Súper Gen Divino – Capítulo 316: Alimentando Mi Mascota


Segundo Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

“Eso ni siquiera tiene sentido. No tenemos espíritus de las bestias divinos de la segunda zona de El Santuario de Dios, aunque tuviesemos, es imposible que las cambiemos por algo de la primera zona de El Santuario de Dios.” Dijo Ma Mingjun con sus cejas fruncidas.

Los espíritus divinos de las bestias en la segunda zona de El Santuario de Dios eran mucho más difíciles de encontrar que los de la primera zona de El Santuario de Dios, y por lo tanto mucho más valiosos.

Sin embargo, una persona no evolucionada no podía recibir ningún espíritu de la bestia de la segunda zona de El Santuario de Dios. Si Han Sen comprara un espíritu de la bestia de la segunda zona de El Santuario de Dios para su madre, su madre tendría que recibir el espíritu de la bestia directamente de la otra parte. Además, un espíritu primitivo de la bestia de la segunda zona de El Santuario de Dios vencería fácilmente a la mayoría de los espíritus divinos de las bestias de la primera zona de El Santuario de Dios.

Debido a que los espíritus de las bestias de una zona superior no podían entrar en una inferior, los espíritus divinos de las bestias de la primera zona de El Santuario de Dios eran todavía muy valiosos.

Sin embargo, usar el espíritu divino de la bestia de la primera zona de El Santuario de Dios para cambiarlo por uno en la segunda zona de El Santuario de Dios estaba todavía fuera de discusión.

“Olvídalo entonces.” Han Sen desistio facilmente con el trato. Como Ma Mingjun era de la Brigada La Gloria, era muy probable que su brigada fuera como la Brigada Armadura de Acero y tuviera afiliaciones militares, que era la única razón por la que Han Sen consideró hacer un trato con ellos.

Ma Mingjun y Su Xinmei se susurraron, y luego Su Xinmei dijo a Han Sen que ya había puesto al lobo plateado en su espalda, “¿Cómo te llamas? ¿Eres del Refugio Armadura de Acero?”

“Sí.” Contestó Han Sen y rápidamente abandonó la Isla del Misterio con el cuerpo del lobo plateado.

Su Xinmei se enfureció, “¿Debemos dejar que se vaya así? Hemos luchado contra la criatura divina durante mucho tiempo, y básicamente se aprovechó de nosotros.”

Ma Mingjun agitó la cabeza y dijo, “Esta persona estaba usando una habilidad secreta de la Escuela de Combate Ares. Pocos estudiantes podrían usar esa habilidad. Debe ser una persona muy importante en la escuela de combate.”

Después de que Han Sen regresó al suelo, convocó a Meowth y puso el cuerpo del Lobo Tornado sobre su espalda. Viajaron un largo camino para encontrar un lago limpio y Han Sen hizo una barbacoa con el lobo.

El Lobo Tornado era del mismo tamaño que un toro. Han Sen no podía terminarlo él mismo, así que convocó al Ángel Santo para que se uniera a él. Era demasiado pesado para acarrearlo con él de todos modos.

El Ángel Santo había estado de gran humor durante estos dos días, ya que fue alimentada primero con el mushu y luego con el Lobo Tornado. Se emocionó tanto que sus ojos brillaban.

El Lobo Tornado tenía mucha más carne que el mushu. Incluso con su apetito espantoso, el Ángel Santo no pudo terminarlo en poco tiempo. Han Sen y ella tardaron tres días en terminar el Lobo Tornado. En cuanto a los huesos y órganos internos, Han Sen se los dio al Rey Gusano.

El Rey Gusano se alegró. Nunca antes había sido alimentado con carne divina, y estaba contento de probar algunos huesos y tripas.

Han Sen obtuvo otro punto genético divino del Lobo Tornado y ahora tenía ochenta puntos genéticos divinos.

En poco tiempo, habían viajado a través del Pantano Oscuro. Han Sen hizo una fogata a la hora de comer y decidió calentar un poco de la carne de mushu que había conservado. Como no era mucho, no convocó a las dos mascotas.

