La historia de una chica que ama el macarrón y que de alguna manera vivió mil años: Historia 01



[Anterior] [Índice] [Siguiente]


(NTE: El macarón o macarrón es un tipo de galleta tradicional de la Gastronomía de Francia e Italia hecha de clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. imagen)


La historia de una chica que ama el macarrón y que de alguna manera vivió mil años

 

Abrió los ojos a un penetrante cielo azul.

Era tan brillante que hacía que sus ojos se estrecharan un poco. 
Mirando distraídamente hacia el cielo, caminó a lo largo del concreto. 
Fue un día como todos los demás. 
Era un cielo como todos los demás. 
Una luz brillante que brilla en el mundo, un viento relajante de principios de verano, un día como siempre. 
Y, sin embargo, a diferencia de esos otros días, no había habido señales de Miko en el laboratorio. 
“Hay algo que quiero decirte mañana…” 
La chica hizo un puchero enojada, recordando cómo Miko le había dicho eso ayer. 
Mientras ella echaba humo, sacó un macarrón de su bolsillo y lo comió. 

Esta es la feliz historia de una chica de cuentos de hadas amantes de los macarrones. 

*

Ella había sido amiga de Miko durante mucho tiempo. 
Siempre estaban juntas. Lo habían estado durante años. 
Y pensó que así sería siempre, hasta que ese día ella se fue. 

Ella preguntó mientras comía macarrones, “Oye, ¿qué pasó?” 
Pero la gente en el laboratorio en el que trabajaba Miko le dijo cosas como “Tal vez la ha tomado el paraíso” y “Tal vez hizo algo con un agujero de gusano” solo un montón de murmullos que no comprendió. 
“¡No lo entiendo! ¡Dame una explicación más simple!” 
Ella presionó a los trabajadores del laboratorio, pero le dieron una mirada preocupada y se rascaron la cabeza. 
La causa de la desaparición de Miko todavía estaba siendo investigada, por lo que, en la actualidad, nadie sabía realmente lo que había sucedido. 

“¿Volverá ella mañana?” 
“Um… no lo sé”
“¿El día después?” 
“Bueno, no podemos decirlo con seguridad, pero Miko puede que no regrese mañana, o pasado mañana, o nunca más”
“¿Qué? ¡No quiero eso! ¡Haz algo!” 
“No puedes simplemente decirme que haga algo…” 
Todos los trabajadores del laboratorio estaban muy molestos por la chica y se negaron a mirarla a los ojos. 
Ella estaba aburrida ahora que nadie le estaba prestando atención, 
Mientras tanto, el personal del laboratorio continuó su frenética investigación sobre el motivo de la desaparición de Miko. 

Transcurrió aproximadamente un año, y las mentes más brillantes del mundo finalmente determinaron la causa. 
Cuando fue revelado, el mundo fue superado por el dolor. 
Por supuesto, era un asunto complejo, por lo que todo era incoherente para la chica. 
Pero había una cosa que incluso ella podía captar. 

Ese era el hecho de que Miko había viajado mil años en el futuro. 

Para ser precisos: 2 de septiembre de 2999. 
Una fecha lejana, distante, y aún más lejos que eso en el futuro. 
En un mundo donde los humanos pueden o no estar vivos. 

Parecía que todo estaba relacionado con un agujero en el espacio-tiempo en el que Miko había caído. 
Siendo que ella era la persona más hermosa e inteligente de todo el laboratorio, las personas que estaban allí estaban deprimidas para aprender sobre el incidente que le había ocurrido, como si hubieran perdido el mismo sol. 
Como todos ellos eran muy inteligentes, afirmaron firmemente que nunca volverían a encontrarse con Miko. 
Pero ella no era más que una chica de cuentos de hadas amantes de los macarrones, y ella no entendía lo que significaba todo. 

“Oye, de verdad, ¿a dónde fue Miko?” 
“Te lo dije, a mil años en el futuro”
Incluso después de unos diecisiete intercambios repetidos de este tipo, la chica caprichosa no se vio afectada. 
“Estás bromeando. Ella fue a la tienda de donas, ¿verdad?” 
“No, a mil años en el futuro”
“Oye”
“¡Te lo dije! ¡La verdad es que ella viajó mil años en el futuro!” 
“¡Ugh! ¡Sé que dijiste eso, idiota!” 
Después de preguntar unas cuarenta veces y golpear a los trabajadores de laboratorio en el estómago sin ninguna razón en particular, finalmente comenzó a comprender que Miko realmente había viajado mil años en el futuro. 

Sin embargo, la chica sintió que debía haber algo que hacer. 
Después de todo, ella no había escuchado aquello importante que Miko tenía que decirle. 
Miko nunca había roto una promesa. Así que ella seguramente lo escucharía de ella de alguna manera. 

Ella mordisqueó un macarrón y pensó; por el momento, que podría intentar vivir por mil años.

“Entonces, entonces. ¿Cómo debería vivir mil años?” 
Le preguntó a la gente alrededor del laboratorio, pero solo la miraron y se encogieron de hombros. 
“Um, bueno… los humanos no pueden vivir por tanto tiempo”
“Oh, está bien. Entonces, ¿cómo debería vivir mil años?” 
“No estás entendiendo esto en absoluto, ¿verdad?” 
Los trabajadores del laboratorio se sorprendieron y trataron de disuadirla. 
Le contaron cosas sobre las enzimas activas, el proceso de envejecimiento y otras cosas, y todas las razones por las que los humanos no pueden vivir por más de mil años. 

Estas cosas pasaron directamente por sus oídos, y ella continuó comiendo macarrones. 
Ella no entendía todas las cosas complicadas que decían. 
Pero lo que sí sabía era que comer macarrones la hacía feliz. 

Mientras preguntaba a los investigadores del laboratorio, finalmente encontró a un anciano solitario que le dijo esto: 
“Hmm… No es necesariamente imposible, pero este método es algo…” 
“¿De verdad? ¡Lo intentaré!” 
Su cabeza estaba llena con nada más que Miko y macarrones, sin dejar espacio para palabras como “consecuencia” o “riesgo” Ella aceptó la oferta del anciano sin preguntar ninguno de los detalles. 

Y así, la chica se convirtió en un sujeto de prueba para cierta organización. 
Fue una especie de experimento fantástico que involucró células iPS y células madre embrionarias, y se entremezcla con telómeros para hacer esto y aquello.  (NTE: células iPS (induced Pluripotent Stem) son un tipo de células madre con características pluripotenciales (capaces de generar la mayoría de los tejidos) derivadas artificialmente de una célula que inicialmente no era pluripotencial. Las células madre embrionarias (ESC) son células pluripotentes, lo que significa que pueden fabricar cualquier otra célula del cuerpo. Están formadas a partir de blastocistos, células encontradas en embriones humanos en sus primeras fases de desarrollo. Los telómeros son los extremos de los cromosomas. Normalmente estos extremos se van acortando conforme la celular se divide, cuando los telómeros se agotan ocasiona la muerte celular)
Comenzó con escasas esperanzas de que pudieran descubrir una forma de vida capaz de vivir mil años, pero no había ni siquiera una posibilidad entre un millón de posibilidades de éxito. 
Efectivamente, la chica no entendió una sola cosa acerca de la medicina, y no hizo ningún intento de hacerlo. 
A pesar de que era un experimento que no tenía garantía de supervivencia (pero a cambio de una increíble suma de dinero), estaba más preocupada por el hecho de que tenía que suspender sus macarrones diarios por el momento. 

En el fondo, ella juró, mientras tomaba la medicina que la gente le dio: 
“¡Me encontrare con Miko dentro de mil años!” 
Nadie lo sabía todavía, pero afortunadamente, en ese momento, rápidamente se convirtió en inmortal. 

*


“Aquellos de ustedes que tomaron la medicina, por favor regresen a sus habitaciones”
La gente de la organización vestida con trajes negros dijo esto, y ella regresó a su habitación asignada como se le había dicho. 
Mientras trotaba y miraba el lugar, se sorprendió al descubrir que se parecía a un hotel de clase alta. “No será tan malo vivir mil años en algún lugar tan bonito” pensó. 
Llegó a la puerta de su habitación y una señorita de negro le dio una llave en forma de tarjeta. 

“Sería muy malo si perdieras esto, así que, por favor, cuídalo bien”
“¡Sí, señorita!” Respondió ella con energía. 
Al ver la sonrisa inocente de la chica, la dama de negro parecía un poco preocupada. 
“Cuando quieras entrar en la habitación, coloca la tarjeta allí”
Señaló una ranura sobre la manija de la puerta. La chica asintió, y una vez más respondió con entusiasmo: “¡Ya entiendo!” 
Puso la tarjeta en la ranura y la puerta se abrió silenciosamente. Mirando dentro de la habitación, vio enormes pilas de manga. (NTE: One Piece de seguro :v)
“¡Vaya, increíble! ¡No he visto tantos mangas en un solo lugar desde ese manga café ayer!” 
“Léelos cuando quieras”
“¡Gracias! ¡Eres tan agradable, señorita!” 
La dama de nuevo pareció preocupada y susurró: “No tanto” lo suficientemente tranquila como para que la chica no escuchara. Entonces ella rápidamente se fue. 
La chica pasó hasta la mañana siguiente leyendo Doraemon. 

“Sujetos, por favor informen a la plaza”

Una voz aguda sonó desde un altavoz cercano, poniendo fin a su lectura de Doraemon. 
Ella no quería molestar, pero decidió dirigirse a la plaza. 
Allí, encontró a otros que habían tomado la medicina ayer.
Sin embargo, pronto se dio cuenta de que eran menos, aproximadamente la mitad de lo que había habido antes. 
Se miraron con ansiedad, pero ella solo pensó “Supongo que todos se quedaron dormidos hasta tarde. Hombre, yo también debería haber dormido…” sin dejar de leer un tomo de Doraemon con una mano. 
Los sujetos volvieron a tomar el medicamento, les extrajeron la sangre y eso fue todo. 
Los días siguieron así. 

