esta estrategia, ¿qué tipo de mente posee? (EZ: una muy retorcida XD)

 

Una de las razones por las que esta fortaleza fue abandonada era debido a los siguientes hechos.

 

Escuchó que los lugares cercanos a las aguas termales tienen muchos terremotos. Hace un par de décadas hubo un gran terremoto, y la topografía circundante parece haber cambiado entonces.

La pendiente de la montaña se derrumbó, haciendo aparecer avalanchas en invierno desde entonces. Aunque la escala en sí era pequeña y no era algo que ocurriera con frecuencia, la ubicación era mala.

 

Al caer justo encima del edificio, el deterioro del mismo progresó y se redujo el tamaño del ejército.

 

Se le dijo que esta vez fue inducida artificialmente. Se basó en el hecho de que este año fue más frío que de costumbre y la nieve también era profunda.

 

Varias personas acostumbradas a las montañas nevadas acompañaban a la unidad líder. Si él tuviera que averiguar a dónde iban mientras llevaban un gran número de lanzas de fuego, debería ser para esto.

 

Miró a su alrededor. Sangre fresca esparcida en el aire. Las manchas rojas eran evidentes en la blanca nieve. Uno de sus subordinados pasó una espada por el pecho de un soldado enemigo que seguía luchando. El soldado se desplomó, con la guardia baja; no tuvo suerte de blandir su daga.

Tosió, sintiendo la sangrienta espuma que le salía de la boca. Sus movimientos vacilaron y frenaron.

 

No les quiten la vida si se rinden. Deberían habérselo dicho.

Hubiese sido bueno que escucharan obedientemente. ¿No tenían esa compostura? Al ver esa escena, los hombres a su alrededor se volvieron obedientes.

 

Más allá de la posibilidad de poder quitar vidas, no deben ser despiadados. A Rihaku le enseñaron eso, le habían enseñado esto.

 

Encontró a un personaje pisando la nieve sucia, entrando en la fortaleza.

 

Su cabello negro se veía muy bien con su abrigo blanco. Rihaku, que no podía imaginarse pensando en ello hacia un hombre, sonrió amargamente ante esta situación.

 

Este hombre no debería estar en los campos de batalla. Su hermoso rostro era el jardinero del jardín de flores conocido como el palacio interior, y también fue considerado como una de sus flores al mismo tiempo.

 

Sin embargo, en realidad, no era una ‘flor (花)’, sino una ‘Flor (華)’. (EZ: Disculpen de acá quieren decir  que esta parte [lo de flor en jap es “Hana”] significa 2 cosas que se leen igual, pero significan 2 cosas diferentes; el primer significado es “花” relacionado con lo bello, hermoso y femenino y disculpen del 2 no puedo encontrar otros significado claro pero es el kanji de la familia real mas allá de esto no puedo buscarle un significado, si tiene sugerencias las acepto)

 

En su cabello que estaba medio suelto y tenía la otra mitad atado, se encontraba un kanzashi plateado. No puedes hacer nada más que postrarte ante él cuando veas ese diseño.

 

Era la cosa por encima de las tres hojas en el país llamada Rii. Sólo había dos individuos únicos en este país que llevaban nombres con ‘Ka(華)’.

Se trataba de uno de ellos.

 

Originalmente, no debería estar en este lugar. Estaba en la marcha nocturna, y también había caminado decenas de ri para no hacer ruido. La unidad estaba armada con aquellos que tenían fuerza física, pero se notaba su fatiga.

 

No obstante, el dueño de este elegante rostro, que era como una doncella celestial, empuñaba un liuyedao (柳葉刀, hoja de sable de sauce. Una espada de un solo filo con una curva moderada a lo largo de la hoja) que no encajaba con él. Estaba vestido con una armadura de color púrpura azulado, lo que señalaba su presencia a su alrededor.

 

El Eunuco Jinshi, esa debería ser la posición de este hombre. El joven eunuco muy favorecido por el emperador, con una belleza que, en ocasiones, llegó a difundir rumores insolentes.

 

Cuando apareció antes de tomar el mando del ejército, varias personas perdieron la cabeza en estado de shock. También había oficiales cuya complexión se puso muy mal. Ese lord, que era popular entre hombres y mujeres, había sido cortejado incluso por hombres en algunas ocasiones.

 

Rihaku también estaba en estado de shock. Hace unos días, se le confiaron varios asuntos del ayudante cercano a Jinshi, un hombre llamado Gaoshun. Esta vez también, ser llamado a reunir a aquellos con una fuerte habilidad física en el frío entre sus asociados y subordinados era algo fue algo parecido a esto.

