Bursters!! Capítulo 62


Gif: Cap de la semana Disfruten.

Lancelot: Buenas… los parciales están a la vuelta de la esquina y este caballero debe afilar la espada para tan épica batalla (No malentiendas mi honorable frase, marrano). Dicho esto, me he estado atrasando y posiblemente esto podría empeorar, por lo que pido disculpas por esto.
Como ultima cosa, me gustaría que los comentarios sean mas variados que solo un “gracias por el capitulo”… saber que fue lo que les gusto y lo que no. De otra manera no encuentro manera de mejorar. Gracias por leer mi comentario y vamos a la historia.

Edición y Corrección: Gif

 Caras e Impresiones

El entrenamiento seguio su curso y pasaron así unos 12 días. Algunos ya mostraban signos de avance. Yashiro ya era levemente capaz de defenderse contra Fuuko, Ryuji se veía bastante más corpulento, Misora y Momoka parecían estar mejorando en cuanto a resistencia.

— No más raíces…

Sin embargo, Hikari y Enju parecían tener ciertas dificultades para progresar. Yashiro se percato de esto. Gracias a que el chico comenzó a ablandarse por la ayuda de sus amigas, pensó en devolver el favor hablando con su madre.

El chico aprovecho haber terminado su entrenamiento con la mujer soltera y aprovecho para ir y espiar, por así decirlo, a Enju.

Fuuko no tuvo problemas con ello, por lo que le informo del lugar que Kazuha había elegido para entrenar con su amiga. El cual se encontraba en otra habitación de donde Miu entrenaba con Hikari.

— ¿Quieres ir a ver a Enju? — pregunto Fuuko.

— Es que últimamente parece salir enferma de el entrenamiento de mi madre…

— ¿Y eso te impresiona? Sabes por primera mano lo severo que son los entrenamientos de Kazuha. — respondió Fuuko.

— Ya se que mi madre parece descendiente de Espartanos… pero quiero reducir filas enemigas, no aliadas…

—…Haaaa… ve a esta habitación… solo recuerda… usa tu aura para protegerte.

— ¿Crees que saldré herido por Enju o mi madre? — pregunto Yashiro.

Fuuko simplemente le dio un pequeño papel que tomo de una mesa y le dibujo un pequeño mapa y le dijo con un tono de advertencia.

— No de ellas… del frio…

— ¿…?

Yashiro recordó de que Enju menciono algo sobre frio extremo y que Kazuha la sanaba cuando su estado de salud se encontraba muy deteriorado. No obstante, ¿Qué tan severo debía ser el frio como para que Fuuko le advirtiera a Yashiro?

El muchacho se fue con lo que dijo Fuuko resonando en su mente. A su vez de que el chico hablaba con su otra parte, Sora.

— ¿Empiezan a ablandarte niño?

—…

— Je, ¿ahora quieres ignorarme?

— No es eso Sora. Puede que no te guste, pero si no comenzamos a confiar en aquellos que son mas fuertes que nosotros no llegaremos lejos.

— No me culpes por tu falta de habilidad mocoso — respondió Sora con confianza.

— Quéjate lo que quieras, sin mi cuerpo no eres mas que humo…

Sora solo paso a mirarlo con muy mala sangre y termino solo por decir una ultima cosa antes de volver a desaparecer.

— No eres mas que una sanguijuela que utiliza mi poder. Y en cuanto todos sepan que existo volverán a aislarte.

—… «Piensa de esa forma si quieres…yo me niego a quedarme varado por cosas estúpidas como la arrogancia… Lo aprendí, de primera mano.» — pensó Yashiro.

No obstante, el profundo pensamiento del muchacho no duro demasiado. Un fuerte y penetrante frio comenzó a azotarlo de la nada.

— ¡…!

Fue en ese instante donde comenzó a recordar todo lo que decían sobre el entrenamiento de Enju a manos de Kazuha. La manera espartana de entrenar, la advertencia de Fuuko, el malestar de Enju.

Finalmente llego a una puerta de metal bastante grande, de donde se suponía, provenía aquel congelante frio.