La chica hizo muchos amigos en el centro de pruebas. 

Estaba la despreocupada Maa-chan. 
Ella había trabajado en un trabajo nocturno para apoyar a un chico que le gustaba, pero no estaba funcionando, así que vino a hacer el experimento. Maa-chan siempre se veía tan feliz cuando hablaba del chico. Aun así, a veces se quedaba fuera y miraba sola al cielo nocturno. 

Estaba el siempre enojado Kei-kun. 
Le encantaba ver a los caballos, y en el proceso de verlos correr todos los días, de alguna manera se rompió por completo, así que vino aquí. Dijo que una vez que el experimento haya terminado y que tenga mucho dinero, le gustaría ir a ver a los caballos de nuevo. 

Ahí estaba la normalmente nerviosa Yuu-chan. 
Cultivó una especie de planta que te hacía feliz cuando la fumabas, pero hacía que algunas personas importantes se enojaran con ella. Pero ella no estaba desanimada; con la esperanza de que todos se alegraran, extendió las semillas de su planta en las vías fluviales de la nación. Ella pronto se encontró siendo traída aquí. Ella dijo que una vez que obtuviera mucho dinero y pudiera salir de allí, iría a esparcir sus semillas para hacer feliz a todo el mundo. (NTE: jajajaja XD)

Estaba Satomi-chan, que estaba callada, no hablaba mucho y tenía muchos cortes en el brazo. 
Claramente habían sido autoinfligidas, pero la chica no podía haberlo sabido. Así que ella pensó que Satomi-chan debió haber luchado contra un enemigo poderoso por haber sufrido tales heridas, y por eso siempre la miró con respeto. Ella y Satomi-chan se relajaban leyendo mangas juntas, y la primera cuidaba amablemente a la segunda. 

Todos los días después del experimento, todos se reunían en la habitación de las chicas, jugaban con su cabello rosa pastel y hablaban toda la noche sobre sus vidas antes de que llegaran. La chica solo hablaba de macarrones, así que se llamaba Macarrón-chan. 
Ella nunca había tenido amigos además de Miko, así que pasar los días con gente tan amable fue refrescante y una alegría para ella. También estaba contenta de haberse ganado un apodo, tan contenta que saltaba por la habitación todos los días cuando estaba sola. 

Aun así, había menos personas que se presentaban al sitio de prueba cada día. 
La bulliciosa congregación de más de quinientas personas se había reducido a un número fácilmente contable. 
En el vigésimo día del experimento, Kei-kun no fue al sitio de prueba. 
Hasta entonces, la chica había pensado que la gente se estaba aburriendo del experimento y se iba a casa. 
Pero con la desaparición de Kei-kun, se dio cuenta de que ese no era el caso. 
No tenía dinero; Tenía que quedarse aquí hasta el final. 
No había posibilidad de que de repente se fuera a casa en medio de todo. 

“¡¿A dónde llevaste a Kei-kun?” Le preguntó algo enojada a la dama de negro. Ella respondió con su habitual mirada ligeramente preocupada. 
“Desafortunadamente, Kei-kun ha muerto. Pero te dijeron todo esto al principio, ¿no es así? Todos ustedes se inscribieron para esto con pleno conocimiento de lo que podría pasar”
“Eh, ¿en serio…? Supongo que no hay mucho que puedas hacer al respecto, eh”
“Sí. Así que, por favor, deja de patear a los otros investigadores”
Como la dama de negro se lo dijo, ella dejó de patear al viejo de negro. Y ella solemnemente le dijo “lo siento” en el acto. 

Aun así, ella ciertamente no estaba pensando “Oh, bueno, ¿qué puedes hacer?” en el fondo. 
Ella nunca había escuchado realmente ninguna explicación, o había entendido completamente lo qué estaba pasando. Ese día, ella bebió la medicina y los demás se sintieron un poco más deprimidos de lo habitual. 
Yuu-chan comenzó a toser, como si ella hubiera bebido demasiada agua. 
Todos se rieron de esto, y ella dijo: “¡Oye, no te burles de mí!” Con una sonrisa avergonzada. 
Yuu-chan no fue al sitio de prueba al día siguiente. 
Fue entonces cuando la chica decidió que escaparía de las instalaciones.

*

Al día siguiente, ella había decidido escapar. “Oye, ¡deberíamos irnos juntas!” 
Maa-chan y Satomi-chan no respondieron a su sugerencia. Solo la escucharon en silencio. 

El día después de eso, Maa-chan y Satomi-chan llegaron a su habitación. 
“Nos vamos a quedarnos hasta el final” dijeron. 
“¿Por qué? ¡Vamos!” 
Las dos le sonrieron tristemente. 

“Lo… Lo siento. Estábamos preparadas para esto, y tenemos nuestras razones para quedarnos hasta que obtengamos el dinero. Pero estaremos bien. Llegamos hasta aquí, así que sobreviviremos hasta el final”
Satomi-chan le dio a la chica un pedazo de papel. “Aquí hay una dirección. Una vez que hayamos terminado con este experimento de inmortalidad, por muchos años que se necesiten… vamos a jugar juntas ¿vale? Estoy esperando el día en que nos volvamos a encontrar, Macarrón-chan”
“Bien.”
“Bueno adiós.” 
“¡No es un adiós! ¡Nos vemos luego!” 
“Correcto. ¡Nos vemos!” 

Maa-chan y Satomi-chan sobrevivieron para ver el último día que la chica pasó en las instalaciones y la despidieron con una sonrisa. 
Estaba un poco triste por dejarlas atrás. 
Aun así, ella no lloró. Podía hablar con ellas durante horas y horas una vez que se volvieran a encontrar. 

El escape fue inesperadamente fácil. Concedido, ella tuvo la ayuda de Maa-chan y Satomi-chan, pero cuando los guardias no estaban cerca, la seguridad en las instalaciones era una broma. 
Ella saltó por la ventana y, sin mirar atrás, comenzó a correr. 
Maa-chan y Satomi-chan la saludaron desde sus habitaciones. Y siguieron agitando su mano, hasta que la chica estuvo fuera de vista. 
Ella estaba corriendo por su vida, por lo que ni siquiera las notó. 

Uno podría preguntarse cómo se verían en ese momento. 
¿Estaban sonriendo? 
¿O estaban llorando? 
Ella no lo sabía. 

Porque después de eso, nunca volvió a encontrarse con esas dos.

*

Después de correr durante aproximadamente una hora, notó que ni una sola persona de la instalación la estaba persiguiendo. 
“¿Qué? No debería haberse molestado en correr…” pensó para sí misma. 
También se dio cuenta de que incluso después de una hora de carrera, apenas estaba cansada.
Era solo un sentimiento que tenía, pero finalmente comenzó a reconocer que efectivamente se había vuelto inmortal. 
Subió una colina alta y miró hacia la instalación, pero no vio señales de que alguien intentara seguirla. 
Entonces dejó de correr y siguió caminando a paso ligero durante dieciséis horas. 
Habiéndose convertido en inmortal, ella no se sentía cansada después de todo. Sin embargo, hacia el final, su estómago seguía gruñendo. 
Esto le enseñó que incluso si una chica es inmortal, caminar a paso ligero durante dieciséis horas todavía le daba hambre. 

Ella siguió caminando sin rumbo. 
Ella no tenía idea de dónde estaba ahora. 
Ninguno de los caminos por los que caminaba los había visto antes. 
Deambuló durante aproximadamente una semana, hasta que encontró una ciudad bastante grande. Decidió entrar. 
Encontró carteles, pero estaban llenos de nombres de lugares que nunca antes había visto ni oído hablar. Se sentía un poco sola por estar en un lugar tan desconocido. 

Sin embargo, era más preocupante para ella que tuviera hambre. 
Su estómago había estado haciendo un adorable sonido retumbante, pero ahora era un gruñido más fuerte y desagradable. 
Por supuesto, sin embargo, ella no moriría de hambre. No importaba lo que pasara, ella seguía siendo inmortal. 
Pero a ella le hacía feliz comer comida sabrosa, por lo que la comida era un recurso necesario para preservar su felicidad. 
Así que la chica comenzó a pescar a través de los botes de basura. 
Y así fue el nacimiento de una vagabunda inmortal. 

“¿Qué pasa con esa chica…?” 
“¿Qué diablos…?” 
La gente del pueblo susurró lo mismo al ver a la hermosa chica de cabello color rosa pastel, que también parecía bastante joven, escarbando en la basura. 
Todos la miraron, y algunos se detuvieron, hablaron entre ellos y tomaron fotos. 
Pero al final, actuaron como si no la hubieran estado mirando en absoluto. 
Fue un evento increíblemente fuera de lo común que de repente se encontraron ante ellos, así que fue una reacción comprensible. 
“Ooh, ¡encontré un pastel hoy! ¡Hurra!” 
Completamente ignorante de las personas que la rodeaban, cavó en la basura junto a una tienda de dulces, comiendo felizmente las sobras. 
Si le preguntabas, eran unos días normales, pero perfectamente felices. Ella era fuerte. 

