Riku y Chise: El repartidor de periódicos y la chica del chalet: Capítulo 05 – La Despedida A La Edad De 15 Años



(Es el último día … pero no he visto a esa chica …)

Riku terminó de entregar los periódicos y regresó a la tienda para cobrar su paga.

Su mente estaba pensando en la chica del chalet.

Hoy era el último día que entregaría los periódicos a esa casa.

Pero no había visto a la muchacha de pelo largo y aspecto aprensivo de pie junto al buzón.

E incluso si lo hubiera hecho, solo podría entregarle el periódico sin decir una palabra.

Aun así, Riku se sintió débil al pensar que nunca más volvería a ver a esa chica. De alguna manera, el mundo a su alrededor parecía borroso y sin color.

Con la sensación de vacío en su corazón, Riku se dirigió hacia la escuela.

Entró solo en el salón del club y abrió el cuaderno de bocetos. El dibujo de la chica le sonreía tímidamente a Riku.

Por cada página que volteó, había una variación de ella. Ahí estaban sus gafas, su sonrojo cuando levantó los ojos para encontrarse con los de él, o ella con trenzas, ella con los ojos bien abiertos, o ella inclinándose profundamente hacia él.

Con dolor en el corazón, Riku continuó hojeando esas ilustraciones. En ese momento –

“… Arimura”

– una voz débil, una que sonaba como si estuviera a punto de desaparecer por completo, llegó a sus oídos y Suzuka apareció ante él. Parecía como si estuviera a punto de llorar.

“Lo-Lo siento” dijo ella, con los ojos llenos de lágrimas hasta que ya no pudo mirarlo.

“Lo sé, estás realmente enojado conmigo, Arimura … Como era de esperar … Incluso si tengo que ser ignorada por ti, no tengo motivos para discutir … P-Puedes seguir ignorándome …. pero, solo … quiero disculparme contigo de verdad. Dije que te conquistaría en estas vacaciones de verano, Arimura … porque, si otra chica se te confesara … estaría muy preocupada … Hay muchas otras chicas … a las que secretamente le gustas, Arimura … Y como este es nuestro último verano en la escuela secundaria … alguien podría reunir el coraje para confesarse … “

Suzuka se veía mucho más débil que de costumbre. Se atrevió a no mirar a Riku a los ojos y estaba tartamudeando.

“Así es que yo anuncié eso … a todos … porque no quería que eso sucediera … quería enviarles un mensaje, diciéndoles que estamos saliendo, porque quería advertirles a otros … Decirle que me perteneces, Arimura. P-Porque, siempre, siempre me caíste bien, Arimura … no quería que nadie más te tomara … “

La voz de Suzuka se volvió cada vez más suave y ronca. Cuando Riku giró su cabeza para mirarla, su cabeza cayó aún más.

Por primera vez, Suzuka le transmitió sus sentimientos a Riku. Soportando toda la vergüenza, ella bajó la cabeza y expuso su cobardía y engaño.

Riku podía ver su sinceridad, y él sentía lástima por ella. La agitación emocional dentro de él se estaba resolviendo lentamente.

No fue solo culpa de Suzuka.

Simplemente resultó que se parecía mucho a la madre de Riku y, por esa razón, Riku había sido parcial en contra de ella desde el principio. Había esperado que ella fuera seguramente como su madre, coqueta y atrevida. Así, había seguido rechazando a Suzuka. Como ella, Riku se reveló a sí mismo como una persona ignorante de mente estrecha.

“… Ya no estoy enojado contigo.”

Suzuka levantó la cabeza, las lágrimas llenaron sus ojos mientras miraba a Riku.

Riku la miró directamente. Había calma en su voz.

“Para mí, es algo doloroso interactuar con otros. No sé qué decir cuando otros intentan hablar conmigo. Hay una sensación de torpeza en el corazón, para mí, para la persona que me habla … Mi corazón es más tranquilo cuando estoy solo, dibujando. Cuando estoy dibujando, no quiero que me molesten. Soy un tipo de persona tan irritante”

“Entonces … ¿Puedo quedarme a tu lado mientras no hable, Arimura?” Preguntó Suzuka tímidamente.

“Si sigues a mi lado en silencio, me distraeré”

“No te distraeré entonces … sólo estaré allí, inadvertida. ¿Bueno?”

“Ya estás hablando, eso no es imperceptible, ¿verdad?”

