Súper Gen Divino – Capítulo 319: Ensartados


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

La persona rápidamente invocó un pesado escudo de acero, situándolo frente a la lanza de Han Sen.

Un escudo era el mayor enemigo de una lanza. Y ese escudo era particularmente enorme y pesado. Incluso un arma divina apenas podría penetrarlo.

La persona tenía una mirada maliciosa en sus ojos. Aparentemente, quería usar el escudo para romper la lanza de Han Sen.

Han Sen sonrió y no se detuvo. Su lanza alcanzo el escudo de acero. Esa persona se alegró al principio, pero de repente sintió una fuerza inimaginable.

¡Crack!

La larga lanza era como una cabeza de taladro, penetrando el escudo de acero con una fuerte fuerza de giro y atravesando el pecho de la persona. La persona miró incrédula a la cabeza de lanza roja que tenía en su pecho.

El resto de ellos estaban casi muertos de miedo. Sabían que el escudo era un espíritu mutante de la bestia de alto rango que incluso un arma divina sólo podía dejar una profunda huella en él. Sin embargo, la lanza de Han Sen perforó el escudo y a la persona al mismo tiempo.

Sin pausa alguna, la lanza de Han Sen dejó el pecho de la persona y apuntó a otro hombre.

“¡Chiquitin, corre!” Zhao Guqing exclamó al hombre y levantó su lanza hacia Han Sen, intentando distraer a Han Sen y salvar al hombre.

Liu Heijie gritó y atacó con su hacha a Han Sen. El resto de ellos también invocaron sus armas y atacaron a Han Sen.

El hombre llamado “Chiquitin” se transformó en un mono y se alejó del ataque de Han Sen.

Sin embargo, la lanza de Han Sen se aceleró repentinamente y le perforó en el aire. Y Han Sen aún tuvo tiempo de bloquear las armas entrantes. Los movimientos de Han Sen eran tan suaves que era increíble verlos.

“El favor es no matarte.” Aquellos que aún estaban vivos de repente pensaron en lo que dijo Han Sen, pero era demasiado tarde para su arrepentimiento.

Han Sen era como Apolo1. Dondequiera que golpease, se perdían vidas.

“Corred en diferentes direcciones. No podemos morir todos aquí.” Zhao Guqing se giró y se alejó en su caballo, aterrorizado.

Habiendo visto a muchos hombres poderosos en la primera zona de El Santuario de Dios, Zhao Guqing nunca había visto a un monstruo como Han Sen, si no hubiera visto a Han Sen con sus propios ojos, Zhao Guqing no creería que tal persona estaba en la primera zona de El Santuario de Dios. Han Sen debería ser ya un evolucionado.

Zhao Guqing lamentaba mucho su decisión de provocar a Han Sen, sin embargo, todo lo que podía hacer en ese momento era intentar correr. Ni siquiera se atrevía a pensar en la venganza.

El resto de personas se dispersaron inmediatamente. Los forajidos eran un grupo de personas decididas y no se lo pensarían dos veces antes de actuar.

¡Ah!

Los gritos llenaron el valle, uno tras otro, sin apenas pausa entre ellos. Zhao Guqing se volvió pálido, miró hacia atrás y vio que el tipo del lobo plateado con una lanza negra ya había matado a cuatro personas y estaba a punto de lanzarse sobre Liu Heijie, que era el único que quedaba excepto Zhao Guqing.

Zhao Guqing estaba casi muerto de miedo. No perdió el tiempo y azuzo a su caballo divino.

Han Sen era como un monstruo, matando a seis personas instantáneamente, todas las cuales se habían distinguido bajo riesgo de muerte varias veces. Cualquiera de los seis podría enfrentarse con los Elegidos.

Sin embargo, bajo la lanza de esa persona, todos murieron en un abrir y cerrar de ojos, incluso cuando se estaban dispersando.

¡Ah!

Zhao Guqing fue sacudido por otro grito. Desde que comenzó a correr, su montura divina sólo había llegado a los 30 pies de distancia, mientras que sus siete hermanos fueron asesinados. Zhao Guqing ni siquiera podía imaginar lo formidable que debía ser esa persona.

Azuzando a la montura divina, Zhao Guqing pensó que su única esperanza era obtener una ventaja. Además, su montura era un espíritu divino de la bestia, así que no sería tan fácil para Han Sen alcanzarlo.

Justo cuando Zhao Guqing tuvo esa idea, escuchó a Han Sen poniéndose a su altura. Contraintuitivamente, Zhao Guqing miró hacia atrás.

Con esa ojeada, las piernas de Zhao Guqing se quedaron sin extremidades al ver que el lobo plateado estrechaba la distancia a una velocidad increíble. En un abrir y cerrar de ojos, el hombre de mirada tranquila estaba a sólo tres metros de distancia.

“Por favor…” Antes de que Zhao Guqing terminara su frase, Han Sen y el lobo tornado le pasaron por delante y la lanza negra le atravesó la cabeza y salió de su boca, silenciando a Zhao Guqing para siempre.

Sin mirar los cadáveres, Han Sen siguió a la tortuga en el lobo tornado. Esas personas no merecían su atención. Para él era como matar pollos.

El favor es no mataros. Sin embargo, ese grupo de personas no entendió lo que Han Sen quería decir.

Unos días después, alguien encontró los cadáveres en las Montañas de Cobre, lo que conmocionó a todo el Refugio La Gloria.

El grupo de personas representaba un gran grupo en el Refugio La Gloria. Sin embargo, los ocho murieron en las Montañas de Cobre, cada uno con un solo golpe, sin excepción. Era difícil imaginar qué tipo de grupo podría haberlos matado de esta manera.

Después de enterarse de las muertes del grupo, Ma Mingjun y Su Xinmei se acercaron rápidamente para echar un vistazo. Ma Mingjun de repente se puso pálido después de ver los cuerpos. Se volvió para mirar a Su Xinmei, que también había perdido el color.

Ambos tenían una idea de quién pudo haber matado a Zhao Guqing. En la mochila de Han Sen, obviamente había un arma larga. Y el grupo de gente iba en la misma dirección que Han Sen.

“Su Xinmei, no digas una palabra de esto a nadie”, Dijo Ma Mingjun lentamente, el miedo creciendo en su corazón.

Todos los demás pensaron que debía ser un grupo el que mató al grupo de Zhao Guqing. Sin embargo, Ma Mingjun sabía que era sólo Han Sen. Pensando en lo que podría haber pasado, sintió un escalofrío en su columna vertebral.

Su Xinmei asintió con la cabeza y se quedó demasiado sorprendida como para hablar. También se alegró de no haber intentado nada estúpido con Han Sen cuando estaban en la Isla Misteriosa.

 


Nota del Traductor:

1: Uno de los títulos del Dios Apolo era Dios de la Muerte Súbita. (Nota: si hoy en día siguiese vigente las creencias en el panteón griego/romano, Apolo sería el dios de los francotiradores…)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s