“¿Por qué estás hurgando en la basura?” 
Un curioso anciano apareció unas dos semanas después de que la chica retomara su vida de vagabunda. 
Llevaba un traje gastado, y parecía estar al final de los cuarenta. La chica estaba felizmente rellenando sus mejillas con un bizcocho que habían tirado. 
“No puedo morir, pero siento que voy a hacerlo cuando tengo hambre, así que estoy buscando comida” le dijo alegremente. 
“Ya veo… no entiendo muy bien, pero supongo que entiendo lo esencial”
“¡Esto es realmente sabroso!” 
“Pero arruinarás tu estómago comiendo cosas de la basura”
Por supuesto, la chica era inmortal, por lo que podía subsistir únicamente de concreto y no arruinaría su cuerpo en absoluto. 
Pero el viejo no podía haberlo sabido, así que se sentía mal por ella. 

El anciano sacó un macarrón de su bolsillo y se lo entregó a la chica. 
“Come esto.” 
“¿Realmente puedo tenerlo?” 
Al no haber visto un macarrón en mucho tiempo, la chica estaba muy entusiasmada, 
El anciano se rió suavemente de la chica de mente simple. 
“¡Ahaha, por supuesto! Estás a punto de morir, lo apuesto”
“Definitivamente no voy a morir, ¡pero gracias! ¡Hurra!” 
“Qué chica tan extraña…” 
Ella terminó el macarrón del anciano en tres segundos, y declaró descaradamente “¡Quiero más!” 
“Bueno, no tengo más conmigo, pero podría tener algo en casa” dijo con una sonrisa amarga, rascándose la cabeza. 
“¡Vamos a tu casa!” Dijo sin demora. 
Ella siguió justo detrás del anciano mientras caminaban hacia su casa. Ella era una insolente.

*

“¡Whoa, es tan grande! ¡Qué casa!” 
Llegaron a una casa elegante con un jardín. Estaba asombrada por el tamaño de la casa, inimaginable para ella por la irregularidad del traje del anciano. 
“Vamos adentro”
“¡Bueno!” 
Entró como se le había dicho, y encontró que era muy espaciosa. Había una gran entrada con muchos estantes para zapatos y una bonita cocina.
La amplia sala de estar tenía muy pocos muebles, lo que hacía que su tamaño destacara aún más. 

Al llegar a la sala de estar, el anciano sacó un macarrón de un santuario sintoísta y se lo dio a la chica. 
En el santuario había un retrato de una chica. 
“A mi hija le encantaban, ya sabes…” dijo el anciano, mirando el retrato. Por detrás, parecía como si estuviera llorando. 
El anciano parecía terriblemente solo, y así, mientras la chica comía el macarrón, no pudo evitar acariciar la cabeza del anciano. 
“La vida siempre tiene cosas buenas guardadas. ¡Sigue así!” 
El anciano sonrió ante su comentario. 
“Sigue así, ¿eh? Sí, lo haré”
“¡Bueno!” 
“Vaya, es casi como si mi hija hubiera vuelto a la vida” comentó el anciano. 
En ese momento, la chica se puso ansiosa con la idea de que Miko podría haber muerto en el futuro. 

“¿A dónde estás tratando de llegar?” Preguntó el anciano, enfrentando a la chica amante de los macarrones que comía felizmente. 
La chica bajó la cabeza pensando. Después de un rato, su rostro de repente se iluminó con la realización. 
“Bueno, supongo que tengo que ir a mil años en el futuro.”
“¿Mil años? Eso no será fácil”
“Oh, no me crees, ¿verdad? Estoy segura de que no. ¡Créelo!” Ella se asomó a los costados del anciano. 
“Muy bien, te creo, ¡te creo!” 
“¡Bueno!” 
Con una mirada satisfecha, la chica volvió a su trabajo de comer macarrones. El anciano se sentó en un cojín de la sala y encendió un cigarrillo. Parecía muy feliz de verla comer. 

“Entonces, ¿Qué tal suena esperar aquí por mil años?” Dijo el anciano una vez que la chica terminó, como si estuviera llena de macarrones. 
“Ooh, ¡ese es un buen plan!” 
“Lo es, ¿no es así?” 
“¡Muchas gracias!” 
“No, debería estar agradeciéndote”
“Oh, está bien… te dejaré que me des las gracias”
“Hmm…” 
Y el viejo volvió a reír.

*

Vivir con el viejo era extremadamente agradable para ella. 
Él compraría sus macarrones todos los días sin falta. 
Ella amaba los macarrones más que cualquier otra comida, por lo que solo eso la hacía verdaderamente feliz. 

Últimamente, a ella realmente le gustaba donar sangre, y lo mejor de todo era que le habían dado dulces por hacerlo. 
Se supone que no deben extraer sangre hasta después de un período de tres meses desde la última donación, pero ella iba una vez a la semana y se hizo buena amiga del médico allí. 
Sin embargo, no había mucho más que hacer además de eso, así que tenía mucho tiempo en sus manos. 
“Estás aburrida, ¿eh?” Comentaba el anciano, y eso siempre la enfadaba un poco. 
“No, estaba ocupada observando a las hormigas en el parque, contando guijarros en la caja de arena y contando manchas en el techo”
Dijo eso mientras miraba distraídamente al cielo brillantemente colorido. 
En cualquier caso, sí, estaba aburrida. 

A veces, el anciano solía estallar en lágrimas convulsivamente. 
Cada vez que oía un sollozo desde el dormitorio, la chica le acariciaba la cabeza suavemente. 
Ella nunca le preguntó por qué estaba llorando, ni dijo una palabra sobre su hija. 
Sin embargo, cada vez que ella consolaba al anciano, pedía el pago de tres macarrones. 

Aunque vivía con el viejo, no sabía nada de él. 
Ella no sabía qué hacía él durante el día, ni sus comidas favoritas, ni cuáles eran sus pasatiempos, ni por qué vivía solo en una casa tan grande. O si tenía amigos, o dónde estaba su esposa. 
Ella consideraba que estas cosas carecían de importancia, y nunca se le había pasado por la cabeza que debía preguntarlas. 
De hecho, en ese momento, ella nunca consideró que debería hablar más con él, o darle más palmaditas en la cabeza.

*

Ella vivió con el anciano de esta manera durante ocho años y ochenta y dos días. 
Se enfermó a los cincuenta y dos días del octavo año y murió a los ochenta y dos. 
Murió de una enfermedad contagiosa de origen desconocido que se extendió por todo el mundo. 
El período de incubación puede ser de varios años o varios días. No mostraba ningún síntoma hasta aproximadamente un mes antes de que causara la muerte, y actualmente no se conocía una cura. 
La chica no lo sabía, pero era la misma enfermedad que había tomado a la hija del anciano. 

Ella era inmortal, por lo que no era un problema para ella, pero para la gente común era todo lo contrario. La enfermedad se extendió en poco tiempo, envolviendo a toda la ciudad. 
Uno tras otro, la gente del pueblo murió, hasta que ella fue la única que quedó. 
El aire en calma y el viento frío hablaban de la muerte que había azotado a la ciudad ahora vacía. 
Pero la chica sobrevivió. 
Por desgracia, ella sobrevivió a todos ellos. 

“Idiota…” 

Sola en la ciudad, la chica murmuró para sí misma. 
“Cuando estás muerto, ya no puedes comprarme macarrones, ¿puedes…?” 

Ella celebró un funeral sin visitas para el anciano. 
Ella encendió tres de sus cigarrillos Seven Stars y los puso en el suelo. 
El humo se extendió por el cielo de la ciudad deshabitada. 
“Quiero algunos de tus macarrones, viejo…” 
Pero no hubo respuesta. 
Ella se entristeció, y miró al cielo. 
Después de que el anciano falleció, los cielos siempre eran grises, como si todo el color se hubiera desvanecido de ellos. 
Mirando al cielo, se comió el último macarrón que el viejo le había comprado. 
Estaba delicioso, tan delicioso como lo habían estado todos desde que se conocieron. 

Y la chica lloró por un rato. 

Terminó el macarrón, se secó las lágrimas y siguió adelante. 

Ella siguió caminando. 
A través de interminables tierras baldías. 
A través de costas relucientes. 
Entre los árboles meciéndose. 
Entre edificios imponentes. 
Sobre los horizontes de la tierra. 
Sobre los horizontes del mar. 
Ella siguió caminando. 
Incesantemente.

Macaron 01

*

Algún tiempo después, se desarrolló un medicamento para curar la enfermedad que había llevado al anciano a su muerte. 
Fue posible gracias a la sangre que la chica había donado mientras vivía con él, que transmitía la enfermedad. 
Cuando un chico que tenía la enfermedad fue infundido con algo de su sangre, se convirtió en el primer caso de recuperación de la enfermedad. 
Los médicos de todo el mundo estudiaron las células sanguíneas y pudieron crear una cura para la enfermedad que algunos esperaban que acabara con la humanidad. 
La chica no tenía ningún tipo de identificación, por lo que nadie sabía quién había donado la sangre. 
Las células sanguíneas milagrosas dejadas por una persona desconocida se denominaban “La gota de Dios”

“¡Muchas gracias por salvarme la vida!” El chico que fue el primero en ser salvo deseaba poder decírselo a su benefactor desconocido. 
Cuando se le preguntó qué iba a hacer primero una vez que saliera del hospital, dijo algo incomprensible como “No sé, ¿ir a la base secreta?” y se rio.

Pero la chica de cuento de hadas amante de los macarrones que había salvado al mundo no podría haber sabido de esta persona, su felicidad y su gratitud.

En cambio, ella siguió caminando a dondequiera que sus pies la llevaran.

*

Mientras caminaba, pasaron unos cien años. 
En ese tiempo, muchos países grandes se arruinaron, lo que provocó una gran confusión en el mundo. Y muchas personas murieron en disputas a gran escala. 
Pero esto no tenía mucho que ver con ella en realidad, por lo que no les prestó atención. 
Siguió caminando sin pensarlo durante cien años, pero un día, de repente, pensó en el centro de pruebas donde había estado una vez. 

