La historia de una chica que ama el macarrón y que de alguna manera vivió mil años: Historia 04



[Anterior] [Índice] [Siguiente]


La cigarra mentirosa y el cielo azul


“Miin-min-min. Miin-min-min. ¡Soy una cigarra!” 

Bajo el oscuro cielo negro, no podía oír nada más que el zumbido de una criatura desconocida. 
Era una noche a mediados del verano, en la que el calor volvía con toda su fuerza. Cuando escuché esa voz sonar repentinamente, tuve un miedo anormal. 
¿Que era esto? ¿Qué está pasando? Mi cabeza giró, incapaz de poner mis pensamientos en orden. 
Me escondí en mi futón y me tapé los oídos, pero la voz no mostró signos de detenerse. De hecho, parecía cada vez más fuerte. 
Hoy me sentía más enfermo de lo normal y, sin embargo, la voz sonó sin piedad en mis tímpanos. 

“¡Mi error! ¡Soy una humana! ¡Solo una humana, así que está bien! ¡Por favor, abre! ¡Heey, abre! ¡Por favor! ¡ABRE! ¡No te preocupes, no soy nadie sospechoso! ¡HEEEY!” 
El apartamento en ruinas, diminuto, de cuarenta años de edad, fue sacudido violentamente por los golpes de la criatura. El chirrido de la puerta chirriante y mal ajustada resonó por todas partes. 
Mi visión giraba con miedo y ansiedad. Mi cabeza hizo un cortocircuito repentinamente. 

“¡Abre! ¡No soy nadie sospechoso! ¡Realmente soy solo una humana!” 
La criatura continuó insistiendo en que era una humana con una linda voz. Por supuesto, un humano normal nunca diría “Soy realmente solo un humano” Así que ella era claramente algo más. 
“¡Sé que estás ahí! ¡No soy sorda, sospechosa ni extraña! ¡Y no soy una cigarra ni nada! ¡No hay problemas aquí, solo abre la puerta! ¡Ábrela! ¡Asesino! ¡Violador! ¡Chico con un complejo lolita!” 
Las cosas que ella dijo se volvieron más y más extrañas. A este ritmo, los vecinos se quejarían seguro. Tenía que hacer algo. 

Me acerqué cautelosamente a la entrada. Como siempre, escuché insultos de “¡Abre! ¡Propietario de granja de brotes de soja! ¡Excavadora de metales raros!” a través de la puerta. Bueno, no estaba seguro de si el último fue un insulto. 
En ese momento, oí que golpeaban la pared desde la habitación vecina. Sorprendido, mi cuerpo se tambaleó y cayó, y mi mano aterrizó en el pomo de la puerta. 
Desde que había olvidado cerrar la puerta, se abrió de golpe. 
“¡Wahh!” 
No había cigarras en la puerta. En cambio, había una chica pequeña que se parecía a un animal pequeño. 
Sorprendido por la repentina falta de una puerta para tocar, se tambaleó un poco y dejó escapar un extraño grito. 
“¡Ah! ¡Por fin has abierto!” 

¿Qué rayos estaba sucediendo?
“¡No te preocupes, no soy una cigarra! Soy una humana, ¡está bien!” 
No, no fue eso. Ahí no era donde estaba el problema. 
Experimenté por primera vez un evento que; en ese momento, estaba más allá de mi comprensión que no podía hacer nada. Me quedé inmóvil y miré fijamente. 
“¡Buenas tardes! Vaya, mi error. ¡Buenas noches! ¡Soy yo, Semiko! ¡Hoy he venido a pagar el favor!” 
“¿Semi? ¿Así que eres una cigarra?” (NTE: “semi” significa cigarra)
Ella continuó hablando, sin dejarme la oportunidad de hacer ese comentario. Eso es lo que se sentía como si estuviera haciendo, de todos modos. 

No es que no tenga ningún recuerdo en absoluto de lo que siguió. Pero pronto perdí la conciencia, incapaz de procesar la situación. Me derrumbé en la entrada mientras ella se presentaba. 
Mis sentidos se apagaron con su adorable voz de pánico en el fondo. 


Esta es la historia de esa cigarra mentirosa. 


“¡¿Estás bien?! ¡Camión de bomberos! ¡Alguien llama a un camión de bomberos!” 
Cuando recobré el conocimiento y abrí los ojos, ella, Semiko, se puso en cuclillas a mi lado, nerviosa. 
“¡Whoa! ¡Whew! ¡Estaba realmente asustada cuando colapsaste!” 
Semiko en su vestido de una pieza blanco era especialmente radiante en contraste con la oscuridad del exterior. Llevaba una sola cinta naranja debajo del pecho que sobresalía como una llama parpadeante. 
Me recordó más a “una flor fantasma en floración” que a una cigarra. Haciendo flotar efectos de sonido y todo. (NTE: Diphylleia grayi, conocida como flor esqueleto, flor fantasma o flor de cristal, se puede encontrar en las zonas boscosas húmedas y frías de Japón y China. Sus flores blancas, que salen en primavera, tienen una característica que las hace únicas. Cuando llueve los pétalos se vuelven transparentes y el contacto con el agua da a estas flores la apariencia de cristal imagen)

Macaron 07

“Um … tú eres …” 
Antes de que pudiera terminar, Semiko cortó mis palabras. 
“¡Buenas noches! ¡Soy la Semiko humana! ¡He venido hoy para pagar el favor!” 
“Er, ¿quién eres? ¿Y por qué decías que eras una cigarra al principio?” 
Tenía muchas preguntas, pero eso era lo que quería saber primero que todo. 
De repente, el sudor se formó en la frente de Semiko. Su rostro se puso rígido, sus piernas temblaron, y ella comenzó a silbar de forma poco natural. 
“¿D-Dije eso?” 
“Lo hiciste. Y algo sobre el Reino Cigarra”
“¡Waaaugh! Ya lo he hecho …” Semiko murmuró, agachándose y sosteniendo su cabeza. 
“Aaaa, no puedo creer que lo arruiné de inmediato … Yo, a quien llamaron la genio de las cigarras japonesas …” 
“Bien, bien. No lo entiendo, pero ¿podrías quitarte los zapatos?” 
La cara de Semiko se puso roja como una manzana, y se apresuró a quitárselos, luego corrió hacia la entrada. Cuando ella tropezó en el escalón allí, comencé a tener dudas sobre el futuro del Reino Cigarra. 

“Esto es algo que realmente no debería estar diciendo, así que realmente te ruego que lo mantengas en secreto …” 

Aunque no había nadie alrededor, Semiko habló en un susurro sobre asuntos aparentemente confidenciales. La explicación tardó casi tres horas, así que te ahorraré lo no esencial. 
Evidentemente, hace mucho tiempo, la había salvado. 
“Cuando todo se veía súper no bueno para mí, eras todos “¡Waaah!” ¡Y me salvaste!” 
Semiko rápidamente habló y siguió con entusiasmo. El hecho de que ella todavía estuviera diciendo todo esto en susurros parecía haberse clavado de su cerebro. 
Era una explicación muy inútil, pero esa parecía ser la esencia de la misma. 

Por supuesto, no tenía absolutamente ningún recuerdo de ello. Así que le pedí detalles. 
“Sería muy malo decir algo más. Si lo hiciera, es muy posible que la gente del Reino Cigarra usara una especie de maldición para darle a Marukuru anorexia …” 
Y obtuve otra respuesta sin sentido. 
Según lo que Semiko me dijo, este “Marukuru” era su mascota. Le gustaban los peces, y odiaba las botellas de agua. 
Sonaba muy lindo, una criatura que tenía la costumbre de acurrucarse en kotatsus en el invierno, y que hacía este ruido “maullido”. 
Sí, obviamente era un gato. Una cigarra que tiene a un gato … 
“Si Marukuru tiene anorexia, ya no será tan mullido … Eso es algo que debo evitar. Un Marukuru que no es tan mullido es como un gato que no es todo esponjoso” 
“Claro. Porque es un gato.”
Olvidando el tema en cuestión, siguió hablando febrilmente de Marukuru y su esponjosidad y la retención del mismo. Entonces, de repente, como si recordara el tema … 
“¡Pero eso no importa!” Gritó, y volvió en sí. 

Semiko continuó explicando cómo tenía que devolverme el favor de alguna manera por salvarla, o de lo contrario Marukuru se vería afectado con una maldición que haría que su pelaje se cayera a montones, tropezando con ello todo el tiempo. 
“Así que no tengo más remedio que devolver el favor para hacer algo al respecto de esa maldita cosa amada …” se lamentó Semiko, concluyendo finalmente su explicación. 

¿Ya veo? ¿Así es cómo es? 
No, todavía no había manera de que pudiera entender. 
Nunca había oído hablar de un “Reino Cigarra” desde el día en que nací, y no tenía la intención de escucharlo nunca más. Ni siquiera podía considerar una cosa así con todo el sentido común. 
“Err … Espera un segundo. Déjame arreglar las cosas”
“¡Puedes apostarlo! ¡Ordena hasta que no puedas ordenar más!” 
Pensé frenéticamente. Tal vez fue porque me sentía mal, pero mi cerebro simplemente no funcionaba. No pude resolver esta situación ridícula. 

