Bursters!! Capítulo 66


Gif: cap de la semana, esta vez si fue culpa mía, había unas partes que no me habían convencido mucho y termine editandolas para mejorar descripciones y demás, ojala les guste.

Edición y Corrección: Gif

 

Confianza y Compañero

 

— Más vale que tengas una buena explicación…Yashiro…

Momoka tenía una sonrisa fría en su rostro mientras apuntaba su pistola en dirección a Yashiro. No obstante, pese a la amenaza frente a él, Yashiro no parecía darle mayor importancia.

—… «Lo que faltaba…» — pensó Yashiro ante esta situación.

— Mmmm… ¿Por qué la cara? — dijo Misora con una sonrisa pícara en su rostro.

Como era de esperar de la actitud de Misora, no podía dejar pasar una oportunidad para tocarles los nervios a Momoka de estas magnitudes, por lo que comenzó a añadirle leña al fuego.

— ¿Acaso te molesta que este aquí?

—…

Momoka parecía tener los ojos vacíos e ignoraba por completo a Misora, lo cual le aburrió un poco la fiesta.

— «Que aburrida…»

—… Momoka, es demasiado tarde como para hacer uno de tus berrinches. ¿no te parece? — dijo Yashiro bastante calmado para la situación.

—… ¿Esto te parece un simple berrinche? — respondió Momoka.

—…

— Traer a esta zorra hasta aquí fue TU idea… Tanto Enju como yo no negábamos rotundamente a esto… y ahora descubro que haces este tipo de cosas a nuestras espaldas. ¿te sigue pareciendo un berrinche?

Ambos no dijeron nada por unos segundos, incluso Misora se comenzaba a incomodar, por lo que decidió animar un poco el ambiente… aunque dado su humor solo acabaría empeorando la situación.

— Emmm, vamos Momoka, si te quieres divertir…

— Misora…cállate. — interrumpió Yashiro.

— ¡…!

El asunto de todo esto ya estaba molestando a Yashiro también, que, entre el asalto, el cansancio por el entrenamiento y ahora esta situacion le estaban agotando la paciencia.

— Lárgate… — agrego Yashiro.

—… E-Hey…Dije que me gustaba el trato brusco, pero no de esa forma… — respondió Misora un tanto nerviosa.

— ¿Quieres un trato brusco? Bien… — respondió Yashiro.

— ¿Qué quieres dec… ¡¡…!!

Antes de que la chica pervertida pudiera siquiera acabar la pregunta un sonido bastante estridente la interrumpe, además de esbozar una sonrisa altamente vulgar en su rostro. Yashiro le había dado una nalgada tan potente que había dejado marcada su mano en su trasero.

— …Mhhhh♥…

— Ahí tienes, ahora lárgate…

— Si…como digas…

Momoka simplemente miro como Misora se iba solamente vistiendo su ropa interior y una camiseta del muchacho, con aquella marca roja en su parte posterior. No hace falta decir que al contemplar esto, la amiga del chico tenia las venas hinchadas de la ira.

—… Parece que esto no te hará entender… — dijo Momoka en un tono frio.

La pistola se volvió una especie de polvo brillante, para posteriormente desaparecer. En su lugar, la peli morada esta vez materializo una escopeta, una M-4 Super 90.

— ¿Crees que esto te hará entender mi punto…? — pregunto la chica mientras apuntaba directamente al rostro de Yashiro.

—…Creo que quien no entiende todo esto eres tú…

Momoka estaba apuntando a quemarropa en la cara del muchacho, usando solo una mano para sostener el arma. A ella no le temblaba el pulso estar amenazando a alguien así, pero lo que dijo Yashiro le hizo cambiar ligeramente de expresión.

— ¿Qué no entiendo esto? ¿Qué quieres decir?…

Con una expresión de piedra, Yashiro tomo el cañón del arma y con solo un poco de su poder logro torcer dicho cañón hasta dejarlo en un Angulo de 90º apuntando directamente al techo.

— ¡…!

— ¿Ahora eres consciente de tu posición? — pregunto Yashiro.