“¿Me pregunto si Maa-chan y Satomi-chan lo están haciendo bien?” 

Con este repentino pensamiento, decidió que los visitaría. 
La dirección que le dieron Maa-chan y Satomi-chan era un apartamento en algún lugar de Japón. Pensándolo bien, dijeron que querían pasar el rato en un apartamento una vez que el experimento haya terminado y fueran inmortales. 
La chica estaba en Europa en ese momento, por lo que tomó un año y medio caminando enérgicamente de regreso a Japón, y finalmente llegó a la ubicación del apartamento. 
Pero no había ninguna casa donde dijeron que debería estar. Sólo un solo camino ancho. 
Lo comprobó una y otra vez, y seguramente no había ningún error. Seguramente… la chica estaba inquieta. 
Podría ser que ella nunca se encontrara con Maa-chan y Satomi-chan de nuevo. Ella no pudo soportar ese pensamiento. 

Ella fue a las instalaciones para preguntar sobre el paradero de Maa-chan y Satomi-chan. 
Cuando regresó al lugar de la instalación nostálgica, encontró un lugar cambiado que no mostraba signos de que hubiera existido. 
Ya no había un magnífico centro de pruebas tipo hotel; en su lugar había un gran parque y una terminal de autobuses voladores. 

“¿Eh? Este debería ser el lugar…” Ella inclinó la cabeza. Justo en el momento justo llegó un autobús volador. 
Ella no sabía nada sobre el destino de Maa-chan y Satomi-chan, así que por el momento se subió al autobús. 
Al ser la primera vez que subía, la vista desde el cielo era una que nunca había visto antes; incluso para alguien que había vivido más de cien años, era una imagen totalmente nueva del mundo. 
El paisaje que se arremolinaba alrededor del autobús era tan deslumbrante que tuvo que entrecerrar los ojos. 

El autobús estaba desierto. 
Aparte de un anciano sentado, no había nadie más alrededor. 
“¿Oye, viejo? ¿Y la instalación en ese lugar en el que estábamos parados?” 
Ella era unos cincuenta años mayor que el anciano, pero no se preocupó por ese detalle y, de todos modos, llamó groseramente al anciano “viejo”. 
Se sorprendió un poco al ser llamado de repente por una joven de cabello color rosa pastel (126 años). 
Aun así, respondió a la pregunta de la chica descarada. 

“Sucedió cuando era pequeño, creo. Parece que estaban haciendo algo turbio, y se expuso. No estoy seguro de los detalles sobre lo que estaban haciendo, pero escuché que fue bastante trágico”.
“¿Qué hay de Maa-chan? ¿Y Satomi-chan?” 
La chica se estaba asustando un poco por las cosas espantosas que el anciano estaba diciendo, así que ella lo preguntó con cierto pánico. Él no tenía ni idea de lo que ella estaba hablando. 
El hombre se rascó el cuello y forzó una sonrisa. “Hmm… No lo sé”
“Maa-chan y Satomi-chan prometieron que jugaríamos juntas”
“Lo siento, no sé nada” dijo con el rostro triste. 

El hombre pasó a informar a la chica de varias cosas. 
Que no había escuchado nada sobre personas del centro que todavía estaban vivas, y cómo los experimentos llevados a cabo en el hospital no produjeron resultados, y que incluso ahora la idea de alcanzar la inmortalidad era un sueño imposible. 
Él le contó todo a ella. 
Ella no entendió. Pero tal vez esta y única vez, en realidad era que ella no quería entender. 

Aun así, de alguna manera sabía que no volvería a ver a Maa-chan y Satomi-chan. 

“Bueno, entonces me iré de aquí. No estoy seguro de entender tu situación, pero no dejes que las cosas te depriman”
Después de hablar durante aproximadamente una hora, el anciano llegó a su parada, o al menos dijo eso, y desembarcó. 
El ahora totalmente vacío autobús volador estaba completamente en silencio, y la soledad aumento. 
La muchacha abrió una de las ventanas del autobús. De repente, se adentró en el cambiante escenario, y el viento azotó su piel. 
Al abrir la ventana, ella bajó audazmente del autobús volador. 
Se sentía bien con el fuerte viento que soplaba contra ella, y el suelo crecía ante ella. 
Maa-chan y Satomi-chan ya no estaban en ese mundo ancho que ella vio. 
De hecho, era probable que todos los que ella conocía ya no estuvieran en ningún lugar. 
El mundo siempre fue tan grande, y ella siempre estaba sola. 

Me pregunto si a Miko le va bien. 

Este pensamiento de repente cruzó su mente a mitad de otoño. 
Y luego ella se zambulló en un lago.

*

En el año 2200, los efectos del calentamiento global hicieron que varias masas de tierra de todo el mundo se hundieran en el mar. 
El exceso de dióxido de carbono calentó el agua, por lo que sería solo cuestión de tiempo antes de que el hidrato de metano de las profundidades marinas comenzara a fundirse. 
Una vez que eso sucediera, la temperatura de la Tierra aumentaría exponencialmente y, con el tiempo, la humanidad seguramente perecería. 
Esta teoría parecía muy plausible para muchos. 

Las personas que viven a lo largo de las costas apoyan frenéticamente la ecología. 
Este eco-auge no supo parar; especialmente en Australia, donde los efectos del calentamiento global eran muy evidentes, comenzó una organización religiosa llamada Eco Salvadores que constituían la mayor parte del esfuerzo. 
Todos en el hemisferio occidental, antes de las comidas, y antes de acostarse, saludaban alrededor de un palo verde y ofrecían oraciones al dios Eco-Eco. 
Pero la mayoría de la humanidad, que había renunciado a tratar de vivir en este mundo, se sentaba en su casa con el aire acondicionado en plena potencia, viviendo días sin esperanza. 

Y mientras la gente del mundo se convertía a una vida de desesperación interior, la chica nadaba en el océano todos los días. 
Le encantaba bañarse en el mar, así que el calentamiento global la complació enormemente. 
En un calor casi hirviente, se fue a nadar en el océano unas veintiséis veces a la semana. 
Sintió que los trajes de baño digitales no coincidían con su piel, por lo que nadó desnuda durante trescientos sesenta y cinco días. 

Mientras nadaba, pasaron décadas en un abrir y cerrar de ojos. 
En ese tiempo, dos séptimos de la masa terrestre del mundo se convirtieron en mar. 
La gente sintió como si fuera el fin del mundo, y las tasas anuales de suicidio por fin alcanzaron los 150 millones. 
Los suicidios comenzaron superando en número a los nacimientos en este escenario anterior al día del juicio final. 
En Japón, abandonaron la noción de “primavera, verano, otoño, invierno” y dividieron el año en “temporada cálida” y “temporada ligeramente menos calurosa”. 
Así que nadie recordó la antigua celebridad que cantó “En primavera es el amanecer”

Pronto, el mayor temor de la humanidad se realizó. 
El hidrato de metano de las aguas profundas comenzó a derretirse. 
Una cuenta atrás para la muerte de toda la humanidad comenzó silenciosamente. 
En este mundo condenado, la gente buscó la salvación en la religión. Para entonces, los creyentes en los Eco Salvadores superaban ampliamente a los cristianos. 
Cuando la gente de todo el mundo adoraba a su nuevo e incomprensible dios Lord Eco-Eco, el fin se acercaba. 

Y la chica todavía seguía bañándose en el mar. 
Como resultado de nadar veinticuatro horas al día durante décadas, su piel estaba bronceada y de color marrón claro, y se volvió muy saludable. 
Ella había dominado la natación, y últimamente había empezado a nadar en el Pacífico con un golpe de mariposa. 
“¡Hurra por el calentamiento global!” Gritó a nadie en medio del Océano Pacífico.

*

Un día en medio de sus vacaciones, un pequeño meteorito se estrelló contra la Tierra. 
Aterrizó justo en una playa donde la chica estaba nadando cerca. 
Por suerte, ella era la única que estaba cerca, ya que el impacto fue tan sorprendente que instantáneamente habría matado a cualquiera en un radio de quinientos metros. 
Pero la chica era una chica de cuento de hadas resistente, inmortal y amante de los macarrones, así que estaba bien. 

“Caray, ¡eso me sorprendió!” 
La chica había sido arrojada por el impacto y aterrizó en la playa. Frotándose la cabeza, fue a investigar la fuente. 
Había un pequeño cráter formado por el meteorito, que hablaba de la gravedad del impacto. 
“Puyopuyopuyo…” 
Al acercarse al meteorito, se dio cuenta de un extraño sonido. 
Poco a poco se acercó a la fuente del lindo ruido burbujeante. 

Encontró una extraña criatura parecida a un malvavisco blanco. 
“¿Qué? ¿Eres mochi?” 
“¡Puyopuyo!” 
“Whoa, ¡habló!” 
Blanco, redondo, pequeño… Una criatura que nunca antes había visto estaba rebotando alrededor del meteorito. 
“Caray, ¡esto es un poco aterrador! ¡Criatura aterradora que no puedo comprender!” 
La chica inmortal era en realidad la criatura más incomprensible presente, pero la criatura blanca que rebota no tenía manera de decir ese comentario. 
Cuando la criatura vio a la chica, cayó sobre la arena, se acercó a sus pies y luego se posó en su brazo. 
“¡Aww! ¡Ahora que te miro, eres realmente lindo!” 
Ella rápidamente tomó un gusto por la criatura. 