—… «Debe ser aquí…»  ¡…!

Yashiro intento abrir la puerta, pero debido a la intensidad del frio, el muchacho sufrió una quemadura en su mano. Afortunadamente, la quemadura no fue muy severa. Esto le daba una idea de lo que Enju había estado soportando por casi dos semanas.

Recubrió su mano con aura, gracias al entrenamiento con Fuuko y logro entrar.

— «Que es esta locura…» — pensó Yashiro complemente impresionado.

La temperatura bajo tanto que fue Sora y no Yashiro quien desplego aura alrededor del cuerpo del chico para evitar el peligro. El aura era tan densa que era fácilmente visible. Ese cuarto debía estar al menos a unos -30 grados Celsius. Suficiente para matar de hipotermia en pocos minutos.

— «“Moriré de Hipotermia…”» …Enju no exageraba cuando dijo eso…

El cuarto era incluso mas extenso que la zona de combate y dentro de la misma caía nieve. Posiblemente de alguna especie de maquinaria.

No fue sino hasta que vio una tenue luz anaranjada que Yashiro se sentía como si se hubiera perdido en la tundra rusa.

— «Es ahí…»

— ¿…? Vaya… parece que tenemos visitas, Enju-chan…

Yashiro finalmente llego junto a ambas mujeres y lo que vio lo dejo tan impresionado que abrió la boca sin siquiera darse cuenta. Enju se encontraba sentada en el suelo literalmente semidesnuda y emitiendo un calor tan intenso que parecía una como si tuvieran una pira* delante.

— ¿Te gusta lo que ves, mono baboso? — dijo Enju en un tono concentrado.

Enju se encontraba demasiado centrada en el control de temperatura como para perder el control solo por ser vista en ropa interior.

— ¿Mama, han estado haciendo esto todo este tiempo?

— Gran idea, ¿no crees? — respondió Kazuha.

—… «¿De verdad te parece una buena idea?»

En lo que ambos estaban hablando, Enju por obvias razones comenzó a distraerse al pensar que Yashiro la estaba viendo. Si bien ella tenia los ojos cerrados para ayudarse en la concentración. El simple hecho de escuchar su voz la ponía nerviosa. Lo cual causo que la temperatura de su cuerpo aumentara unos cuantos grados más. Algo que Kazuha no paso por alto.

— ¿Quién te dijo que pedias subir la temperatura? — dijo Kazuha.

— «Me estoy congelando el trasero aquí y ese mono está viéndome gratis…si no estuviera esa mujer ogro aquí ya me habría escapado…» …

Enju paso demasiado tiempo pensando ese tipo de cosas, por lo cual se gano un palmazo en la espalda que le dejo una marca, por parte de Kazuha.

— Ahhhhhhhhhhhhhhhh.

— Deja de fantasear y haz lo que te digo. — dijo Kazuha con una sonrisa.

— Ufff… eso si fue un palmazo… — dijo Sora.

— «Tu lo has dicho…» — pensó Yashiro.

— ¡…!

Enju por un segundo miro a Yashiro y vio algo que realmente la paralizo. Sus ojos estaban fijos, pero no sobre el chico. Kazuha se percata de esto y ve en la misma dirección. Dejándola sin palabras.

Detrás de Yashiro, gracias a la mejora de control sobre su poder y con lo densidad con la que proyectaba su aura, una figura se podía divisar por detrás de él.

— Ya-Yashiro… — dijo Enju aumentando aún más la temperatura.

— ¿…?

— ¿Quién esta… detrás de ti?

— ¡…!

Lo peor fue que la concentración fue suficiente como para divisar al menos los ojos de la figura. La esclera oscura y el iris rojizo de cuando Yashiro se transformaba.

Ese fue el instante donde la presencia violenta de Sora finalmente alcanzo a ambas chicas. Kazuha lo reconoció de cuando entrenaba al muchacho. Sin embargo, Enju sintió un fuerte latido en su corazón, su piel se puso pálida, comenzó a hiperventilarse.

