No Leas Esta Novela: Capítulo 05: Historia 4 Habitar Solo estoy habitando por un tiempo …


[Anterior] [Índice] [Siguiente]


Un incidente desafortunado y angustiante le sucedió a una familia. La segunda hija, Suraya, murió en un accidente de tráfico. La tragedia sucedió en la noche. Así, decidieron enterrar su cuerpo a la mañana siguiente ya que ya era tarde.

Hazra se frotó los ojos muchas veces. Entonces ella suspiró. Ella no podía dormir sin importar qué. Girando a la izquierda, girando a la derecha, sin embargo, sus ojos simplemente no se mantienen cerrados. Su cuerpo estaba agotado y su mente estaba en caos. Pensando en ello, ¿quién podría dormir en este tipo de situación? Hazra abrazó su almohada, apretándola, cubriéndose la cara con ella. Sus lágrimas cayeron de nuevo. Al igual que antes, sus lágrimas no solo contenían tristeza, sino también confusión, enojo, ansiedad. Ella todavía estaba en incredulidad. El cuerpo de su hermana mayor, Suraya, yacía sin vida en medio de la sala de estar, con las manos sobre el pecho. Congelada, cubierta por un batik azul. Hazra no pudo aceptarlo. ¿Cómo podría ser esto posible? Justo ayer estaba bromeando con su hermana. Todavía podía escuchar la risa de Suraya, ver su dulce sonrisa y sentir su suave toque. (NTE: El batik es una tela o paño teñido mediante una técnica de teñido denominado técnica batik la cual consiste en aplicar capas de cera sobre las regiones que no se desean teñir, fijándose las anilinas en aquellas zonas no reservadas imagen)

Hazra se sentó, sentada al lado de la cama. Ella se secó las lágrimas. De repente llegó un anhelo por su hermana.

“Ella está abajo. No quiero que mi hermana Suraya esté sola” dijo Hazra en su corazón. Esta podría ser la última vez que ella estaría con su hermana. Después de esto, ella solo podía recordarla a través de sus oraciones. Hazra pensó que debería aprovechar esta oportunidad para pasar tiempo con Suraya. Incluso si fuera solo el cuerpo, solo el cadáver. A Hazra no le importó. Para ella todavía era su hermana. No había diferencia si ella estaba muerta o viva. El cuerpo seguía siendo su querida hermana …

Hazra salió de la habitación y bajó las escaleras. Para bajar, ella necesitaba pasar por la habitación de su difunta hermana. Tenía una sensación extraña cuando encontró la puerta de la habitación de su hermana cerrada. Fue Hazra quien la dejó abierta antes de irse a dormir.

“Tal vez mamá vino antes …” dijo Hazra, reconfortándose a sí misma.

En la planta baja, Hazra no fue inmediatamente a donde estaba el cuerpo de Suraya. En lugar de eso, fue a la cocina para preparar una taza de té para beber junto con unos cuantos pedazos de pan. Hazra llevó la taza y el plato a la sala de estar. Estaba completamente negro. Momentáneamente cegada, la sospecha se arrastró sobre su corazón. Anteriormente, había ajustado las luces para que su hermana no estuviera sola en completa oscuridad. ¿Quién las apagó cuando es casi imposible ver?

El dedo de Hazra buscó a tientas el interruptor de la luz y lo encendió.

“¡¡¡Mamá!!! ¡¡¡Lil!!!” gritó Hazra en voz alta. La taza y el plato que sostenía cayeron al suelo, rompiéndose en pedazos.

Hasmah y Sufiyan, que aún no se habían dormido en sus habitaciones, salieron inmediatamente después de escuchar el grito de Hazra.

“¿Qué pasó, Sufiyan?” Preguntó Hasmah al ver la cara de pánico de su hijo.

“Pian no está seguro también. Escuchó a la hermana Haz gritando abajo” (NTE: tal parece que aquí Sufiyan habla en tercera persona lo cual parece ser común en entre la familia, Pian es el apodo de Sufiyan.)

La pareja de madre e hijo corrió escaleras abajo hacia la sala de estar.

“Masha’Allah … ¡Suraya!” Gritó Hasmah. (NTE: Masha’Allah suele expresar sorpresa extrema. Significa “Dios ha querido”)

“Hermano Sahar … la hermana Sura …” La voz de Sufiyan temblaba en esa oración.

“¿Qué le pasó a la hermana Sura, Pian?”

“Ella ella…”

“¿Qué pasa? Solo dilo” instó a Sahar, su hermano mayor.

“Nuestra hermana Sura … se está peinando el pelo en su habitación. Enfrente del espejo…”

“¡Pian! ¿De qué tontería estás hablando? Recita la shahadah … nuestra hermana Sura ya no está con nosotros”

“¡Sahar! Date prisa y vuelve … ¡Por favor, date prisa! No sé qué hacer …” La voz de Hasmah de repente reemplazó a la de Sufiyan.

