Colección de historias cortas de ciencia ficción de Lee Yong Do: Historia 04: Sobre la madre de la venganza



El capitán me mató con la nave espacial hoy.

Me di cuenta de que tenía algo que ver con la fecha de hoy. Después de todo, fue solo después de calcular la hora actual en la Tierra que comenzó a lanzar cualquier cosa que pudiera conseguir en mi dirección. Una vez que se quedó sin cosas para arrojar, luego se volvió a golpear y patear como un niño que tiene un berrinche.

Sin embargo, no le tomó mucho tiempo al capitán darse cuenta de que sus frágiles huesos se romperían bajo la fuerza de sus propios golpes. Su mente se aceleró mientras pensaba rápidamente sus opciones, pocas como eran, y en segundos ideó una forma de derrotarme que era insondable para la mayoría de los humanos nacidos en el planeta; Él me mató con la propia nave espacial.

Cuando digo esto, puedes pensar en un mundo de cómics donde las hazañas como esta son comunes, pero no estoy hablando de algo tan poco realista. En realidad, si lo piensas, hay muchas artes marciales que usan el planeta para golpear a las personas. El judo es el ejemplo perfecto de esto, ya que la principal arma de sus practicantes sería la Tierra misma. Las víctimas de este arte marcial reciben más dolor por la fuerza de la gravedad que por la fuerza del practicante.

Una vez que entiendes este concepto, se vuelve mucho más fácil visualizar cómo me mató. Aunque la nave espacial no generó ninguna gravedad, poseía aceleración. Como el judo hace uso de la aceleración de la gravedad, se puede decir que el concepto de golpear a alguien con una nave espacial es bastante similar.

Primero, el capitán había establecido sus cimientos fijando firmemente su cuerpo en su lugar. A continuación, procedió a arrojarme sin piedad a las paredes y los pisos de la nave espacial. Debido a la falta de gravedad, ahora era posible hacer girar a un hombre adulto varias veces en el aire y destrozarlo contra el piso, como en los dibujos animados.

A pesar de que el peso prácticamente no existe en este entorno, la densidad de los huesos no cambió. Esto significaba que era posible que el capitán se esforzara y rompiera algunos huesos en el proceso de matarme; sin embargo, al ser un veterano del espacio con experiencia, el capitán pudo controlar hábilmente la inercia y el retroceso de sus ataques. Con toda la experiencia que había adquirido a lo largo de los años, fue un juego de niños que el capitán aplastara mi cuerpo y mantuviera el suyo completamente ileso.

El capitán dijo algo. Y por la forma en que habló, parecía querer que todo se aclarara de repente para mí, para que me iluminara de repente. Sin embargo, sus esfuerzos fueron en vano ya que sus palabras no lograron despertar tales emociones. Hoy fue solo el cumpleaños de su hijo. ¿Qué era tan especial acerca de eso? Como realmente no sentía nada, las palabras que podía usar eran limitadas. Como resultado, solo lo miré fijamente antes de ayudarlo a limpiar mi cadáver.

Olvídalo. En primer lugar, era difícil concentrarse en sus palabras después de sentir una sola chispa de esperanza por primera vez en dos meses. No había nada que pudiera hacer de todos modos.

Me había estremecido cuando observé al capitán sin sentido golpearme con la nave, y tuve que hacer un esfuerzo para evitar gemir en voz alta. Me sentí como un idiota por una pregunta que había pensado finalmente, junto con su respuesta. Fue algo así como: “Ya que es posible usar una nave espacial como un arma, ¿no sería posible usar un cuerpo humano como un arma?”

Por supuesto, el arma no sería un cuerpo construido a través de un entrenamiento riguroso. En cambio, partes del cuerpo componen el arma.

¿La respuesta? Todo sobre esto fue posible.

Los huesos a menudo perforan la carne cuando se rompen. Después de todo, cuando el capitán me mató con la nave espacial, mis huesos se habían salido de mi carne de esa manera. El hueso, que ya había perforado mi carne una vez, me dio la confianza de que sería capaz de reproducir el mismo efecto en la carne de los demás.

No es como si estuviera esperando conseguir un fémur que se rompa con un borde afilado. Honestamente, incluso la costilla más pequeña de mi cuerpo podría tener un potencial poderoso en mis manos.

Intenté jugar un poco con mi cadáver mientras lo llevaba a la tercera sala de lavado, pero encontré que mis esfuerzos fueron en vano. No es que no haya podido encontrar nada que pudiera haber usado; de hecho, había encontrado unos cuantos huesos. Pero el hecho del asunto era que todos los huesos estaban atrapados dentro de un cadáver nuevo. Esto significaba que todo estaba atado en su lugar por fuertes fibras musculares, y esos huesos se negaron a ceder. Es bastante extraño comparar mi situación actual con Arthur Pendragon y la espada clavada en la piedra, pero honestamente encaja perfectamente. Era casi como si hubiera una espada fina clavada dentro de una piedra, y me perdí en mi ira. (NTE: dada su frustración creo que es más preciso decir que su situación era similar a los que llegaron antes que Arthur Pendragon teniendo en cuenta que Arthur pudo retirar excalibur mientras que los que llegaron antes que él no pudieron (comentario por comentar, ignórenlo si quieren) :v)

Después de un momento, me di cuenta de que deshuesar era una habilidad profesional en sí misma. Un hombre inexperto lo pasaría bastante mal tratando de deshuesar un buen trozo de carne, drenar la sangre y todo eso, ¿pero deshuesar un cadáver fresco con las manos desnudas? Tal cosa era imposible para un aficionado como yo. Esto me derribó, pero realmente no debería haberlo hecho. Solo cuando puse el cadáver en el tanque y comencé a procesarlo, me di cuenta de lo estúpido que era. Como resultado, casi metí la mano en el tanque.

Debería haber pensado en usar las tripas, ya que podría haberlas hecho una soga.

Después de que me retorcí en odio a mí mismo por dios sabe cuánto tiempo, se me ocurrieron dos hechos para consolarme.