— ¡Enju! — exclamo Kazuha.

— Haaaa…Haaaa…Haaaa… ¡HAaaaa…!

La respiración de Enju estaba muy agitada y comenzó a emanar unas llamas con un calor tan intenso que hasta Kazuha comenzaba a preocuparse.

— «Ese…rostro…esos ojos son iguales…»

La pelirroja comenzó a recordar algo realmente perturbador. Un recuerdo bloqueado de cuando era niña. Una mujer de cabello azul zafiro desprendía la misma presencia violenta y poseía la misma mirada que aquella figura.

En su mente, se encontraba como cuando era una niña, frente a aquella mujer de cabello azul, con el rostro completamente negro, salvo sus ojos, de un azul eléctrico y las escleras oscuras. Aquella mujer se acercó a Enju, en forma de infante y sin siquiera pestañar, dijo unas palabras.

— No volverán a abandonarte…Enju…

Luego, del cabello de la mujer, un fuego azul comenzó a emanar intensamente, incendiando todo el alrededor. Y mientras las llamas ardían, la mujer se levanta y comienza a retroceder.

— No volverán…a traicionarte…

El recuerdo se cortó como si Enju hubiera sufrido un cortocircuito.

— ¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!

El grito sirvió como inicio a una y abrazadora flama que derritió la nieve tan velozmente que todo se volvió vapor, nublando la vista de ambos.

En medio de la ceguera, Yashiro escucha a Sora decir algo, con un tono de sorpresa.

— Ese cabello azul… ese cabello es de…

Una silueta se levanta de entre el vapor, con un cabello azul zafiro y un destello en sus ojos. Pero esa figura desaparece tan rápido como aparece, seguido de un sonido de caída. Enju se había desmayado.

La nieve que había dejado de caer por acción del increíble calor despedido retomo su forma normal. Kazuha y Yashiro se miraron entre ellos y decidieron irse del lugar, cargando a Enju.

—… ¿Hmmm? …Ugh…

— Al fin despiertas…— dijo Kazuha.

— ¿Qué paso?

Enju se despertó en la enfermería de la base, fuera del bunker. Mientras ella se encontraba recostada en una cama, Kazuha estaba a su lado sentada en una silla, al igual que Yashiro.

— ¿Yashiro?… Ugh, mi cabeza… ¿Qué haces aquí?

— Fui a ver que tan severo era el entrenamiento de mi madre contigo…

— Yaa-chan, mama no es tan mala como todos dicen. — Respondió Kazuha con una sonrisa.

— «Pues yo creo que están muy bien representadas…» — pensaron Yashiro y Enju.

Ambos miraron con una cara un poco indiferente a la mujer, pero decidieron dejarlo pasar. Mas importante aún, ambos sentían curiosidad por lo que ocurrió en esa sala.

— Enju, sé que no te encuentras bien, ¿pero que fue lo que hiciste en la sala de entrenamiento? — pregunto Yashiro.

— ¿Qué hice? — repitió la joven.

— Emanaste tanto calor que toda la nieve del salón ártico se volvió vapor en un segundo y creo haber visto un cabello azul. — dijo Kazuha.

— ¿Cabello azul?… ¡…!

— ¡Enju!

Enju esbozo una expresión de asco increíble, tanto así que Kazuha le alcanzo un pequeño recipiente, donde la chica acabo por vomitar.

— ¡BuuuGHh…! ¡Bugheeeegh! ¡Cof! ¡Cof!…

Por muy extraño que parezca, Yashiro le palmeaba la espalda a Enju mientras ella aún estaba devolviendo la comida. No obstante, cuando Kazuha decidió dejarlos, antes de ello llamo a Yashiro fuera de la habitación.

— No creo que necesite preguntar…

— Eres listo después de todo, Yaa-chan. Ahora… ¿Qué opinas?

—…Sentí la misma sensación de cuando me transformo… pero tú también me ocultas algo. ¿Qué sabes?