“Mamá … cálmate. Dime apropiadamente ¿Qué pasó?” Preguntó Sahar cuando él mismo comenzó a entrar en pánico.

“Sahar … Suraya volvió de entre los muertos” dijo Hasmah entre sollozos.

Sahar tragó saliva.

“Haz bajó para quedarse con la hermana Sura. Solo tenía ganas de acompañarla. Pero cuando Hazra entró en la sala de estar, la hermana Sura no estaba allí. Solo quedaba el batik en el suelo. Grité, haciendo que mamá y Pian bajaran. Todos estábamos sorprendidos e inseguros de adónde había ido el cuerpo de nuestra hermana Sura. Por alguna razón desconocida, decidimos revisar en su habitación y, cuando lo hicimos, la vimos frente a su mesa de maquillaje. Su cara estaba frente al espejo, pero todavía estaba cubierta con una sábana negra. Ella había estado allí desde entonces, sin siquiera volverse hacia nosotros. Tenemos … miedo de acercarnos” explicó Hazra a Sahar largamente. Sahar, que salió corriendo de su casa, fue inmediatamente a buscar a Hazra, Hasmah y Sufiyan que estaban parados en confusión frente a la habitación de Suraya.

Sahar escuchó la historia de Hazra sin mostrar reacción. Abrió la puerta de la habitación de Suraya.

“Sura …” Sahar gritó.

Suraya dejó de peinarse, pero su espalda aún estaba frente a Sahar.

Con sentimientos conflictivos, Sahar se dirigió hacia Suraya hasta que estuvo a solo unos pasos de distancia. Él simplemente se quedó quieto detrás de ella. De repente, la tela negra que cubría el espejo se cayó. La cara de Suraya, que mostraba una sonrisa tranquila, fue revelada a Sahar. Su tez era pálida y sus ojos algo rojizos.

“Astahghfirullahalazim … Suraya …” eso fue todo lo que salió de la boca de Sahar. Suraya, después de sonreír a su hermano a través del espejo, continuó peinándose. Como si nada hubiera pasado. (NTE: Istighfar (frase que representa un acto de pedir perdón a Dios) se mencionó antes, pero nunca se le dijo cómo se recitaba y según parece es Astahghfirullahalazim)

“¿Cómo fue, Sahar?” Preguntó Hasmah cuando su hijo salió de la habitación.

“Llamemos a la doctora Aryani. Debe haber habido un error durante la autopsia” sugirió Sahar mientras sacaba su teléfono.

“Bueno. Llama al médico y yo llamaré a Ustad Amir” (NTE: Ustad es el título común usado para aquellos cuyo trabajo está relacionado con los estudios islámicos, supongo que es el equivalente a un padre, sacerdote o cura y Amir quizás sea su nombre.)

“¿Por qué necesitamos llamarlo? Este asunto no tiene nada que ver con él. Esto concierne al campo médico” intervino Sahar, en desacuerdo.

“Está bien. Sólo lo llamaré. Por si acaso … Si una persona muerta volviera a la vida, alguien se volvería loco, ¿verdad?” Insistió Hasmah.

“Imposible. Sólo hay una probabilidad. Suraya nunca murió. Es definitivamente un error por parte de la doctora Aryani. Ella debe haber cometido un error. Pero si insistes en llamar al ustad, puedes hacerlo siempre y cuando no digas que mi hermana está poseída por un fantasma”

“Astaghfirullah … ¿por qué estás diciendo esto? Ese pensamiento nunca cruzó mi mente. Solo quiero una opinión de alguien que tenga conocimiento en asuntos espirituales. Es porque este asunto es demasiado extraño. Eso es todo” explicó Hasmah.

Sahar asintió mientras su mano tecleaba su teléfono, llamando al número de la doctora Aryani.

Media hora más tarde, la doctora Aryani y el Ustad Amir llegaron al mismo tiempo. Cuando entraron en la habitación de Suraya, los dos intercambiaron miradas, cada una con la misma incredulidad en sus ojos. La doctora Aryani había confirmado la muerte de Suraya, mientras que el Ustad Amir era la persona que dirigía los preparativos para el entierro de Suraya.

“Por favor, ustad …” invitó la doctora Aryani al Ustad Amir.

“Creo que … es mejor si la revisas primero” dijo el Ustad Amir.

“Eh, ustad … ¿no me diga que está asustado?” Bromeó la doctora Aryani.

“Eso no es verdad. Es solo que siento que sería mejor si la inspeccionamos desde la perspectiva médica primero … ” el ustad Amir dio una excusa cuando en realidad estaba realmente aterrorizado. Durante los años en que había sido un veterano, nunca se había encontrado con un caso como este.