Comenzó saltando enérgicamente alrededor de su brazo, pero gradualmente comenzó a cansarse. 
Incluso su sonido parecía menos entusiasta de lo que había sido al principio. 
“¿Tienes hambre? Espera un segundo”
La chica sacó una dona de una mochila y se lo ofreció a la criatura. 
“¡Puyooo!” La energía regresó a ella de inmediato. 
Saltó con fiereza sobre la dona y la masticó. 
“¡Wow, masticas como un luchador de sumo!” 
“¡Puyopuyo!” 
“Aww, eres demasiado lindo. Ya sé, te daré un nombre!” 
“¡Puyu!” 
“Ya que comes comida como un luchador de sumo desde el principio, desde ahora te llamo Gocchan”
“¡Poyopuyun!” 
Y así llamó a la criatura “Gocchan” y la alimentó con dulces todos los días. 
Gocchan con gusto se comió los dulces que se le dieron. 
Incluso en un mundo al borde del calentamiento global, pasó sus días jugando con la extraña criatura. Ella era una despreocupada. 

*

Un día, aproximadamente una semana después de que recogió a Gocchan, fue a darle dulces como de costumbre, pero encontró un segundo  Gocchan saltando alrededor. 
“¿Qué es esto?” Solo podía mirar con estupefacción.
Cuando los dos Gocchan la vieron, se acercaron con un lindo salto, luego se comieron rápidamente todos los macarrones que tenía en sus brazos. 
“Oh, eres demasiado lindo para decir que no…” 
Ella era una de las que fundamentalmente no pensaba en cosas complicadas. 

*

 

Macaron 02

Después de eso, Gocchan continuó multiplicándose como las ratas. 
Como resultado de dar siempre los dulces a Gocchan, se dio cuenta de que ahora tenía sesenta Gocchan rebotando a su alrededor. 
Por supuesto, la cantidad de dulces que tuvo que darles se multiplicó al mismo ritmo, y ya tuvo que reducir el consumo de macarrones ligeramente. 

La chica sabía que tenía razón para preocuparse por la situación, y no podía simplemente ignorarla, por lo que decidió dejar ir Gocchan. 
Si las cosas siguieran así, no tendría más dulces que darles. 
Si ella no pudiera tener algunos macarrones para ella misma, sin duda se volvería loca. 
A veces, se deben tomar decisiones dolorosas por la propia felicidad. 

“Lo siento… solo voy a hacer un nado de mariposa…”, murmuró a Gocchan, y continuó su maravillosa vida de vacaciones. Ella no tenía ninguna motivación para cambiar su vida por el bien de Gocchan. 
Para ser honesto, los macarrones y las vacaciones fueron aproximadamente un millón de veces más importantes para ella que Gocchan. A veces, los humanos pueden ser criaturas indiferentes. 

Así que entregó a Gocchan a un amable investigador cercano. 
“Lo siento, Gocchan # 1 a # 100, pero por mi propia felicidad, ¡te dejo ser feliz en el cuidado de este viejo desconocido!” Dijo, señalando la casa del investigador. 
Antes de que ella lo supiera, Gocchan se había multiplicado a un número aún mayor. 

“Er, ¿qué son estas criaturas?” 
“¡Hacen sonidos burbujeantes! Lindo, ¿eh? ¡Cuídalos bien!” 
“¿Qué son exactamente? Y cómo llamarlos… Qué debo hacer…” 
“Nómbrelos como quieras. ¡Buena suerte!” 
Con una instrucción final al investigador para asegurarse de darles dulces todos los días, se fue con un suspiro de alivio. 
Gocchan parecía triste cuando le daban una palmada en la espalda. 
El investigador sobre el cual estas incomprensibles criaturas también habían sido forzadas, con ojos como un pez muerto, comenzó a lloriquear junto con ellos.

*

Tres años después, se reveló la verdad sobre Gocchan. 
Era un organismo onírico que inhalaba gases de efecto invernadero y exhalaba oxígeno. 
Los estudios científicos pronto comenzaron, y todos los detalles sobre la composición de Gocchan fueron finalmente comprendidos. 
Según la investigación, no fueron los dulces sino el azúcar lo que hizo que se multiplicaran. Además, dado que podían inhalar los gases de efecto invernadero en gran medida y hacer que el aire fuera inofensivo, tener demasiados no era un problema. 
Fueron vistos verdaderamente como salvadores de la humanidad, dada la situación actual. 
Además, si a un Gocchan no se le daba azúcar, todo lo que resultaba eran en los ruidos que hacía sonar un poco más tristes; Su cuerpo no parecía totalmente afectado. ¿De qué tenía que preocuparse la chica? 

Cinco años después de que comenzara la investigación, todos los países habían reconocido la utilidad de las criaturas. Dos años después de eso, se pusieron en práctica métodos sistemáticos para aumentar su número. 
A medida que los Gocchan se multiplicaban, absorbían todos los gases de efecto invernadero del mundo, reduciendo el clima global en un instante. 
El torpe investigador con el que la chica dejó a Gocchan ganó el Premio Nobel de la Paz, el Premio Nobel de Biología y un montón de otros grandes premios como ese por su descubrimiento de los organismos que salvaron el mundo. 
Además, recibió una cantidad absurda de dinero, de manera que podía comer más de cien macarrones al día durante mil años y aún tener dinero de sobra. (NTE: me imagino a macarrón-chan llegando una noche y haciendo un berrinche en el jardín de la mansión de ese tipo exigiendo macarens XD)

Personas de todo el mundo celebraron a los Gocchan como los salvadores de la humanidad. 
Los esponjosos salvadores blancos recibieron oficialmente el nombre de “Dios”. 
Y, también fanático de su apariencia adorable, la gente los adoraba como dioses. 
Algunos jóvenes se referirían cariñosamente a ellos como “God-chan” (Dios-chan). Más tarde, para que sea más fácil decirlo, el apodo cambió a “Gocchan”. 
Milagrosamente, era exactamente el mismo nombre que la chica les había dado. 

La chica amante de los macarrones no sabía nada de los tiempos ni de esto, y estaba felizmente empapada en el Pacífico como siempre.

*

El año 2456. Era un día de verano en el que zumbaba un número inusual de cigarras. Ese día, la primera vida inteligente en el espacio llegó a la Tierra. 

Había llegado específicamente desde muy lejos del sistema solar, y poseía un proceso de pensamiento muy diferente al de los humanos. 
Dentro de esta historia, llamaremos temporalmente a la criatura Paraporopurun. 
La característica más sorprendente de Paraporopurun fue su increíble capacidad ofensiva. 
El paraporopurún causaría destrucción y asesinato de la misma manera que los humanos desayunaban. 
El día que Paraporopurun aterrizó en la Tierra, todas las personas de la prefectura de Nagano fueron diezmadas como trozos de arena. 

Pero esta era solo una de las características temibles de Paraporopurun. Otro fue su enlace espiritual. 
Justo cuando el Paraporopurun aterrizó en la Tierra, se dividió en clones de sí mismo. 
No importaba cuán lejos se alejaran el uno del otro, todos sabían de inmediato quién estaba bajo qué ataque y quién estaba comiendo qué comida. 
El paraporopurun también era bastante inteligente, por lo que no importa qué estrategias hayan pensado los humanos, podría resolverlas rápidamente e idear un contraataque. 
Misiles patriot, armas láser, bombas atómicas, bombas de hidrógeno, todas tuvieron poco efecto en Paraporopurun. Eran como huesos de pescado. (NTE: El MIM-104 Patriot es un sistema de misiles tierra-aire de largo alcance fabricado por la compañía estadounidense Raytheon imagen)
Sus setenta y seis ojos abultados, sus tres mil quinientos cuatrocientos cuatro corazones, con sus tres mil brazos largos que tenían trescientos millones de alveolos unidos, Paraporopurun continuó su masacre. 
Solo se había multiplicado a cien, pero eso aún era suficiente para aniquilar a la humanidad. 

Después de su aterrizaje en 2456, Paraporopurun diezmó a la mitad de la humanidad en menos de treinta años. 
Europa estaba particularmente devastada, y no estaba claro si la gente había sido reducida a partículas o átomos. 
La basílica fue demolida como alguien que juega a Sim City, y los Alpes fueron aplastados. El paraporopurún se bañó en el Rin, lo contaminó con fluidos extraños y desconocidos y convirtió el agua en un rojo purpúreo. Stonehenge fue arrojado fuera de la atmósfera y se convirtió en escombros espaciales. 

La humanidad intentó desarrollar armas biológicas para usar contra Paraporopurun, pero en general fueron infructuosas. 
Independientemente de las armas que desarrollaron, Paraporopurun las convertiría en polvo en unos tres segundos. 
El único éxito entre ellos fue una chica humana que se convirtió en un arma biológica. 
La chica, de unos quince años, llevaba sustancias desconocidas en su cuerpo y fue sorprendentemente efectiva como arma. 
Pero incluso los mejores inventos de la humanidad no lograron eliminar a Paraporopurun. 

Por el feliz cambio de siglo en el año 2500, la población se había reducido a doscientos millones. 
Una mirada a los ojos de cualquiera podría decirle que la aniquilación estaba a acecho. 
En medio de todo esto, la chica con mucho tiempo en sus manos estaba explorando el océano sin preocupaciones. 
Con su inmortalidad, incluso pudo vivir en las profundidades del mar.

