Cerda Villana — Capítulo 17


Pues… No diré excusas. Ya estoy harto de decir las cosas que me pasan.

Venga. A leer, que hoy tienen tres capítulos recién sacados del horno.


Anterior |Índice| Siguiente


No tengo un vestido adecuado

 

Las negociaciones con Ricardo fueron todo un éxito. Al parecer había oído sobre cómo mis palabras fueron suficientes para convencer al abuelo de anular el compromiso, y estaba agradecido.

Empezaba a cansarme del enjuague de limón, así que me puse a hacer uno usando limas y ciruelas en su lugar.

Últimamente, parecía que los sirvientes que trabajaban en la cocina se habían acostumbrado a mi excentricidad.

—Britney. Parece que ya llegaron los limoneros del territorio vecino.

Mientas estaba haciendo un enjuague en mi sala de fabricación, advertí la llegada de Ryuze.

Tal parece que se plantarán un número importante de limoneros cerca de la costa. Además, aprovechado la ocasión, también se enviaron algunos olivos.

Ricardo era mucho más generoso de lo que pensaba.

—Dentro de unas dos semanas visitaré un campo de limones para inspeccionarlo. ¿Te gustaría ir conmigo, Britney?

—Realmente me encantaría, pero el abuelo repentinamente planeó una fiesta de té… y coincide con esa fecha.

—Conque es así. No hay de otra, entonces. A Britney le gustan las fiestas de té, después de todo.

Aparentemente, Ryuze tenía la impresión de que me gustaban las fiestas de té.

Me niego a dejar que ese malentendido continúe, así que lo mejor será dar rápidamente una explicación.

—… El abuelo sintió preocupación al ver que me llevaba bien con los hijos de los sirvientes. Pensó que sería bueno para mí hacer amistades entre las hijas de los nobles. Pero yo no tengo ninguna confianza en que podré hacerlo.

Dadas mis pasadas metidas de pata, estoy segura de que me encontraré con enemistad.

Es más, la última fiesta de té fue el origen de mi gordura. A decir verdad, quiero cancelar la fiesta de té, pero… como las invitaciones por escrito ya habían sido enviadas, no puedo hacerlo por riesgo a herir el honor del abuelo.

Como poco, le pediré al cocinero que haga algunas golosinas saludables.

—Oh, cierto. Onii-sama. Hice un champú, pero…

—Espera un momento. ¿Qué es eso?

—Es como un jabón para lavarse el cabello.

—Ya veo. Me gustaría probarlo. ¿Podrías dejar un poco de eso por las aguas termales?

—Vale.

El champú que hice en mi tiempo libre utilizaba aceite, aceite esencial y miel.

La comida en este mundo es casi la misma que en mi vida anterior. Sin embargo, lo que se puede recoger en nuestro territorio es limitado.

Los frijoles adzuki, el azúcar de caña morena, la sal de mesa, etc. pueden ser usados como sustitutos, así que viene bien hacer un champú usándolos en su lugar.

Tras separarme de Ryuze, me dirigí a mi habitación para decidir qué vestido usar en la inminente fiesta de té.

Sin embargo, después de mirar dentro del armario, recordé un gravísimo problema.

—¡Oh, no! ¡Britney tiene pésimos gustos de ropa!

Dentro del armario, se amontonaban vestidos con aspectos asquerosos.

Un vestido rojo brillante, con una cinta púrpura, azul y negra…

Una falda colorida de un rosado escandaloso, con cordones verdes…

Un abrigo amarillo, con flores artificiales azules…

(Es el fin…)

Hasta ahora, había estado usando este tipo de cosas cuando salía a saludar a la gente. Recordando memorias del pasado, me hundí en la cama, y rodé sobre ella en agonía.

Debo hacer algo con estos vestidos que simbolizan mi pasado oscuro.

(Bueno, tampoco es como si tuviera el lujo de dedicar tiempo para elegir otros vestidos.)

No hace falta decir que los vestidos de Britney estaban hechos a la medida. Para esta hija del Conde, prácticamente no había vestidos en el mercado que le quedaran bien.

Empecé a perder toda esperanza.

(Llegados a esto, me veré obligada a rehacer el vestido yo misma.)

Afortunadamente, tengo cierta habilidad con las artesanías.

(No se puede hacer nada con esta parte. Tendré que conseguir la ayuda de mi tutora de bordado.)

Elegí un vestido hecho con una tela relativamente buena, y empecé a rehacerlo sin pensar más. Primero quité cualquier decoración innecesaria cortándola con unas tijeras.

El color del vestido que elegí era de un verde musgo que se ajusta a la temporada de otoño. No obstante, había cintas rojas brillantes y llamativos lazos dorados repartidos por toda la prenda. Cuando lo llevaba puesto, la gordita Britney parecía un árbol de navidad.

Quitando todas esas decoraciones excéntricas, instalé unas que eran más amigables para la vista.

(Y para el lazo… usaré un color negro.)

Mientras cosía con agujas espinosas, las criadas a cargo de la ropa se acercaron.

—Ojou-sama, en cuanto al vestido para la fiesta de té… Um… ¿qué está haciendo?

—Estoy rehaciendo un vestido. No encontré nada que pudiera usar en la fiesta de té.

—Ya veo. A propósito, ¿cómo planea alterarlo?

—Quitaré todas las cintas y cambiaré el color de del lazo a uno más tenue.

Afortunadamente, no se trata de un bordado muy complejo.

Mirando a las criadas con la esperanza de que me ayudaría, sus reacciones fueron, por el contrario, terribles.

—Oh, vaya. ¿Por qué hace algo tan problemático? Este otro vestido ya está bastante bien, ¿no le parece? Es del mismo color verde.

El vestido que la doncella cogió era verde esmeralda con rosas de color azul claro y amarillo incrustadas. ¿De qué fiesta de disfraces lo sacaste?

—… ¿Lo dices en serio?

—¿No es encantador? Creo que le queda perfecto, Ojou-sama. (TI: Vaya. Qué insulto tan insidioso.) (NT: ¿A que sí?)

Agh. Estoy harta de esto.

(¿Dices que esta ropa graciosa¹ es lo suficientemente adecuada para una cerda?)

La antigua Britney habría recibido sus sugerencias tal como estaban.

Mis acciones hasta ahora habían sido terribles, pero la actitud de las criadas también lo era.

—Entiendo. No me tengo mucha confianza, así que le consultaré a Ryuze-oniisama. Recién dijiste que este vestido estaba bien, así que veamos qué opina Onii-sama.

Un zorro que toma prestado el poder de un tigre, un lechón que toma prestado el poder de Ryuze. ²

Al pronunciar el nombre de mi primo, la tez de las criadas cambió.

(Oye, la otra persona se dará cuenta si cambias tanto tu actitud.)

La malhumorada Britney parecía no tener mucha influencia.

Eso argüí vagamente.

 

 

Notas:

1– En las raw decía «変な», que significa algo como “extraño”, “peculiar”, “excéntrico” o “gracioso”.
2– Imagino que es algún tipo de un modismo. El TI lo tradujo al literal, y yo no sé cómo arreglarlo, así que lo dejaré así por el momento.


Anterior |Índice| Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s