“No le estoy culpando por tener miedo. De hecho, incluso ahora estoy temblando, ustad” admitió la doctora Aryani.

“¿Qué tal esto? La revisaremos juntos” propuso el Ustad Amir.

Los dos se acercaron a Suraya, que estaba sentada en su cama, con la cabeza hacia sus pies pálidos y azulados.

La doctora Aryani tomó la mano de Suraya y examinó su pulso. Estaba allí. Luego colocó un estetoscopio sobre el pecho de Suraya. Su animado latido se escuchó claramente. El médico se enfrentó al Ustad Amir y asintió con la cabeza como señal de que realmente estaba viva. La cara de la doctora Aryani estaba realmente confundida en este momento. Ahora, era el turno del ustad.

“Suraya …” gritó el Ustad Amir, su voz era suave.

El Ustad Amir gritó de nuevo. Esta vez, sostuvo el hombro frío de Suraya. Suraya levantó la cabeza, sonriendo al Ustad Amir. Solo Dios sabía cómo esa sonrisa le daba escalofríos al Ustad.

“Suraya … ¿recuerdas lo que pasó?”

Suraya negó con la cabeza lentamente.

“¿Puedo pedir tu nombre completo?”

“Suraya Binti Salman …” respondió Suraya, atascándose a veces. (NTE: El nombre completo de los musulmanes generalmente consiste en el nombre de una persona y el nombre de su padre. La palabra ‘binti’ (‘bin’ para hombres) significa ‘hijo de o hija de’. En este caso, sería Suraya hija de Salman. Creo que se hacía algo similar en la edad media cuando no eras noble y no podías tener apellido)

“Bueno. Ahora, quiero que recites el verso de shahadah y al-kursi” (NTE: ambos versos se han mencionado antes, el primero es para profesar la fe islámica y se puede usar como exorcismo y el segundo se usa para protegerse de lo sobrenatural y también para exorcismos)

Suraya luego lo recitó con fluidez.

“Alhamdulillah …” dijo el Ustad Amir. (NTE: Alhamdulillah es una palabra de agradecimiento. Significa “alabanza sea con Allah”)

“Pues bien, Suraya. Siento que es mejor que te acuestes y descanses. Mañana volveré para otro chequeo, ¿de acuerdo? Ahora, deberías irte a dormir” aconsejó la doctora Aryani.

Suraya, sin decir una palabra, obedeció. Ella se acostó tranquilamente. Sus manos fueron colocadas cuidadosamente en su abdomen. Justo como cuando ella estaba sin vida justo antes.

Al día siguiente, Suraya se encerró en su habitación. Ni siquiera salió a comer ni a beber. Aunque estaban confundidos, la familia de Suraya simplemente la dejó estar por ahora. Simplemente no sabían qué hacer.

Por la noche, Hasmah, Sahar, Hazra y Sufiyan cenaron juntos, pero todos guardaron silencio. Todavía estaban sorprendidos y confundidos con respecto a lo que sucedió. De repente, oyeron a alguien bajar las escaleras. Era Suraya.

Suraya los saludó con una dulce sonrisa en su rostro. Llevaba una kebaya nyonya roja junto con un batik azul. El mismo batik que se utilizó para cubrir su cuerpo anoche. Su cabello estaba cuidadosamente atado en un moño, decorado con el tallo de una rosa de la que nadie sabía de dónde venía, ya que Suraya no salió de su habitación desde ayer. (NTE: aquí viene una explicación sobre la kebaya nyonya que es solo una interpretación ya sea mía o del traductor al inglés: Una kebaya es una combinación tradicional de blusa y vestido que se originó en la corte del Reino de Majapahit (hoy Indonesia), y es usada tradicionalmente por mujeres en Indonesia, y también Malasia, Singapur, Brunei, el sur de Tailandia, Camboya y la parte sur del país. Peranakan es el nombre con el que se denominan a las personas descendientes de los primeros inmigrantes chinos (principalmente de la etnia han) instalados en parte del archipiélago malayo, principalmente entorno al estrecho de Malaca, lo que corresponde en la actualidad a los países de Malasia, Indonesia y Singapur. En Malasia, este grupo se denomina Baba-Nyonya, por lo que un kebaya nyonya vendría siendo (a mi interpretación) un kebaya con toques chinos imagen de kebaya nyonya rojo con lo que parece ser un batik amarillo)

“Suraya … ¿a dónde vas vestida así? Ese es … mi viejo kebaya, ¿verdad? ¿Dónde lo encontraste? Lo he estado buscando por todas partes” cuestionó Hasmah.

Pero Suraya no respondió. Ella solo sonrió y se alejó. Sin embargo, fue bloqueada por Hasmah. Sus hombros estaban fuertemente apretados.