Riku sonó distante, pero respondió lo más sinceramente posible. Eso hizo que Suzuka recuperara su determinación.

“Haré todo lo posible por permanecer en silencio y aguantar la respiración para que no te sientas molesto, Arimura … Haré todo lo posible para asegurarme de que no notarás mi presencia, de que sea tan transparente como aire … para que no te irrites por mí, y olvídate … Pero definitivamente me quedaré a tu lado, Arimura, así que …”

Con la cabeza baja, Suzuka murmuró sus últimas palabras apenas más fuerte que el zumbido de un mosquito.

“- Arimura, si te sientes solo un día y necesitas hablar con alguien, llámame”

◇◇◇

Chise se vistió con el vestido azul hecho a mano. Su largo cabello estaba suelto bajo el sombrero de paja con la cinta blanca atada a él. Estaba de pie con la cabeza baja ante la puerta del piso de Riku en la esquina del bloque de apartamentos.

(Andou-san me dijo que esta es la casa de Riku-kun. Me decidí a venir aquí … pero no hay nadie en casa …)

Su llegada a la casa de otra persona fue más allá de la vergüenza. También mostró una falta absoluta de sentido común.

Seguramente Riku también se sentiría perturbado.

Pero una vez que su padre vendiera el chalet, no podría regresar a esta aldea en el futuro. En verdad, este era el último día que podía ver a Riku.

Temprano por la mañana, ella había temblado con el periódico en sus manos, rogándole a Andou-san que le dijera la dirección de la casa de Riku. Aunque sorprendida, Andou-san había entendido lo que estaba en la mente de la chica. La mujer tenía esa mirada triste, aunque gentil, para ella entonces.

“Entonces, Chise-san, no esperabas los periódicos, sino a Riku-kun … “

Chise le había prometido a Andou-san que regresaría antes de que llegara el auto. Siguiendo el mapa que el ama de llaves le había dado, ella había llegado al apartamento donde Riku vivía con su madre.

Ella solo necesitaba decir gracias.

Solo eso …

Chise apretó el timbre, pero no hubo respuesta.

Se encogió y se escondió en las sombras detrás de las escaleras durante una hora.

Si alguien fuera a verla, seguramente sería sospechosa y eso causaría problemas a Riku.

Este viejo apartamento estaba al lado de un cementerio. No había peatones caminando por la acera delante de él. Solo había un gatito que saltó de algún lugar y aterrizó cerca, sorprendiendo a Chise en un punto cercano a la muerte.

El sol estaba justo encima de la cabeza de Chise. Era la hora del almuerzo

(Solo una hora más … Tal vez vuelva a almorzar …)

Chise sacó su teléfono para comprobar la hora, llena de preocupación.

Pasó una hora. Luego dos. Esperó otra hora, pero Riku no regresó.

Chise quería llorar, pero no podía derramar lágrimas en este momento.

(Ya es hora de volver.)

◇◇◇

Cuando Riku abandonó la escuela, ya era tarde, casi al atardecer.

Le dijo a Suzuka que no tenía intenciones de acercarse a nadie en este momento y que probablemente nunca lo haría. La chica había abandonado el aula con desaliento.

Desde entonces, estaba mirando el cuaderno de bocetos solo, mirando la ilustración de la chica del chalet.

No regresó al apartamento, sino que fue directamente a la tienda. Se cambió de ropa y se preparó para entregar los periódicos.

Mientras montaba en bicicleta –

(¿Esa chica … ya regresó a Tokio?)

– pensó en la chica.

Si todavía estaba en la cabaña, Riku quería echarle un vistazo por última vez.

Y así, esta sensación llevó a Riku a ir en bicicleta al chalet.

El cielo gradualmente se puso más pálido y la puesta de sol estaba por llegar. Riku llegó al buzón rojo de la vieja casa y aparcó su bicicleta.

No había nadie en el patio, y la casa parecía especialmente tranquila. Riku miró hacia la ventana de la habitación de la chica y encontró las cortinas color verde hierva cerradas.

Como era de esperar, su familia había llegado para llevarla de vuelta.

Riku miró hacia la ventana con nostalgia, luego se mordió los labios y se fue pedaleando.

Para cuando terminó de entregar los periódicos, un tenue tono de rosa comenzó a teñir el cielo.

El arroyo avanzó lentamente, y un sendero de exuberantes árboles verdes creció a lo largo del camino. Una tierna luz naranja lo abrazó mientras pedaleaba …

(Aquí fue donde la conocí … También era de noche …)

Le dolía el corazón.

