Súper Gen Divino – Capítulo 315: Lobo Tornado


Primer Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

El segundo día que pasó en el Pantano Oscuro, Han Sen vio desde lejos que una isla flotaba en el cielo. De repente se emocionó y pensó, ¡hay una Isla Misteriosa en el Pantano Oscuro!

Una Isla Misteriosa significaba un espíritu divino de la bestia. En el pasado, Han Sen necesitó un bumerán Mariposa Fantasmal Divino para matar al Ángel Santo, pero ahora ya no lo necesitaba. En todo la primera zona de El Santuario de Dios, apenas había una criatura divina que no pudiera matar.

El Pantano Oscuro era remoto y peligroso, no era muy probable que alguien estuviera allí. Por lo tanto, Han Sen creía que no tendría muchos competidores.

Habiendo invocado sus alas divinas, Han Sen voló hacia la Isla del Misterio. El fuerte viento no pudo detenerlo en absoluto.

Esta vez, Han Sen sólo usó las alas del Dragón de Plumas Moradas. No se veía exactamente como Dollar, pero tampoco le importaba. Nadie había visto las alas sin la armadura del Escarabajo Negro. Además, todos los que habían visto esas alas divinas habían evolucionado, incluyendo a Shen Tianzi.

Cuando Han Sen aterrizó en la Isla Misteriosa, frunció el ceño al escuchar los ruidos de un combate. Alguien se le adelanto a la Isla Misteriosa en el Pantano Oscuro.

Han Sen vio que era un hombre y una mujer luchando contra un lobo gigante de piel plateada. Han Sen pensó que el lobo debia ser la criatura divina de la Isla Misteriosa.

Han Sen no podía decir quiénes eran el hombre y la mujer. Parecía que no eran del Refugio Armadura de Acero.

Tal vez fuesen del Refugio La Gloria. El Refugio Armadura de Acero y el Refugio La Gloria eran los más cercanos al Pantano Oscuro, supuso Han Sen.

Tanto el hombre como la mujer tenían un fabuloso conjunto de espíritus de las bestias. No sólo tenían alas divinas, sino que incluso sus armas y armaduras eran espíritus divinos de las bestias.

Además, los dos se habían transformado con espíritus divinos de las bestias humanoides. El nivel de las espíritus de las bestias que usaban era espantoso incluso para Han Sen.

Sin embargo, con sus lujosos espíritus de las bestias, no pudieron vencer al lobo plateado.

El lobo plateado era tan rápido que cuando corría, se volvía borroso. Han Sen se dio cuenta de que el lobo plateado era una gran amenaza para el hombre y la mujer.

Después de observar un rato, Han Sen sonrió y no se apresuró a unirse. Parado a lo lejos, decidió verlos pelear.

En ese momento, pudo darse cuenta de que el hombre y la mujer no eran contrincantes para el lobo. No tenía intención de luchar con ellos y quería matar al lobo después de que se retiraran.

“Parece que la Dama de la Suerte sigue de mi lado.”, pensó Han Sen.

De hecho, el hombre y la mujer se dieron cuenta de que cada vez era más difícil esquivar al lobo. También parecían haber notado a Han Sen, y no querían pelear más.

Luchando mientras se retiraban, el hombre y la mujer se acercaron a Han Sen.

“Amigo, soy Ma Mingjun del Refugio La Gloria. ¿Qué tal si trabajamos juntos para cazar a esta criatura divina?” Exclamó el hombre cuando se acercó a Han Sen.

“Si trabajamos juntos, ¿quien se quedaría con la carne y el espíritu de la bestia?” Preguntó Han Sen.

“Quienquiera que haga el golpe fatal se queda con ellos.” Ma Mingjun estaba a ciento cincuenta pies de Han Sen.

“Está bien.” Han Sen sonrió y se unió a los dos. La lanza giratoria y la espada de diamante estaban ambas guardadas en la mochila de Han Sen. Por supuesto, Han Sen no las usaría. Convoco al arpón de tres filos y se lanzó contra el lobo plateado.