Mientras meditaba, Semiko se aburrió y se fue a mirar fijamente las plantas en mi habitación. 
Luché para pensar qué le parecían tan interesante. A veces escondía la cara y soltaba una risita. Su amplia sonrisa era completamente visible desde donde estaba. Honestamente era aterrador. 
“Eso, um, Reino Cigarra, ¿verdad? ¿Dónde estaría?”, Pregunté, mis pensamientos estaban en desorden. 
Semiko pensó unos segundos y miró a su alrededor. Luego señaló hacia la ventana del norte y dijo sonriendo: “¡Creo que podría ser por ahí!” 
Ahh, tal vez ella era una imbécil en toda regla. Ahora podría estar bastante seguro. 
“Ya veo. Con que es así”
“¡Sí! Si no fuera así, ¿Cómo sería?” 
“Ya veo. Tengo que ir al baño”
“¡Entendido! ¡Nos vemos!” 

Estaba casi convencido ahora de que nunca sería capaz de poner mis pensamientos en orden en un entorno tan irreal. Así que tropecé poco a poco hacia el baño. 
Me pregunté si mi resfriado volvería. El dolor en mis articulaciones, como si estuvieran constreñidas, me daba ganas de desmayarme cada vez. Todavía un poco mareado, traté de pensar. 
¿Era ella, Semiko, realmente una chica cigarra que venía del Reino Cigarra? 
No, eso no podría ser. Es más que probable que solo fuera una chica solitaria con algunos tornillos sueltos. 
Y esta era la clase de locas con las que era mejor no involucrarse demasiado. Sin duda esto terminaría en llamar a la policía. 
Haré que la chica sospechosa se vaya. Esa fue la conclusión natural a la que llegué después de unos minutos de pensamiento. 

“Ahora, ¿cómo debo hacer que se vaya?”, Murmuré, saliendo del baño. 
Por alguna razón, Semiko estaba practicando saltos mortales. Flip …. Flip … Splat. Ella se golpeó. 
Semiko sostuvo su frente con dolor; Aparentemente ella se golpeó la cabeza. 
“¿Qué estás haciendo?” 
Al instante, Semiko escondió la mano en su frente detrás de su espalda, actuando como si nada hubiera pasado. 
“Yo estaba aburrida y quería matar el tiempo, así que estaba haciendo volteretas” admitió Semiko con vergüenza. 

Poco después de decir eso, sus ojos se abrieron de par en par y continuó. 
“¡U-Um, pero ya ves! ¡En el Reino Cigarra, ser capaz de hacer saltos mortales es una prueba de la edad adulta!” 
“¿E-Eso es así?”
“Sí, entonces, ¡hago saltos mortales solo porque no es vergonzoso en el Reino Cigarra!” 
“Yo … veo. Impresionante”
Semiko se rió entre dientes, con orgullo radiante. Claramente fue una ocurrencia tardía, ya que la forma en que estaba rebosante de confianza parecía implicar que estaba pensando “¡Ja, seguro que lo engañé!” 
“Supongo que si naciera en el Reino Cigarra, sería un prodigio”
“¡Un pura sangre!” 
Podría hacer todo tipo de comentarios a eso. Pero como parecía que no tenía mala intención, tuve el presentimiento de que las personas del Reino Cigarra no harían daño a los humanos. 
Pero solo lo pensé; No dije una cosa tan sin sentido en voz alta. 

“¡Ahh! ¡Es hora! ¡Me tengo que ir!” Semiko gritó de repente. 
Eran las cuatro de la mañana. Casi cinco horas desde que abrí la puerta. 
“Bueno, ¡nos vemos la próxima vez! ¡Lo siento por hoy!” 
“De acuerdo… “
Semiko se levantó y voló hacia la puerta. Y exactamente como antes, ella tropezó en el escalón.
Podría jurar que vi rayas azules y blancas debajo de su vestido de una pieza … pero fingí no ver. 
“¡Si me disculpas!” Ella se levantó y dijo eso con la cara roja, y luego salió corriendo. 

Con el viento frío, otra vez solo podía mirar. Dos segundos después, me dejé caer en mi futón. 
Lo que sucedió hoy fue solo un sueño, pensé, y oré, mientras abandonaba la conciencia.


*


Me desperté de manera lenta. Sentí que había tenido el sueño más extraño, aunque no podía recordar qué era exactamente. 
Me sentí mucho mejor que ayer. Mi cabeza y mi cuerpo eran ligeros. 
Mientras trataba de recordar mi sueño, noté el calor asesino de la habitación. Antes de volverme loco por el golpe de calor, me apresuré a encender el aire acondicionado. El aire frío rápidamente comenzó a fluir y bajar la temperatura. 
Me quité la ropa pegajosa y fui a darme una ducha para quitarme el sudor. 
“Qué tipo de sueño era …” 
Desde que comencé a vivir solo, comencé a hablar mucho conmigo mismo. Hablé a la pared mientras me duchaba. 
Pronto pude recordar el extraño sueño de la noche anterior, casi como si hubiera sido real. 

Ah sí, Semiko. 
Se sentía extrañamente real para un sueño. 
¿Qué significa ese sueño? 

No pude evitar pretender que solo era un sueño. Salí temprano de la ducha y volví a mi habitación. 
Gracias al aire acondicionado frío, en diez minutos, mi piel se sintió un poco fría. 
De repente, miré el reloj y vi la manecilla en el cinco. 
Oh, ahora lo he hecho. Ya eran las 5 de la tarde. 
Mi resfriado estaba causando estragos en mi rutina habitual. 
Me apresuré a prepararme para ir a la biblioteca. Pero me detuve. 
Solo podría estudiar en la biblioteca durante aproximadamente dos o tres horas si me fuera ahora. Será mejor que me quede en casa para estudiar. 

Saqué mi libro de referencia de literatura clásica de mi mochila y hojeé en busca de dónde había parado hace dos días. 
Como siempre, no entendí nada de eso. Suspiré y comencé a regañadientes a responder preguntas. 
Cada vez que me enfrentaba a estas preguntas de literatura clásica, sentía un inmenso odio por la persona que había realizado los exámenes de ingreso a la universidad. 
Rechinando los dientes por preguntas de las que no sabía nada, seguí respondiendo en silencio. 

Pasaron unas seis horas. Hoy había hecho un progreso real, algo que no había logrado en mucho tiempo. 
No odiaba tanto estudiar cuando podía tener la sensación de que en realidad me estaba volviendo más inteligente, aunque muy lentamente. Me sentí particularmente bien por entender las preguntas que antes no entendía. 
Estaba de muy buen humor, después de haber superado las preguntas que me habían dejado perplejo, todo por mí mismo.
Tomando un descanso después de seis horas, caminé por mi habitación. 

De repente, noté un bloc de notas rosa que claramente no era mía. 
Inmediatamente tuve un mal presentimiento. Podía sentir fácilmente que mi buen humor estaba siendo amenazado. 
Con mucho miedo recogí el bloc de notas. En él estaba escrito, con una linda caligrafía: 
“Mañana volveré a visitarlo para pagar el favor. Me gustan las bebidas gaseosas, así que sería genial si pudieras preparar un refresco”
Aunque mi resfriado hacía mucho que se había curado, vacilé. Justo cuando terminaba de leer, escuché una voz en la puerta. Sí, de ella. 

“¡Buenas noches! ¡Es Semiko! ¡La Semiko humana! ¡Por favor, abre!” 

Así que ayer no había sido un sueño. La chica que gritaba con una voz aguda afuera era una prueba de eso.
Corrí hacia Semiko tan rápido como pude moverme. 
“Wow, ¡eres rápido hoy! ¿Hiciste entrenamiento con pesas?” 
Dejé que Semiko; quien decía cosas sin sentido como de costumbre, entrar a la habitación. Tal vez ya era demasiado tarde, pero me preocupaba que la gente se hiciera una idea equivocada. 
No, ¿pero estarían equivocados? Era innegablemente cierto que existía está chica loca, solitaria y desesperada. Mi estómago se revolvió. 
Mirando a Semiko, tan caprichosa que dudaba que tuviera sus pies en la tierra, me hacía sentir de alguna manera melancólico.

Una vez dentro, Semiko rápidamente comenzó a hablar. 
“Lo siento, ¡tuve que irme tan repentinamente ayer!” 
“No, um, no me importa. De hecho, estuve agradecido …” 
“¡Absolutamente, devolveré el favor de manera absoluta y positiva!” 
“No, realmente no hay necesidad de …” 
“¡Déjamelo a mí! Mi reembolso será siete veces mayor que el de la grulla” (NTE: aquí hacer una referencia al cuento japonés; la grulla agradecida, donde un joven salva a una grulla de una trampa y poco después ella regresa como una hermosa mujer en busca de poder devolverle el favor, link con el cuento corto por si les interesa)
Oh, ella ni siquiera estaba escuchando. Suspiré una vez más y dejé de pensar en cómo forzar a la loca a salir. 
Para expulsar a Semiko, con ojos brillando con motivación, estaría pidiendo lo imposible. 
Por lo tanto, sería más fácil cumplir rápidamente sus condiciones para que ella se fuera. 