 

Su nombre ya no era Jinshi, pero Rihaku no puede llamarlo por su nombre”Ka”. No había nadie aparte del emperador que pudiera llamarlo directamente por ese nombre, ni siquiera por escrito.

 

Jinshi entró en la fortaleza. Rihaku lo siguió para que no se quedara atrás. Gaoshun no estaba a su lado, sino que un joven oficial militar se mantuvo cerca de él.

 

Rihaku también fue tras ellos.

 

El interior de la fortaleza estaba envuelto por un hedor penetrante. El hedor era como a huevos podridos. Mientras se preguntaba qué estaba pasando, se encontraban hombres que llevaban montones de nieve al sótano.

 

¿Podría haber estallado un incendio o algo bajo tierra? Cuando Rihaku atrapó a un hombre que llevaba nieve en pánico y le preguntó, ese era el caso. Le dijeron que hubo una explosión.

 

“Tenemos que apagarlo rápido, o la s-señora…”

 

El hombre tembloroso apartó la mirada de Rihaku.

Rihaku liberó al hombre.

 

No sabía si su mala tez se debía al humo, o si le tenía miedo a esa señora o a quien fuera.

 

Pero podrían haber hecho un cálculo erróneo tal que había menos soldados en la fortaleza de los que esperaban.

 

Rihaku se cubrió la boca con sus mangas, y se arrodilló detrás de Jinshi que estaba a la cabeza.

 

“¿Un pequeño consejo?”

 

Estoy agradecido de poder hablar por el otro lado, pensó Rihaku.

 

“Permitido”.

 

“Entonces, presumiré de sus palabras.”

 

Siempre se arrepintió de haber estudiado bien el idioma en momentos como éste.

 

“Creo que no hay necesidad de permanecer en este humo por mucho tiempo. ¿Debemos hacer que las personas que están dentro también se marchen rápidamente?”

 

“Lo entiendo.”

 

¿Dije lo obvio? Rihaku reflexionó.

 

“Pero puede haber personas dentro que no puedan escapar.”

 

“En ese caso, haremos que todos busquen, en el exterior.”

 

“No podemos hacer eso.”

 

Ante las palabras de Jinshi, el rostro de Rihaku se retorció. Pensó que era bueno que su cara estuviera agachada.

 

Para Rihaku, era intolerable que Jinshi resultara herido.  Quería que saliera lo antes posible, aunque fuera para observar desde un lugar seguro.

Pero, por honor a la Guardia Imperial, Jinshi también tenía que salir al frente. Precisamente porque estaban lanzando lo que parece ser un ataque sorpresa, puede que no renuncie a ese papel.

 

El mostrar su cara al público majestuosamente así, significaba que estaba tirando por la borda al eunuco Jinshi. Debe significar que seguía vivo, no como el inútil hermano imperial encerrado.

 

Con esto, la armonía de la corte imperial colapsará de inmediato. El Clan Shi que una vez fue superior al resto estaba en este estado. Esos tipos deben estar mezclados con el enemigo capturado. Fue bueno que hayan sido capturados, pero sus crímenes quedaron establecidos. Era normal que los que tomaran represalias contra el emperador fueran condenados al exterminio familiar. Las esperanzas sobre el grado de bondad del emperador reinante deben ser tenues.

 

“La hija del Gran Mariscal Kan fue capturada aquí.”

 

“Eso es….”

 

El Gran Mariscal Kan, en otras palabras, ese estratega raro. A Rihaku se le dijo esto antes de que irrumpieran aquí. Le sorprendió que el hombre tuviera una hija, y por qué fue capturada también era un misterio, pero eso era todo lo que se le dijo.

 

“¿Podemos abandonarla?”

 

No podían.

 

“Nacerá un nuevo oponente político.”

 

Tuvo un desliz en la boca.

Tenía la sensación de que una pequeña cantidad de algo se revelaba en la rígida expresión de Jinshi.

 

“Ahh, supongo que sí.”

 

Mientras revelaba una expresión amarga como si algo lo desgarrara en pedazos, Jinshi siguió adelante.

 

Rihaku se puso en pie y se rascó la cabeza. Si es así, debería terminar su trabajo lo antes posible.

 

T/N: Título del cap: La nieve en la que se basó la estrategia y la nieve que se pisó.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Un comentario

  1. Abandonarla ???? en ese momento es cuando se va a la verg.. el imperio xD
    Bastante astuto tener dos marchas una camuflada y otra a la vista.

    Gracias por el capitulo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s