Ma Mingjun y Su Xinmei intercambiaron una mirada y rápidamente se unieron a Han Sen, no esperaban que Han Sen fuera tan decisivo y de repente se asustaron un poco de que Han Sen pudiera arrebatarle el espíritu de la bestia.

Con Han Sen en el equipo, Ma Mingjun y Su Xinmei de repente se sintieron menos presionados. Ambos se sorprendieron de lo bien que podía luchar Han Sen. Como no lo conocían, pensaron que probablemente Han Sen no era del Refugio La Gloria, de lo contrario habrían oído hablar de él.

Los dos no se atrevieron a aflojar, por temor a que Han Sen matara primero al lobo plateado.

De hecho, Han Sen no usó todo lo que tenía. De lo contrario, el lobo plateado habría sido asesinado en el primer asalto.

Han Sen intentaba practicar Refugio La Gloria con el lobo plateado. Desde que aprendió Refugio La Gloria, Han Sen no tuvo demasiadas oportunidades para usarlo, porque apenas podía encontrar un oponente digno. Practicándolo con el lobo, Han Sen intentaba refrescar su memoria.

Sin embargo, una cosa era segura: el lobo plateado era suyo, y Ma Mingjun y Su Xinmei no tenían ninguna oportunidad.

Aunque los dos habían intentado con todas sus fuerzas matar al lobo plateado antes que Han Sen, Han Sen fue el que le quitó la vida al lobo con Refugio La Gloria.

Ma Mingjun y Su Xinmei estaban aturdidos. Habían decidido cuándo hacer el ataque fatal, pero no previeron el movimiento repentino de Han Sen, que decapitó al lobo plateado instantáneamente antes de tener la oportunidad de usar su carta de triunfo.

«Cazada Bestia Divina Lobo Tornado. Se ha obtenido el Espíritu Divino de la Bestia Lobo Tornado. Consumiendo la carne de Bestia Divina Lobo Tornado hay oportunidad de obtener 0-10 puntos genéticos divinos.»

Han Sen echó un vistazo al espíritu de la bestia Lobo Tornado y descubrió que era una montura espíritu de la bestia. Han Sen estaba contento cuando finalmente ganó su primera montura divina.

Meowth no era un montura en sí mismo, porque a pesar de su velocidad, montar en él era una experiencia terrible.

“Gracias.” Dijo Han Sen y fue a recoger el cuerpo caído del lobo tornado.

“Un segundo.” Ma Mingjun de repente detuvo a Han Sen.

“¿Vas a retractarte de tus palabras?” Preguntó Han Sen con calma, sin enfadarse.

“Amigo, no queremos hacer eso. Sólo queríamos preguntarte si está dispuesto a vender la carne y el espíritu de la bestia.” Ma Mingjun le preguntó a Han Sen.

“No.” Han Sen rechazó a Ma Mingjun sin pensarlo dos veces. Todavía necesitaba algunos puntos genéticos divinos para sí mismo. Aunque no lo hiciera, su Ángel Santo lo necesitaba.

“Amigo, si estuvieras dispuesto a vender, podemos hacerte una oferta muy generosa.” Ma Mingjun intercambió una mirada con Su Xinmei y le comento a Han Sen.

“No me interesa el dinero. Pero si tienes un espíritu divino de la bestia de la segunda zona de El Santuario de Dios, podría considerar un intercambio.” Dijo Han Sen en voz baja.

Desde su última cooperación con Lin Beifeng, Han Sen ganó un total de 700 millones. Además de las espíritus de las bestias mutantes que obtuvo de Xu Ruyan y del nido, Han Sen era un hombre bastante rico en ese momento.

Había usado algunas conexiones para comprar unos cuantos espíritus de las bestias mutantes en la segunda zona de El Santuario de Dios para que su madre las usara, lo cual fue de gran ayuda para Luo Sulan. Sin embargo, un espíritu divino de la bestia de la segunda zona de El Santuario de Dios era tan rara que Han Sen no había encontrado ninguna oportunidad de comprarla. Después de todo, él mismo no había entrado en la segunda zona de El Santuario de Dios.

 

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s