Renunciando a todo, miré a Semiko y le pregunté: “Entonces, ¿cómo me pagarás?” 
“Por …” 
Semiko se quedó un poco atascada. Luego levantó la vista y habló con confianza. 
“Er, yo ¿no … lo sé?” 
“No sabes …” 
“Es tu decisión lo que quieres que haga”
“¿Yo?” 
“Sí tú.” 

En efecto, tenía más sentido que un reembolso estuviera en los términos de la persona a la que se reembolsaba. Eso era lógico.
Reflexioné un poco. Un tiempo, en realidad, ya que no tenía ninguna buena idea. 
Mientras tanto, Semiko, con demasiado tiempo en sus manos, comenzó a balancear las cortinas de izquierda a derecha. Ya me estaba acostumbrando a esas cosas. 

“Ya lo sé” dije, habiendo ideado un plan. 
“Llévame a la universidad de mis sueños”
Si Semiko pudiera conceder algún deseo que tuviera como magia, podría escapar de todo este estudio. 
Y si desafortunadamente no podía, y se quedaba aquí un tiempo, al menos no me molestaría mientras estudiaba. 
Mis estudios estaban sin duda en lo más importante para mí en este momento. No podía arruinarlo. Fue una idea perfecta, si lo digo yo mismo. 
“¡Entendido!” 
Semiko se levantó y caminó rápidamente hacia mí. Una vez frente a mí, se detuvo y se agachó para mirarme a la cara con sus grandes ojos. (NTE: si dice que se agachó así que imagino que lo mira a la cara mientras él baja la mirada)
Su largo cabello negro caía sobre mis mejillas como si las cepillara. Podía oler su aroma único de chica. 
Semiko puso sus palmas contra las mías y susurró … 

“Espero que pases. ¡Amén!” 

Semiko regresó a donde estaba antes, sonrió como un perro que había atrapado el frisbee de su amo y le preguntó con voz animada “De acuerdo, ¿cuál es tu próximo deseo?” 
Sí, esto no se veía bien, pensé en voz baja. 

La inutilidad continuó. 
Cuando deseé “Quiero dinero” Semiko sonrió y dijo: “Sólo tengo tres yenes, así que toma esto” y me entregó un pañuelo de papel. 
Cuando dije “Mis hombros están rígidos” al igual que antes, ella oró “¡Espero que mejoren! ¡Amén!” Vamos, al menos masajéalos. 
Me di por vencido y dije: “Por favor, ¡logra la paz mundial” como alguien que había alcanzado la iluminación. 
Sacó una brújula (que aparentemente llevaba consigo en todo momento), se dirigió al norte y gritó: “¡Por favor, hagan algo al respecto!” 
Esto es solo una conjetura, pero creo que Semiko estaba solicitando a los Estados Unidos de América que introdujeran la paz mundial. 
Parecía inútil, y me pregunté si eso significaba que su propio Reino Cigarra no podía hacer nada. 

“¿En qué eres buena? ¡¿Qué puedes hacer?” Pregunté finalmente con toda honestidad, ya que esto no estaba llegando a ninguna parte. 
“¡Soy buena en encontrar piedras bien formadas!” Semiko dijo con aparentemente toda seriedad. 
“¿C-Cómo podría eso ayudarme como pago?” 
“¡Tal vez podría ayudar cuando estás buscando piedras bien formadas!” 
Todo lo que pude hacer fue agarrarme la cabeza. 

Continuamos así, y en un abrir y cerrar de ojos ya habían pasado cuatro horas. 
Todo lo que había aprendido en ese tiempo era que esta chica no tenía ninguna habilidad en particular para recompensarme. Casi todo el deseo de recibir su ayuda había desaparecido hace mucho tiempo. 
Mientras suspiraba por las respuestas surrealistas a mis deseos, en la brecha entre las solicitudes, Semiko miraba distraídamente por la ventana. 
Mientras la miraba, me encontré pensando en mi vida universitaria que comenzó esta primavera. 

Tan pronto como ingresé a la universidad a la que asistía, pensé que no podría estudiar lo que quería estudiar aquí. Sentí que este no era el lugar donde debería estar. 
El día de la ceremonia de ingreso, decidí volver a tomar el examen para ir a otro lugar. 
Así que no intenté hacer amigos. Sería un desperdicio si nos separáramos en un año. Así que no fui a los eventos de primer año, eventos de clase, nada. 
Eso era lo mejor, me decía a mí mismo. 

Todo para retomar el examen. Todo para retomar el examen. To do para re to mar el ex a men. 

No tenía un solo amigo, por supuesto. Incluso mis amigos locales se habían ido muy lejos, así que no tenía con quién hablar. 
A veces iba a la universidad, pero no decía una palabra. Odiaba la cafetería, así que no tenía más remedio que almorzar en el baño. 
Nunca me invitaron a ninguna reunión, y las comunidades de las que nunca formé parte se formaron por todas partes. 
La risa de todos me perforó en el estómago. 

Se hizo tan doloroso viajar en tren a la universidad con la salida del sol. 
Pero no estaba solo. Había cosas que tenía que hacer. ¿Qué más podría hacer? No me gustaría ser amigo de ellos de todos modos. 
Eso fue una mentira. Una gran mentira. Podría soportar estar solo, pero el aislamiento del grupo era demasiado. 
No sentí con tanta fuerza que quería abandonar las relaciones con las personas. Pero mientras lo sabía, no podía hacer amigos porque eso interferiría con mi elección. 

En un año, había olvidado por completo cómo hacer amigos. 
Por supuesto que no estaba solo, lo reconocí una y otra vez. Incluso sabiendo eso en mi cabeza, me aislé diariamente para proteger mi orgullo. 
Como resultado, estaba desesperadamente solo. 

Vivir esa vida realmente me había deprimido, ¿verdad? 
Me pregunté; si no hubiera sido así, ¿esta entusiasta loca hubiera venido a llamar a mi puerta.? 

“Quiero un amigo.” 

Me encontré murmurando. Me tomó un momento darme cuenta de que lo había dicho en voz alta. 
Cuando lo hice, mi cara se puso roja como si se hubiera incendiado. 

Incluso no sabía a quién estaba dirigiendo eso. 
Tal vez fue solo una esperanza que se arrastró desde lo más profundo de mi corazón mientras reflexionaba sobre la universidad. 
Todavía no puedo decir si realmente fue una solicitud dirigida a Semiko. 

“¡Entendido!” 
Semiko habló con confianza al escuchar mis palabras. Se levantó sin razón aparente, me miró con sus grandes ojos y … 
“¡A partir de hoy, seré tu amiga!” Dijo, señalándome. 

¿Qué? ¿No fue un “espero que tengas un amigo, amén”? No quería a esta lunática, quería a alguien más normal – 

“¡Tacha eso, MEJOR amiga! ¡Oye, mejor amigo, cómprame un refresco!” 
Semiko interrumpió mis pensamientos con ojos brillantes. Qué imprudente. 
“Si quieres un refresco, solo consigue uno de la nevera”
Estaba muy triste, pero sentí que mi tristeza del día a día se había aclarado un poco. 
Mientras observaba a Semiko beber sopa de fideos de una botella en la nevera, sentí la más pequeña gratitud por esa extraña chica cigarra. 

Macaron 08

 

*


“¡Ah! ¡Es hora!” 
Antes de que lo supiéramos, ya eran las cuatro de la mañana. 
“Hora de irse.” 
“Sí, ya es de mañana, ¡me tengo que ir!” Semiko se apresuró a prepararse para irse. 
“¿Estás bien por la noche? Siento que no deberías salir tan tarde”
“Er, bueno, en el Reino Cigarra, verás, ¡es muy recomendable salir tarde por la noche!” 
“Tal vez sea así, pero es peligroso en el mundo humano”
“¡Está bien! Si se trata de eso, ¡es por eso que traje mi arma!” (NTE: aquí Semiko dice stungun en vez de arma, pero si bien stungun pude traducirlo como arma paralizadora mi instinto me dice que no es eso a lo que se refiere por lo que lo dejo como arma)

Semiko hurgó en la bolsa que siempre llevaba. 
Una brújula, un pastelillo, una roca bien formada, una bombilla en miniatura, un reloj de alarma, una roca, crema de labios, una roca, una roca y otra roca. 
“Caray, realmente amas tus rocas bien formadas …” 
¿Cuál era el punto de llevar todas estas cosas? 
“Ahh … No aquí. Debería estar allí …” 
Pasó un tiempo buscando en su bolsa, pero no pudo encontrar la vital arma. 
“¿Eh? Eso es raro …” murmuró ella. De repente, encontró un macarrón dentro de la bolsa, y su rostro se iluminó de inmediato. 
“¡Oh, lo recuerdo! ¡Puse macarons en lugar de mi arma hoy!” 
Luego abrió la bolsa de macarons en su mano y comenzó a masticarlos. 
“Ahh, los macarons son tan buenos …” 
Felizmente rellenando su rostro con macarons, Semiko parecía que ya no tenía ningún recuerdo del arma. Una chica tan simple. 

