Hija del Duque — Capítulo 23


Esto… fue horrible. Ya sé que esto va a tener cosas enredadas, pero no puedo evitarlo. Es díficl entender la traducción de la TI…

En fin, les quería avisar que el horario de Hija del Duque será inexistente ahora. No me veo capaz de cumplir con el horario ahora que llegamos a esto. Me cuesta bastante traerles una traducción de esto cuando tengo que revisar las raw (que, por cierto, también están mal escritas)… Y eso… Solo vayan a leer y ya.


Anterior |Índice| Siguiente


La Isla del Mensajero (5)

«Arco 2: Erica Aurelia y la Cámara Funeraria de los Ángeles»

 

El autoproclamado Ángel-san de cabello rubio tiró ligeramente de mi mano y me condujo a la parte trasera de la catedral.

El Dragón Negro Tirnanog, que estaba disfrazado como un gólem de metal estelar, marchaba un poco detrás de nosotros con dos bolsas grandes en sus manos.

 

Yo tenía otra bolsa del mismo tamaño, pero ahora Ángel-san la llevaba.

Es una persona amable.

Al mirar de cerca, en sus brazos se podía apreciar músculos bien marcados pese a lo delgados que aparentaban ser.

Contrariamente a la imagen que uno tendría del hijo de un clérigo, parece estar bien entrenado.

 

Iba directamente a su objetivo, abriendo cualquier puerta que se interpusiera en su camino.

Al mirar su mano me percaté de que había estado usando una sola llave todo este tiempo.

Parece ser que tiene una llave maestra especializada para esta catedral.

 

—¿Nos estamos dirigiendo a una parte considerablemente profunda?

Ah, es una zona que solo está abierta al público unas pocas veces al año.

—Es algo único, ¿no es así?

—Sí. Pero yo puedo ir a verlo cuando quiera, pues soy especial.

—¡Guau, eso es increíble!

 

¿Es como un secreto buda en el budismo?

Como un templo famoso o algo por el estilo que solo se mostraría una vez cada ciertos meses o años.

Me estoy emocionando un poco.

 

Cada vez que se abría una puerta, los monstros se hacían aún más prominentes en los murales y esculturas.

La magnitud de caos se asemejaba a Jheronimus Bosch y Brueghel.

Los garabatos de niños, pesadillas y verdaderas monstruosidades se mezclaban de tal manera que sentí un escalofrío recorrer mi espalda.

Aunque da algo de miedo… creo que esto es divertido.

 

—Esto es… bastante genial.

—Aún no llegamos a lo que quiero mostrarte. Nuestro destino es la habitación que se encuentra en la parte más interna de este lugar.

—Conque está en la parte más profunda de la catedral…

 

Recordé el reciente incidente de cuando llegué a la parte más profunda de las ruinas en mi ciudad natal y lo terrible que fue esa experiencia.

Pensándolo bien, se convirtió en un buen recuerdo, aunque estoy un poco traumatizada con encontrarme en la parte más profunda de un lugar.

Le eché un vistazo a Tirnanog, que estaba detrás mío.

Bueno, la antigua fuente de mi trauma se ha vuelto amigo mío, así que ahora está bien.

 

—Bien, el lugar que te decía está justo delante.

 

Ángel-san abrió la última puerta que, a diferencia de las otras puertas, nos llevaría a la supuesta extraordinaria obra de arte.

Era una habitación sencilla, espaciosa, pero con poca decoración.

En la parte posterior de la sala, se consagraban paredes gigantes de piedra caliza que parecían haber sido cortadas en otro sitio.

Antes de que pudiera reconocer lo que estaba dibujado, un escalofrío me recorrió la espalda.

 

—Y ese de allá es nuestro Señor, Dios, al que consideramos el único pilar de este mundo.

 

En las paredes de la piedra caliza se dibujó la imagen del único y verdadero Dios, enfatizando su aspecto como Dios Solar.

Brillantes tonos que variaban entre bermellón, negro, blanco y dorado.

Los humanos y demás creaciones fueron dibujados en la parte inferior, expresando la gracia y el amor que Dios daba por igual.

Esto, por sí solo, no era particularmente desagradable.

 

Innumerables manos alargadas se desprendían del sol, creando una escena espeluznante.

Cada una de ellas se extendían sobre las cabezas de la gente.

 

Siete ojos fueron dibujados en el Sol.

Había innumerables ojos en cada mano.

 

Según el sentido de un humano moderno, no se podría decir que era halagador, gráfico o artístico.

Sin embargo, los murales fueron elaboradamente pintados con una virtuosidad que de alguna manera transmitía urgencia, abrumando a los espectadores.

Aunque era una tremenda obra maestra, no es el tipo de obra de arte que rezuma santidad.

 

A primera vista, parecía un garabato. Algo que te daría ganas de soltar una carcajada.

Pero, seguramente, una vez que esa risa empiece, te arrepentirás y sentirás incómodo.

 

—Parece que fue sacado del altar de un lugar sagrado en el continente de Karkinos.