—…

— ¿Entras? — volvió a preguntar el chico.

Ante todo el alboroto, el muchacho decide invitar a pasar a la chica celosa. Lo cual esta accede sin siquiera asentir con la cabeza siquiera.

Luego de dejar pasar a su amiga, el chico se sentó en la cama mientras que Momoka se sentó en una silla frente a él.

— ¿Ahora me escucharas? — dijo Yashiro.

—…Supongo que aún no escucho tus excusas.

— No excusas, explicaciones…

— Lo que digas.

— ¡¿ES EN SERIO?! ¡¿ACASO NO TIENES NADA DENTRO DE ESA MACETA LLAMADA CRANEO?! ¡¿COMO DEMONIOS SE TE OCURRE DARLE ESO A MISORA!?

Por otro lado, Enju había ido a reclamarle al principal culpable de todo este asunto, Seiji.

— Ugh…Enju, es tarde y necesito dormir… ¿no puedes guardarte el vozarrón para mañana?

— ¡No estaría gritando aquí si tu no hubieras tenido esa “gran idea” ¿Sabes?!

— Ugh… «¿Seguro que su poder no tiene que ver con su voz?… siento como me taladra la cabeza.» Enju, en serio, es demasiado tarde… además, no creo que Yashiro llegue a algo con Misora.

— ¡¿Huh?! ¿Me tomas de idiota o qué?

— «Pregunta cuestionable, pero no es el momento…» …

— De verdad… ¿en serio piensas que no ocurrirá nada? — repitió Enju rascándose la cabeza en descontento.

— Haaaa…si, conozco a ese chico, Enju. No ocurrirá nada… ¿…? ¿no escuchas algo?

— ¿…?

Enju y Seiji comenzaron a escuchar algo parecido a una risilla bastante vulgar y unas pisadas. No paso demasiado hasta que vieron a quien pertenecían dichos sonidos, Misora.

La misma iba caminando de forma un poco errática, con el atuendo con el que había dejado la habitación de Yashiro. Esto ocasionó que Enju comenzara a clavar puñales con la mirada a Seiij, y este comenzara a sudar frio.

— Oye… ¿Qué pasa con esas pintas?… ¿Acaso paso un tornado cerca de ti? — pregunto Enju al ver a Misora.

— Nyshishi… se podría decir que sí, pero no del tipo que les gustaría pensar.

—… Oh… ¿te importaría darnos, MAS DETALLES? — volvió a preguntar Enju, esta vez mas enojada que antes.

— Nyshishi… te mostrare algo…

— ¿…Luego de eso, Misora dio una vuelta sobre sí misma, levantando la camiseta que la cubría. Fue ahí donde ambos, Enju y Seiji vieron aquella marca de mano en el glúteo de Misora, dejando a ambos en blanco.

— ¿Quién crees que me marco de esa forma? Nyshishi, gracias Sei-chan. Fue de mucha ayuda. Me iré a mi habitación, tengo “cosas” pendientes.

Luego de que la chica se fuera, con aquella visión quemada en las retinas de ambas personas, Enju, sin siquiera voltear dijo unas pocas palabras en un tono escalofriantemente tranquilo.

— Seiji…

— ¡…!

— Te dejare en paz por hoy…

— ¿Eh?… ¿En serio?…

— Si, necesitaras tiempo, para escribir tu testamento…

Sin decir más, Enju se fue caminando del lugar. Dejando al hombre con un escalofrió bajando por su espalda.

— ¿Cómo sabes todo eso?

Mientras Misora exhibía su marca de la victoria. Yashiro converso con Momoka.

Sorprendentemente, el chico había deducido todo el asunto, dado los hechos.

— Como ya dije, es lo más lógico. Misora no podría entrar aquí sin una llave. Yo tengo la mía aquí mismo, Kazuha tiene otra llave, pero está en manos de Fuuko para evitar problemas. Eso solo deja a Seiji y como es de costumbre, siempre tiene malas ideas…

— Bien, eso aún no explica porque aun así accediste.

— Ya te dije que no sucedió nada grande. Solo la provoque, nada más…además, no creo que pueda volver a entrar aquí.