*

Cuando la chica salió a la superficie por primera vez en cincuenta años, el mundo anterior había cambiado drásticamente. 
No quedaba rastro de su tienda de dulces favorita, y las carreteras estaban llenas de baches. 
Estaba demasiado sorprendida para hablar, y comenzó a girar y girar a lo largo del concreto. Ella giró, luego cayó justo en un bache frente a ella. 
“¡Ay!”, Murmuró en voz baja, habiendo golpeado su cabeza en el agujero. 
“Entonces, esto no es un sueño, eh…” 
Ella reconoció que estaba viendo la realidad. 
Ella caminó alrededor, queriendo saber por qué las cosas se habían puesto así. 
Viajó por todo Japón, pero en todas partes era igualmente estéril. 
La Tokyo Skytree había sido rota, el Sapporo Dome estaba boca abajo, el Shachihoko dorado había sido destrozado y arrojado al mar, y el lago Biwa era una imponente duna de arena. 
Los rostros de las personas carecían de vida, inexpresivos como si ya estuvieran muertos. (NTE: el lago Biwa es el lago más extenso (ocupa un área de 670 km²), más grande y más antiguo del país. Está ubicado en la prefectura de Shiga, al noreste de Kioto, la antigua capital.)

Cuando llegó a Okinawa, vio a una chica y una extraña criatura en lo alto del Castillo Shuri embistiéndose con una velocidad increíble. 
La chica amante de los macarrones no sabía que este último era Paraporopurun, pero sí reconoció que no era una criatura de esta tierra. 
La chica que peleaba estaba claramente muy cansada, habiendo recibido muchas heridas severas. Después de luchar durante casi treinta minutos, la chica y Paraporopurun emitieron una luz cegadora y desaparecieron en el cielo del noroeste. 
Después de dar testimonio de esto, la chica solo pudo suspirar: “Seguro que es un mundo peligroso en estos días”
Honestamente, mientras pudiera comer macarrones, no le importaba mucho la aniquilación de la humanidad. 

Sin embargo, la forma en que iban las cosas pronto se volvió menos insignificante para la chica. 
Ella había soportado mientras exploraba las profundidades del mar, pero como estaba de vuelta en la superficie, quería ir a buscar una tienda de dulces. Sin embargo, ella no había visto ninguna en ningún lugar donde había ido a Japón. 
Como resultado de la devastación mundial de Paraporopurun, su línea de suministro de macarrones había sido completamente destruida. 
En estos tiempos desesperados, si tuvieras tiempo para hacer macarrones, lo gastarías haciendo armas biológicas o nucleares. Ninguna tienda de dulces podría existir en un mundo así. 
Recorrió todo el país, pero no pudo encontrar una sola tienda que vendiera cosas dulces. 
Sollozó y gimió en verdadera desesperación ante el pensamiento de que nunca volvería a comer macarrones. 
Incluso cuando el anciano murió, ella solo había llorado un poco. 
“¡Waaah! ¡Nooo! ¡Aliméntame! ¡Aliméntame con macarrones!” Gritó la chica, rodando y lanzando una rabieta en la calle vacía. El suelo estaba mojado con sus lágrimas, y su llanto hizo eco en la noche. 

Ella lloró durante tres días. Sintiéndose vacía, finalmente se detuvo. 
Su cabello rosa pastel estaba sucio de grava y arena, y su cara estaba manchada de lágrimas y mocos. 
Estaba llena de siglos de tristeza. 
“Macarrones… macarrones…”  (NTE: el trabalenguas andante sentirá el verdadero terror :v)
Deambuló como un fantasma por el mundo en ruinas, murmurando una y otra vez. En tiempos mejores, no sería sorprendente que la policía la arrestara, dada la extraña actitud con que actuó. 
Pero la vida no siempre es mala. La felicidad pronto vino sobre ella. 

“Por aquí, señorita”
Hablaron de repente con la chica en la ciudad en ruinas de Tokio. 
Allí estaba un anciano que llevaba un delantal. 
“¿Qué es? Estoy realmente triste porque no puedo comer macarrones. Déjame en paz”
“Sólo ven aquí por un segundo”
“Ugh, ¿qué es? ¡W-Whoaaa!” 
En sus manos, sostenía macarrones perfectamente redondos y coloridos, que ella había anhelado ver más que el sol naciente. 

“¡Guau! ¡Wow! ¡Macarrones! ¡No es un sueño! ¡Bueno, tal vez sea un sueño! ¡Espero que no sea un sueño!”, Gritó la chica, golpeándose la cabeza. 
“¡Ouch! ¡No es un sueño! ¡Wooow!” 
La chica estaba tan feliz que se echó a llorar. 
“¿Estás bien, señorita…?” Preguntó el anciano de delantal con una leve sonrisa, retrocediendo un poco ante la reacción de la chica. 
“¡Estoy bien! Pero de todos modos, ¿qué pasa con esto?” Preguntó la chica con una sonrisa después de secarse las lágrimas. Ella estaba muy, muy feliz. 
El anciano en delantal respondió con calma a la pregunta de la chica sonriente. 
“Son del mercado negro. Esos son para ti. Esas cosas destruyeron mi tienda hace una década”
Miró un montón de escombros con una cara dolorida. 
La chica tampoco podría haberlo sabido, pero los escombros eran los restos de una tienda destruida por Paraporopurun. 
“Bueno, aun así, me encanta hacer macarrones. Espero poder abrir la tienda de nuevo una vez que la paz vuelva a este mundo. Así que tengo que mantener mis habilidades, hacer y vender macarrones todos los días. Eres linda, señorita, por lo puedes tenerlos gratis”
“¡Hurra! ¡Gracias!” 
“¡No hay problema! ¡Ven a mi tienda una vez que el mundo vuelva a ser pacífico!” 
“Está bien. ¡Espero que sea pacífico pronto!” 
El anciano del delantal le dio a la chica diez macarrones, y ella saltó alegremente. 
El anciano sonrió con satisfacción ante su alegría.

*

“Está bien, ¡nos vemos de nuevo!” 
“Bien, ¡adiós!” 
La chica se despidió del anciano del delantal y corrió a través de lo que había sido Shibuya. Sostenía una bolsa de papel con macarrones en ella. 
Con gran ánimo, corrió por Tokio en busca de un lugar para comer con la mejor vista. 
En ese momento, una forma de vida sombría apareció ante sus ojos. 
Tenía setenta y seis ojos, tres mil brazos. Adelgazante, resbaladiza, piel rojiza-púrpura, corazones expuestos y trescientos millones de alveolos. 
No podría ser otro que Paraporopurun. 

“Oh, estás…” 
En el instante en que la chica dijo esto, Paraporopurun disparó un brazo hacia ella a una velocidad imperceptible. Tan pronto como solo uno de sus tres mil brazos la tocó, su cuerpo salió volando como una pelota de goma ligera. 
La fuerza de esto haría pedazos a una persona común, pero la chica era inmortal, por lo que sobrevivió. 
Sin embargo, los macarrones que sostenía cayeron al suelo y se embarraron. 
“Oww… ¡Ahhh!” La bolsa de papel rasgada entró en su visión, luego los macarrones que habían caído al suelo. 
Al ver estos macarrones en ruinas, se llenó de una emoción que no había sentido antes. 
La chica que generalmente había vivido tomando las cosas con calma ahora tenía una cara roja de rabia. 

“¡Tú…! ¡¿Sabes lo que has hecho? ¡Estos macarrones son el trabajo de la vida del anciano! ¡Son extremadamente preciosos, y ahora no puedo comerlos! ¡Ahora discúlpate! ¡Discúlpate!” 
“… ….. ¡…..!” 
A pesar de que ella gritaba ruidosamente, Paraporopurun seguramente no entendía su lenguaje terrestre. 
Paraporopurun hizo algunos ruidos extraños y vibraciones y volvió a girar uno de sus brazos. Como antes, la chica fue arrastrada. 
Volvió a golpear el suelo, esta vez aplastando unos cuantos macarrones con su trasero. 
“¡…! ¿…..? … ¡…! …” 
“¡Oww! ¡Grandísimo tonto!” 
Ella gritó de nuevo, y comenzó a tirar los macarrones desde el suelo hacia Paraporopurun. 
Milagrosamente, los macarrones fueron directamente a la boca de Paraporopurun, de la cual solo tenía uno. 
“. ………… … …… ¡…..!” 
Inmediatamente, el rostro violeta rojizo de Paraporopurun se volvió verde amarillento. 
De repente dejó de moverse, y con un ligero temblor, voló hacia el cielo del oeste haciendo ruidos extraños. 
“¡Espera! ¡Devuelve mis macarrones!” 
Sus palabras hicieron eco en el cielo.

*

Unos días después, todos los Paraporopurun fueron eliminados. 

Para Paraporopurun, los macarrones fueron un alimento aterrador que indujo lo que los humanos llamarían parálisis y alucinaciones fuertes. 
Cuando Paraporopurun se comió los macarrones, se confundió, y el estado alucinógeno se extendió a través del enlace espiritual a todo los Paraporopurun. 
Fuera de su sano juicio, comenzaron a matarse unos a otros, y su número se redujo visiblemente. 
En menos de una semana, casi todos los Paraporopurun habían muerto, hasta que finalmente solo quedaba uno. 
El último Paraporopurun fue rápidamente eliminado por la chica arma biológica. 
Y así, la paz fue fácilmente devuelta al mundo. ¡Hurra! 

“….. … ….. …..” 

El último Paraporopurun restante, justo antes de que fuera asesinado, dijo algo en un lenguaje desconocido para los humanos. 
Los miembros de un equipo creado para crear una estrategia contra Paraporopurun entendieron algunas cosas sobre el idioma y convirtieron su trabajo final en traducir las últimas palabras de despedida de su enemigo. 