—Increíble…

—Se ve asqueroso y hasta dan ganas de darse la vuelta y largarse, ¿no?

—Sí se ve asqueroso, pero más que eso, parece extraño.

—Oh, bueno. Es demasiado extraño y sería inconveniente desilusionar o asustar a los creyentes, por lo que parece que esto normalmente no es mostrado al público.

 

No podía apartar mis ojos de la figura de Dios que fue dibujada en el mural.

Puede que sea una sensación visceral, pero pareciera tener cierto tipo de belleza.

 

No solo Dios y los humanos habían sido dibujados, también había otras figuras.

Un tumulto de ángeles que obedecían a Dios.

Cuatro ángeles con alto estatus fueron dibujados en mayor escala, mientras que otros ángeles fueron dibujados más pequeños.

Al considerar los cuatro arcángeles, una cierta religión de mi mundo anterior me vino a la mente, pero sus apariencias eran muy diferentes.

Estos ángeles tenían caras de bestia.

 

—¿Son estos… ángeles…?

—Oh, sí. Estos tipos están bastante deformados, ¿eh?

 

Entre las pinturas y estatuas religiosas que había visto fuera de esta sala, el rostro de un ángel estaba representado por un hermoso rostro humano.

Por eso me desconcertó la discrepancia.

Los ángeles dibujados en esta pared se asemejaban más a un dios egipcio que a un ángel.

 

El ángel dibujado en el lugar más cercano a Dios aparentaba tener un trato especial lujoso.

Fue dibujado en gran parte utilizando abundante cantidad de oro precioso y arenas de cinabrio.

 

La cabeza era la de un león, con seis alas y un cuerpo fuertemente corpulento.

En su mano derecha yacía una espada de fuego y en su mano izquierda se hallaba una botella de medicina.

Al ángel león que vestía ropajes rojos y los otros tres arcángeles —con cabeza de caballo, cabeza de buey y cabeza de pájaro— les siguieron otros ángeles cuyas caras estaban pintadas de rojo.

Los cuatro arcángeles parecían hacerle gestos de mando a la manada de ángeles.

 

(¿No había algo como esto en el cristianismo? Como… un serafín o un querubín, si no me equivoco.)

 

Me sentí abrumada por una obra maestra con un dios y ángeles tan extraños. Estaba sin palabras.

Tenía la boca medio abierta mientras miraba hacia arriba.

 

Retrocedí lentamente para tener una mejor vista de la imagen completa.

Y entonces, me encontré con algo inesperadamente suave.

 

—Válgame, qué chico tan malo. Hasta te atreviste a llegar una chica a un lugar como este.

 

Desde atrás, escuché la dulce voz de una mujer.

 

~~Ah~~, me rindo. Hemos sido descubiertos por una molestia…

 

El autoproclamado Ángel-san miró a la persona a mis espaldas mientras se llevaba una mano a la frente.

Cuando me di la vuelta siguiendo su línea de visión, mis ojos se encontraron con los de una bella mujer.

 

03

 

Tenía un par de ojos que daban una fuerte impresión, a pesar de que brillaban con diversión y disfrute, podía sentir su intensidad.

Siendo ya de por sí alta, ella llevaba puestos tacones altos; miraba hacia abajo desde una posición considerablemente alta.

 

Llevaba una voluminosa cola de caballo hecha de un abundante y brillante cabello rubio que me de cierta manera me dio la impresión de una melena de león.

Desde el costoso vestido rojo con el grado de exposición exclusivo del sur, su pecho bronceado y quemado por el sol se desbordaba.

Su cuerpo estaba rodeado de joyería hecha de oro, y se veía tan hermosa que hacía doler los ojos.

 

Es lamentable.

Si ella fuera diez años más joven, creo que sería alguien que podría reemplazar el papel de un villano.

Una belleza tan hermosa estaba ahí presente.

 

—¿Soy una molestia? Vaya, vaya, el niño que aún no ha crecido me viene a decir eso.

—¿~Ves~? Eres muy molesta.

 

Cuando Ángel-san dijo eso como si se pusiera de mal humor, la belleza misteriosa se echó a reír.

 

—Ángel-san, ¿conoces a esta persona?

Ah, esta persona es… uh… ¿Cómo debería decir esto…?

—¿Ángel-san? Jeee. Ángel-san, ¿eh? Vaya. Pues claro que eres un ángel.

Ge… No digas nada innecesario.

 

Ángel-san jaló de mi mano y me alejó de la belleza misteriosa.

Bueno, ¿será una conocida problemática?

Por cierto, dijo que se enojaría si los forasteros ingresaban a este lugar.

 

—¿Innecesario? ¿Yo? Kufufufu, ¿alguna vez he dicho algo innecesario, siquiera una sola palabra?

—Hace mucho tiempo, dijiste algo innecesario.

—~Qué frío~. Como se esperaba, ¿será que las chicas jóvenes son mejores? ¿Eh, Ángel-sama?

