Hija del Duque — Capítulo 24


Hello there.

Aquí tienen el cap del milenio. Creo que ya me acostumbré a tratar con la manera de escribir de la autora (que es horrible, por cierto), así que quizá en un futuro pueda devolver esta novela a su horario.

A propósito, esta portada que puso es otra que una conocida me consiguió. Quizá un día de estos traduzca las dos portadas. 🤔


Nota aparte: Se cambió el nombre del hermano de Erica. Pasando de ser «Eduart» a «Eduard».


Anterior |Índice| Siguiente


La Isla del Mensajero (6)

«Arco 2: Erica Aurelia y la Cámara Funeraria de los Ángeles»

 

El banquete se llevó a cabo en un salón llamado Sala del León.

 

El castillo real en sí es inmenso, por lo que la sala era tan grande como un gimnasio.

En las columnas y paredes de la sala había, tal como el nombre sugiere, muchas esculturas de leones.

Me pareció extraño, ya que, aun siendo un país de dragones, parecía ser que el león también era una bestia auspiciosa de Ignitia.

 

Entre las decoraciones de leones, se prepararon muchas mesas grandes, y el banquete listo para la fiesta.

La iluminación se hizo con un enorme candelabro con docenas de velas.

Toda la habitación —quizá por las velas de cera de abeja—olía un poco dulce.

Bajo la luz naranja oscilante, nobles invitados de todo este continente se hallaban presentes en la sala.

 

Los aristócratas reales de Ignitia llevaban un pequeño dragón en un hombro o al lado de sus pies.

Es un accesorio viviente que también servía como guardia de seguridad.

 

La nobleza de Lucanrant portaba una gran espada ceremonial en la cintura, mientras que los nobles de Hafan llevaban túnicas y portaban un bastón largo.

La apariencia parece ser bastante diferente según el lugar de nacimiento, como era de esperar.

 

Por cierto, los de Aurelia llevaban modestamente unas pocas varitas, haciéndolos lucir notoriamente simples.

… Si dejamos de lado los muchos accesorios que llevamos encima, claro.

 

Por alguna razón, los asientos vacantes de la nobleza de Hafan se dieron a notar.

Aunque las nobles todavía seguían allí, no se veían las figuras de buena parte de los hombres nobles.

¿Habrá pasado algo?

Tiré de la manga de mi padre y le pregunté—: Otou-sama[1], ¿sabes qué le pasó a la gente de Hafan?

—Oh, asaltaron varias tumbas al mismo tiempo. Aparentemente, todo buen mago está disponible para la investigación y el postratamiento.

—… Asalta tumbas, ¿eh?

—No te preocupes, Erica. La nobleza de Hafan son expertos en este tipo de cosas. Pronto lo resolverán.

—Sí…

 

Mi padre me acarició la cabeza gentilmente.

 

Ciertamente, los de Hafan son especialistas en cosas como los espíritus malignos, es más seguro que ellos se hagan cargo de esa tarea y no otra persona.

Pero, últimamente ha habido demasiados casos de asalta tumbas.

Incluso yo, que era ignorante de la situación, de cuando en cuando escuchaba historias de casos de tumbas que fueron saqueadas.

 

—¿Pasó algo en la tumba del cementerio de Casketia?

—No sé sobre eso, pero… Erica, será mejor que no sueltes esa palabra durante el banquete.

—Ah, sí. Perdón, Otou-sama.

 

Rápidamente cerré la boca.

Hablé descuidadamente como si fuera un asunto concerniente a Aurelia.

Sin embargo, para los de otros países, las historias relacionadas con Casketia era un tema bastante delicado.

 

Quienes tienen procedencia de los antiguos reinos —Hafan y Lucanrant, especialmente—odian tanto a Casketia que se podría ver como una fobia a los vampiros.

Aun en estos tiempos, todos ellos se sometían a un duro entrenamiento antivampiros. Hasta los soldados de más bajo rango debían pasar por este entrenamiento.

 

Y no es de extrañar.