— Haaaaa…no servirá mentirte Yaa-chan, Mamá será honesta contigo. La verdad es que no tenemos muchos detalles, pero se que la figura que vi detrás de ti no es normal. ¿Tiene algo que ver que hables solo?

— Discúlpame, pero no diré nada aún. Al menos no hasta estar completamente seguro. ¿podrías esperar hasta terminar el entrenamiento? — respondió Yashiro.

—… Muy bien, supongo que aun no confías plenamente en nosotros.

Kazuha pensó que era suficiente indagación por el momento. Al menos sabía que su teoría no estaba del todo equivocada, puesto que Yashiro jamás negó lo que ella había dicho. Sin embargo, Yashiro dijo un nombre a espaldas de su madre.

— Sora…

—…Ya veo…— respondió su madre.

Finalmente, Yashiro decidió volver a la habitación. Enju se encontraba sentada contra el respaldar de la cama con ambas piernas retraídas y abrazadas. Al ver esa escena, el muchacho intento hablar con ella.

—… ¿Realmente no sabes que paso?

—…No, no lo sé…

— Miente…— dijo Sora dentro de la mente de Yashiro.

— «¿Estás seguro?» — pregunto Yashiro.

— Conozco esa mirada. Ese temblor y esa mirada nerviosa. Si realmente no supiera nada, créeme, no temblaría como gelatina.

—…

El espectro parecía realmente convencido de su coartada. Tanto así que lo dijo con una enorme y confiada sonrisa.

— Enju, se puede ver que estas asustada…

El chico trato de reclinarse para tocarla, pero eso fue completamente contraproducente. Solo produjo que la chica se retraiga aun mas contra el respaldar, recordando aquellos ojos y aquel recuerdo.

— ¡No te acerques! — exclamo Enju.

— ¡…!

Ambos permanecieron un tiempo en silencio. El chico retiro su mano y se quedo mirando al suelo por unos segundos.

— Je, así que así se siente… No es agradable ciertamente.

— No hables como si me conocieras… tú también nos ocultas cosas…— respondió Enju bastante temerosa.

—…

— Tu pasado no es normal, hay muchas cosas que no se de ti, cambias de personalidad como si de mascaras se tratase… y sobre todo…tienes a ese Monstruo dentro de ti.

— ¡…!

Enju termino de pronunciar eso y se tapo la boca por puro reflejo.

—…Pe-perdona… no quise, decir eso…— dijo la joven arrepentida.

—…No, tienes razón…en todo…

Yashiro opto por darse la vuelta y comenzar a irse.

— El “monstruo” no te forzara a hablar…

— ¡…!

Esa frase se sintió como un puñal para Enju. Recordándole no solo lo que paso con Yashiro, sino también parte de su infancia, que le hacia morderse los labios de la rabia. El chico también sentía impotencia. ¿Cambiar de ser un brutal asesino a un amigo confiable en tan poco tiempo? ¿A quién quería engañar?

— «Lo que dice no tiene nada de equivocado…soy un asesino…»

En ese instante ambos recordaron algo que Momoka les dijo a ambos, en momentos diferentes.

— «¿Acaso tú lo conoces?» — recordó Enju.

La pelirroja recordó aquella discusión que tubo con su amiga poco tiempo tras haber conocido a Yashiro por primera vez,

— «No aceptes un destino que no has decidido tu…» — recordó Yashiro.

Por su parte, el muchacho recordó unas palabras que hicieron eco en su mente hasta hoy. No seas aquello que no has decidido ser. Esto detuvo su marcha. ¿Era realmente su decisión ser un monstruo? ¿O simplemente acato una opinión pública sobre él, como real?

Una mano toma la ropa del chico, evitando que siga avanzando. Este mira hacia esa dirección y ve a Enju tomándolo de la camiseta.

—…Si te digo lo que recuerdo, ¿Me contaras lo que no nos has dicho aun? — pregunto Enju.

—…

El chico lo pensó por unos segundos. Realmente era buen momento para que sepan del “compañero” del chico. No obstante, los recuerdos volvieron, dejándole su decisión.

—…Bien…Te escuchare…y luego te contare…sobre él.

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s