Justo en este momento, una cinta blanca apareció ondeando en el aire, ganando lentamente el foco de atención en los ojos de Riku.

Ese sombrero de paja con la cinta atada a él …

Sorprendido, Riku apresuradamente pisó los frenos. Una chica de pelo largo salió corriendo de detrás de los árboles, persiguiendo un sombrero de paja.

Todo en su mundo estaba lleno, la cinta blanca, el delicado cabello negro de la chica que lo perseguía, y el vestido azul cielo que llevaba.

Riku se estiró para agarrar el sombrero de paja que volaba por allí.

La chica del chalet lo miró con ojos sorprendidos y abiertos.

Riku miró la cara de la chica y extendió su brazo para entregar el sombrero de paja.

Las delicadas manos blancas recibieron tímidamente el sombrero que Riku recuperó. Luego se lo llevó al pecho, como si acabara de presenciar un milagro.

Riku albergaba los mismos sentimientos, sus ojos nunca abandonaban su cuerpo.

(La conocí … otra vez …)

El sol poniente brillaba sobre su rostro, cabello, labios y vestido azul.

De repente, se inclinó profundamente, tan educadamente como lo hizo al recibir el periódico de él.

Pero su espalda estaba arqueada más de lo habitual.

“Muchas gracias.”

Ella le agradeció con gracia, pero, para los oídos de Riku, el ‘gracias’ tenía un significado adicional y sintió un escalofrío en su corazón.

“Voy a volver a Tokio hoy. Realmente quería agradecerte … Pensé que nunca te volvería a ver … Gracias a Dios que te conocí”

Levantó la cara, radiante, pareciendo estar desapareciendo de forma inminente.

El corazón de Riku se tensó aún más.

“¿Por qué … estás en un lugar así?”

Ella agradeció a Riku, quien a su vez quería decirle algo. El verano con ella era tan … imposible de describir. Ella lo salvó, y él le hizo un dibujo. Sin embargo, no pudo transmitir estos pensamientos en palabras, solo en más dudas.

“Antes de irme … quería ver la ciénaga de las luciérnagas”

“¿Luciérnagas …? Pero aparecen durante la Tanabata. Ahora ── ” (NTE: el Tanabata es el equivalente al día de San Valentín en occidente, se celebra el séptimo día del séptimo mes. Las estrellas Altaír y Vega (mencionadas en la novela) son representados como Hikoboshi y Orihime respectivamente en la leyenda)

La chica sonrió y asintió, interrumpiéndolo.

“Sí, ya sé que no hay luciérnagas ahora, pero vi una foto en la exposición en la tienda departamental, una ciénaga con muchas luciérnagas volando alrededor. El título era “El pastor y el hada” Quería echar un vistazo al lugar después de ver la foto … pero me perdí … y no pude verla. Debería regresar pronto.”

“El pastor y el hada …” Riku se quedó en silencio sorprendido por esas palabras.

Una vez tuvo una breve conversación con la abuelita en la ciénaga en el bosque. Todavía podía recordar las palabras que ella murmuró.

──Especialmente durante las noches de verano, cuando los que vienen aquí se convierten en hadas y pastores.

Y la pariente de esa hada, la chica, estaba aquí ahora, sonriendo, pero con un aspecto tan triste.

“¡Vamos!”, Gritó sin darse cuenta de lo que estaba haciendo.

“¿Eh?”

“Está justo allí, justo delante de nosotros. Te llevaré conmigo. ¡Date prisa, sube a la bicicleta!”

“Ah, sí.”

Impulsado por Riku, la chica se sentó en el asiento trasero de la bicicleta. Con un poco de vacilación, ella se agarró al lado del asiento trasero.

“Este viaje puede ser algo ajetreado. ¡Abrázame fuerte!” Dijo Riku con firmeza.

“¡Sí!”

La chica, probablemente sorprendida, también levantó la voz y sus delgados brazos se envolvieron firmemente alrededor de la cintura de Riku.

En ese momento, Riku pisó los pedales con fuerza y ​​la bicicleta salió disparada.

(¿Qué estoy haciendo? ¡El dueño de la tienda me dijo que no me acercara a la ojou-sama!)

Pero sintió que su corazón se apretaba al pensar que finalmente podría pasar tiempo con la chica.

Esperaba que este momento durara más, aunque fuera un poco. Quería llevarla a ese lugar.

