Súper Gen Divino – Capítulo 327: Campeón Absoluto.


Cuarto Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Qian Hezhen había pasado mucho tiempo en Gladiador recientemente, pero sentía más y más presión. Era cada vez más difícil para él derrotar a Han Sen.

Al principio, Qian Hezhen sólo estaba intrigado por los trucos inesperados de Han Sen.

Sin embargo, le costaba cada vez más esfuerzo vencer a Han Sen. En esos dos días, tuvo que usar todo lo que tenía y buscar nuevos avances para poder ganar.

El problema principal era que la forma física de Han Sen estaba mejorando cada vez más, lo que hizo que Qian Hezhen perdiera su ventaja.

De hecho, no se debía a la mejora real de la forma física de Han Sen, sino al progreso que hizo en la práctica Sobrecarga. Ahora, Han Sen podía rendir mejor bajo Sobrecarga, lo que hizo que Qian Hezhen sintiera que Han Sen estaba adquiriendo un mejor físico.

Bajo Sobrecarga, el combate era peligroso para Han Sen. Una vez que Sobrecarga superara sus límites, habría consecuencias nefastas.

Sin embargo, en ese momento, el cuerpo de Han Sen no había alcanzado ese límite.

No… No lo suficientemente rápido… Esa velocidad no es suficiente para esquivar la mordedura de tortuga. El cuerpo de Han Sen se movía a una velocidad deslumbrante en sus pies y casi se volvía borroso usando Spartícula.

Aunque Han Sen pasaba la mayor parte de su tiempo en Gladiador, entrenaba una hora al día sin el dispositivo holográfico.

En el combate virtual, no podía sentir cada detalle, lo que hacía que la hora de entrenamiento fuera imprescindible.

El lugar que Han Sen eligió para su entrenamiento fue la sede de la Sociedad Armaduras Pesadas de Combate, que seguía siendo una sociedad impopular. Después de que Gordito y Flacucho se graduaron, sólo Han Sen y sus amigos permanecieron en la sociedad.

Gracias a Wang Mengmeng, la escuela les permitió conservar la sociedad y su almacén. Sin embargo, nadie vendría aquí normalmente. Esta vez, sin embargo, alguien estaba observando a Han Sen desde lejos.

Jing Jiya vio a Han Sen entrenar con emociones complejas. Desde que perdió contra Han Sen la última vez, Jing Jiya había practicando con la flecha giratoria aún más durante mucho tiempo. Sin embargo, por mucho que lo intentara, no podía ser tan bueno como Han Sen.

Al enterarse del entrenamiento de Han Sen, Jing Jiya decidió esperar a Han Sen allí y hablar con él. Sin embargo, Han Sen empezó a entrenar directamente desde que llegó allí, así que Jing Jiwu observó y esperó.

Después de mirar un rato, la mirada de Jing Jiya había cambiado.

A pesar de que Han Sen estaba simplemente haciendo prácticas de esprint, Jing Jiya se sorprendió por la velocidad de Han Sen. Sólo había visto tal velocidad entre los evolucionados. Entre todas las personas no evolucionadas que conocía, Jing Jiya nunca había visto tal velocidad, ni siquiera con su hermano mayor Jing Jiwu.

Han Sen ni siquiera había usado el Mantra de la Herejía, de lo contrario tendría una velocidad aún mayor.

“¿Me necesitas para algo?” Después del entrenamiento, Han Sen se sentó en una silla, se limpió la cara, bebió un poco de agua y miró a Jing Jiya. Se había fijado en Jing Jiya desde el principio.

“Dijiste que me enseñarías la flecha giratoria. ¿Es eso cierto?” Dijo Jing Jiya, mordiéndose sus labios.

Para alguien tan orgulloso como Jing Jiya, no era fácil suplicar.

“Por supuesto, si quieres aprender, todo lo que tienes que hacer es pagarme la matrícula, y entonces me sentiría feliz de enseñarte.” Dijo Han Sen con una sonrisa.

“¿No tienes miedo de que aprenda de ti y luego te derrote?” Jing Jiya miró fijamente a Han Sen y preguntó.

Han Sen había terminado la botella de agua, tiró la botella vacía a la basura y dijo, “Mientras sea algo que he aprendido, seré el mejor en ello. Si quieres aprender, podría enseñarte en cualquier momento, pero nunca serás capaz de vencerme.”

Mirando la expresión de Han Sen, Jing Jiya apretó los dientes y dijo, “Quiero aprender. ¿Cuándo puedes empezar a enseñarme?”

“Si me pagas, podemos empezar ahora.” Sonrió Han Sen y comento.

Jing Jiya inmediatamente le pagó a Han Sen lo que le pidió. Con su talento, todo lo que le faltaba eran los trucos de Han Sen. Mientras aprendiera los trucos de Han Sen, no volvería a perder contra Han Sen.

Después de tomar el dinero, Han Sen comenzó a enseñar a Jing Jiya a girar la flecha. Como Jing Jiya ya había practicado mucho en eso, fue fácil enseñarle.

Han Sen no se reservó nada cuando estaba enseñándole. Le enseñó a Jing Jiya todo lo que necesitaba saber sobre las flechas giratorias, y todo lo que le quedaba por hacer era que Jing practicara.

Como Han Sen había dicho, no temía que otros pudieran aprender de él, porque seguiría siendo el campeón absoluto usando la misma técnica.

Además, la flecha giratoria era sólo una habilidad en su sistema de conocimiento. Aunque los trucos eran importantes en las artes marciales, lo que era más importante era usar el truco correcto en el momento adecuado.

La aplicación era la clave para todos los tipos de artes marciales. Jing Jiya sólo había aprendido a lanzar flechas giratorias, pero no tenía su propio estilo.

Como Jing Jiya estaba dispuesto a pagar, a Han Sen no le importó ganar algo de dinero. A pesar de que no necesitaba dinero en ese momento, más dinero no le hacía daño.

Jing Jiya temía al principio que Han Sen tuviera algunas reservas y sólo le enseñara parte de los trucos. Sin embargo, descubrió muy pronto que si aprendía todo lo que Han Sen le había enseñado, sería capaz de disparar flechas giratorias como lo hacía Han Sen, si no mejor.

¿Tan seguro está de sí mismo? ¿Por qué cree que siempre me derrotaría? Viendo a Han Sen irse, Jing Jiya no sabía qué pensar.

Después de regresar a su dormitorio, Han Sen recibió una llamada de Gambler, quien le dijo que había una nueva misión asignada por la gerencia.

Después de revisar la información que Gambler le envió, Han Sen se sorprendió de que hubiera una persona así en El Santuario de Dios. Han Sen reflexionó y le dijo a Gambler que le gustaría asumir la misión él mismo.

Por un lado, la misión era demasiado peligrosa para la mayoría de los demás miembros de la brigada especial, por otro lado, Han Sen quería conocer a esa persona por sí mismo, por lo que decidió asumir la misión.

Más importante aún, esa persona se encontraba actualmente en el Refugio La Gloria.

 

 


Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s