“¿A dónde vas tan tarde en la noche, Suraya? No estás bien ahora mismo. Es mejor si te quedas en casa …” apeló Hasmah. Sahar, Hazra y Sufiyan simplemente observaron.

Suraya sonrió. Entonces ella finalmente habló.

“Señora … no soy Suraya. Mi nombre es Azwa. Solo estoy habitando en este cuerpo por un tiempo … Tengo un asunto pendiente”

Terminando su oración, Suraya se fue, dejando a los demás confundidos.

Una semana después de la desaparición de Suraya, Hasmah y sus hijos estaban muy preocupados. Presentaron un informe policial sobre su desaparición, pero no se pudo hacer nada más. Tal vez, incluso la policía estaba confundida. La persona desaparecida era en realidad alguien reportada como muerta. Fue Sahar quien hizo el informe tan pronto como se confirmó la muerte de Suraya. Pero ahora, incluso él no sabía cómo explicarse a la policía.

En el octavo día desde que Suraya había desaparecido. La familia de Hasmah parecía aceptar las cosas como eran. Por lo menos, podían dormir por la noche. A diferencia de los días anteriores, siempre preocupándose de a dónde iba Suraya. Esa noche pudieron dormir profundamente. Tal vez, estaban demasiado agotados física y mentalmente.

Hazra se despertó de su sueño. Oyó algo de la habitación de al lado. La habitación de su hermana mayor. Hazra se levantó. Lentamente, ella salió de su habitación. Se asomó a la de Suraya. Nada. Pero con la ayuda de la iluminación exterior, Hazra pudo ver el kebaya rojo que llevaba Suraya cuando se fue la semana pasada. Fue colocado muy bien en la cama.

Hazra estaba indecisa. Entonces, de repente escuchó la voz de alguien que venía de abajo. Una voz de mujer. Aunque apenas era audible, Hazra aún podía reconocerla. Especialmente cuando la voz era de alguien con quien ella estaba muy familiarizada. La voz parecía que la llamaba suavemente, diciendo …

“Hazra … tu hermana mayor está de vuelta …”

Hazra bajó las escaleras lentamente. Fue a la sala oscura y encendió las luces. Un cuerpo yacía en medio. El cuerpo inmóvil parecía que nunca había sido tocado. Las manos aún estaban en el abdomen y el cuerpo cubierto con un batik azul, como hace nueve días …

Suraya estaba de vuelta.

Al día siguiente, el cuerpo de Suraya fue bañado, cubierto, rezado y finalmente enterrado sin problemas.

 

-Fin-

 

Munir corrió dentro de la casa para agarrar su teléfono. Llamó a su novia, Suraya, pero no se conectó. Luego, llamó a su hermano, que también era su mejor amigo desde sus días en la academia de policía.

“Assalamualaikum …”

“Waalaikummussalam, Sahar. ¿Dónde está Suraya?” Preguntó Munir.

“Eh … ella es tu novia ¿pero me lo preguntas?”

“Sí, ella es mi novia, pero también es tu hermana menor. La llamé innumerables veces, pero ella no contestó su teléfono.”

“Hmm … ¿la extrañas tanto?” Se burló Sahar.

“Solo dime …” suplicó Munir como si perdiera la paciencia.

“Ella está aquí. Estamos cenando ahora mismo. Espera un momento. La llamare para ti.”

Sahar le pasó el teléfono a Suraya.

“Munir … ¿qué pasa?” Preguntó Suraya mientras sostenía el teléfono contra su oído.

“¿Por qué mi llamada no se conecta cada vez que te llamo?”

“Lo siento … la batería murió. ¿Por qué me buscabas?”

“Nada. Sólo estaba preocupado. Eso es todo.”

“¿Preocupado? ¿Por qué?”

“Leí una novela. Dentro de la historia, hay …” Munir se detuvo.

“¿Qué historia, Munir? ¿Desde cuándo te interesan las novelas?” Preguntó Suraya.

“¡No importa!” La voz de Munir se volvió un decibel más alto.

“¿Estás realmente bien?”

“Bueno. Colgaré primero. Si algo sucede, solo llámame. Ten cuidado.”

“Si, vale. Por cierto … Hazra y Sufiyan te enviaron sus saludos”

“Waalaikummussalam …”

Munir cortó la llamada. Él presionó su palpitante cabeza. No sabía qué pensar. Lo que sí sabía era que todo era absurdo. No hay forma de que esto estuviera pasando. ¿Cómo podría el libro en su mano contener personas que existen en la vida real? La trama también era preocupante. Munir ni siquiera podía imaginar si realmente sucedió en la vida real. No podía soportar perder a Suraya.

Pero lo único que sabía era que necesitaba seguir leyendo la novela.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s