Hecho 1: Sería un espectáculo intentar matar a alguien con agallas, pero simplemente no era posible. Como el capitán no había establecido un horario de entrenamiento para mí ni nada, la densidad de mis huesos probablemente era tan baja como podría llegar a ser en este momento. Si intentara ahorcar a alguien, mis brazos se romperían.

Pero, lo que es más importante, Hecho 2: Me di cuenta de que mi cuerpo podría ser un arma.

Como era un cadáver, e incluso mi propio cadáver, lo vi como un tema de disgusto que debía procesarse lo más rápido posible. Además, casi me volvía loco de la desesperación y el miedo. En realidad, no estaba seguro de si todavía estaba completamente cuerdo. Ya no lo estaba, ¿verdad? Pude haber encontrado tantas excusas como quisiera, pero aun así era imperdonable que solo pudiera pensar en el último hecho después de dos meses. Un cadáver era un cuerpo humano, y el cuerpo humano era una obra maestra creada a través de millones de años de evolución. Era algo magnífico que permitía a una persona mantener su forma durante más de un siglo con suficiente cuidado, y su interior contenía todo tipo de cosas útiles.

Podía pensar en varios usos para ellos en el acto, pero la primera idea que tuve realmente fue la mejor: un hueso roto. Era simple, agudo y producía resultados instantáneos. Si estableciera mis huesos como mi objetivo, tendría que investigar “la mejor forma de morir para poder obtener fácilmente un pedazo de mi hueso” Realmente no quería pensar en ello, pero me recordaron todas las formas en que el capitán había usado para matarme hasta ahora. Revolví mis recuerdos, tratando de no vomitar, y recordé rápidamente varias oportunidades en las que podría haber obtenido un pedazo de mi hueso con un poco de esfuerzo. Lo que realmente me hizo suspirar fue cuando el capitán me mató con fuego. Sacar el hueso de la carne ni siquiera se consideraba matar o deshuesar. Ni siquiera estaba clasificado como trabajo o cocina, sino como parte de una comida. Fue así de fácil.

Ojalá el capitán no dudara en usar el mismo método para matarme más de una vez.

Fue desafortunado, pero el capitán me mató de maneras diferentes cada vez. Esto fue lo que alimentó este viaje de locura en primer lugar. Hace dos meses, el problema que el capitán estaba pensando desesperadamente no era si debía matarme o no, sino si iba a aceptar o no el hecho de que solo podía matarme una vez. El capitán no podía soportar las leyes de la naturaleza y estaba furioso por el hecho de que solo podía matarme una vez utilizando un método, así que dio sus primeros pasos en este viaje enloquecedor. Durante este tiempo, ya había muerto más de veinte veces de veinte maneras diferentes.

Y yo había matado a su hijo una vez, de una manera.

“Los witanianos no tienen un concepto de ‘cumpleaños'”

“Urk, uurgh”

“¿Hurashem? Con frecuencia se lo conoce como un cumpleaños porque también está relacionado con el día en que nació uno. Sin embargo, un hurashem es completamente diferente de un cumpleaños. Los witanianos celebran un hurashem 300 días después de su nacimiento, no después de 412 días, lo que sería el tiempo que le tomará a su planeta completar una revolución alrededor de su estrella. Un hurashem es la cantidad de tiempo que tarda en desaparecer la marca de nacimiento de un recién nacido witaniano. 300 días sería el primer hurashem, 600 sería su segundo hurashem y el día 900 sería su tercer hurashem. Una vez que un witaniano alcanza su décimo hurashem, en otras palabras, después de vivir 3000 días, alcanzaría su primer hurashemon. Piense en un hurashemon como una versión más grande de un hurashem. 3000 días serían el primer hurashemon, 6000 días serían el segundo hurashemon, y así sucesivamente.”

“Para citar lo que podría aparecer en la literatura witaniana, ‘John Doe era todavía bastante infantil, a diferencia de la mayoría de los otros witanianos que habían pasado su cuarto hurashemon … etc., etc.’ Así sería como funciona en general. Oh, me aparté de mi tema original. Volviendo a lo que estaba hablando por primera vez, un hurashem ni siquiera está ligeramente relacionado con la rotación del planeta alrededor de una estrella” (NTE: John Doe alias usado en estados unidos para referirse a alguien desconocido, su versión femenina es Jane Doe.)

“Geh, cof.”

“Ya que se celebra en ciertos intervalos de tiempo, ¿quieres saber si es similar a un cumpleaños? Bueno no. Un hurashem se separa de un cumpleaños solo por el hecho de que los intervalos de tiempo son diferentes. Mientras los Humanos celebran el día en que nacieron con un cumpleaños, los Witanianos celebran cuánto tiempo han vivido con un hurashem. ¿Entiendes?”

“Heh, guh, ¿urk?”

“No lo expliqué lo suficientemente bien, lo siento por eso. Entonces, para resumir las cosas … Los humanos no dicen “He vivido 365 días después de mi cumpleaños anterior” cuando celebran su cumpleaños, solo dicen: “Es mi cumpleaños otra vez” Para los Witanianos, sin embargo, un hurashem no es algo que “se repite a su debido tiempo” ¿Lo captas? Sí es cierto. Los cumpleaños son circulares, pero los hurashems son lineales. ¿Por qué hay una diferencia como esa? Esto se debe al hecho de que los cumpleaños humanos se basan en calendarios. Si los humanos, um, se basaran en los cumpleaños “alrededor del tiempo que le tomó a un humano calificar como un animal inteligente”, se habrían vuelto mucho más como los Witanianos. En este caso, los humanos no habrían descrito los cumpleaños como algo que “regresa”. Sin embargo, dado que los humanos basan sus cumpleaños en calendarios y los calendarios son cíclicos, los cumpleaños terminaron convirtiéndose en algo que “regresa” cada año también”

“Gurk, hup, eh.”

