Bursters!! Capítulo 65


Gif: Bueno cap de la semana después de un tiempo yeeeey, si se preguntan por que salio tan tarde fue por 2 motivos

1: Nuestro querido autor lo están matando lo parciales así que tendremos que colaborar para comprar un buen ataúd 🙂

2: Un bastardo golpeo su coche contra un poste causando que se doble y dañe los cables eléctricos por mi zona así que estuve jodido el viernes y ayer x.x

y bueno eso es todo por hoy, nos vemos dentro de un milenio  bye

Edición y Corrección: Gif

 Asalto y Tensión

 

Como si las miradas pudieran matar, Momoka salió de la sala de entrenamiento sumamente furiosa. No obstante, debido a que ya era bastante tarde, ella simplemente decidido seguir a Misora, mas no detenerla. No era un lugar ni momento indicados para armar alborotos.

Sin embargo, desprender tanto instinto asesino no pasa desapercibido. Enju, quien dormía en el mismo dormitorio que ella, también estaba saliendo de su entrenamiento. Por lo que no pudo evitar cruzarse con ella.

— ¿Momo?… ¿Te encuentras bien?…

La pelirroja no pudo evitar preguntar algo obvio al ver la expresión de odio en su amiga. La cual simplemente se volteo y le respondió en un tono algo lúgubre y con una sonrisa un poco inquietante.

— Estoy bien, Enju… Solo necesito, encargarme de algo, Ehe,he,he…

La forma tan retorcida en que hablo Momoka hicieron que Enju se acercara a ella.

—… «Haaaaa… no de nuevo…» — pensó Enju.

Sin mediar más palabras, Enju simplemente le dio una bofetada a Momoka que dejo su mejilla enrojecida. Sin embargo, sorpresivamente, pareciera que la luz volvió a los ojos de Momoka.

—…Ouch… — dijo Momoka.

— ¿Despertaste? …— pregunto Enju.

— No era necesario hacer eso Enju… — Se quejó Momoka mientras se frotaba la mejilla enrojecida.

— Créeme… era muy necesario… En fin, eso no importa. ¿Qué sucede? ¿Porque actúas como si fueras una Yandere?

— «No soy una psicópata…» — pensó Momoka mirando a Enju.

— No eres una psicópata… pero a veces actúas como una…— dijo Enju.

— ¡…!

La chica solamente pudo tratar de esconder su cara de incomodidad ante el acto de que su amiga había respondido a sus pensamientos.

— No te preocupes, Yashiro tampoco tiene todos los tornillos ajustados…

— ¡…! ¡¿Por qué lo mencionas ahora?! — pregunto Momoka avergonzada.

—…Vamos, no nací ayer. Siempre te pones así cuando se trata de tu…primer amor. Je, je, je

—…

Con la cara más roja que un tomate y más incómoda que nunca, Momoka solamente podía ver al suelo. No podía ver a la cara a su amiga.

Mientras Enju se le reía en la cara. Luego de unos minutos paso a preguntar nuevamente.

— ¿Y bien…? ¿Qué ha hecho ahora?

— Bueno…

Una explicación más tarde…

—…Déjame ver si entendí… Aparentemente Misora ahora usa su propia perversión de forma provechosa, pero al usar tan seguido a su “novio” este ya no le excita y ahora busca usar a Yashiro como “inspiración” …

— Si…

— Y ahora mismo intentara tentar a Yashiro a modo de buscar “nuevos horizontes” … y para ello, Seiji le dio una llave para entrar al dormitorio de Yashiro. ¿Correcto?

— Resumiendo…si…

Como si la rabia de Momoka hubiera cambiado de dueño, ahora era Enju a quien le hervía la sangre de ira. Si bien trataba de mantener la calma, una vena realmente hinchada se podía apreciar en su frente, además de un considerable aumento en la temperatura del ambiente.

— ¿Sabes que Momo?… Olvida lo que dije antes… iremos al dormitorio de mono…

— ¿Eh? ¿No me habías detenido hace unos minutos? — respondió Momoka sorprendida.