“Bueno, podría ser peligroso ir a casa, entonces. Te llevaré”
La expresión de Semiko se volvió un poco más nublada en respuesta. 
“Err, umm …” 
“¿Qué pasa?” 
“No, eso no servirá. Si tú, uh, aprendes dónde está el Reino Cigarra, entonces, uhh … ¡Cierto! ¡Ya no podré venir aquí!” 
… Ajá. Así que eso era todo. Bueno, no tenía intención de profundizar demasiado en eso. Todos tienen cosas sobre las que prefieren no hablar. Yo incluido, por supuesto. 
“Ya veo. Entonces ten cuidado en tu camino de regreso”
“¡Muy bien! ¡Me iré a casa como nunca antes había ido a casa!”
Semiko se levantó y giró hacia la entrada. Ella no tropezó con el escalón esta vez. 
“¡Nos veremos mañana!” 
Afuera, con una sonrisa radiante, Semiko bajó rítmicamente las escaleras del apartamento. 
Así que ella volvería mañana, eh. 

Segundos después, escuché a alguien caer abajo. 
Suspiré, pero sonreí un poco.


*


Al día siguiente, mi rutina todavía no se había recuperado de los estragos que causó mi resfriado. Me desperté a las 4 de la tarde y estudié durante unas seis horas desde allí. 
Cumpliendo con mi cuota del día, justo cuando iba a tomarme un descanso, llegó Semiko. 
Al igual que ayer, hizo cosas surrealistas para recompensarme, miró mis plantas mientras estudiaba, pulió rocas bien formadas, leía historias y, en general, mataba el tiempo. 
Tal vez tomando en serio mi petición, ella no perturbó mis estudios. 
Y como ayer, cuando llegaron las cuatro de la mañana, Semiko se fue. 

Después de eso, me metí en el baño, luego estudié un poco más. 
Justo cuando el sol anunció el comienzo de un nuevo día, me sumergí en el mundo de los sueños. 
Me había vuelto más bien nocturno. Era algo de lo que no parecía probable que volviera. 
Sin embargo, hablar con Semiko cambió mi estado de ánimo y estaba progresando bastante en mis estudios. 

Y, sin embargo, ¿para qué había venido realmente Semiko? 
Ese día, ella había hecho poco para pagarme el favor, solo me hablaba para perder el tiempo por su cuenta. 
Pero supuse que no era un problema si ella no se estaba interponiendo en el estudio.


*


“Ahora que lo pienso, Semiko …” 
La cuarta noche desde que conocí a Semiko, le pregunté algo mientras ella leía un libro particularmente dañado. 
“¿Por qué solo vienes por la noche?” 
Semiko sólo venia después de la puesta de sol. Y siempre se iba a las cuatro de la mañana. 
Así que fue una pregunta que siempre tuve en mente. 

“Cielos azules …” susurró Semiko. 
“Odio los cielos azules”
“¿Odias los cielos azules?” 
“Así es. Me gusta la noche. Me gusta la oscuridad”
“Huh. Algo así como un topo.”
“¡Los topos son tan lindos! ¡Amo a los topos! Pero los cielos azules, los odio”
“Sin embargo, a mí me gustan”
Semiko parecía un poco molesta al escucharlo. Pero en un momento, su expresión volvió a la normalidad como si nada hubiera pasado, y no pude evitar sonreír. 
Aun así, era un pensamiento extraño. Las personas que odiaban los cielos azules debían ser raras. 

“Entonces, ¿por qué estás estudiando?” 
Mientras pensaba en eso, Semiko me lanzó una pregunta. 
“¿No eres un estudiante universitario? ¿Entonces por qué estás estudiando para volver a tomar los exámenes de ingreso a la universidad? Eso es mucho más raro”
Ella golpeó en un punto doloroso. 

De hecho, había una razón por la que quería volver a tomar los exámenes de ingreso a la universidad. 
Pero aún no estaba en la etapa en que se lo podía decir a nadie, así que no lo hice. 
Para otros, sin duda parecería un esfuerzo inútil, y no tenía idea de si realmente podía hacerlo. 
Como era normal, simple y sin talento, no podía hablar de ello. 

“Mmm, ¿cómo debería decirlo? No soy apto para cursos de ciencias. Así que creo que quiero ir a una universidad de artes liberales”
Fui vago, y escondí el núcleo del asunto. 
“Ya veo. ¿Hacia dónde apuntas?” 
“Hmm. Algo así como el departamento de literatura de la Universidad ___, tal vez. Aunque podría ser un poco difícil para mí …” 
Cuando dije esto, la cara de Semiko se iluminó. 
“¿L-Literatura?” 
“Oh, sí.” 
“¡Así que puedes conseguir un trabajo escribiendo historias!” 
“Eso es solo una parte de eso. Quiero pasar un rato divertido en la universidad”
“Huh …” 
Semiko hizo un tono de decepción. Ella estaba obviamente decepcionada. 
Odiando verla así, cambié de tema y le pregunté “¿Escribes, Semiko?” 

Una vez más, su expresión cambió y sus ojos brillaron. 
“Um, bueno, he estado pensando en todo tipo de historias desde que era muy pequeña. ¡Ya casi terminé con la que estoy escribiendo ahora!” 
Semiko habló inocentemente y sin vacilar, como un niño que es felicitado por su madre. 
Ignorando el dolor punzante en mi pecho, le pregunté a Semiko: “¿Qué tipo de historia es esta?”
“Bueno, ¡es una historia de amor sentimental muy extraña que tiene lugar en el Reino Cigarra!” 
Su largo cabello se balanceaban mientras hacía todo tipo de gestos, con entusiasmo me contó sobre las historias que estaba escribiendo.
“También estoy pensando en escribir una historia sobre estos extraños alienígenas, y una historia sobre una chica que ama los macarons, y algunas otras también. Todavía no, ¡pero definitivamente lo haré algún día!” 
Semiko parecía tan radiante cuando me contó todas las historias que quería escribir, tuve que apartar la mirada un poco. 
Esa noche, escuché atentamente los cuentos que Semiko contaba mientras brillaba como el cielo nocturno.


*


“¿Eh? Mucho tiempo sin verte”
El quinto día después de conocer a Semiko, me levanté por la noche como de costumbre. Pero inusualmente, no estudié; Fui a una librería en el corazón de la ciudad. 
Finalmente había completado mi libro de preguntas, así que decidí que era hora de comprar algo un poco más difícil. 
En una gran librería de la ciudad, estaba buscando algo bueno. En ese momento, me encontré con Yuuki, un amigo mío de la preparatoria. 

Había salido con Yuuki a menudo en ese entonces. 
Siempre ordenado, era vicepresidente del consejo estudiantil, estimado por los maestros y rápidamente entró a la universidad por una recomendación. 
Raramente lo vi después de eso, y solo supe de él de lo que escuché en rumores. 

Desde la última vez que lo vi, Yuuki se había teñido el pelo de color castaño. Llevaba una camisa a juego y pantalones vaqueros de aspecto caro, y en general, sin duda parecía un estudiante universitario. 
A diferencia de mí, con mi camiseta desgastada y mi cabello desaliñado, él se veía como uno de verdad. 

“Sí, ha pasado un tiempo”
“¿Qué haces aquí?” 
Cuando Yuuki preguntó, inconscientemente escondí el libro de preguntas que sostenía detrás de mi espalda. 
“Oh, nada realmente. ¿Tú, Yuuki?” 
“¿Yo? Solo perdiendo el tiempo antes de una reunión más tarde. Hombre, los exámenes a la vuelta de la esquina me están presionando”
Yuuki tomó un libro de referencia cercano y lo hojeó. 
“Oh, hombre, he olvidado la mayor parte de esto”
“Bueno, ha pasado más de un año desde que tuviste que tomarlo, así que es normal, ¿no?” 
“Tienes razón sobre eso.” 
Sentí una desafortunada distancia entre Yuuki y yo. Ciertamente, estaba relacionado con cómo Yuuki estaba experimentando la universidad como debería ser. 

“Entonces, ¿qué estás haciendo ahora? ¿Intentas ingresar a la universidad?” 
Mi corazón latía con sorpresa. 
“Um. Soy un estudiante universitario”
“Oh, ¿pasaste? ¡Felicidades!” 
Mentí a la vez Yuuki no sabía nada de mi deseo de volver a tomar el examen, así que en lugar de eso me felicitó. 
Mi corazón latía como una alarma. Fui atacado por un desconocido sentimiento de horror. 
“Pero eso es genial, que hayas entrado a una universidad”
“Sí.” 
“Es lamentable tener que hacerlo dos veces. Hay un tipo que hizo eso en mi club, y es muy sombrío y extraño, hombre. Es una locura” 
Yuuki se rió. Quería salir de allí lo antes posible. 

“Hombre, sin embargo, tienes que cortarte el pelo. Solo porque es verano …” 
“Estaba pensando que lo cortaría pronto”
Una mentira. Sería una pérdida de dinero que podría gastar en libros. 
“De todos modos, ¡deberíamos ir a beber!” Dijo Yuuki, deteniendo mi pensamiento. 
“Ha pasado tanto tiempo, y ya estamos aquí afuera, así que, ¿por qué no? Ah, sí, y cancelaste tu número de celular después de la salir de la preparatoria. ¡Tenemos que intercambiar números!” 
“Si seguro.” 
Fue entonces cuando me di cuenta de que no había intercambiado números desde que recibí un teléfono nuevo. Así que ni siquiera sabía cómo. 