“Oh, qué inteligente. Eso es correcto. Una vez que conseguimos salir de la Tierra, nos confundimos más bien por qué nuestros ancestros pensaban que el tiempo era circular. Pero, dado que basaban el tiempo en la pequeña estrella que llamaban ‘sol’, naturalmente el tiempo se convirtió en algo circular para ellos. La noche y el día no existen en el espacio, ni las estaciones. Aquí, el tiempo se mueve en línea recta, en lugar de en bucles, y así es como se supone que es. Después de todo, el tiempo no era circular. Es algo como: las cenizas no se convertirán en troncos, el dinero que gastó no volverá a ingresar a su billetera, y no importa cuánto niegue su edad, nunca recuperará su juventud. Es como la entropía. Solo puede aumentar “

“Aiii, ah, wah.”

“¿No es lógico renunciar a algo como los cumpleaños una vez que te das cuenta de la naturaleza del tiempo? Los cumpleaños existen esencialmente para decirnos que estamos 365 días más cerca de la muerte. No es algo que deba celebrarse, pero los humanos relatan estos cumpleaños a los calendarios y crean pequeños malentendidos felices para ellos mismos. Como tales, piensan en los cumpleaños como un ciclo de renacimiento, un sueño de avivamiento. Eso es correcto, la inmortalidad”

“¿Hup?”

“Ah, sí. Si bien realmente vale la pena hablar conmigo mismo, en realidad me siento bastante triste por el hecho de que tendremos que terminar nuestra conversación pronto. Sin embargo, es casi la hora de que el capitán me mate otra vez, ya ves. Zaijian, adiós, do svidaniya, sayonara, au revoir, no hay lugar como el hogar”

Sonreí.

Sentí que no podía respirar. Hasta ahora, el (los) yo (s) nos trataban a mí y al capitán de la misma manera: con precaución y temor. No importaba que todavía me pareciera a mí mismo; ¿Por qué importaría eso? Sobre todo porque nunca me miré en el espejo en primer lugar. El yo (s) que nunca había visto sus propias apariencias era incapaz de detectar ninguna forma de familiaridad en mí. Incluso mi voz era extraña para ellos.

Una vez tuve la más mínima esperanza de que pudieran reconocer mi voz porque debieron haber escuchado sus propias voces al menos en algún momento de su vida. Sin embargo, fue un intento infructuoso. Los seres humanos no eran seres que realmente recordaran su propia voz a menos que escucharan una grabación de ella algunas veces. No solo eso, sino que estas versiones mías eran tan competentes para hablar como los nativos de Java. Como resultado, fue imposible para ellos captar la similitud entre mi voz y sus gemidos.

Debido a esto, ninguna versión de mí mismo me había amado nunca. Amo mi culo, ninguna de las versiones de mí mismo había poseído un toque de afecto hacia mí. Fue demasiado, ¿no? Debería amarme a mí mismo, porque soy yo, pero no fui amado por mí mismo … O no lo fui, hasta ahora. Hoy, una versión de mí mismo sonrió mientras estaba frente a mí. Había pasado tanto tiempo desde que vi una sonrisa que un sentimiento me calentó el corazón. Tal vez esto traería un pequeño cambio …

En ese momento, la sonrisa se convirtió en un ceño fruncido. ¿Paso algo? Me incliné hacia delante, nerviosamente.

Tan pronto como me acerqué, me saludaron con un estornudo.

Lo que había visto no era una sonrisa, sino la cara que tienes justo antes de estornudar.

Me limpié la saliva de la cara mientras oraba para que el capitán me matara de una manera que me ayudara a obtener algún hueso.

Desafortunadamente, ese no fue el caso. La especie que me dio a luz tiene un proverbio sobre alguien que se ahoga en un vaso de agua, que se refiere a estar en una situación tan mala que la persona en cuestión no sabe qué hacer al respecto. Podrías pensar que es solo una metáfora, pero en el espacio eso no es necesariamente cierto. En otras palabras, es posible ahogar a alguien usando solo cien mililitros de agua. Siéntete libre de creerme. Así es como morí, después de todo.

A lo largo de la historia humana, el valor de los derechos humanos se ha mantenido en constante cambio. A menudo, los derechos humanos pertenecían exclusivamente a la población masculina, pero a medida que pasaba el tiempo, los derechos humanos pronto se extendieron a las mujeres, a los esclavos, a los niños e incluso a los animales. Algunos pueden predicar durante días y días sobre cuán preciados son los derechos humanos, mientras que otros no prestan atención a tal cosa. En cualquier caso, la perspectiva de cada uno es diferente, y cada uno tiene sus propios valores que establecen para los derechos humanos.

Sin embargo, una vez que los derechos de otra cosa entran en escena, como los derechos de un dios, todo cambia. En la antigüedad, un dios tendría el derecho de exigir tu vida, la vida de tu hijo o incluso la vida de tu prójimo; pero en los tiempos modernos, algunas personas atribuyen sus acciones como “la voluntad de Dios” Claramente, vemos que los derechos de un dios son mucho más importantes que los derechos propios, lo que nos da una idea de cuánto valemos. Aun así, los derechos humanos normalmente no tienen un “valor establecido” Debido a que la gente lo discute constantemente, los derechos humanos están en constante cambio. La excepción es cuando los derechos de otra cosa, como los derechos de un dios, entran en escena. Cuando eso sucede, se puede agregar una “etiqueta de precio” a la idea de los derechos humanos casi al instante.

Y míranos ahora, los tiempos han cambiado, nosotros, los humanos, ahora tenemos una especie extraña de la que nos hemos hecho amigos. Aunque nadie quiere decirlo, la humanidad ya no está ‘sola’, sino que nos hemos convertido en ‘uno de muchos’. Lo diré de nuevo, cuando algo está ahí por sí mismo, es imposible ponerle un precio. Sin embargo, si hay varias formas de esto, es posible comparar y contrastar. “Todo es fresco, querido cliente. No tienes que cavar a través de todo eso, querido cliente. ¿Esta cara, cliente? Definitivamente no me imagino agarrándote por tu querido cabello y gritando “Perra, ¿sabes siquiera cuánto gasté en organizar todo eso?” en mi cabeza, cliente”

Incluso cuando se nos cuenta todo esto, seguimos arruinando la pantalla por completo para encontrar el mejor producto, solo para que el empleado pueda sentirse como Van Gogh (por eso nos llamamos clientes). Está dentro de la naturaleza humana el comparar. Lo hacemos naturalmente. Pero, ¿está bien decir que los derechos humanos y los derechos Witanian no deben compararse, incluso si esto va en contra de nuestro impulso? Eso sería una negación completa de la naturaleza humana. Es casi tan absurdo como ver a un científico witaniano y un niño humano, y luego decidir que salvar al científico sería inhumano.