“Vi a la diosa”

Hay que tener en cuenta que estas últimas palabras del Paraporopurun fueron pronunciadas en un estado de parálisis y alucinación, y por lo tanto son tonterías. 
Pero, por supuesto, la gente de todo el mundo no le prestó atención y creyó que una gran diosa había salvado la Tierra. 
El invasor que los había atormentado durante medio siglo había sido destruido abruptamente un día. Así que no podías culparlos por pensar eso. 
Y así comenzó la Iglesia de Venus, una religión para celebrar a la diosa que había salvado a la humanidad. 
Su número aumentó rápidamente, y en menos de cincuenta años, el noventa y cinco por ciento de la humanidad era venusina. (NTE: podre Gocchan y palo verde-chan :,v)
La diosa del cuento de hadas que ama a los macarrones en cuestión ni siquiera sabía que se había convertido en una diosa, y realizó un recorrido por todas las tiendas de dulces del mundo. 

Y entonces ella estaba en algún lugar, felizmente llenándose las mejillas con macarrones.

*

Se resolvieron todo tipo de problemas en la Tierra y el mundo disfrutó de una larga paz. 
Aunque Paraporopurun había puesto a la humanidad al borde de la aniquilación, la población ya había aumentado a 10 mil millones. 
Con poco más que hacer en un mundo pacífico, comienzan a investigar todo tipo de cosas que no se comprenden del todo para matar el tiempo. 
En primer lugar, todo sobre el cuerpo humano. 
Luego el mar profundo. 
Luego todas las criaturas en la Tierra, y la historia de la Tierra misma. 
Todo, desde la tecnología perdida hasta cómo hacer el mejor curry posible. 
Cada cosa concebible. 

Mientras la chica vagaba por el mundo durante doscientos años, casi no había nada en el planeta que quedara sin explicación. 
El origen de la Tierra, los secretos de la vida y los misterios de las profundidades del mar se habían aclarado. 
Las personas inteligentes decidieron que continuarían resolviendo cosas más allá de su propio planeta. Atraídos por el romance de mundos desconocidos, los científicos centraron su atención en la investigación espacial. 

Hubo un boom de desarrollo espacial. 
Al igual que hace mucho tiempo, había personas anhelaban ser jugadores profesionales de béisbol, personas anhelaban ser investigadores espaciales. 
Primero, la humanidad comenzó un proyecto para terraformar Marte. 
Después de alterar a la fuerza la atmósfera de Marte con láseres de antimateria, enviaron montículos de azúcar, Gocchan y vegetación. 
El proyecto comenzó en 2700, y en solo unas pocas décadas, el ambiente de Marte era habitable para los humanos. Gocchan todavía felizmente saltaba allí. 
Con el éxito de la terraformación de Marte, la investigación espacial avanzó a un ritmo explosivo. 

Mientras la humanidad estaba ocupada con la investigación espacial, la chica se hizo amiga de un niño jugando al dodgeball en un parque. 
El joven que llevaba gafas era bastante débil. 
En el siglo 28, las personas débiles aún eran despreciadas, por lo que otros niños se burlaron de él. 
El juego de dodgeball que jugaron ese día era solo de nombre, se trataba principalmente de intimidar al niño. 
De repente, la chica pasó. Tuvo un impulso repentino de jugar al dodgeball y pidió unirse a los niños. 
Los matones estaban nerviosos porque de repente les habló una chica caprichosa y linda de cabello color rosa pastel y la aceptaron fácilmente. 

A partir de entonces, el juego fue cambiado drásticamente. 
La chica era inmortal y muy fuerte, por lo que arrojó la pelota tanto a los acosadores como a los acosados. 
Ella realmente parecía un dios vengativo. 
Ver a la chica haciendo increíblemente rápidos lanzamientos con una sonrisa perfecta hizo que algunos de los niños lloraran y se mojaran. 
Después de un solo partido, todos los matones se dispersaron y corrieron lejos. 
“Oh, ¿qué? Quería jugar un poco más…” 

El chico débil era increíblemente cortes con la chica. 
Él pensó en ella como un héroe de la vida real. 
“¡Disculpe! ¡¿Está bien si hablamos?!” 
“¿Hmm?” 
“Lamento preguntar esto de repente, ¡pero por favor déjame ser tu aprendiz! ¡Por favor!” 
“¿Aprendiz?” 
“¡Sí, sí! ¿Está bien si te llamo Maestra?” 
La chica había vivido mucho tiempo, pero nadie había pedido ser su aprendiz antes. Su corazón se llenó de alegría, ella respondió “¡Claro!” Con una voz llena de entusiasmo. 
A partir de ese día, el niño llamó maestra a la chica. 

“Si quieres hacer algo como mi aprendiz, ¡entonces cómprame dulces todos los meses!” 
El chico estuvo de acuerdo y dijo que le traería muchos macarrones mensuales. 
Aceptando alegremente las órdenes de la chica, utilizó su pequeña mesada para comprar una montaña de dulces el primer día de cada mes. 
“¡Maestra! ¡Te he traído macarrones hoy!” 
“¡Bien hecho! Ten un poco de arena como recompensa”
“¡Muchas gracias, Maestra! ¡Estoy tan feliz de recibir un regalo tan maravilloso!” 
“Tener un aprendiz es realmente fácil” pensó la chica. 
Incluso si ella durmiera todo el mes, los macarrones vendrían. Mientras los comía, se preguntaba qué dulces se le ofrecerían a continuación. 
Ella era una chica malvada. Una adorada chica malvada de setecientos cincuenta años. 

“¡Maestra! ¿Cómo puede uno ser tan bueno en el dodgeball?” 
El niño ocasionalmente le hacía esas preguntas. 
Cuando las hacía, ella revelaría sus secretos con una sonrisa. 
“Hmm… ¡Nadar es bueno!” 
“¡Ya veo! ¡Así que nadar desarrolla los músculos de la espalda, lo que explica tu fuerza de lanzamiento divina! ¡Es muy útil saberlo! ¡Eres increíble, maestra! ¡De acuerdo, entonces, nadaré todos los días!” 
“Sí, eso debería ayudar. ¡Nadar veintiuna horas al día durante unos doscientos años y serás tan fuerte como yo!” 
“¡Increíble, Maestra! ¡Wow! ¡Haré lo mejor que pueda!” 
“¡Buena suerte!” 
“¡Sí! Muchas gracias por tu maravilloso consejo!” 
“Está bien. ¡No te olvides de los macarrones la próxima semana!” 
“¡Si, entendido!” 

El niño era fundamentalmente un idiota, por lo que continuó venerando a la chica de esta manera. Cada vez que ella le enseñaba algo, exigía dulces. 
Sin embargo, era un estudiante diligente y, afortunadamente, pudo lograr su sueño de convertirse en un investigador espacial. 
A medida que la chica recibía dulces de él, la humanidad progresaba con la investigación espacial. 
Hasta ahora, decenas de millones se habían trasladado a Marte, y el estudio del sistema solar estaba casi completo. 
Poco a poco, la humanidad comenzó a aventurarse más allá del sistema solar.

*

“Maestra, ¿por qué no envejeces?” El chico le preguntó a la chica un día entre la investigación. 
Ella se echó a reír y le contestó. 
“Me convertí en inmortal hace mucho tiempo. Genial, ¿eh?” 
“¡Increíble! ¡Pero por supuesto, Maestra!” 
“Naturalmente. ¡Elógiame más!” 

Décadas después de que se conocieron, el chico era el mismo de siempre. 
En todo ese tiempo, no hubo un mes en que no le entregara sus dulces. Y a lo largo de los años, los dulces que trajo se volvieron más refinados y deliciosos. 
En ese momento, el chico era en realidad uno de los principales expertos en investigación espacial. (NTE: estoy seriamente preocupado por el futuro de nuestra especie, pero luego recuerdo que macarrón-chan estará ahí y se me pasa :v)
Tenía un montón de dinero, que gastó en deliciosos dulces para la chica. 
Aun así, lo que sea que comiera, simplemente suspiraría “¡Sabe bien!” No pudo distinguir muy bien los diferentes sabores. 

Cuando el chico hablaba con la chica, siempre estaba sonriendo y lleno de alegría. 
Ahora parecía ser mucho mayor que la chica, pero en sus ojos ella todavía estaba por encima de él, como su Maestra. 
Para un observador, su relación parecería extraña. Pero era perfectamente natural para ellos, y lo valoraban mucho. 
De manera similar, la chica siempre pensó en el chico como un niño, y siempre como su aprendiz.
Entonces, cuando se dio cuenta de que un día el chico tenía el pelo gris, se sintió un poco triste.
Aun así, ella no dijo nada. Ese fue su mayor farol. 

El tiempo seguía pasando, y cuando el cabello del chico se volvió completamente blanco, la investigación del espacio estaba terminando. 
No quedaba casi nada en el universo que no se entendiera. 
Los investigadores entonces sintieron curiosidad por ver si había algo fuera del espacio. 
Con la investigación espacial en su mayoría completa, la humanidad desarrolló una nave espacial equipada con el motor warp llamado White Holli. 
Creado para explicar todos los misterios restantes, fue una encarnación de la esperanza de la humanidad. 
La nave requería pilotaje humano, pero la unidad warp ya estaba completa. Todo lo que quedaba era el viaje al exterior del espacio. 

En el cumpleaños ochocientos de la chica, unos pocos miles de investigadores abordaron el White Holli y se dispusieron a ir más allá del espacio. 
El chico estaba entre ellos. 
Como desarrollador líder en el White Holli, también estaba obligado a ayudar en la expedición. 