Cuando Casketia aún estaba presente en este continente, Hafan y Lucanrant habían sufrido de esclavitud durante mucho tiempo.

Este estado de esclavitud continuaría hasta que llegara Ignitia y los tres países combinaran fuerzas para erradicar a Casketia.

 

El actual Reino Federal tiene un aspecto fuerte como “una alianza para oponerse a Gigantia, que manipulaba gigantes —la oprimida clase esclava— y los usaba como mano de obra, lo que resulta deshonroso para la dignidad de los seres humanos”, pero el propósito de la formación de la alianza en aquel entonces fue diferente.

Era “una alianza para aniquilar a Casketia y a esos vampiros que oprimían a la clase esclava, jugaban con la vida y deshonraban la dignidad de los seres humanos”.

 

Respecto a este punto, Aurelia, que era el ‹Clan del Visitante›, habiendo llegado después de que Casketia dejara de existir, sentía dicha historia como algo ajeno.

 

Suponiendo que este incidente estuviera relacionado con Casketia, por muy simple que sea, un Duque deberá investigar el sitio inmediatamente.

Klaus y el Duque de Hafan no podrán asistir al banquete hasta que se resuelvan los casos de las tumbas.

Puedo ver a lo lejos la figura de la Duquesa de Hafan, pero el tumulto de personas es demasiado grande, y no logré distinguir la silueta de Anna.

 

Bueno, ¿qué más da?

Me gustaría poder encontrarme con Anna, pero estaré en aprietos si termino topándome con Klaus y me exige tener un duelo.

 

En serio… ¿Qué pasó para que me diera esa carta de desafío…?

¿Klaus no debería ya conocer bien su fuerza propia?

Incluso si yo fuera a luchar contra él, solo me imagino un futuro donde terminaré derrotada en un santiamén.

 

—¿Te sientes sola al pensar que no podrás verte con Klaus-kun?

—¿Eh? No, eso no se me ha pasado por la mente, pero… Vale, no pasa nada. Saludaré a la Duquesa y a Anna-sama más tarde.

—… Ya veo. Hm. Parece que me he adelantado. Olvídalo.

 

¿Por qué solo nombró a Klaus?

Por alguna razón, mi padre mostró una expresión abatida.

 

Quizá él estaba pensando en un compromiso o algo por el estilo, pues, a sus ojos, Klaus y yo estábamos en buenos términos.

Pero, para Klaus, soy una rival.

Me gustaría al menos tener una amistad normal con Klaus.

 

Entretanto, la orquesta de músicos de la corte comenzó a tocar música.

Haciendo juego con el momento, aparecieron sirvientas y cocineros llevando platos de plata en cada mano.

Al mirar los platos con variedad de dulces, los niños nobles de cada país dieron un brinco de alegría infantil.

 

—Empezó, ¿eh?

—Ah, no, Erica, el banquete para el Festival de Adviento no es algo formal. Bebe a gusto y disfruta de la comida hasta saciarte. Puedes disfrutar de una charla, ir a cantar, bailar. Sucede que aquí la manera en que están acostumbrados a darle la bienvenida a los invitados para el festival es un poco elegante.

—¿En serio?

—Viene perfecto para practicar antes de adentrarte completamente en la sociedad. Deberías ir acostumbrándote poco a poco mientras disfrutas, así no resultará una gran carga sobre tus hombros.

—Sí, Otou-sama.

 

Ya tenía esa idea en mente, pero de todos modos di un asentimiento a su consejo.

Un artesano de confitería transportaba un dulce de azúcar blanco puro en un gran plato de plata que bien podría tener un metro de diámetro.

Tenía la forma de la ‹Isla del Mensajero›.

Se veía tan bien que me sentiría mal arruinarlo solo para comer.

 

De pronto, sentí que algo golpeó mi pierna ligeramente.

Tirnanog, escondido bajo el mantel, miraba el castillo de caramelos de azúcar con la cara asomada por el hueco.

 

Erica, ¿qué es eso? Parece un edificio, pero… ¿huele delicioso?