— Ahora tengo una mejor noción de la situación… Además, no me agrada esa Zorra…

—…Somos 2…

Ahora eran dos quienes buscaban la cabeza de Misora y, además, mantenían vigilado a Yashiro. No obstante, no contaban con un pequeño detalle. El hecho de que Yashiro no se encontraba en su habitación.

—…Buhhaaaa!… Ahhh… necesitaba una buena ducha…

El muchacho se había quedado más de la cuenta entrenando y había decidido tomarse una ducha nocturna para despejar la mente.

— Es raro encontrarte por aquí a estas horas…

— ¿Huh? ¿Fuudo?

En otra ducha, se encontraba Fuudo, si bien, ambos estaban separados, podían distinguirse las voces, ya que eran los únicos ahí.

— Ese anciano es una auténtica bestia, no me sorprende que te maneje a su antojo…

— No va acorde a su edad ¿verdad? — respondió Yashiro.

Ambos dejaron salir una pequeña risa, pero luego de eso, un silencio muy intenso se hizo presente, además de una inexplicable tensión.

— No creo que hayas venido hasta aquí solo para quejarte de tu entrenador, Fuudo. ¿O me equivoco?

El agua continuaba corriendo y hacía eco en aquel baño desierto a altas horas de la noche. Mientras ambos se seguían bañando, Ryuji tardo cerca de 5 minutos en responderle a Yashiro.

—… ¿Por qué nos pediste venir?

— ¿Hmmm?

— Te pregunte que por que nos pediste ayuda, Shirazaki. Con tu poder actual puedes enfrentar Bursters de rango SSS… quizá en poco tiempo incluso a rangos R. ¿Por qué atrasarte con todos nosotros?

—…Fuudo, ¿De verdad piensas que puedo vencer Seiji y los demás?

— ¿No puedes? — respondió Ryuji.

—…Hay más cosas en una pelea que solo el poder crudo Fuudo. Lo aprendí cuando Fuuko barrio el suelo conmigo.

— ¿Te refieres a su control?

— No solo eso…de alguna forma podía sentirlo. No solo Fuuko, todos, Seiji, Kazuha, Miu, Kenjuro incluso Kaiga… ninguno nos ha mostrado su verdadero poder.

— ¡…! ¿C-Cómo estas tan seguro?

Ryuji trataba de asimilarlo, pero aun así le costaba trabajo creerlo. Shirazaki era sin lugar a dudas un Burster poderoso, pero hablar de esa manera de los superiores, los hacia ver como si el no tuviera oportunidad contra ellos.

— El mundo no es tan pequeño como crees… «Aún recuerdo, no solo esa paliza a manos de Fuuko… Todos los maestros perdieron la sorpresa al verme en Rango de poder R…como si ya supieran como lidiar conmigo.»

— …

— Bueno, creo que yo me iré… — dijo Yashiro.

Dicho esto, el chico abrió la puerta de su ducha y salió de la misma mientras se secaba la cabeza. Ante la falta de respuestas, Ryuji también salió de la suya algo indignado.

— ¡Oye, aun no has respondido a mi…! ¡…!

Lo que vio lo dejo bastante perplejo. El mismo se encontraba bastante magullado por el combate contra Kenjuro, el cual logro aguantar unos 4 minutos antes de desmayarse. Sin embargo, Yashiro se encontraba en una condición aun peor, con hematomas muy severos por todo el cuerpo.

— Vaya…debería ver a mi madre para sacarme todos estos moretones… creo que aun esta despierta… Oh, y en cuanto a tu pregunta, es bastante simple.

— ¡…!

— No importa que tan fuerte sea un soldado, una guerra jamás la ganara solo…

—…Haaaaa…Supongo que no.

Ryuji decidió ceder ante las palabras de Yashiro, ya que estas llevaban razón. Incluso durante la guerra que les relataron, Kazuha no venció sola. Fue un conjunto de hechos que llevo a dicha resolución. Mientras el otro muchacho se retiraba, Ryuji se quedó por más tiempo bajo la ducha, pensando en todo lo conversado y sucedido hasta ahora.