“Oye, loco, ¡por supuesto que es inhumano no salvar a uno de tu raza!”

“Capitán, usted escuchó lo que dije, ¿verdad? Los seres humanos son criaturas que tienden a ponerle precio a todo lo que ven. Clasificar a otros seres humanos como “sin valor” es algo que siempre hemos hecho. Todas las personas religiosas tienen un dios. Todos los fascistas tienen una nación que cuidar. Todos los eco-terroristas tienen un ambiente que pueden arruinar. Incluso en las comunidades que prohíben las ejecuciones, existen formas de hacer justicia. Al final, lo que más importa es la justicia. Es lógico que los humanos elijan algo que no sea de su propia clase”

“¿Así que mataste a mi hijo para salvar a ese bastardo witaniano? ¿Y sigues llamándote humano después de eso?”

“Hubiera sido mejor si no hubiera tenido que matar a tu hijo”

“¡Pero lo hiciste!”

“Sí, salvé al doctor Zumerei”

“¡Mataste a mi hijo!”

“Sí, salvé al doctor Zumerei. Maldita sea, ni siquiera has revivido a tu hijo una vez y, sin embargo, ya me has matado veintiséis veces. Maté a tu maldito hijo una vez para salvar a un médico. ¿Eso no me hace mucho mejor que tú?”

Cinco minutos después, morí nuevamente por vigésimo séptima vez. En circunstancias normales, podría haberse convertido en otra de esas muertes simples entre las muertes número veintiséis y veintiocho; sin embargo…

Ese no fue el caso esta vez.

Una pistola es un arma muy democrática. Antes de que surgiera, la sociedad giraba en torno al concepto de quién era el más fuerte. Ya sea espadas o arcos, no había forma de mejorarlo sin práctica. El tiempo es poder; el hecho de que uno pudiera usarlo para entrenarse para fortalecerse lo hizo así.

El poder puede aparecer en muchas formas. Podría ser un arma costosa o una armadura resistente, pero al final es lo mismo. Los nobles son poderosos. Los homoioi son más poderosos que los helots. ¿Pero las armas? Incluso los narcotraficantes o los niños soldados que fueron entrenados con uno durante diez minutos como máximo pueden matar a un soldado entrenado con solo una bala. En el mundo de las armas, el estado ya no importa. Si el capitán me disparara con su arma, no importaría las ventajas que tenía a mano, ya que al instante nos pondrían en el mismo estado. (NTE: Un homoioi “hombre de igual estatus” en Esparta. En otras palabras, un ciudadano común. También conocido como Spartiate. Los helots eran unos esclavos que se encargaban de apoyar a sparta mediante la agricultura, parece que no está claro si eran considerados totalmente en el estatus de esclavo o algo entre el estatus de alguien libre y esclavo)

El capitán trajo una pistola sin siquiera pensar en nada de eso. Parecía haber pensado que si iba a convertirse en un asesino, también podría intentar dispararle a alguien, totalmente automático. La pistola prácticamente había destruido casi cualquier otra arma “romántica”, quedándose como la única arma con cualquier tipo de encanto que le quedara.

Sin embargo, si alguna vez ha visto víctimas de un tiroteo en la era moderna, terminaría viendo algo parecido a tener una persona en una licuadora (y eso, obviamente, no tiene un encanto especial). Debido a la falta de experiencia del capitán en torno a un arma, se mantuvo ajeno a la fuerza de las armas modernas. Ni siquiera le tomó un milisegundo disparar 250 balas, pero la cantidad de tiempo que tomó tirar una cantidad de balas no me importaba porque en ese momento ya estaba bastante molido.

Y con esto, finalmente tuve un pedazo de mi hueso en mi poder.

Después de la ejecución, todo lo que quedó fue limpiar el batido de proteínas que solía ser mi cuerpo. El Maquiavelo (así se llamaba la nave) no tuvo problemas para soportar los brutales métodos de matanza del capitán, pero tener el olor a putrefacción de mi cuerpo contaminando el aire en la nave era un asunto completamente diferente.

Hubiera sido bueno si pensara en eso antes de dispararme.

El capitán pensó en simplemente cerrar la habitación en la que me mató, pero decidió que simplemente no valía la pena. Al final, tuvimos que intercambiar 11 horas de arduo trabajo por los 0.1 segundos de entretenimiento feliz para el capitán. Ni siquiera tenía la energía para notar que el hueso de mi brazo derecho había desaparecido.

El trabajo duro había traído un resultado bastante inesperado. A pesar de estar absolutamente agotado, el capitán todavía tenía una expresión de satisfacción. No podría decirlo con seguridad, pero me lo imaginé como el mismo tipo de satisfacción que sintieron los esclavos en Egipto después de completar las pirámides. Después de limpiar lo último de mi cadáver, el capitán sacó una botella de alcohol. Fue la primera vez que lo vi beber en mucho tiempo.

En aquel entonces, cuando el capitán me había matado por primera vez, bebió mucho para hacer frente a la conmoción y terminó desmayándose durante casi veinte horas. Sin embargo, después de eso, solo se humedeció los labios un par de veces y finalmente dejó de beber por completo. Al principio, me preocupé de ver al capitán ahogarse en su auto repugnancia después de volver a ser un asesino, pero esta vez no parecía ser el caso. Él bebiendo después de su vigésimo sexto asesinato fue desencadenado por algo diferente. Parecía un trabajador que estaba tomando un vaso de cerveza fría después de un largo día. El capitán abrió la boca después de dos sorbos.