La bicicleta rebotó varias veces en el camino de tierra sin pavimentar. Cada vez que lo hacía, el rostro de la chica se apoyaba en su espalda. Las partes de su cuerpo que tocaban a la chica empezaron a sentir un calor sofocante, y ese calor llegó al corazón de Riku.

Su corazón latía con fuerza.

El sol descendió gradualmente, forjando un ardiente sendero rojo a través del cielo, y luego, fue de noche.

De camino a la ciénaga, una melodía alegre sonó desde el teléfono de la chica. Riku sintió a la chica jadear detrás de su espalda. Sin embargo, casi de inmediato gritó: “¡No importa eso! ¡Sigue adelante! ¡Por favor!”

Era la primera vez que la oía sonar tan determinada.

Pedaleó más fuerte que antes.

La vegetación circundante se hizo más densa y luchó por ver en la oscuridad. No era posible ir más lejos en la bicicleta.

“Bájate. Casi estamos allí.”

Riku tomó la mano de la chica, y avanzaron a través de la hierba.

Su palma grande y sudorosa sostenía la delicada y pequeña mano. Su palma también estaba húmeda, y también fría, pero se aferraba firmemente.

La vegetación se espesó. No había luz a la vista en ninguna parte. El mundo entero parecía constar solo de él y la chica.

Su respiración era frenética, haciendo eco a través de la oscuridad de tono negro.

Al cabo de poco tiempo, de repente, pudieron ver delante de ellos otra vez.

Los débiles reflejos de la luna estaban dispersos en la vasta superficie de la ciénaga. La ilusión de los cielos abiertos que se veían intermitentemente a través del dosel del bosque parpadeaba rítmicamente, reflejándose en la superficie del agua sin sonido.

──Este es el lugar más hermoso del mundo.

La voz genial del hada que Riku había escuchado ese día una vez más hizo eco en sus oídos.

La chica, aun sosteniendo su mano, suspiró suavemente.

“Las estrellas … están flotando en la superficie … como las luciérnagas”

Los ojos de la chica también eran deslumbrantes como las estrellas, sus mejillas y labios traicionaban el deleite.

Y entonces, el rocío claro cayó de sus ojos.

La luz de la luna brillaba sobre su cara blanca y etérea. Ella se estremeció, y … una lágrima corrió lentamente por su mejilla.

Esta lágrima le pareció tan hermosa a Riku, tan sagrada. Nuevas lágrimas se formaron en respuesta a esa lágrima, una por una, se deslizaron por las mejillas de la chica.

Parpadearon mientras caían, una por una.

Riku miró a la chica con los ojos muy abiertos.

“Supongo que … puedo llorar cuando estoy feliz”, la escuchó murmurar con voz temblorosa.

Era como si acabara de enterarse.

Y entonces, ella sonrió alegremente.

Sus lágrimas seguían fluyendo, pero su corazón estaba tan feliz.

“Estoy muy feliz de conocerte Riku-kun … Y de venir a este lugar contigo”

Riku-kun … La chica pronunció su nombre tan naturalmente.

Una sensación ardiente se elevó lentamente desde las profundidades del corazón de Riku.

La euforia de la chica era contagiosa, tirando suavemente de sus cuerdas del corazón. Algo cálido brotaba en lo profundo de su corazón.

Las lágrimas de la chica, su voz suave, sus palabras, despertaron las emociones de Riku.

La chica llorando miró hacia la cara de Riku, sus ojos se expandieron ligeramente, y luego su sonrisa floreció aún más hermosa que antes.

“Esta es la primera vez que veo tu sonrisa, Riku-kun”, susurró felizmente.

(Ah, entonces es así de simple)

El corazón resecado estaba volviendo gradualmente a la vida, su visión embotada recuperó claridad y color.

“Sí … Esta es la primera vez”

Riku saboreó la sensación que subía por su corazón mientras miraba a la chica.

“Esta es la primera vez que sonreí” respondió con calma.

Riku to Chise 07

Las estrellas eran similares a las luciérnagas, revoloteando a lo largo de la superficie del agua. La luz de la luna brillaba sobre el dúo, y se tomaron de las manos, sonriendo el uno al otro. 

Como el pastor y el hada, tan inocente, tan feliz …

“¿Cómo supiste mi nombre?”

“Mi ama de llaves me lo dijo”

La chica se sonrojó de inmediato, evitando sus ojos.

Ella enmascaró su vergüenza con una ligera tos. Riku sonrió.

