Súper Gen Divino – Capítulo 358: Otro Nido


Septimo Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

“Muy bien.” Respondió Han Sen y aceleró un poco.

Sin embargo, Han Sen iba despacio y se aseguraba de tener todo bajo control. Tras medio día en las montañas, Han Sen vio a un grupo de criaturas que parecían un cruce entre una vaca y un caballo corriendo por las montañas. Han Sen miró cuidadosamente y determinó que todas eran criaturas mutantes. No parecía haber ninguna criatura divina entre ellas.

“Dollar, ¿qué tal si tenemos un enfrentamiento? Intentemos matar a tantas de esas criaturas mutantes como sea posible, y veamos quién puede matar más.” Chen Nanxing no tenía ningún sentimiento negativo contra Han Sen. Dollar fue tan famoso hacía dos años y todo el mundo decía que podría haberse convertido en el número uno de los elegidos. Sin embargo, Chen Nanxing ni siquiera se califico para participar en ese campeonato.

Ser capaz de derrotar a Dollar significaría mucho para Chen Nanxing. La gratificación de vencer a un campeón debía ser increíble.

A Chen Nanxing no le importaba si su enfrentamiento contra Dollar era o no justo. Sólo le importaba ganar.

“No hay necesidad. No soy tu rival.” Respondió Han Sen.

A los ojos de Han Sen, Chen Nanxing no estaba calificado para ser su oponente. Tener un estúpido enfrentamiento contra Chen Nanxing sólo sería una pérdida de tiempo.

Nadie necesitaba carne mutante en el grupo. Incluso los espíritus mutantes de las bestias eran casi inútiles. Perder el tiempo matando le parecía increíblemente infantil a Han Sen.

Chen Nanxing se rió complacientemente. Los cuatro seguidores evolucionados también miraron con desdén a Han Sen. Naturalmente, alguien sin dignidad no merecía su respeto.

Sin embargo, Chen Zichen miró a Han Sen de arriba a abajo con las cejas fruncidas. Aunque sus amigos no se dieron cuenta, Chen Zichen vio indiferencia en la calma de Han Sen.

La indiferencia era aún peor que el desprecio. Desde la perspectiva de Chen Zichen, Han Sen nunca los había tomado en serio, como si fueran inexistentes.

Chen Zichen se sintió incómodo por la indiferencia de Han Sen. Aunque no compartía el placer de Chen Nanxing de abusar de alguien que solía ser fuerte, Chen Zichen también quería golpear a Han Sen.

Sin embargo, Chen Zichen dudó y no hizo nada. Pensó, “Olvídalo. Ya soy un evolucionado. No tiene sentido ganarle ahora. Debo esperar a que evolucione y luego derrotarlo.”

Como Han Sen no se dignó a escuchar la provocación de Chen Nanxing, el grupo se llevaba bastante bien.

Después de dos días, todavía no habían visto ninguna criatura divina, lo que perturbó un poco al grupo.

“¿No dice la gente que hay muchas criaturas divinas en las Montañas del Dragón de Jade? ¿Cómo es que no hemos visto a ninguna de ellas después de tanto tiempo? Debes estar llevandonos en la dirección equivocada.” Preguntó Chen Nanxing impaciente a Han Sen.

“Estamos en el camino correcto. Las montañas son enormes y todavía estamos en la periferia.” Han Sen se mantuvo en calma.

Había elegido el camino por el que se había encontrado con el Rugidor Dorado, por lo que debía haber muchas criaturas divinas.

Habiendo marchado durante otro medio día, Han Sen se detuvo repentinamente y miró con deleite las montañas que tenía ante él.

“¿Por qué te detuviste?” Chen Nanxing frunció el ceño y preguntó.

“Me temo que no podemos ir más lejos.” Se detuvo Han Sen y comento.

El grupo de personas miró hacia adelante y no vio nada. Chen Nanxing dijo impaciente, “No hay criaturas ni nada malo. ¿Cómo es que no podemos seguir?”

“Si no me equivoco, eso debería ser un Loto de la Vida delante de nosotros.” Señaló Han Sen a las montañas y comento.

“¿Qué? ¿Estás diciendo que hay un nido?” Todos se emocionaron y miraron las montañas frente a ellos. Sin embargo, no sabían por qué era un Loto de la Vida. Hay muchas montañas como ésta en esa zona, y esas montañas no les parecían nada especiales.

“¿Estás seguro de que hay un nido?” Preguntó Qin Zhiming incrédulo a Han Sen.

“Es sólo una suposición. No estoy seguro.” Dijo Han Sen con indiferencia. Sin embargo, estaba seguro interiormente de que debía haber un nido.

Han Sen estaba calculando cómo podría romper el huevo antes que nadie.

En el contrato que firmaron se indicaba que Han Sen sólo era responsable como guía. Cuando encontraran una criatura, Han Sen también podía elegir matarla. Quienquiera que matara a la criatura sería su dueño.

Era la única condición de Han Sen para llevar al grupo a las Montañas del Dragón de Jade, y el grupo aceptó fácilmente porque no creían que como persona no evolucionada, Dollar podría matar a cualquier criatura antes que ellos.

“Vamos a echar un vistazo.” Chen Zichen dejó su montura y se acercó primero al Loto de la Vida.

En un Loto de la Vida, las pendientes eran extremadamente empinadas. Sin alas, la gente tendría que escalar los acantilados.

Han Sen también desconvoco a Meowth y siguió al grupo. Si fuera un lugar común, Han Sen habría elegido entrar corriendo en el mismo instante. Sin embargo, en las Montañas del Dragón de Jade, no estaba seguro si había más criaturas, por lo que decidió tomarse su tiempo.

Después de escalar algunas montañas, cada vez era más evidente que se trataba de un Loto de la Vida. El grupo se alegró y dijo, “Hay un nido en verdad. ¡Qué afortunados somos!”

Incluso si mataran a diez criaturas divina, un espíritu divino de la bestia no estaría garantizado. Sin embargo, en el huevo habría muy probablemente un espíritu divino de la bestia.

Incluso en la segunda zona de El Santuario de Dios, un espíritu divino de la bestia todavía sería útil en la etapa inicial. Incluso si no era útil, podría ser usado para intercambiar por espíritus de las bestias en la segunda zona de El Santuario de Dios. Por lo tanto, aunque el grupo de personas ya habian evolucionado, también tenían fuertes deseos de espíritus divinos de las bestias y nunca dejarían pasar una oportunidad tan buena.

Después de asegurarse de que había un nido, el grupo aceleró hacia el centro del Loto de la Vida.

“¡Cuidado!” Exclamó Han Sen, que caminaba detrás de ellos.

El grupo se sorprendió y rápidamente miraron a Han Sen. Han Sen estaba apuntando al cielo, así que miraron hacia arriba y vieron a un pájaro con tres garras que venía hacia ellos como un pedazo de nube oscura.

 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s