“Mi hijo era realmente feo cuando nació, sabes.”

“… Bueno, todos los recién nacidos se ven muy peculiares”

“Traté de convencerme a mí mismo de que era porque prácticamente pasó diez meses en el agua, pero realmente era demasiado feo. Cuando el médico me dijo que el bebé se parecía a mí, casi lo tomé como un insulto.”

“Así que no fue la reunión perfecta la imagen que has imaginado”

“De hecho, ni siquiera estaba cerca de la reunión ideal que había planeado en mente. Pensé que me habría enamorado de mi hijo en el momento en que lo vi, pero todo lo que me saludó fue una mancha retorcida de carne. Pensé que mi amor sería transferido a mi hijo, y que mi hijo sonreiría como resultado, pero los primeros sentimientos que sentí por mi hijo no fueron más que culpa y disgusto. Incluso pensé que ver su sonrisa me haría más feliz y que el ciclo de recibir y devolver el amor se repetiría una vez más. Sin embargo, solo pude encogerme de disgusto, lo que me hizo sentir culpable, lo que me hizo sentir aún más disgusto con el niño por hacerme sentir culpable. Después de eso, por supuesto, ese disgusto se convirtió nuevamente en culpa.”

“¿Es eso así?”

“Dicen que el tiempo cura todas las heridas, pero para mí solo empeoró. Simplemente lloré mucho, pensé que estaba a punto de volverme loco cuando simplemente no se callaba, incluso con mi esposa tratando de consolarlo. Cuando mi esposa intentaba consolarlo, el bebé gritaba más fuerte, y cuando intentaba consolar al bebé, mi esposa me gritaba por no preocuparme lo suficiente por ella. ‘No puedo criar un hijo. No estaba lista para esto. Deberíamos ponerlo en el orfanato. Debo estar loca. No, no estaría diciendo esto si no estuviera tan estresada. No soy una mala mujer. Soy una mala mujer …’ Los días pasaron conmigo tratando de consolar a sus locas divagaciones.”

El capitán sonrió. Debe sentirse bastante ridículo, mirando hacia atrás a su pasado.

“Me había casado con ella después de salir durante cuatro años. Por eso, pensé que la conocía mejor que nadie, pero al ver lo delgada que había resultado ser su paciencia, comencé a cuestionar lo bien que conocía a mi esposa y, dentro de mi negación, comencé a preguntarme si estaba atrapado dentro de algún tipo de realidad onírica. Comprender y aceptar esto me tomó un tiempo porque no sabía qué hacer con eso. Sentí una variedad de emociones diferentes. Incluso me sentí traicionado. Solo soy un marido normal. Durante los años que pasamos juntos, no tuve reparos en burlarme de mi esposa por algunas de las estupideces que había dicho por error, pero nunca me he burlado de ella sobre lo que sucedió durante ese tiempo. Simplemente mantuve mis labios sellados.”

El capitán comenzó a divagar cada vez más sobre las cosas que su hijo había destruido. Sus expectativas, su visión positiva de su esposa, su sueño, la lista continuó. Tuvo que dejar ir al perro que crió durante trece años debido a su hijo. Unos días después de dejar al perro con su lado de la familia, supo que otro perro había matado a su perro. El capitán se sintió afligido no solo por la muerte del perro, sino también por su incapacidad para ver los últimos momentos del perro.

Irónicamente, ni siquiera podía recordar el momento en que la lente de la cámara en la que trabajó seis años se rompió delante de él. El capitán todavía se presenta como un fotógrafo aficionado, pero no había logrado tomar una sola foto después de que la lente se rompió. Como resultado, no era realmente correcto que se presentara como un fotógrafo, pero, de nuevo, tampoco era correcto que el capitán dijera que le gustaba la música o las películas. Incluso afirmar que disfrutaba los fideos ahora sería una mentira, porque su hijo era alérgico al gluten. Por supuesto que el niño sería alérgico al gluten.

“Como perdí todo lo que me hizo quien era, terminé convirtiéndome en padre en vez de en mí mismo.”

“Ya veo.”

“Solo podía convertirme en un padre que se decía a sí mismo que soportara, que fuera paciente, que se suicidara.”

“¿Qué?”

“No podía convertirme en un padre que le dijera a su hijo que aprendiera a decir no, que se resistiera o que dijera su nombre con orgullo.”

“¿Por qué…?”

“Demasiadas cosas fueron destruidas en el proceso de convertirme en padre. Por eso, no me quedaba mucho. Me convertí en algo demasiado pequeño para ser llamado un humano, y perdí las posibilidades de convertirme en un buen padre.”

“… Ahh.”

“¿Qué bueno sería si tuviera más para empezar? ¿Si no fuera lo suficientemente superficial para que me despojaran de todo lo que no era mío mientras me convertí en padre?”

El capitán se limpió las mejillas que se habían manchado de lágrimas.

Fue inútil para él consolarse diciendo que había días mejores por delante. ¿Por qué fue eso?

Debido a que la pregunta era burda y debido a otras razones, no la respondí.

Historias Cortas de Ciencia Ficcion de Lee Yong Do

El vigésimo noveno salió del tercer cuarto de lavado.

El hecho de que la clonación de humanos sea ilegal no debería sorprender. Pero ninguna institución se detuvo a preguntarse por qué existía un tercer cuarto de lavado en naves pioneras, incluso con la ausencia de la segunda sala de lavado. A diferencia de los witanianos, que saltaron al espacio tan pronto como llegaron a ser capaces de viajar con FTL, los humanos rara vez querían abandonar la Tierra. Los pioneros ocasionales que aparecían de vez en cuando eran bestias extremadamente raras, y nadie se atrevía a decirles que lucharan contra el ambiente alienígena implacable sin siquiera tener una segunda oportunidad. Era extremadamente difícil encontrar un donante de órganos en una colonia espacial con una población no mayor de cien. Esto hizo de la clonación humana una forma efectiva y humana de encontrar donantes de órganos. Debido a esto, tratar de prohibir la clonación en una colonia espacial fue tan efectivo como tratar de detener la producción de drogas o alcohol.