“O-Oh, qué mal. Dejé mi teléfono en casa”
“¿Eh? Aw, hombre”
Una vez más, mentí. Me disculpé en silencio con Yuuki mientras agarraba el teléfono en mi bolsillo. Se mojó con el sudor corriendo por mi palma. 
“Whoa, mira la hora. Me tengo que ir”
“Está bien. Diviértete”
“Oye, la próxima vez que nos veamos, ¡vamos a beber!” 
“OK, nos vemos.” 
“¡Nos vemos!” 

Tuve una especie de premonición, una de la que estaba bastante convencido, de que nunca volvería a ver a Yuuki. 
Cuando Yuuki salió de la librería a un bar lejos en la distancia, sentí una soledad que no podía expresar. 
Una vez que ya no pude ver a Yuuki, con la cabeza colgada, llevé el libro de preguntas que estaba escondido detrás de mi espalda a la caja registradora.


*


Cuando llegué a casa ese día, no pude estudiar. No pude mantener ningún enfoque. 
Leí los libros de texto, pero ninguno de ellos se quedó en mi cabeza. Eso nunca había ocurrido antes. 
Yo sabía por qué. Fue lo que pasó esa tarde. Mis compañeros estudiantes estaban viviendo la vida universitaria. ¿Y yo qué estaba haciendo? 
Pero incluso si lo supiera, no podría hacer nada. Apreté los dientes, pensamientos sin valor giraban en mi cabeza. 

“¿Qué pasa? ¿Te sientes mal?” Preguntó Semiko, preocupada. Ella estaba sentada cerca leyendo un cuento. 
No la había visto mostrar ese tipo de preocupación en un tiempo, desde el día en que nos conocimos. 
“Estoy bien.” 
“Hmm … Pero te ves muy pálido”
Semiko vio a través de mi mentira. Ella era aguda solo en momentos como estos. Era como si los grandes ojos negros de Semiko vieran a través de todo mi cuerpo. 

“Oye, Semiko. ¿Tienes algún arrepentimiento?” 
Me encontré hablando con Semiko sobre mis sentimientos sin valor. Sabía que no mejoraría las cosas al decirlas. Pero no me detuvo. 
“Estaba preparado para volver a realizar el examen. Sé que ese es el camino que quiero tomar. Y, sin embargo, realmente, en algún lugar de mi corazón, lo lamento”
Como la apertura de una presa, las palabras se derramaron fuera de mí. 
“Todavía pienso en cómo sería vivir una vida normal en la universidad. Y que, si pudiera hacer amigos normalmente, no tendría que sufrir de esta manera. Y ¿qué hubiera pasado si no tuviera ganas de volver a tomar el examen de nuevo?”
Las palabras que había estado guardando durante meses salieron de una vez. 

Tomé mi decisión y seguí adelante sin mirar a un lado. A medida que avanzaba, el camino detrás de mí se desmoronó. 
Cuando me di cuenta, no había vuelta atrás. Aun así, continué diciéndome en todo momento que esta era la forma en que iba a ser. 
Pero realmente no pude evitar estar ansioso. 
Semiko escuchaba en silencio. 

“Semiko, ¿tienes algún arrepentimiento?” 

Me encontré preguntando de nuevo. No sé por qué esperaba realmente algún tipo de respuesta de ella. Pero, como aferrándome a ella, le pregunté. 
Semiko lo tomó todo y sonrió como siempre. 

“Eh. Bueno, no me arrepiento de nada. No me arrepiento de conocerte, no me arrepiento de intentar recompensarte. Y pase lo que pase en el futuro, en un año, en diez años, en cien años, todo el camino hasta que muera. No me arrepentiré”

Semiko habló con gran resolución. Ella me miró directamente a los ojos. Podía sentir que sus palabras salían directamente de su corazón. 
Ahh … Ya veo. 
Seguramente, durante mucho tiempo ahora, yo … 
“¡Te las arreglarás bien! Mi intención de devolverte el favor puede que tampoco vaya bien, pero todavía estoy llena de energía. ¡Así que estoy segura que tú también estarás bien!” 
“¿No deberías enfocarte en hacer un buen trabajo devolviéndome el favor?” 
En respuesta, Semiko hizo un puchero con las mejillas hinchadas.


*


“¡Ahh! Oh no, ¡me tengo que ir!” 
Semiko notó que eran las cuatro y media, y salió corriendo apresuradamente. 
Era lo habitual, pero hoy me sentía especialmente solo. 
“¡Nos veremos mañana!” 
Después de ver a Semiko frenética, eché un vistazo por la ventana. El cielo estaba negro como la tinta. 

Escuché a Semiko bajando los escalones y la vi afuera. 
Cuando salió a la carretera, se tropezó magníficamente. Creí ver ropa interior blanca, pero tal vez solo era mi imaginación. 

Supongo que habían pasado muchas cosas, pero debí haber estado inusualmente cansado ese día. 
Después de todo, al ver a Semiko correr, su brazo izquierdo se veía por un momento como el de una verdadera cigarra. 
Realmente debo haber estado cansado.


*


Un día, Semiko seguía tirando bandas de goma alrededor de la calurosa habitación. 
“¿Qué estás haciendo?”, Pregunté por alguna razón. 
“¡Lanzando bandas de goma! ¡Es súper divertido! ¡Es la mejor actividad de ocio en el Reino Cigarra, ya que no permiten beber ni fumar!” 
“Ya veo.” Dejando que la respuesta de Semiko me inundara, volví a estudiar. 
Ya habían pasado seis días desde que llegó, ahora que lo pienso. 

Al ver a Semiko arrojar bandas de goma, pensé en los días que había pasado con ella. 
Eran divertidos 
Ahora, podría decir eso con confianza. Al principio estaba triste, pero Semiko me ayudó un poco a sobrellevar mis estudios. 
Por primera vez, sentí que su pago realmente estaba demostrando ser efectivo. 

Tuve una idea repentina. 
“¿Quieres ir a un festival mañana?” La invité. 
“¿Festival…?” 
Semiko dejó de arrojar bandas de goma y me miró con asombro. Como si ella no tuviera idea de lo que esa palabra implicaba. 
“Sí, ya sabes. Un festival. Donde tienes todos estos puestos de comida, y los santuarios portátiles y esas cosas. Ese tipo de festival. Siempre intentas pagarme, así que me gustaría darte las gracias. Yo Podría agradecerte con hielo raspado o algo así” dije, hablando un poco rápido. 
“No puedo ir a un festival … Hay cielos azules durante el día.”

¿Por qué Semiko odiaba tanto el cielo azul? Los cielos negros parecían tan solitarios. 
Cada vez que le preguntaba sobre eso, ella miraba hacia otro lado y cambiaba de tema, así que nunca supe la razón. 
“No hay problema. Este festival comienza una vez que se pone el sol”
Semiko se deleitaba, su rostro brillaba como el sol. “Entonces eso suena genial!” 
“Pero …” Su rostro se atenuó de repente, y se tragó sus palabras. 
“¿Qué es?” 
“Mmm … ¡Nada! Pero ya sabes, es la primera vez que voy a un festival”
“¿No los tienen en el Reino Cigarra?” 
“¡No hay tal cosa en el Reino Cigarra!” 
Definitivamente se sintió como una ocurrencia tardía. 

Pero en los últimos días aprendí que no serviría de nada investigar más. “Está bien, entonces mañana será tu primer festival. ¡Disfrútalo!” 
“¡No puedo esperar! ¡Lo estoy esperando más que jugar en la arena!” 
“Eso es muy emocionante, ¿eh?” 

Nos reímos y tuvimos nuestro tipo de intercambio habitual, pero sentí que Semiko estaba tratando de forzar una sonrisa un poco más de lo habitual. 
Después de decidir cuándo nos veríamos mañana, Semiko se fue antes del amanecer, como siempre.


*


Llegué al lugar de la reunión treinta minutos antes de lo que le dije a Semiko. Terminé de estudiar temprano y en realidad fui a cortarme el pelo. 
Intenté ignorar mi excitación inusual y esperé a Semiko en la entrada del parque. 

Cinco minutos antes de la reunión, vi a una chica en un vestido de una sola pieza blanco corriendo en la distancia. 
La chica, con su pelo negro balanceándose, corría por aquí tan inestable que parecía que podía tropezar en cualquier momento. Oop, ahí va ella. 
Semiko tropezó cerca y patinó en el suelo. Ella era la misma de siempre. 
“Oww, me duele …” dijo, frotándose la rodilla raspada. 
“Cielos … el concreto es duro. ¡Si pudiera hablar con el concreto, le diría que se suavice y no me lastime la rodilla!” 
“¿Ahora de qué estás hablando? Agárrate”
Tomando mi mano, Semiko se levantó tambaleándose. Como siempre, su vestido de una pieza no se ensució con la caída. 

“¡Gracias! ¡Ten una señal de mi gratitud!” 
Semiko sacó una piedra verde de su bolsillo y me la entregó.
“Está bien. ¿Pero qué es esto?” 
“Lo encontré en el suelo. Es bonito, ¿eh? Parece sabroso también”
“Gracias. Realmente deberías cuidar tus pasos”
“¡Lo tengo!” 
Puse la piedra verde en mi billetera y miré el lugar donde Semiko se había tropezado. 
Nada realmente sobresaliente, o cualquier roca con la que se pueda tropezar fácilmente. Realmente hay gente que puede tropezar con nada. 