—Es un dulce hecho de azúcar para el festival. Parece que estar pensado para un día de celebración especial.

Ooh, quiero probarlo.

—Bueno, te traeré un pedazo si veo la oportunidad.

 

No debería comer dulces solamente, también quiero darle carne.

Hoy cargó equipaje pesado, debo compensárselo.

 

Ignitia está estrechamente relacionada con el continente sureño Karkinos, por lo que la cocina es también al estilo de dicho continente.

Vino con alta concentración de alcohol diluido con agua.

Carne al horno con muchas especias, dándole una sabrosa fragancia.

Estamos en un momento de decaimiento de las ostras, pues hace no mucho pasó la temporada, por lo que ahora es la última vez que se comen.

También había frutas con magníficos tonos coloridos, típico de los países del sur.

 

Tengo de opciones té negro, café y cacao, pero yo quería beber alcohol.

Como era de esperar, no se permite beber para niños de ocho años. ¡Qué pena!

 

—Erica, espera un momento. Tenemos que saludar a Su Majestad el Rey antes de la comida.

¿¡Fugaa!? S, ¿sí? Entendido, Otou-sama.

 

~Uwaah~, perdónenme. ~Acababa de agarrar un carpaccio de aperitivo~.

Había una carne recién horneada y ostras bastante voluminosas. ~No mordí nada, lo juro~.

 

Escuchando la voz de mi corazón glotón con una máscara de damisela noble, volví a centrar mi atención en la mesa mientras me echaba el pelo hacia atrás.

Tirnanog saludó desde abajo de la mesa mientras meneaba una langosta más grande que él.

Deja un pedazo para mí, por favor.

 

Y entonces, mi padre me llevó con el Rey de Ignitia.

Esta ocasión parece que no solo la Reina está aquí, sino que el Príncipe también estaba presente.

 

¡Ooh! ¡Por fin podré ver la cara del Príncipe Augusto!

 

El Príncipe llevaba ropas ceremoniales decoradas con hilo de oro rojizo, que es el color característico de Ignitia, y tenía un pequeño dragón dorado sobre su hombro.

Su sedoso cabello rubio era de un tono más oscuro en comparación con el resto de la realeza ignitiana.

Su piel, que tarde o temprano se broncearía debido a las quemaduras solares, seguía siendo blanca al punto que daba la sensación de ser transparente.

Su rostro se asemejaba al de la reina; parecía una muñeca.

 

No puedo creer que se convertiría en un príncipe llamativo[2] en seis años.

Era la figura de un niño que parecía una hermosa niña…

 

(… ¿Eh?)

 

De alguna manera, ¿no se parece al autoproclamado Ángel-san?

¿Gemelos?

¿Similares entre sí?

No me digas… ¿Son la misma persona?

Ese dragón dorado se parece al dragón de Ángel-san que se llamaba Goldberry.

 

El Príncipe Augusto no intentó mover la mirada, incluso cuando mi padre y yo dimos nuestros saludos.

Ni siquiera movió una ceja, solo siguió mirando a la lejanía por la ventana.

La impresión que daba era completamente distinta del amigable, expresivo y autoproclamado Ángel-san que conocí un mediodía.

Ahora parecía una estatua hecha de alabastro.

Quizá porque lo estuve mirando tan intensamente, el Príncipe Augusto echó un vistazo hacia este lado con frialdad.

 

(Jii[3], no me percaté de que lo miraba tan fijamente. Me pregunto si esto pudiera ser visto como acto de maleducado.)

 

Sin embargo, el Príncipe cesó de mirarme y en silencio volvió su línea de visión a las afuera de la ventana.

Su comportamiento daba una sensación apática, como si todo le fuera insignificante o aburrido.

 

No obstante, el dragón dorado —que se parecía a Goldberry— sentado sobre su hombro seguía mirándome fijamente.

Entrecerró los ojos como si sonriera, y empezó a jalar el cabello del Príncipe Augusto para que se girara.

Aun así, el Príncipe Augusto, como si de una estatua se tratara, siguió inmóvil mirando por la ventana.