Por supuesto, la nave pionera que perteneció al Consorcio del planeta Mphemba, el Maquiavelo, no fue la excepción. No se sabía cuántas veces se había utilizado, pero estaba claro que se había utilizado con éxito. Mphemba logró evitar la tragedia que le sucedió a todas las otras colonias y logró llegar a la etapa 12 de colonización con éxito. Típicamente, cuando un planeta alcanza su decimotercera etapa, la nave pionera dejaría el planeta. Dado que las naves pioneras eran tan raras como los propios pioneros, era difícil producir en masa una nave tan cara diseñado para hombres del espacio, viendo cuán raros eran. No había más remedio que reutilizar una sola nave pionera una y otra vez. Se programó que el Maquiavelo regresara a la Tierra antes de intentar crear una nueva colonia en otro lugar. Y diez días antes de que el capitán se fuera de Mphemba, Su hijo murió en lugar de un médico witaniano. Todo esto sucedió hace dos meses.

Como se trataba de un viaje de regreso, casi no quedaba nadie en el barco. El capitán logró tomar toda la nave para sí mismo después de aislar a un solo marinero. Él no hizo esto para vengarse de su hijo, ya que había muchas maneras de mantenerme enjaulado incluso sin hacer eso. El capitán tomó el control de la nave para el tercer cuarto de lavado. La máquina que le permitiría matar al que mató a su hijo en cientos de formas diferentes.

“Ah, ¿ahhh? Ah “.

Está bien. El capitán se había vuelto loco. Solo un poco más loco que los padres típicos que perdieron a su hijo.

El capitán creó clones de mí con cerebros activos.

Todos los clones producidos en la 3ª sala de lavandería fueron hechos para muerte cerebral, porque solo así es posible justificar algo como “matar a un clon de ti mismo para obtener recursos”. Era un ‘proceso bastante complicado para producir las partes del cuerpo necesarias para un paciente’. Si un clon se produjo con muerte cerebral desde el principio, nunca tendrá ninguna experiencia de vida. Este hecho está resuelto, lo que significa que nunca podría salir de su estado de muerte cerebral. Su falta de capacidad para pensar o sentir no lo hace diferente de un traje de carne o de un recipiente, ¿por qué no estaría bien aprovecharlo, cuando tal cosa carece de la capacidad de sentir dolor en primer lugar? Después de todo, sería bastante difícil llamarlo un ser humano, incluso si usted no fuera un hombre del espacio en una necesidad extrema de un trasplante de órganos.

Sin embargo, tal caso no se aplica a los clones de mí que el capitán había hecho, ya que a su debido tiempo eran seres capaces de desarrollar sensibilidad.

Le dije que no había ninguna diferencia en hacer un clon vivo o uno con un cerebro muerto si él solo iba a matarlo de todos modos. Sin embargo, decir que solo fue tratado como un loco por un loco. ¿Hacer un cadáver y matarlo? ¿Qué tan ridículo es eso? Bueno, el capitán terminó teniendo algún sentido. Pero si ese era el caso, ¿qué era eso de que el capitán creara clones de su enemigo para matarlo en decenas de formas diferentes, entonces? Intenté convencerlo. Le dije que lo que estaba haciendo no era vengarse, sino asesinar a un niño. Lo que le estaba diciendo no era diferente de decirle que me matara. Pero no funcionó.

Me até los cuerpos del vigésimo octavo yo y el vigésimo noveno, y comencé a hurgar en mis bolsillos, buscando el hueso del brazo derecho, que había sacado de mi cuerpo antes.

Mientras miraba el hueso de mi brazo, intenté darme una falsa justificación para matar al capitán. Fue bastante fácil.

No era solo para evitar que matara clones que fácilmente podían crecer y convertirse en humanos individuales. Algún día, el capitán se daría cuenta de que matar a los clones sería infructuoso y vendría a matar la copia original. No era como si creyera que seguiría viviendo mientras le proporcionara más clones de mí mismo. Estaba agradecido de haber logrado vivir todo este tiempo en primer lugar. Si quiero vivir, tengo que matar al capitán.

Ignoré el hecho de que iba a matar a un padre y un hijo con mis propias manos.

La emboscada fracasó antes de que comenzara.

Me dirigí hacia la sala de almacenamiento con la camilla al que estaba atado el vigésimo noveno. Estaba más cerca de ser una correa que de una camilla en este espacio de gravedad cero. Ni siquiera era necesario una camilla, ya que todo lo que tenía que hacer para mover un clon a algún lugar era tocarlo lo suficientemente fuerte. Pero todavía necesitaba atar al clon luchando a algo. Por eso utilicé la camilla. Si cargaba el clon en la camilla y lo empujaba con cuidado, entonces la camilla flotaría con seguridad hacia el otro lado. Como un barco que navega sobre el agua.

El impulso angular se conserva constantemente dentro de los límites de un entorno de gravedad cero. Al utilizar el movimiento de contracción de varias partes del cuerpo, el clon podría controlar la dirección y la orientación en la nave. Por supuesto, también podría rodar. La camilla logró llegar a la entrada de la bodega volteado boca abajo. Afortunadamente, la camilla no podía hundirse como un barco normal, pero aun así había un problema de tener el hueso del brazo que guarde debajo de la camilla para mostrarlo a la vista del capitán.

Está bien. Ocultar algo “debajo” de un objeto es un pensamiento muy parecido a la Tierra y lo sabía. Así que, por favor, deténganse con la burla sobre cómo nunca pensé en la posibilidad de que la parte superior de la camilla se convierta en su parte inferior. Tienes que recordar que el observador también tiene el poder de cambiar la dirección de su cuerpo a voluntad. En cualquier otro momento, el capitán tendría que girar en la misma dirección que la camilla para atraparlo. De lo contrario, su cuerpo se sacudiría hacia un lado debido al impulso angular de la camilla cuando lo agarre. Sin embargo, parecía que en su estado de embriaguez, el capitán ni siquiera podía molestarse en girar. En su lugar, trató de controlar la velocidad de la camilla empujándolo con el pie. Esto le permitió ver lo que estaba atascado en la parte inferior de la camilla. Maldición.