Justo cuando empezó a comer, vio a dos personas que llegaban en sus monturas, que resultaron ser Ma Mingjun y Su Xinmei.

Han Sen no se sorprendió. Siempre estaba cocinando estos días y era natural que lo alcanzaran.

Ma Mingjun y Su Xinmei se sorprendieron al ver a Han Sen, que ya que Han Sen era del Refugio Armadura de Acero, no entendían por qué iba a viajar al Refugio La Gloria.

“¡Qué coincidencia! Me alegro de volver a verte. ¿Podemos usar tu fuego para cocinar?” Preguntó Ma Mingjun.

“Sírvete tú mismo.” A Han Sen no le importó y continuó comiendo su barbacoa.

Ma Mingjun y Su Xinmei miraron desconcertados a Han Sen. Era fácil decir que la carne que Han Sen estaba comiendo no provenía del Lobo Tornado. Junto a Han Sen, tampoco había grandes paquetes, lo que era extraño.

El Lobo Tornado era tan grande como un toro. Sólo habían pasado un par de días desde que se separaron, así que sería increíble que Han Sen hubiera podido terminar una quinta parte de la carne, por no hablar del lobo entero. Sin embargo, para su sorpresa, el Lobo Tornado había desaparecido.

“Soy el jefe de la Brigada La Gloria, Ma Mingjun, esta es mi novia Su Xinmei. ¿Cómo te debemos llamar?” Cuando Ma Mingjun empezó a cocinar, comenzó una pequeña conversación con Han Sen.

“Han Sen, un don nadie del Refugio Armadura de Acero.” Contestó Han Sen con indiferencia.

Ma Mingjun no sabía mucho sobre el Refugio Armadura de Acero. Pensó en lo que sabía y dijo, “Dollar del Refugio Armadura de Acero es un tipo impresionante. Es una pena que que solo participó una vez en la competición de Los Elegidos y ni siquiera compitió en la última ronda. “¿Lo conoces?”

“Todo el mundo lo conoce en el Refugio Armadura de Acero. Sin embargo, él no me conoce.” Dijo Han Sen con una sonrisa.

“¿Adónde dejaste ese lobo plateado? No podrías haberlo terminado en estos dos días, ¿verdad?” Después de charlar un rato, Ma Mingjun expresó sus dudas.

“Se lo di de comer a mi mascota.” Dijo Han Sen con indiferencia.

¡Ejem!

Ma Mingjun se ahogó con el agua que acaba de beber. Era la primera vez que escuchaba que alguien le daba carne divina a una mascota.

Su Xinmei miró incrédula a Han Sen y le preguntó, “¿Le diste de comer carne divina a tu mascota?”

“¿Qué hay de malo en eso?” Preguntó Han Sen.

Ma Mingjun dijo rápidamente, “Puesto que el hermano Han usaría carne divina para alimentar a su mascota, esa mascota debe ser extraordinaria. ¿Podemos tener el honor de verla?”

Ma Mingjun y Su Xinmei no creían que alguien haría tal cosa. Sin embargo, el lobo plateado desapareció, y era imposible que Han Sen lo hubiera terminado por su cuenta. Parecía que alimentar a su mascota era una explicación plausible.

Sin embargo, ¡qué mascota debía ser para que alguien estuviese dispuesto a alimentarla con carne divina! Aunque Ma Mingjun tuviera una mascota divina, no usaría carne divina para alimentarla.

“Es sólo una mascota, no tiene nada de especial.” Dijo Han Sen, sonriendo.

“Tenemos tanta curiosidad por saber qué clase de mascota es merecedora de carne divina.” Su Xinmei aún no creía que Han Sen lo hubiera hecho.

“Está bien, pero ver mi mascota tiene unos honorarios de un espíritu mutante de la bestia. Si puedes permitírtelo, puedo convocarla tanto como quieras.” Dijo Han Sen con arrogancia.

 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s