— ¿Hmmm? ¿Cómo estas tan seguro? — pregunto Momoka.

— Porque ya no tiene esto…

Yashiro saco de sus bolsillos dos llaves, llaves de la habitación.

— Ya veo, se la quitaste cuando la estabas manoseado, ¿cierto?

— ¿Hubieras tenido una mejor idea? Es más, somos amigos, es verdad, pero no recuerdo que fueras mi dueña. ¿Qué es lo que te molesta tanto? ¿Celos?

— ¡…!

— Responde Momoka, te enojas tanto por estas cosas, ¿por celos? — repitió Yashiro.

Ante la presión, Momoka solo podía mirar hacia el suelo y tomar aire.

— Haaaaa. Así es… me pone muy celosa verte hacer ese tipo de cosas con otra mujer. No puedo tolerarlo… Ahí está, ¿feliz?

—…

Yashiro no dijo otra palabra, se levantó de la cama y camino hasta estar frente a Momoka.

— ¿Qué?…

— Toma.

El chico tomo la mano de la chica y en su mano dejo una de las llaves de dicha habitación.

— ¿Sabes que mañana es nuestro último día aquí, cierto? — dijo Momoka.

— No me estas entendiendo… no quiero que la guardes, quiero que decidas.

— ¿Decidir?

— Solo hay 3 llaves de esa puerta. Fuuko ya debe estar dormida así que, puedes irte, o puedes cerrar la puerta… ¿entiendes?

— ¡…! Aun… no estoy lista, para eso… — respondió Momoka muy nerviosa.

— No hace falta llegar a eso, solo quiero que confíes en mí. ¿o acaso necesitas más pruebas?

—…

— Yo me iré a dormir… estoy muerto. Haz lo que quieras con esa llave. Yo he hecho todo lo que he podido, no te forzare a hacer algo que no quieras…

—…

Tras esa charla final, Yashiro le da la espalda a su amiga y se acuesta en la cama, disponiéndose a dormir. O al menos eso pretendía, ya que se quedó despierto para saber la respuesta.

—…

Pasaron cerca de unos 10 minutos hasta que finalmente escucho algo. Escucho un click desde la puerta.

— ¡…! «¿Acaso…?»

Luego de ese sonido, algo aún más sorprendente dejo paralizado a Yashiro, las sabanas se movían y luego sintió un calor muy particular que lo abrazaba por detrás.

—…Yashiro, ¿estas despierto?

—…Si…supongo que esto responde a mi pregunta, pero… ¿ahora confías en mí?

—… ¿voltéate un momento sí? Necesito decirte esto a la cara.

La luz tenue de la noche entraba por la ventana, haciendo que, al voltear, Yashiro vea el cabello lustroso color violeta de Momoka brillando con dicha luz y una sonrisa tranquila y feliz mientras le decía algo que parecía que ambos habían olvidado.

— Siempre confié y confiare en ti, Yashiro. — dijo Momoka mientras tocaba la mejilla de Yashiro.

— Je, fue una pregunta tonta, ¿eh?

— No…paso por que soy demasiado indecisa…Tratare que no vuelva a ocurrir. Pero, ¿prometes no ocultarme más nada?

— Si, mañana les diré el ultimo de mis secretos…¿aun así seguirás conmigo? ¡…!

Momoka acabo por besar a Yashiro mientras lo abrazaba por el cuello. No fue muy largo, pero si lo mas lleno de cariño que pudo. Una vez separada, le respondió con una voz tranquila.

— He llegado muy lejos para volver, ¿no crees?

—…Je…tienes razón.

Ambos rieron en voz baja en los brazos del otro hasta finalmente caer dormidos juntos. Se podría decir que la tormenta había pasado.

— ¡YASHIRO! ¡DESPIERTA MALNACIDO! — grito Enju desde fuera del dormitorio.

— Uhaaaaaag… apártate Kasai, tengo la llave de Kazuha conmigo…— dijo Fuuko aun somnolienta.

— ¿Por qué diablos tienes tú la llave?