El capitán se sorprendió al encontrar un hueso del brazo debajo de la camilla, lo miró con una cara de sorpresa por un breve momento. Su rostro cambió poco después, ya que rápidamente entendió lo que era. Fue superado por la conmoción, seguido por su abrumador y repugnante sentido de la imaginación. No era difícil imaginar lo que estaba pensando el capitán, solo mirando su cara mostraba lo mucho que esperaba matarme. Eso no me interesaba en este momento, lo que realmente me preocupaba era a qué “yo” iba a matar con ese hueso.

Lamentablemente, no fue el vigésimo noveno. Fue el primero.

El capitán dejó escapar un grito monstruoso mientras intentaba apuñalarme en lugar de que el otro me pegara a la camilla. Apenas me las arreglé para esquivar sus ataques dos veces y saqué a mi mano izquierda con desesperación. Milagrosamente, me las arreglé para agarrar la mano derecha del capitán con ella. Aquí, el capitán cometió un error muy raro. Probablemente fue debido a su rabia. Mientras intentaba soltarse de mi agarre, mi cuerpo ingrávido se disparó hacia un lado, llevando al capitán conmigo. Debe haberse olvidado de cómo me mató con la nave espacial todas las otras veces. Porque al final, los dos saltamos alrededor de las paredes y los techos de la nave espacial sin mostrar signos de detenernos. Se habría parecido perfectamente a un juego de pinball si añadiéramos los efectos de sonido. Bueno, esta vez los efectos de sonido estaban llenos de insultos, gritos y rabia. Sirvieron al mismo propósito.

Fue entonces cuando llegó el horroroso shock. ¡Vino con un ‘bang!’ Un sonido que vino un poco después de que el temblor ya había hecho su camino a través de mi cuerpo. Me di cuenta de que lo obvio había sucedido cuando mi conciencia se desvaneció. Me había golpeado la cabeza contra la pared. Estábamos acelerando más y más cuando golpeamos las paredes mientras rebotábamos. Sin embargo, lo que hicimos solo hizo aumentar el shock. Esto era malo. Si perdiera el conocimiento ahora, entonces todo habría terminado para mí. El capitán me mataría mientras yo permaneciera inconsciente. Pero mantenerse despierto fue difícil. Casi sentí que ya había perdido el conocimiento. Luché por moverme. Si pudiera conseguir que una parte de mi cuerpo pudiera moverse, entonces podría despertarme. Pero ni siquiera sabía dónde estaba mi cuerpo. ¿Dónde estaba? Yo era…

El doctor Zumerei, que a menudo había recibido críticas por ser inusualmente infantil. Este no era el comportamiento que se esperaría de alguien que acababa de pasar por su cuarto Hurashemon. Había dejado de caminar cuando descubrió algo bastante peculiar en los pasillos de Maquiavelo.

Zumerei era un navegante. En la antigüedad, la navegación por el espacio se dejaba en manos de las computadoras, pero los pioneros humanos finalmente se dieron cuenta de que las computadoras a menudo eran propensas a los errores. Al final, se vieron obligados a revivir el trabajo legendario de un navegante. La raza del navegante no importaba. Lo que importaba era su inteligencia, y como los Witanianos partieron hacia el espacio mucho antes que los humanos, la mayoría de los navegantes que trabajaban estaban compuestos de la raza Witaniana.

Cuando los witanianos abordan una nave espacial humana, una sección de la nave debe ser bloqueada para crear un entorno adecuado para ellos. Esto causa un poco de incomodidad para la tripulación, pero eso no fue un gran problema para una nave pionera que regresaba, ya que todos los pioneros ya se habían ido a la colonia espacial. Debido a esto, no hubo problemas con tener un capitán humano y un navegante Witanian en un viaje de regreso. Especialmente porque este par específico de navegante/capitán ya había navegado juntos por varios hurashems.

Honestamente, sería mucho más conveniente conseguir un capitán witaniano en lugar de uno humano. De esa manera, podrían establecer el entorno de toda la nave para que sea adecuado para los witanianos. Pero la terquedad de la moderna sociedad burocrática de los humanos exigió que cada uno de sus naves debe ser dirigido por un capitán humano. Debido a esto, Zumerei solo podía ser un marinero y nunca un capitán apropiado. Sin embargo, Zumerei no estaba muy afectado por ese hecho. Él y su personalidad infantil no podían asumir las responsabilidades de ser un capitán. Además, su compañero era en realidad un humano decente. A pesar de no permanecer nunca en el mismo espacio que el capitán debido a la drástica diferencia en los entornos en que vivían, Zumerei todavía consideraba que el capitán era su amigo. Normalmente, uno tendría que pagar para viajar a través del espacio con un amigo. Debido a esto, el pago por viajar con un amigo en el espacio hizo que Zumerei se sintiera muy satisfecho. Debido a esto, Zumerei nunca asumió que podría haber habido una posibilidad de un accidente gigante como resultado de su compañero.

Tenía que ser una obra de un pionero al azar. Debió haber pensado que, dado que la nave será devuelta a la Tierra para reparaciones de todos modos, estaría bien tomar algunas partes de la nave para uso personal. Probablemente ni siquiera sabía que la nave iba a ser dirigida por un capitán humano y un navegante witaniano. Era una ocurrencia común. Esta fue la razón por la que Zumerei y el capitán intentaron bloquear una sección de la nave para probar si simularía un entorno Witanian con éxito. Es por eso que cuando la cerradura en el área de residencia de Zumerei se abrió y el aire de Witan comenzó a filtrarse afuera, Zumerei no corrió a buscar su traje espacial de inmediato. Sabía que el capitán sellaría completamente las áreas con fugas.