“Dijiste que los festivales tienen muchos puestos, ¿verdad?” 
“Así es. Innumerables cantidades”
“¡Whoa! ¡No puedo esperar!” 
Semiko estaba tan llena de emoción que parecía lista para volar en cualquier momento. 
La mantuve bajo control y saqué mi billetera. 
“Para mostrar mi agradecimiento, te invitaré a todo lo que quieras hoy” 
“¡Hurra! ¡Gracias! ¡Te seguiré agradeciendo en el más allá!” 
“¡Pero solo hasta mil yenes!” 
“Te lo agradeceré hasta que tenga hambre!” 

Dimos una vuelta por el festival. 
Parecía que realmente era la primera vez que Semiko iba a un festival, y suspiró maravillada en todos los puestos. 
“Wowww … ¿Estas son todos los puestos?” 
“Así es.” 
“¿Incluso todos los de pesca?” 
“Sí. ¿Quieres intentarlo?” 
“¡Yaaay! ¡Lo intentaré!” 
Semiko se llenó de emoción al ir a pescar peces de colores por primera vez. 
Tomó la red con manos temblorosas y lo sacó a través del agua tan enérgicamente como pudo. De repente, la red se rompió, y los trescientos yenes de Semiko murieron en el mar.
“¿Eh? Eso es raro …” murmuró confundida. Incluso en futuros intentos, no pudo sacar un solo pez. 

“¡Este es un nuevo tipo de fraude! ¡Es phishing, con una P y una H!” (NTE: aquí hay un juego de palabras donde Semiko convierte Fishing (pescar) en Phishing (una especia de fraude). El phishing es una técnica de ingeniería social utilizada por los delincuentes para obtener información confidencial como nombres de usuario, contraseñas y detalles de tarjetas de crédito haciéndose pasar por una comunicación confiable y legítima.)
“No creo que eso sea lo que es …” 
Al ver a Semiko con lágrimas de dolor, el anciano que estaba en el puesto le habló con amabilidad. 
“Oh, eso es muy malo, señorita. Aquí, te dejaré tener cualquier pez dorado que te guste como consuelo”
El anciano se lanzó a su práctica común de ayudar a aquellos que no podían atrapar nada. Con una mano experimentada, sacó un pez, lo puso en una bolsa de vinilo y se lo entregó a Semiko. 
“¡Gracias! ¡Eres un dios, viejo!” 
Fue ahí donde me pregunté si Semiko podría ser un blanco fácil para el phishing real.

“Es como si estuviera comiendo una nube!” 
Me senté con Semiko en los escalones de un santuario mientras ella felizmente comía algodón de azúcar con una gran sonrisa. 
Semiko también parecía estar un poco cansada. Caminar a través de las multitudes durante una hora, realmente me duelen las piernas, y no había caminado así en mucho tiempo. 

“¿Fue divertido el festival?” Le pregunté a Semiko, con las mejillas llenas de un delicioso algodón de azúcar. 
“¡Suuuuuuuuuuuuuuuuper divertido! ¡Simplemente lo mejor! ¡Me he estado perdiendo totalmente el no hacer nada tan divertido antes!” 
“Eso es genial.” 
“Desearía que esos boletos de lotería que obtuve hubieran ganado, sin embargo …” 
Señaló los trescientos yenes, cada uno dentro de la lotería y suspiró. 
Semiko había gastado mil doscientos yenes con la esperanza de ganar un oso de peluche, y llevaba los cuatro anillos brillantes alrededor de su muñeca. 
Estaba muy molesta al descubrir que ninguno de los cuatro boletos eran ganadores. Miró amenazadoramente la cabina de lotería y suspiró.

Había considerado aconsejarle que tal vez no debería entrar allí, pero decidí no hacerlo. No quería alejarme de ella. 
Y fue divertido ver a la cara de Semiko entre alegría y arrepentimiento en un instante. 

Nos sentamos en los escalones durante un rato hablando del festival. En poco tiempo, nos quedamos sin cosas que decir, disfrutando de un cómodo silencio. 
No había nada malo en el silencio con Semiko. No conocía a nadie más así. 

De repente, me acordé de lo que dijo Semiko sobre odiar los cielos azules. 
Tuve la idea de intentar preguntarle la razón de nuevo. 

“Um, en realidad hay algo que necesito decirte”

Semiko habló antes de que pudiera. Sorprendida de que decidiéramos decir algo al mismo tiempo, le permití que hablara primero. 
“¿Qué es?” 
“Umm, bueno …” 
Semiko miró hacia abajo, sus palabras se atascaron. 
“Estoy escuchando. Dime.” 
Esperaba con determinación y soltó lo que había guardado. 

“Bueno … hoy tengo que despedirme de ti”

Semiko continuó. 

“Um, en el Reino Cigarra, solo tienes siete días para pagar un favor. Así que, eh, eh … ya no puedo ir a tu casa”

Semiko dijo, abatida. 

¿Cómo era mi expresión en ese entonces? 
¿Cómo se veía mi expresión ante Semiko? 
Quién sabe. No lo sé. 
Sin embargo, miré hacia arriba y miré a Semiko. 
Noté que sus largas pestañas, bajo sus grandes ojos de muñeca, brillaban como si estuvieran mojados. Sus suaves mejillas eran ligeramente rosadas como los cerezos en flor, en contraste con su pelo negro azabache. 
Ella no parecía una cigarra, sino una pequeña hada. 

“Yo …” 

Me di cuenta de que estaba abrazando a Semiko. Su cuerpo se puso rígido a la vez. Aun así, la abracé con fuerza. 

Macaron 09

“Sabes, también quiero escribir historias”

Las palabras selladas en lo profundo de mi corazón se filtraron por mi boca. 
“Es por eso que estoy retomando el examen. Crees que es gracioso, ¿verdad? No tiene talento, no sabe nada, sin embargo, este tipo que siempre ha sido científico cambia de escuela porque quiere ser escritor. Cuando lo hago aun sin saber de qué escribiré mis historias, solo quiero hacerlo. Y lo sé. Sé que solo soy un chico normal”
Ya no tenía ni idea de lo que estaba diciendo. Tenía demasiado miedo de mirar a Semiko, pero continué. 
“Pero ha sido un poco diferente últimamente. He visto algunas cosas que quiero escribir. Todavía está borroso, pero lo veo. Y es gracias a ti, Semiko”
Hablé con tal fluidez que incluso me sorprendió. 

La energía abandonó el cuerpo de Semiko, y sus delgados brazos se abrazaron alrededor de mis caderas. 
“Deja el Reino Cigarra de alguna manera, y nos reuniremos de nuevo. Estaré escribiendo hasta esta fecha el año que viene. Luego nos reuniremos”
“… Está bien” dijo Semiko con voz temblorosa. Sonaba como si ella estuviera llorando. 

“Nos mostraremos nuestras historias entonces. También estás escribiendo una, ¿era sobre la extraña y sentimental historia de amor en el Reino Cigarra?” 
“Por supuesto. Siempre las estaré escribiendo.” 
“Entonces está encendido. ¿Quién puede escribir la mejor historia? Apuesto a que puedo salir adelante”
Dejé que mis brazos se apretaran con fuerza del cuerpo de Semiko. Había leves rastros de lágrimas en su rostro. 

“¡No pienso perder! ¡Tengo una obra maestra con una década de planificación en ella!” 
La voz de Semiko ya no era temblorosa. Ella declaró su victoria con confianza.
“Entonces es una promesa. Vuelve el año que viene para pagar el favor. Y nos mostraremos nuestras historias”
“¡Lo tengo!” Semiko habló sacando el pecho con orgullo. 

Ella realmente se veía feliz entonces. 
Al menos, eso es lo que sentí.


*


Estudié de todo corazón después de eso. El verano terminó antes de que lo supiera, y la escuela volvió a abrir. 
La biblioteca local cerró, así que fui a la universidad a regañadientes. 
En la biblioteca de la universidad, haciendo la vista gorda a los otros estudiantes ocupados con las clases, estudié para el examen de ingreso. 
Si bien no podía hacer amigos en la universidad, no sentía la misma soledad que antes. 
Absolutamente entraría en la escuela de mis sueños. Si no lo hiciera, Semiko se reiría de mí. Pensando en eso me permitió hacer mi mejor esfuerzo. 

Noté que las coloridas hojas comenzaron a volverse doradas. Cuando empezaron a perder todo el color y cayeron de las ramas, ya era invierno. 
Dediqué todo el tiempo a estudiar. Estuve en un escritorio durante quince horas al día, incluso más que cuando me estaba preparando para el examen la primera vez. 

Para cuando mis respiraciones eran completamente blancas, el primer obstáculo, los exámenes del Centro, llegaron. 
Después de resultados decentes en los exámenes del Centro, se preparó el escenario para el enfrentamiento final con el examen de ingreso. 
Confiaba en que había hecho todo lo que podía. 
Este año, lo terminaría. No dejaría ningún arrepentimiento. 
Así comenzó mi batalla final. 
Incluso el evento principal fue sin problemas. Con todo el conocimiento que había acumulado, mi pluma corrió a través de las páginas y tenía mucho tiempo de sobra. 