—…Aliados de confianza… ¿eh? — se murmuro a si mismo bajo la ducha.

— Ugh… a veces me pregunto si mi madre me ve como un hijo o algo más…

— Ciertamente ese tipo de actitudes no soy muy vistas en una madre normal… — respondió Sora igualmente de incómodo.

Debido a que Yashiro había estado entrenando más de la cuenta, no había ido con su madre para sanar las heridas antes, por lo que tuvo que ir a despertarla, o al menos ese era el plan.

Resulta que Kazuha lo estaba esperando despierta. En primeras instancias se esperó que fuera por preocupación y simplemente esperaba para sanarlo. Sin embargo, al llegar, Kazuha casi lo arrastra dentro de su habitación.

— Oh, vaya, no puedes dormir Yaa-chan. Puedes dormir con Mama♥.

—…Emmmmm, no gracias…solo quiero que me sanes los moretones…Si no es mucha molestia, Mama…

— Mmmm… Me gustaría dormir alguna vez con mi hijo, ¿sabes? — respondió Kazuha haciendo puchero.

— Sabes muy bien que esa es una MUY MALA idea… en ambos sentidos…

Cabe decir que mientras Yashiro quería que se lo tragara la tierra por la conversación tan mal pensada y fácilmente interpretable, Sora por su lado estaba muriéndose de risa en su mente.

— ¡Ja, ja, ja, ja, ja! ¡Oye, ¿Por qué no aceptas? ¡Quizás algo más maduro sea más de tu tipo! ¡Aja, ja, ja, ja!

—… «Esto no es chistoso Sora… No sé en qué sentido estará hablando mi madre…»

Afortunadamente, Yashiro pudo escapar con solo un par de abrazos. Al parecer el sueño le estaba ganando a su madre, cosa que uso a su favor.

— Haaaa… en serio, sé que su historia la dejo traumada y todo…pero no quiero hacerle NTR a mi propio padre adoptivo…  ¡…!

— ¿Sentiste eso, compañero? — pregunto Sora.

— Si… parece que hay alguien en mi habitación. Son altas horas de la noche…mantente alerta.

Algo no dejaba tranquilo a Yashiro, podía sentir como alguien estaba dentro de su habitación.

La cosa empeoro cuando al llegar a su puerta, la misma se encontraba sin cerrar. No obstante, no era buena idea emanar instinto asesino o dejar ver que sospechaba demasiado. Quería que el intruso se confiara y de esa forma reducirlo. Finalmente, Yashiro entro en su habitación, se sacó la camiseta dejando su torso al desnudo y fue ahí donde sintió una penetrante mirada desde detrás de él.

—…

El muchacho simplemente se quedó quieto y movió un poco el cuello, simulando no haberse dado cuenta del intruso. Finalmente, la persona dentro de la habitación intento tomarlo por el cuello.

Asumiendo que intentaban ahorcarlo, el chico tomo uno de los brazos del agresor y la arrojo por encima de su hombro sobre la cama.

—… ¿Huh?…

— Hola, Yaa-chin… vaya forma de saludarme, Ny, shi, shi…

Para sorpresa del chico, el intruso se trataba de Misora. Quien lo observada desde la cama. Sin decir, además, que llevaba puesta una camiseta del muchacho.

— ¿Qué haces aquí? … ¿Y porque demonios tienes puesta una de mis camisetas?

— ¿Hace falta responder? Ny, shi, shi.

— Haaaaa, ¿no te rechace frente a toda la escuela ya?… ¿Que acaso no entiendes?

— Si, pero necesito que me ayudes.

— Y para eso necesitas estar semi desnuda y usando una de mis camisetas… — dijo Yashiro en tono sarcástico.

— En parte, Ny, shi, shi… veras, necesito cierta, “ayuda” de tu parte.