 

En fin, ya picó mi curiosidad.

Sin poder aguantarlo más, finalmente levanté la voz para dirigirme al Príncipe.

 

—Príncipe Augusto. Eh…, disculpe ¿usted no es Ángel-sama, de casualidad?

 

Ah.

Lo noté después de haberlo dicho en voz alta, pero ¿¡qué poema fue ese!? [4]

Aunque… ¿de qué otra manera podía preguntarlo?

 

¡Fuu!

¡Gu!

 

Ambos, mi padre y el Rey de Ignitia, que estaban bebiendo vino juntos, se habían atragantado con sus bebidas al unísono.

¿Por qué están espiando?

¡Deténganse, por favor!

Uwaaaa. Voy a morir de la vergüenza.

¡Siquiera en mis momentos como chuunibyou[5] de mi vida pasada jamás había dicho o escrito algo así!

 

Agh, desearía haber preguntado «¿Eres el chico que se convirtió en mi guía de turismo en la catedral?».

Este error me marcará de por vida…

 

—Vaya. Augusto, ella te llamó ángel.

 

La Reina estaba sonriendo alegremente.

Noté que la atmósfera se tornó más y más amigable.

El Príncipe Augusto, siendo incitado por la Reina, finalmente se dio la vuelta.

 

Aun así, el rostro del Príncipe Augusto permaneció tieso como el de una estatua de alabastro.

 

—Oh, Erica-jou. Parece que me has confundido como un ángel debido a mi belleza, pero soy una persona normal. Estate tranquila, que no me pondré a volar.

 

Se puso de pie mientras decía esas palabras, y inclinó levemente la cabeza mientras continuaba—: Pero como los seres humanos están limitados por su propia carne, casi nunca puedo decir que me encuentro saludable. Me siento mal, así que me retiraré de este banquete de la noche. Erica-jou, si me disculpa.

—Oh, por supuesto.

—No te preocupes por mí, por favor continúa disfrutando de la fiesta.

 

Sin mover una sola ceja al decir todo eso, el Príncipe Augusto se fue del lugar.

 

Al final sí resultó ser la misma voz que la del autoproclamado Ángel-san.

Pero la actitud es diferente, como si fuera otra persona.

Suena un poco exagerado, siendo honesta.

¿Será que tiene personalidad múltiple, o algo por el estilo?

 

Mientras la Reina me daba sus disculpas, en mi mente se congregaron muchas preguntas sin respuesta.

 

 

Notas:

0– Recordatorio: «Otou-sama» es un préstamo de la pronunciación en japonés, la palabra como tal significa «padre/papá».
1– Aquí veo algo raro. Las raws dicen «チャラ», lo que se pronuncia como chara. Esto tiene numerosos significados según el contexto y con qué vaya acompañado, pero pareciera que lo más cercano a la idea es «llamativo» o «ruidoso». La TI lo puso como «gaudy», así que imagino que mi interpretación está bien.
2– No recuerdo si ya aclaré esto, pero esto es otro préstamo del japonés. Es una onomatopeya usada para mostrar que alguien «tuvo un brinco» o «chilló del susto». No creo que sea la mejor explicación para esta onomatopeya, pero seguramente sabrán de esta onomatopeya si son de ver anime.
Si no les gusta, puedo intentar encontrar otra onomatopeya que sirva de reemplazo.
3– La TI me dijo que esto tiene que ver con los chuunibyou, que suelen escribir cosas fantasiosas y demás. Aunque ni ella entiende por qué lo llama «poema».
4– Chuunibyou (中二病; Chūnibyō) es un término coloquial despectivo del japonés usado para describir a una persona que manifiesta un comportamiento delirante, particularmente cuando este cree tener un poder especial que ninguna otra persona posee. El término originalmente se usaba para referirse a los niños de segundo año de la escuela secundaria que se comportaban como adultos, pero con el tiempo se convirtió en un término generalmente utilizado para describir el comportamiento delirante en general.


Anterior |Índice| Siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s