Súper Gen Divino – Capítulo 334: Rio Subterraneo


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrútenlo!

Han Sen invocó directamente su arco de cuerno y su flecha mutante Aguijón Negro e hizo un disparo al Demonio de Cobre divino.

Jin Rijie estaba a punto de luchar contra la criatura divina con todo lo que tenía, pero de repente vio una flecha negra volando hacia los ojos de la criatura.

El Demonio de Cobre divino reaccionó rápidamente. De repente, juntó a sus seis espadas-garras y bloqueó la flecha negra.

Sin embargo, cuando sus garras tocaron la flecha, la flecha negra empezó a girar como una cabeza de taladro, apartando las garras de la criatura. La flecha impacto en el ojo del Demonio de Cobre y penetró su cabeza inmediatamente.

¡Thump!

El Demonio de Cobre divino, que parecía tan poderoso, cayó del cielo y murió.

«Cazada Bestia Divina Demonio de Cobre. No se ha obtenido ningún Espíritu de la Bestia. Consumiendo la carne de Bestia Divina Demonio de Cobre hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos divinos.»

Al escuchar la voz, Han Sen se lamentó de no haber obtenido un espíritu de la bestia de esta perfecta criatura divina. Todo era cosa del destino.

Jin Qiuli y Jin Rijie estaban estupefactos. Disparar al Demonio de Cobre divino con una flecha, fue increíble.

Una vez que el Demonio de Cobre divino fue cazado, los Demonios de Cobre mutantes corrieron rápidamente hacia la cueva. El grupo de gente los persiguió.

Sin embargo, después de matar a varios Demonios de Cobre mutantes lentos, ya no pudieron encontrar al resto de ellos. La cueva era profunda y los caminos del interior estaban entrecruzados, así que el grupo no los siguió, sino que eligió ocuparse primero de los cadáveres.

Los cuerpos de los Demonios de Cobre eran tan duros como el metal. No había carne para comer. Todo lo que era comestible era un poco de sangre dentro de su cuerpo.

Han Sen dejó salir cuidadosamente la sangre púrpura y la vertió en una botella. Un Demonio de Cobre divino tan grande sólo tenía una botella de sangre.

Ya que Han Sen se ocupo solo del Demonio de Cobre Divino, no necesitaba compartirlo con nadie. Han Sen bebió la sangre en un suspiro y escuchó la voz que le decía que había ganado tres puntos genéticos divinos.

Ya era algo especial. Después de todo, la mayor parte del cuerpo del Demonio de Cobre no era comestible, y Han Sen se alegró de que sólo la sangre le diera tres puntos genéticos divinos.

Han Sen tenía ahora ochenta y tres puntos genéticos divinos y no estaba lejos de llegar al límite.

“Estas criaturas son tan raras. ¿Qué tal si entramos en la cueva y matamos al resto de los mutantes? Tal vez haya una oportunidad de conseguir sus espíritus de las bestias.” Sugirió Jin Qiuli excitado después de que procesaron los cuerpos.

Han Sen no tenía objeciones. Incluso un espíritu de la bestia mutante cambiaforma era extremadamente popular. A Han Sen no le importaba ganar dinero.

Jin Rijie pidió la opinión del profesor, y Sun Minghua estuvo de acuerdo. Además, podría haber diferentes plantas u hongos dentro de la cueva, en lo que Sun Minghua estaba interesado.

Los cuatro entraron en la cueva. Aunque había muchos túneles dentro de la cueva, todos eran lo suficientemente anchos para que pudieran caminar libremente. No vieron nada en el camino, ni siquiera los Demonios de Cobre. El grupo siguió buscando pero no encontró ninguno.

El espacio era más grande de lo que ellos sabían. Después de caminar durante dos horas, de repente entraron en una gran abertura. Un río subterráneo de doscientos pies (60 metros) de ancho corría a través de la cueva.

El torrente era rápido, pero por alguna razón, apenas había ruido y el agua parecía incluso tranquila.

Con la luz de la antorcha, el grupo vio a los Demonios de Cobre al otro lado del río, arrastrándose más profundamente en la cueva.

“¿Seguimos persiguiendo?” Jin Rijie le preguntó a Han Sen.

Han Sen miró el oscuro río subterráneo y frunció el ceño. Todavía recordaba la terrible experiencia que tuvo la última vez que estuvo en un río subterráneo. Los dos dragones de obsidiana casi lo matan.

La cueva estaba tan oscura que la luz de la antorcha no podía ayudarles a ver dentro del agua. En cambio, el reflejo de la luz casi los cegó.

Han Sen tenía miedo de que algunas criaturas acuáticas divinas, como los dragones de obsidiana, aparecieran de repente allí. No importaba lo fuerte que fuera, no sería rival para la criatura bajo el agua.

“¿Tenéis alas? Si fuéramos a perseguirlos, probablemente deberíamos volar por encima del río.” Reflexionó Han Sen y comento. Realmente no quería entrar en el agua.

Jin Rijie sonrió amargamente y dijo, “Tenemos alas, pero una es mutante y la otra primitiva.”

“Eso es problemático. Sólo tengo un par de alas primitivas también.” Han Sen no mencionó sus alas divinas. No quería que nadie viera las alas del Dragón de Plumas Moradas si no tenía que hacerlo.

“Muy bien. Usaré las alas mutantes para llevar al profesor. Sen y Qiuli, pueden volar con sus propias alas.” Dijo Jin Rijie.

Han Sen agitó la cabeza y dijo, “Déjame volar primero e intentarlo. Si no hay peligro, podréis venir.”

Han Sen tenía una sensación espeluznante sobre el río, pero no vio nada. Como ya estaban en ese punto, no podía decirle a todo el mundo que regresase.

Además, Sun Minghua había descubierto algunas plantas interesantes en el camino hacia aquí y parecía estar muy interesado en explorar la cueva.

Han Sen invocó sus alas de Bestia de Plumas Negras y voló a través del río a unos 15 pies del suelo.

Las alas primitivas no podían llevarlo alto o rápido, y eso ya era lo más alto que podía llegar. Han Sen miró fijamente el oscuro río subterráneo mientras volaba para poder reaccionar a tiempo si algo sucedía.

Parados en la orilla, el resto del grupo vio a Han Sen volar nerviosamente. La oscuridad y el agua naturalmente traían el miedo a los humanos.

Cuando Han Sen llegó a la mitad del río, de repente sintió que algo era extraño en el río. Un escalofrío bajó por su columna vertebral.

¡Boom!

Con un enorme impacto en el agua, una criatura gigante surgió del río con la boca abierta de par en par, tratando de tragarse a Han Sen en su totalidad.

“Mierda! “¡Sabía que algo andaba mal!” Han Sen miró fijamente a la boca de la criatura.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s