“En ese caso … dime tu nombre también.”

Las manos apretadas temblaban, y la chica levantó tímidamente la cabeza, con expresión aprensiva.

“Mi nombre es Chise”

El kanji de su nombre se convirtió en mil estrellas.

Y ella lanzó las estrellas en el corazón de Riku.

Ella le dio mil estrellas, y todas se dispersaron dentro en una suave neblina.

Ambos se quedaron en este lugar por un breve momento más, hasta que el teléfono de Chise volvió a sonar. Ella tuvo que darse prisa.

En el camino de regreso al chalet, Riku accionó los pedales, mientras que Chise se sentó detrás de él, agarrándolo firmemente. Ninguno de los dos dijo una palabra.

La bicicleta cabalgaba sobre el camino empedrado, saltando arriba y abajo. Se mostraban reacios a hablar y no sabían qué decir.

Ambos vieron la ciénaga de verano lleno de estrellas y la luz de la luna. Era verdaderamente hermoso y más que por la soledad de la inminente despedida, estaban fascinados por su belleza.

Ese lugar especial estaba lleno de magia de verano. Logró que una chica llorara y le hizo sonreír. Eran felices.

Riku sintió el aliento constante de la chica en su espalda. Continuó recorriendo el camino en la oscuridad y casi podía engañarse a sí mismo de que este momento duraría para siempre.

Pero el chalet estaba allí, justo ante sus ojos.

Vio el buzón rojo y un gran sedán negro aparcado junto a la cerca. Su cuerpo abrasador se enfrió de inmediato.

La despedida era inevitable …

Este hecho se mostró claramente a Riku.

(¡No quiero dejarla!)

(¡Todavía quiero estar con ella!)

(¡Todavía quiero hablar con ella!)

(Nuestros sentimientos acaban de florecer, ¿verdad? ¿Acaban de terminar aquí, después de que finalmente supe su nombre?)

Experimentó un dolor intenso que nunca antes había sentido. La tristeza y la ansiedad lo golpeaban una y otra vez.

Se detuvo frente al buzón con un sonido agudo que hizo eco en el aire. Su cuello estaba helado, porque Chise había dejado su costado. Los delgados brazos envueltos alrededor de su cintura hasta ahora, liberaron su agarre.

Permaneció sentado en la bicicleta, con la cara tensa. El largo cabello de Chise se balanceó, el dobladillo de su vestido azul se movió a lo largo mientras sonreía tristemente.

Sus manos llevaron el sombrero de paja de cinta blanca a su pecho.

“Gracias por despedirme.”

Su voz sonaba tan fugaz, tan suave.

“Nunca me olvidaré de este pueblo y de ti, Riku-kun. Por favor cuídate.”

Los ojos fijos lo miraron fijamente, sin vacilar.

“Adiós.”

Y luego se estrecharon en tristeza.

En el pasado, Riku entregaba el periódico en las manos de Chise, hacía una reverencia y se iba rápidamente. Vivían en mundos diferentes, y él sentía que no debía acercarse demasiado a ella.

Pero en este día, Riku agarró con firmeza los mangos de su bicicleta y no se movió ni un centímetro.

Esta vez, fue Chise quien se dio la vuelta.

Con los dientes apretados, Riku la observó irse.

Cuando estuvo a punto de llegar al pasillo, Riku gritó.

“¡Chise! ¡Estoy … Estoy dibujando un retrato de ti! ¡Una vez que termine, por favor, míralo!”

Una débil luz brotaba del chalet, destacando a la chica. Ella que se dio la vuelta con sorpresa.

La miró con seriedad y determinación.

La petición de Riku fue demasiado repentina. Chise no tenía idea de que Riku pudiera dibujar.

Y sabía que el chalet se vendería, que Chise no regresaría a esta aldea. Lo sabía y estaba más abatida por eso.

Chise parecía estar al borde de las lágrimas. Seguramente, en su mente, ella pensaba que era imposible. Eran alumnos de secundaria y, por muy fervientes que fueran, había momentos en que las oraciones no podían cumplirse. Pero aun así…

“Es una promesa.”

Chise y Riku hicieron una promesa que nunca podría cumplirse.

Hasta el final, ella mantuvo esa sonrisa aprensiva, pero gentil.

Y con Riku observándola irse, el delicado cabello negro de Chise se balanceó por última vez mientras se dirigía hacia la puerta principal del chalet.


[Anterior][Índice][Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s