— ¿realmente necesitas preguntar?… — respondió Fuuko.

Enju opto, pero mejor no preguntar. No obstante, antes de que Fuuko abriera la puerta, esta se abre desde dentro, dejando ver a Yashiro apenas despertando.

— Ugh… ¿porque gritas tanto? — dijo Yashiro algo molesto por la forma de despertar.

— ¡No me vengas con eso, mujeriego! Solo espera a que Momoka se entere de todo esto.

— ¿Momoka?… ella está aquí…

—. . . . . .  ¿EH?

Con la cara de piedra, Enju ve dentro de la habitación y ve a alguien levantarse de entre las sabanas de la cama.

— Ugghhh… Uhawww… ¿Qué sucede?…

— ¡…!  ¡MOMO!

— ¡…! ¡E-Enju! ¿Q-Que haces aquí?

— ¡Esa es mi pregunta! ¡¿Qué haces en esa cama?!

— Oigan, no tengo toda la mañana, ¿pueden al menos dejar que me vista? — Dijo Yashiro recostado sobre el marco de la puerta.

Enju necesitaba tiempo para digerir lo que vio, además de que Momoka se cubría con las sabanas por la vergüenza de ser vista de esa forma.

Una vez acabado toda la conmoción por la supuesta noche en la habitación de Yashiro. Todos se reunieron por última vez en la sala de entrenamiento. Cabe decir que Enju estaba que echaba humo y Misora se mordía la lengua de la envidia.

— Muy bien, ya estamos todos… Si mal no recuerdo, Yaa-chan, dijiste que querías decirnos algo, ¿cierto? — dijo Kazuha.

— Si. Pueden quedarse aquí y ver la sala de entrenamiento, yo bajare.

— ¿…? ¿Quieres enseñarnos una técnica, chico? — pregunto Kenjuro.

—…No, no una técnica… quiero que conozcan, a alguien…

— ¡…!

Dicho eso, Yashiro bajo por el ascensor y se colocó en medio de toda la zona. Tomando largos y hondos respiros.

— Haaaaaaaaa… «¿Cuánto tiempo podemos materializarte?»

— Has mejorado más de lo que esperaba… unos 5 minutos estaríamos bien.

—… Bien…

Todos miraban muy nerviosos ante a lo que Yashiro había dicho. Quien es ese “alguien”. Finalmente, Yashiro hablo.

— Chicos…chicas… este es el secreto que he guardado hasta ahora. Luego de esto, no tengo absolutamente nada más que ocultarles. Aunque creo que algunos ya lo conocen… Seiji, Kazuha, Kenjuro… no creo que les agrade volver a verlo.

Los 3 adultos al principio no tenían idea de lo que iba a hacer Yashiro pero luego se esas palabras recordaron cierto evento que sucedió hace 4 años.

 

— ¡…! ¿Quieres decir que ese alguien es…

—…Aparece…Sora…

Un Ambiente asquerosísimo se hizo dentro de la sala de entrenamiento. Una densa bruma morada oscura salía de Yashiro y comenzo a acumularse y comprimirse justo frente a él. Mientras se desarrollaba toda la escena todos de repente miraron con miedo como la máquina de la habitación registraba el poder de esa bruma. Las lecturas mostraban lo mismo en todas las consolas “ERROR”.

Acto siguiente la bruma empezó a tomar forma y ante todos los presentes se escuchó una voz…

— Ehehehehe… por fin nos vemos de este lado, compañero.

La bruma finalmente tomo forma, tenía ojos rojos como la sangre, un cuerpo similar al de Yashiro y un largo cabello tan blanco como la nieve, si… ese ser se veía exactamente como Yashiro en su forma Overburst.

Las caras de todos se horrorizaron, los escalofríos que penetraban los huesos se manifestaron al ver a esa figura frente a ellos. Ese ser era precisamente Sora, por primera vez, pisaba el mundo físico. Yashiro había manifestado físicamente, a su Burst.

— Al fin logre salir…espero nos llevemos bien, “COMPAÑEROS”… Ehehehe…

 

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s