“¿Eh? ¡Pero necesito mis macarrones mensuales!” 
Cuando el chico le dijo que se dirigía más allá del espacio, ella se quejó. 
Todavía esperaba con ansias los dulces de alta calidad que el chico le traía mensualmente. 
Incluso con la tecnología warp, el chico no podía enviar sus dulces en medio del viaje, lo que podría llevar hasta una década. Eso era algo que la chica de cuentos de hadas que amaba los dulces no podía soportar. 
Intentó consolar a la muchacha que hacía pucheros. “¡Por favor, perdóneme, Maestra! ¡Pero cuando regrese, le traeré dulces del más allá del cosmos! ¡Haré lo que pueda!” 
“Hmm… Bueno, supongo…” 
“Y cuando regrese, te traeré una década de trabajo en dulces”
“¡¿De verdad?! ¡Hurra!” 
Estaba un poco decepcionada, pero estaba de acuerdo con la promesa de dulces aún desconocidos. 

“Si tienes algún problema, solo pregunta aquí”
Cuando el chico se fue, le dio a la chica una dirección. 
“¿Qué es esto?” 
“Una compañía que comencé recientemente. ¡Pensé que intentaría capacitar a las personas para que fueran como usted, Maestra! ¡Quiero que sus ideas se difundan por todo el mundo!” 
La tarjeta decía “Hero Training Inc.” 
No importa qué edad tenga el chico, ella siempre será la heroína que lo salvó de los matones, su maestra genial y sin paralelo. 
“Bueno, entonces, ¡haré lo mejor que pueda!” 
“¡No te exijas demasiado! ¡Y no te mueras!” 
Ella enérgicamente despidió al chico. Él estaba sonriendo hasta el final.

*

Pasó un año desde que el chico dejó la Tierra con los otros investigadores. 
Después de un año de viaje, el White Holli finalmente llegó al final de las regiones que la humanidad conocía y llegó al exterior del espacio. 
Mientras todos los corazones de la humanidad bailaban con la perspectiva de un mundo desconocido, llegó un solo mensaje del White Holli. 

“Hemos descubierto la felicidad”

No se hicieron más transmisiones. 

La gente en todo el mundo se sorprendió y se enviaron sucesivos grupos de exploración, pero ninguno regresó. 
Dejando que la curiosidad les supere, todos los investigadores espaciales partieron hacia el exterior del cosmos. 
Nunca más pisaron la Tierra. 

Nadie sabía lo que estaba fuera del cosmos. 
Nadie podría decir si realmente había felicidad allí. 
Pero el chico sin duda nunca volvería. 
La chica lo esperaba, pero incluso después de una década, nunca lo hizo. 
El parque era el mismo de siempre, pero ahora se sentía más vacío. 
Sentía que el color del parque en el que jugaban se había ido. 
Miró a los cielos grises y cerró los ojos. 

Supongo que mi aprendiz vive felizmente fuera del cosmos. 

Como mera chica inmortal amante de los macarrones, no podía saberlo. 
Pero ella esperaba que su amado aprendiz fuera feliz allí. 
Por más impropio que fuera un pensamiento para ella, era lo que ella pensaba. Era lo que ella esperaba.

*

Año 2828.
La tierra fue golpeada por numerosos meteoritos gigantes. 
La observación de ellos había sido obstruida por gruesas nubes que cubrían el cielo. 
Una increíble cantidad de meteoritos tenían órbitas increíbles hacia la Tierra. 
Parecía que la actividad solar de una vez en un milenio se había sumado a este resultado. 
Como tal, las armas defensivas no podrían ser utilizadas contra ellos. 
Gracias a la falta de científicos debido a los acontecimientos de hace décadas, hubo una increíble falta de personas para responder a las colisiones de meteoritos. 
Todo era tan increíble, solo se podían reír. 
Que esta era la razón por la que el mundo sería destruido. 

A medida que se acercaba el final, un presidente enloquecido de uno de los países aplastó el botón de lanzamiento nuclear dieciséis veces. 
Los misiles nucleares cayeron sobre el mundo junto con los meteoritos. 
En esa noche final, el mundo se vio envuelto en una luz cegadora, iluminando el cielo. 
Tal espectáculo, era casi difícil percibirlo como el fin del mundo. 

La civilización fue borrada del mapa. 
En un instante, la mitad de la humanidad fue asesinada, y el resto pronto pereció en el mundo destrozado. 
Estéril e irradiado. Toda la tecnología fue devuelta a la ceniza. 
Un virus desconocido se propagó desde los meteoritos, y miles de millones murieron al final de su ingenio. 
Finalmente, las nubes de polvo de los impactos cubrieron la atmósfera, provocando una edad de hielo. 
La una vez hermosa Tierra se convirtió en un planeta muerto en un abrir y cerrar de ojos. 
La luz del sol ya no bajaba. 
Ya no era una Tierra azul. 
El mundo se había vuelto completamente gris. 

En el siglo que siguió, la humanidad murió rápidamente. 
La Tierra tenía treinta y siete mil millones de habitantes en su apogeo, y ahora casi no queda nada. 
La mayoría de los animales y plantas también se habían extinguido. 
Debido al virus desconocido, los humanos que se habían mudado de la Tierra decidieron rendirse por completo. 

Y la chica siguió viviendo en este mundo. 
En un mundo sin luz. 
Un mundo helado. 
Un mundo vacío. 
Un mundo lleno de muerte. 
Para encontrarse con Miko, que esperaba mil años en el futuro, ella seguía viviendo. 

Ella tenía que escuchar lo que Miko tenía que decir. 
“Voy a seguir adelante. Solo un poco más…” 
Mientras hablaba, la sangre salió de su boca. 
Habían pasado casi mil años desde que ese daño le había llegado. 

Por supuesto, no tenía forma de saberlo, pero el virus había desgastado sus genes. 
En algún momento, ella se había convertido en una chica de cuento de hadas amante de los macarrones.

*

Un mundo de cenizas. 
Sin color, sin luz. 
Todo arruinado. 
Quiero irme a casa pronto. 
A un lugar que no conozco. 

Estoy tan cansada de todo eso. 
El cambio del mundo. Tener que decir adiós a la gente. 
Estoy tan cansada. 

He vivido más que suficiente. 
Hice muchos amigos en un centro de pruebas, un anciano me dio macarrones todos los días. 
He donado toneladas de sangre, he viajado por el mundo. 
He tenido largas vacaciones, he nadado bastante. 
He encontrado a Gucchan, que es muy lindo, y se los entregué. 
He explorado las profundidades del mar, he tenido un extraño alienígena arruinando algunos macarrones, he tenido un aprendiz. 

Y ahora, he visto el mundo destruido. 

Ah, esos eran los días. 
Si es suficiente. Estoy llena ahora. 
Pero, aun así, si pudieran concederme un deseo más, me gustaría volver a verla, una última vez. 

Eso es todo lo que quiero, Miko.

*

Ella había llegado a ser la única que quedaba en la Tierra. 
Todos, sí, todos, habían perecido. 
Ya casi no podía mover sus brazos. 
Apenas podía ver, y no había energía en sus piernas. 
Aun así, ella seguía viviendo en el mundo gris ceniciento. 

Pronto, también se acabaría para ella. 
Ella conocería los momentos finales de esta chica de cuento de hadas amante de los macarrones.

Una luz apareció en ese mundo final. 
Fue la primera luz en ese mundo ceniciento, cubierto por nubes negras, en décadas. 
“Si estoy viendo esto, entonces el final debe estar aquí…” murmuró a nadie. 
De repente, escuchó una voz en alguna parte. 
Ella pensó que estaba escuchando cosas. 
Pero de alguna manera, ella lo sabía. 
Ella sabía que había escuchado esa voz antes. 
Ella ya no podía verlo. 
Pero ella lo sabía todo. 

“Mucho tiempo sin verte.” 

Una voz nostálgica. Una que había estado esperando escuchar. Por mil años. 

“Sí, ha sido mucho tiempo”

La chica sonrió. 

¿Qué pensaron esas últimas humanas que se vieron por última vez? 
¿Sobre qué hablaron? 
¿Lloraron? 
¿Se rieron? 
¿Estaban tristes? 
¿Estaban encantadas? 
¿Estaban enojadas? 
Nadie podría saberlo nunca. 
Ese era un secreto entre ellas. 
Pero esto es lo que podemos decir con seguridad. 
En un mundo sin macarrones ni dulces de ningún tipo, la humanidad pereció felizmente en su último día. 

Y así fue la extraña historia de la amante de los macarrones. 

Sin embargo era una historia feliz.

*

Año 3000. 
Los humanos que se habían trasladado a Marte finalmente decidieron enviar robots para investigar la Tierra. 
Era un planeta que había perecido hace mucho tiempo, pero la gente pensaba que podrían hacer algo bueno con él. 
Los robots tomaron imágenes del planeta, lo cual era imposible de hacer desde Marte debido a las nubes de polvo. 
Era un mundo vacío. 
Un paisaje en ruinas blanco puro. 
Un mundo en ruinas, desordenado, hambriento. 
Los robots continuaron fotografiándolo. 
Los de Marte empezaron a pensar que era imposible revitalizar la Tierra. 
La tierra realmente había sido devastada. 
Mientras los robots seguían tomando fotos, encontraron algo. 
Los últimos remanentes de la humanidad, tomadas de la mano y agrupadas. 
Las dos ya no se movían, pero parecían tan felices juntas. 

Parecían muy felices. 

Unas décadas más tarde, los humanos en Marte crearon un anticuerpo para el virus desconocido. 
Fue posible gracias al descubrimiento de esa chica que había sido infectada con ella. 
Con esto, comenzó un proyecto para reformar la Tierra. 
Gracias a ella, la Tierra pudo recuperar un prometedor futuro azul. 
Pero eso no le importó a la chica de cuento de hadas que ama los macarrones, que aún hoy toma la mano de su amiga. 

El calor de esa mano era todo lo que ella había buscado durante esos mil años.


FIN


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s