El capitán actuó como Zumerei había esperado. Como esto sucedía todo el tiempo, estaban bastante acostumbrados al procedimiento. Sin embargo, solo una cosa era diferente acerca de lo que sucedió ese día.

El capitán tuvo un hijo que tenía un talento natural para hacer que todos los que lo contrataron se arrepintieran de su decisión. La única razón por la que este hijo logró obtener el trabajo como estudiante de marinero en Maquiavelo en ese momento fue porque le rogó a su padre que extendiera el tiempo que pasaba en el espacio para que su currículum se viera mejor. El hijo era una persona extremadamente perezosa por naturaleza, incluso cuando su jefe no era su padre. Pero el jefe actual del hijo, el capitán, era una persona que bien podría estar calificada para decir “Soy el que soy” en la nave espacial. El hijo asumió que podía dejar a su padre para controlar el entorno de la nave y hacer lo que quisiera, y eso fue precisamente lo que hizo. Estaba jugando en secreto en la ubicación justo afuera del área de residencia de Zumerei, la ubicación que el capitán había bloqueado para evitar las fugas de aire de Witan en el área de Zumerei.

El aire de Witan despidió al hijo del capitán más rápido que cualquier empleador lo suficientemente tonto como para contratar al hijo en primer lugar.

Unos días después de la muerte del hijo, el capitán se fue con Maquiavelo, dejando a Zumerei atrapado en el planeta. No denunció el incidente de su compañero. En su lugar, solo hizo uso de todas las conexiones que tenía para tomar prestada una nave espacial de un costurero de estrellas humano. Como cualquier otra nave de un costurero de estrellas, la nave estaba dividido en dos secciones, una para humanos y otra para witanianos. Así que no había necesidad de esperar a que la nave creara un hábitat adecuado para Zumerei. Se puso en marcha de inmediato con el costurero de estrellas. Gracias a sus habilidades de navegación, Zumeri y el costurero de estrellas pudieron ponerse al día con el Maquiavelo en solo dos meses. Intentaron enviar mensajes a la nave durante varias horas, pero la nave se negó a responder. Alguien tenía que ir por sí mismos. El costurero de estrellas le sugirió que él entraría, ya que el ambiente dentro de la nave estaba configurado para los humanos de todos modos, pero Zumerei insistió en ir solo. El costurero de estrellas cedió ante su persistencia, y Zumerei entró en la nave en su traje espacial Witan.

Y adentro, dejó de moverse después de ver las entrañas de un humano flotando dentro.

Se habría sorprendido si las entrañas fueran las que pertenecían a un witaniano, pero como no lo eran, Zumerei no estaba tan conmocionado. Pero él se sintió confundido. Las entrañas estaban atadas de una manera particular, lo que le recordaba en gran medida el “lazo” que los humanos usaban para suicidarse. Es decir, en la tierra. La soga era inútil en el espacio. Zumerei no tenía idea de por qué se necesitaba tal cosa aquí en el espacio.

Sin embargo, Zumerei se vio obligado a pasar a un tema diferente un poco más tarde. No fue porque su curiosidad estuviera resuelta. Fue porque se le mostró una escena en la que incluso él se había sorprendido. Vio al capitán. Han pasado dos meses desde la última vez que lo vio, pero Zumerei no pudo correr hacia el capitán de inmediato. No sabía a cuál ir. Había dos capitanes.

Para la mayoría de los witanianos, los humanos parecían casi idénticos entre sí. Pero Zumerei fue capaz de diferenciar al capitán de otros humanos después de pasar mucho tiempo con él. Y claramente había dos capitanes desplegados frente a él. Se quedó mirando fijamente al capitán por un momento, luego recordó la tecnología de clonación que los humanos usaban a menudo. El capitán parecía haberse hecho un clon de sí mismo, pero ¿por qué motivo? ¿Para hacer ese extraño lazo hecho de tripas humanas? ¿Fue esta una ceremonia de algún tipo que los humanos realizaban? Zumerei decidió preguntarle al capitán y miró a los dos capitanes una vez más. El que estaba atado a una camilla de algún tipo probablemente era el clon. Porque sería difícil para un clon atar el original. Zumerei decidió que ese debía ser el caso y se trasladó al capitán que se había desmayado mientras sostenía algo en su mano. Aquí, Zumerei una vez más vio algo peculiar.

El capitán parecía estar sosteniendo un hueso humano. Pero no lo sostenía como los humanos normales sostenían los objetos con las dos manos. Su mano derecha estaba envuelta firmemente alrededor del hueso, pero su mano izquierda estaba agarrando su muñeca derecha. Zumerei no tenía idea de lo que el capitán estaba tratando de lograr con esto. Después de un momento de confusión, se aferró firmemente al capitán. Usó el tercer apéndice que los witanianos solían usar para tocar con afecto y sacudió al capitán.

Un gemido salió. Poco después, el capitán abrió los ojos.


FIN


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

4 comentarios

    • En cuál de todas las veces?
      El final?
      Al final fue él quien mató a su hijo, dejó al witaniano en la tierra, iba a suicidarse, pero decidió clonarse y matarse de varias maneras, comenzó a tener una doble personalidad y cuando su otro yo (su doble personalidad) iba a matarlo a causa de la culpa de matar a varios clones él se dio cuenta y peleó consigo mismo en un intento de detener su suicidio
      Algo así fue el final, de hecho esa fue la causa de que me gustara esta historia ya que no te esperabas su locura a ese grado y que el narrador y el capitán fueran los mismos

      Le gusta a 1 persona

        • Es hasta el final que se descubre.
          Al principio el narrador dice que el capitán lo está matando, luego dice que fue porque mató a su hijo, la clonacion se veía venir, pero además se menciona que sólo había dos personas en la nave (más el hijo) y al final el witaniano encuentra a dos capitanes en la nave, uno en una camilla (el que iba a matar) y al capitán agarrándose la mano que tenía un hueso.
          El narrador estaba peleando con el capitán es ahí donde no cuadran las cosas y te das cuenta que es el mismo capitán que se volvió loco y estaba luchando para matarse A el mismo y para sobrevivir

          Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s