“La prueba ha terminado. Bajen sus instrumentos de escritura”

La voz del examinador hizo eco a través de la habitación. Cuando sonó el timbre para terminar, miré por encima de mi prueba mientras me recuperaba. 
“Ahh … finalmente se acabó”
No había ni una pizca de arrepentimiento en mí. Lo pondría todo en la hoja de respuestas. 

Y mi examen de ingreso final había terminado. 

Lo conseguí en mi primera elección de escuela. No lo había logrado la primera vez, así que ni siquiera podía creerlo. 
Cuando escuché la voz grabada en el teléfono diciéndome que fui aceptado, ni siquiera lo celebré. 
“¿Estás seguro de que no llamaste al lugar equivocado?” Fue lo que dije primero. 
Volví a llamar unas siete veces y, por si acaso, pregunté desde un teléfono público. Cada vez, decían la palabra “aceptado” hasta que perdía todo el significado. 

“Pasé …” La alegría burbujeaba dentro de mí. 
“Lo hice. ¡Lo hice!” 
El deleite comenzó a controlar mi corazón. Qué maravilloso sentimiento. 

Después de escuchar las noticias, me dirigí a la casa de mis padres para contarles. Le insté al tren a ir más rápido. Mas rápido. Vaya más rápido. Más rápido, más rápido. 
Cuando llegué a la estación, corrí hacia la casa donde estaban esperando. Estaba jadeando rápidamente para respirar, no habiendo hecho ejercicio por un tiempo. 
Me detuve por un momento para quitarme el grueso abrigo y miré hacia el cielo. 

Como para celebrar mi éxito, era un cielo perfecto y sin nubes. 
Y me acordé de alguien que odiaba los cielos azules. Inconscientemente comencé a correr más rápido. 
Le di una patada al asfalto como si estuviera corriendo una carrera de cien metros. Mis pies eran ligeros. Podrían llevarme a cualquier parte. 
Se estaba haciendo difícil respirar, así que disminuí un poco la velocidad. Miré hacia arriba y respiré hondo. 

Un cielo era claro y penetrante, igual que antes. 

Volví a correr con todas mis fuerzas.


*


Después de eso, el flujo del tiempo realmente se aceleró. 
“¿Por qué no nos dijiste?” 
Me arrepentí ante mi madre enojada, inclinándome como disculpa unas treinta veces. 
“Lo hiciste bien.” 
Nunca olvidaré la alegría que sentí cuando mi madre se fue y mi padre me felicitó. 

El día después de informar a mis padres, respondí a la escuela a la que voy ahora. 
Lo procesaron más rápido de lo esperado, así que, sin perder el ritmo, me dirigí a la universidad que me aceptaba. 
Para cuando las flores de cerezo eran de un bonito color rosa, había comenzado una nueva vida en ese campus. 
Hice muchos amigos allí. No negué haber estado involucrado con nadie como el año anterior. 
Realmente me alegré de haberlo logrado. No fue una mentira. 
Y así tuve un tiempo satisfactorio allí. 

Comencé a tener un pequeño comienzo en mis historias. Todavía no he olvidado lo que prometí ese verano. 
Tal vez la escritura era áspera. Tal vez eran cosas crudas sobre las que escribir. Aun así, escribí todos los días. 
Después de todo, mi competencia era “una extraña y sentimental historia de amor en el Reino Cigarra” Ella sin duda todavía estaba escribiendo su obra maestra ahora. 
Cada vez que cerraba los ojos, los siete días que pasé con Semiko me vinieron a la mente. Yo tampoco perdería. 

Cuando las flores de cerezo comenzaron a dispersarse y el verano se acercaba, noté mi inquietud. 
Por alguna razón, la temporada en que las hojas jóvenes se volvieron verdes, y hacía demasiado calor para las mangas largas, parecía levantar mi estado de ánimo. 
Sonreí levemente al ver un lienzo de verdor fresco emerger todo junto. 

No, no fue “alguna” razón; Yo sabía por qué. Lo había sabido hace mucho tiempo, y solo fingí no hacerlo. 
Y realmente sabía cómo era mi cara el día de ese festival de verano. 
¿Por qué corrí con todas mis fuerzas cuando miré hacia el cielo? También sabía la razón de eso. 
Había llegado a amarla. 

La extrañaba. Ella nunca estuvo del todo allí, sin embargo, no podía odiar a esa extraña cigarra. 
Ahora, podría decir eso sin ningún rastro de vergüenza. 

Las vacaciones de verano llegaron cuando ya había terminado mi historia. 
A partir de ese verano, recibí una carta. Una extraña carta sin dirección. 
Cuando leí la carta, el tiempo se detuvo para mí. 

Semiko estaba muerta.


*


Estaba en el parque junto a mi apartamento cuando se ponía el sol. 
Mi mano tembló ligeramente, sosteniendo la carta. 
La noche se acercaba, así que no había nadie alrededor. 
Solo las farolas iluminaban tenuemente el equipamiento del parque. 

“¿Estabas esperando mucho tiempo …?” 
Me di la vuelta para ver a una mujer madura de unos veinte años. Ya sabía que no era Semiko, pero todavía no podía ocultar mi decepción. 
“Acabo de llegar.” 
La mujer puso una mano en su pecho con alivio. Ella realmente parecía una humana … 
“Bueno, siento hacer esto tan pronto, pero te mostraré una prueba. También necesito apurarme”
Anticipándose a mis pensamientos, ella extendió su brazo frente a mí. 
Un brazo humano blanco. Gradualmente, cambió de forma, se convirtió en una forma negra, delgada y larga como el brazo de una cigarra. 
Yo había visto ese brazo antes, el verano pasado. Pensé que estaba equivocado, pero era como el brazo de Semiko que vi desde la ventana.
“Como está escrito en la carta. ¿Ahora me crees?” 
Tal vez en un estupor, no podía pensar nada mientras miraba el brazo de la mujer claramente no humana. 
Todo lo que pude entender fue que todo lo que Semiko había dicho era verdad. 

Sí, esta mujer era una de las personas que vivían en el “Reino Cigarra” del que habló Semiko. 
Recordé lo que estaba escrito al final de la carta. 


Estamos obligados por un conjunto de reglas. 
Primero: En nuestras formas originales, podemos vivir por mil años. 
Segundo: si lo deseamos, podemos tomar formas humanas solo durante el verano. 
Tercero: Una vez que asumimos la forma humana, morimos en siete días. 
Cuarto: Si salimos al sol, morimos. 


“Me alegra que lo entiendas. Ahora, de esta manera”
La mujer se adelantó, guiándome. Después de dar unos pocos pasos, tropezó y se raspó la rodilla. 
“¿Estás bien?” 
“Estoy bien … solo vacilé un poco”
Se levantó y se limpió la arena de la rodilla. Entonces me di cuenta de que, como Semiko, ella se estaba muriendo. 
Mientras caminábamos, la mujer seguía hablando. Era sobre todo lo que estaba escrito en la carta, pero escuché en silencio. 

La raza de Semiko, las cuales vivían eternamente, fue una de las “miríadas de dioses” del mundo humano. 
Aunque una vez fueron venerados por la gente, un día un antepasado de Semiko se enamoró de un humano. 
Un amor prohibido entre dios y hombre. Los otros dioses se enojaron y maldijeron al antepasado de Semiko para que tomara la forma de un humano, instigando ciertas limitaciones: las reglas antes mencionadas. 

“Y todavía estamos atados por esa maldición”
Los dioses tomaron de la raza de Semiko las estaciones, la vida y el cielo azul. Incluso el tropiezo de Semiko no fue por torpeza, sino por esta maldición. 
La maldición les dio a los dioses una forma horrible de cigarras, y los humanos los llamaron monstruos. El contacto con nosotros se hizo casi imposible. 
Y, sin embargo, Semiko lo desafió, y tomó una forma humana. ¿Por qué? ¿Por qué ella? 

“¿Por qué se convirtió en humana? ¿Cómo pudo tirar su vida de esa manera?” 

Me encontré preguntando a la mujer en voz alta. Ella sonrió. 

“Estar enamorada de alguien, entiendo cómo se sentía ella. De hecho, eso es lo que pasa cuando te enamoras. La vida es algo insignificante, si sacrificarse significa poder hablar con ellos y amarlos. Ni Semiko ni yo lamentaremos nuestra decisión. Ni en un año, ni en diez años, ni en cien años, ni cuando morimos, nunca. Así son las chicas.”

Semiko me había dicho lo mismo. 
Me lo dijo alegremente, y no había en ella ni una pizca de pesar. 

Escuché a la mujer hablar mientras caminábamos por el bosque. 
Estaba a punto de ir a encontrarse con el que amaba. Pero antes de eso, ella tuvo que enviarme la carta, así como cumplir una tarea que Semiko le pidió. 
¿Tarea…? Me pregunté qué podría significar. 