Misora se sentó sobre la cama de manera bastante sugestiva y relamiéndose los labios mientras veía el cuerpo de Yashiro frente a ella. Lentamente, se acercó a él y lo abrazo por el cuello.

— Vamos…no seas como el típico protagonista… déjate llevar un poco…

— Misora… al parecer hay algo que malinterpretaste cuando dije que no quiero nada contigo…

— Solo es una ayudita…anímate…Te gustara… te lo prometo…

Yashiro, ya molesto por la situación decide seguir el juego, pero no como Misora esperaba.

— ¿Crees que tengo miedo de hacerlo?… ¿Es eso?

Cansado de las provocaciones de Misora, Yashiro la vuelve a empujar, pero esta vez contra la pared, cerrándole el paso con un brazo.

— Ohhhh, ¿ya estás de humor? No me molesta ser la dominada.

— Sabes, aprendí un muy buen truco al controlar mi aura Burst… aparentemente las células Burst no solo pueden aumentar el daño… sino también la sensibilidad…

— ¡…!… espera… no querrás decir…

— «Gracias por el truco, Sora…»

— Agradécemelo después compañero, Je, je, je

Misora vio la sonrisa salvaje en el rostro de Yashiro. Finalmente perdió esa confianza seductora típica de ella y recordó con quien estaba lidiando. Recordó aquella vez que lo vio luego de su pelea con Ryuji. Ese chico, no estaba totalmente cuerdo…

— Te daré… lo que tanto me pides…

— E-Espera…yo… — murmuro Misora un poco asustada.

Antes de que Misora pudiera siquiera arrepentirse de su decisión, Yashiro le tomo un pecho con bastante fiereza. La sensación violenta del toque además de la intensificación por parte del poder de Yashiro, hicieron que Misora se estremeciera hasta el centro de su ser.

— ¡…! Gahh…Ahh…

— ¿Qué sucede?… ¿No puedes hablar?

— «Es demasiado…No… puedo, pensar…realmente…» — pensó Misora con las piernas temblorosas.

En ese instante la chica recordó las palabras de Seiji, “Si crees poder domar al león…”

— «Realmente, no mentías con respecto… a ello» … Ahhh…haa…

Finalmente, las piernas de Misora, con liquido transparente escurriendo por ellas, cedieron y estuvo a punto de caer sentada contra la pared. De no ser porque Yashiro la tomo del mentón para evitar que callera.

— ¿Ya no puedes pararte? ¿Un “virgen” esta arrinconándote así?

Misora ya no podía ni siquiera hablar, solo podía gemir débilmente con la respiración pesada y unos ojos que ya no podían esperar más, deseaba más.

— ¿Algo que quieras decir ahora, pequeña zorra? — dijo Yashiro

—… Perdona-me…Me disculpare por llamarte así…pero por favor, por favor, dame MAS!

— Je…

Al ver que Misora ya no oponía ninguna resistencia era momento de dejarle con la expectación. Yashiro la soltó y la mujer callo sobre su trasero contra la pared, con la respiración agitada y su parte inferior completamente húmeda.

— Ahora, vete…

— Ahhh…haa… ¿Eh?…

La chica miraba con una expresión de que no podía terminar ahí, no quería que terminara ahí. No obstante, Yashiro la levanto del brazo y la llevo a la puerta. Cuando finalmente abrió la puerta, lo peor que podía pasar, sucedió.

Al abrir la puerta, del otro lado, se encontraba Momoka, con revolver en mano y una expresión entre fría, asesina y obsesiva, junto con una sonrisa escabrosa. Solo imaginen que habría pensado Momoka al ver a Misora con la respiración agitada, con una camiseta de Yashiro y con su parte inferior escurriendo líquido. Y sumémosle además el hecho de Yashiro estaba con el torso desnudo.

— Espero que tengas buenas excusas…Yashiro…— Dijo Momoka ya cargando el arma.

—…Haaaa, lo que faltaba… «Sabes que eso no funcionara conmigo…»

Esperemos que Yashiro tenga buenos argumentos para evitar una lluvia de balas.

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s