Caminamos unos minutos. Mirando a nuestro alrededor, de repente se detuvo. 
“Ah. Aquí está.” 
Ella comenzó a excavar el suelo con una pala. 
“¿Te importaría ayudar? El terreno es duro aquí”
Recibí una pala de ella y comencé a cavar. El suelo era más suave de lo que esperaba, y se levantó fácilmente. 
Incluso mientras cavaba, no podía creer que Semiko estuviera muerta. Me pregunté si podría aparecer ante mí ahora con una roca bien formada. 

Después de unos minutos de excavación, la pala golpeó algo duro. 
Era como una lata grande, metida dentro de una bolsa de vinilo. 
“Ahí” dijo la mujer, corriendo para abrir la tapa. 
Dentro de la lata había algo envuelto en otra bolsa de vinilo. 
Después de abrir cuidadosamente uno tras otro, apareció un pequeño cuaderno escolar. 

“No lo escribí en la carta, pero te llamé aquí hoy para darte esto”
Ella me entregó el cuaderno. Un pequeño escrito en el lomo tenía “Libreta de Historias”. 
Y en la portada, escrita en letras grandes, estaba el título de la historia: 

“La cigarra mentirosa y el cielo azul”

Cuando abrí la primera página, encontré, dibujado con lápices de colores, una representación de un cielo perfectamente azul.

Macaron 10

Ahh … Así que eso era todo. Lo entendí ahora. 
Ella, Semiko, amaba el cielo. No la pura oscuridad que la llenaba en la noche, sino el cielo azul. El cielo azul iluminado por el sol. 
¿Qué estaba pensando ella, diciéndome que lo odiaba? 
Su cuerpo se estaba debilitando rápidamente bajo la maldición. Su vida la estaba abandonando.
Entonces, ¿qué pensaba ella, soñando con un cielo azul que nunca volvería a ver? Yo no lo sabía. 

Aun así, desesperado por entender los pensamientos de Semiko, pasé las páginas. 
Una página después de ese cielo azul, la primera frase de la historia saltó hacia mí. 


Había una vez una cigarra que odiaba el cielo azul. Esta es la historia de esa cigarra mentirosa. 


Era un humano del que se enamoró. 
Y fue una cosa tan trivial que la llevó a eso. Cuando la cigarra aún era joven, se encontró a sí misma enterrada en un agujero por error, y él la sacó. 
Era tan trivial como pensar lo maravilloso que era por hacer eso. 

Por supuesto, ella sabía que era solo una casualidad. Ella no esperaba que él recordara algo tan insignificante. 
Aun así, la vida de la cigarra definitivamente se había salvado en ese entonces. 
Así que cuando la cigarra creció, ella decidió que quería pagar ese favor. 

Los humanos no lo saben, pero cuando las cigarras se convierten en adultos, pueden hablar con los humanos. 
Cuando la cigarra tuviera tiempo, ella se acercaría a él y lo miraría desde lejos. Ella no era una cigarra adulta, así que él no podía entenderla. 
Así que todo lo que ella podía hacer era mirarlo, y hacer ruidos ruidosos. 

“¡Estoy aquí! ¡Nótame!” 
Por supuesto, él no se daría cuenta. La cigarra estaba sola y quería llorar, pero en cambio miró hacia el cielo. 

La cigarra amaba el cielo azul. Ese penetrante cielo azul que parecía aclarar su corazón. 
Mientras miraba al cielo, pensó en cómo le pagaría una vez que fuera adulta. 

Pero una vez que las cigarras se convierten en adultos, pronto morirán. Ya no pueden mirar el cielo azul. 
Odiaba estar triste por el cielo negro. Mirar hacia ese cielo negro, como si fuera a chuparla, siempre la ponía indescriptiblemente ansiosa. 
Aun así, si ella podía encontrarse con él, no le tenía miedo al cielo negro. Todo el tiempo, ella quería hablar con él. 

Una vez un día, veinte años después del nacimiento de la cigarra, se convirtió en una adulta. 
Estaba tan feliz que corrió directamente hacia su casa. 

“Miin-min-min. Miin-min-min. ¡Soy una cigarra!”
 


Después de eso, ella escribió sobre los días que pasó conmigo. 

Como ella se sorprendió de que yo de repente colapsara. 
Cómo mintió para ocultar varias cosas. 
Cómo hizo saltos mortales porque estaba tan feliz porque podía hablar conmigo. 
Cómo vaciló cuando le pregunté por qué estaba dando un salto mortal. 
Cómo se convirtió en mi amiga. 
Y lo verdaderamente feliz que era ella. 

Todos los días que pasé con Semiko estaban allí. 

Incluso escribió sobre el festival. La felicidad de Semiko y la diversión que había recibido claramente en sus escritos. 


Cuando terminó el festival, dijo: “Reunámonos de nuevo el próximo año”. 
La cigarra estaba tan feliz cuando dijo eso, e hizo una promesa. 
Pero la cigarra ya se había convertido en una adulta. Le quedaba poco tiempo. Ella se fue a casa y se entristeció. 

Sin embargo, la cigarra hizo todo lo posible para vivir. Para que ella pueda volver a verlo el año que viene. 
Para que ella pudiera leer la historia que él escribió, y que él leyera su historia. Incluso pensó; como una colegiala, cómo confesaría su amor entonces. 

Pasó el otoño, luego el invierno, luego llegó la primavera. 
La cigarra se mantuvo con vida en medio de las estaciones cambiantes. Hasta el día en que se mostraran sus historias terminadas. 

Y llegó el verano. En medio de los coloridos árboles, bajo los rayos rojos del sol, la cigarra pudo encontrarse con él nuevamente. 
Ella estaba feliz. Ella estaba tan agradecida de verlo. A pesar de que sabía que llegaría el final, brillaba pensando en él. 

La cigarra no se arrepentiría de su decisión en un año, en diez años, en cien años, ni cuando murió. 

“Um, hay algo que he querido decirte”

La cigarra respiró hondo y luego se lo contó. 

“Gracias.” 

Y luego, una cosa más. 

“Siempre te he amado, siempre”

El humano y la cigarra caminaban de la mano bajo el sol de verano. 
No había tristeza ni sufrimiento que encontrar. Simplemente caminaron así juntos, para siempre. 

La cigarra de repente miró hacia arriba. 


Y cuando levantó la vista, vio un penetrante cielo azul.
 


La historia tuvo un final feliz. 

Me pregunté qué pensaría Semiko mientras escribía esta historia. 
Seguramente temía su muerte, sentía que su cuerpo se debilitaba y, sin embargo, seguía escribiendo. 
Ella realmente debe haber sabido que nunca nos volveríamos a encontrar. Y, sin embargo, sin arrepentimientos, escribió hasta el final una historia sobre un mundo, lleno de la luz del sol, que nunca pudo ver. 
Fue increíble. Verdaderamente asombroso. 

Yo quería ser el que le diera las gracias. Pensé en lo contento que estaba de que nos conociéramos. 
Gracias a Semiko, pude ingresar a la escuela de mis sueños. Yo podría escribir historias. Obras maestras que sorprenderían a Semiko. 
Debido a Semiko, podría comenzar con eso. 

Todo fue gracias a ella. Así que necesitaba decirlo yo mismo. 
“Gracias.” “Te amo.” “Oye, muéstrame esa sonrisa inocente otra vez”

Macaron 11

Noté lágrimas en mi mejilla. 
Me quedé allí pensando en Semiko, y lloré. 

Las nubes cubrieron la noche negra y la lluvia cayó con fuerza sobre el suelo. 
Como si lamentara la muerte de Semiko, para siempre. 


*


Otro verano llegó a su fin. 
El sonido refrescante de las campanas de viento fuera de temporada hizo eco en mi habitación helada. 
Estoy escribiendo una historia ahora. Para no olvidar mis recuerdos con Semiko, decidí escribirlo. Terminaré pronto. 
Es posible que esta historia nunca se muestre a nadie una vez que esté terminada. 
Si eso es lo que pasa, entonces está bien. 

Pero si algún día alguien va a leer esta historia, sé quién quiero que la lea primero. 
El segundo lector puede ser cualquiera. Pero la primera será ella. 
No sé cuándo podrá ser, pero está en mi lista de tareas pendientes. 

Creo que seguiré escribiendo hasta entonces. 
Todas estas historias para Semiko para reír y llorar. 

Y luego … Y luego … 

Deseo … 

Deseo que llegue el día en que podamos mostrarnos nuestras historias y reírnos. 
Y creo que dejaré mi pluma y terminaré esta historia ya que deseo algo tan fuera de lugar. 

Abrí la cortina en la ventana norte que Semiko había señalado una vez. 
La piedra verde esmeralda que me dio brillaba en el alféizar de la ventana. 
Tal vez Semiko está en algún lugar mirando lo mismo. 
Pensando eso, saqué la cabeza por la ventana. 

Bajo el cielo que soñaba Semiko, el sol iluminaba cálidamente la tierra. 
Los árboles verdes y los brillantes rascacielos cubrían brillantemente el mundo. 
La hierba se balanceó, y la brisa del verano de la noche rozó mi piel. 

Mirando por encima de este mundo lleno de resplandor, cerré los ojos. 
Pensando en alguien, recordándola con cariño, giré mi cabeza lentamente hacia arriba. 


Abrí mis ojos a un penetrante cielo azul. 


FIN


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s