 

La belleza misteriosa provocó a Ángel-san de una manera divertida.

Decidí intervenir para preguntar quién era ella.

 

—Disculpen…

Ah, perdona. Esta persona es conocida mía… No puedo decirte mucho, pero ella es alguien que vive en esta catedral. No puedo decir mucho, pero estate tranquila.

—¿En serio?

 

De alguna manera, solo entendí que ella era alguien con una posición delicada.

Me pregunto si ella es la gran maestra de la catedral, la hija de un noble con circunstancias especiales o algo más.

Parece que no es una buena historia para entrometerme, así que preferí no volver a hablar de eso.

 

—Vaya, vaya, la hermana para nada atemorizante ha sido expuesta. Me estaba preguntando si debería hacer que mi autopresentación fuese graciosa.

—¿Qué querías decir…?

—Si tú eres Ángel-sama, ¡entonces yo soy un demonio! … O algo como eso.

—Eso no está bien y tampoco es gracioso. Eso es simplemente normal.

 

La belleza misteriosa, ahora autoproclamada demonio, levantó las manos con un gesto, como si amenazara a un niño.

Sus uñas tenían un alto poder ofensivo ya que eran bastante largas.

Ángel-san se encogió como si estuviera asustado.

Parece que ella es una hermana mayor alegre y divertida.

 

—¿A que eso fue aterrador?

—Sí, sí, tengo miedo, estoy muy asustado. Por favor, deja de asustarme.

¡Ah! Sí, yo también estaba asustada.

~~Ufu~~. Excelente. ~~Todos los seres vivos deberían temerme así~~.

 

La demonio-san parecía estar de muy buen humor como si de una niña se tratara, un cambio de aires total a como estábamos antes.

Ángel-san parece molesto, pero se le veía algo sonriente.

En todo caso, eran una linda pareja de ángel y demonio.

Me pregunto qué más se esconde detrás de las puertas cerradas. Es un sentimiento irresistible para una persona aburrida como yo.

 

De pronto, el sonido de una campana se hizo oír desde fuera de la catedral.

Esa sería la campana que informaba que llegaba el anochecer.

 

—Oh, qué tarde es. Será mejor que Ojou-san se vaya a casa pronto.

—Oh, vaya, qué desafortunado. Ya sentía que esto se estaba volviendo animado y divertido.

—Sí, sí. Se acabó el buen momento. No podemos contener a una niña tan pequeño para siempre, ¿verdad?

 

Uy, eso me recuerda que me han invitado al banquete del advenimiento de la familia real, y se dijo que se llevaría a cabo durante toda la noche.

Al parecer aristócratas de diferentes países se reunirían en el sitio, así que también debo vestirme adecuadamente.

 

—Muchas gracias por lo hoy. Mañana vendré de visita tan pronto como tenga tiempo para moverme libremente.

—Bueno, ~nos vemos la próxima vez~. También te mostraré el cementerio subterráneo.

—Cementerio subterráneo… Si vas de turismo con una chica, hay muchos otros lugares más apropiados. ¡Dios mío!

¿~Eh~? ¿Esta habitación también sería apropiada para enseñársela a una chica?

—Bueno, nos vemos, Erica. ¡La próxima vez elegiré un lugar mejor!

 

Mientras bromeaban de buen humor, los autoproclamados ángel y demonio se despidieron de mí.

Supongo que las relaciones religiosas son especiales, después de todo.

En realidad, quería pedir una guía turística en el centro de la ciudad, pero no podía decir algo tan egoísta.

 

Al salir de la catedral, le susurré a Tirnanog en secreto en un área donde la población escaseaba.

 

—Gracias por estar en silencio durante mucho tiempo, Tir.

Ah. Es una cosa fácil de hacer. Además, parecías estar divirtiéndote.

—Sí, lo disfruté.

 

Para cuando terminé la visita turística de la catedral con Ángel-san, ya estaba fuera el atardecer.

El sol rojo era tragado por el horizonte.

 

Quizá porque aún estábamos en medio del festival, la calle estaba llena de gente pese a las altas horas.

En el aire que rodeaba la ciudad había un olor peculiar a la noche, estimulando mi hambre.

Bueno, si fuera a comer algo ahora, tendría problemas si más tarde tengo que usar un vestido.

 

Mientras sufría en mi mente, Tirnanog tiró del dobladillo de mi falda.

 

Pero, Erica. No te dejes que te engañen.

—Hm, ¿qué pasa?

Ese niño no es un ángel y esa mujer no es un demonio.

—Bueno, eso yo también lo entiendo, así que está bien.

Sí. Eso es bueno. Erica es inteligente.

 

¿Qué fue eso?

Me sentí algo incómoda, como si me hubieran dicho “Santa no es real” y yo inesperadamente respondiera “Lo sé”.

Para empezar, no entendí la intención del consejo, pero decidí no pensarlo demasiado.

Recorrí la bulliciosa ciudad junto a Tirnanog y regresé a la residencia temporal del Duque de Aurelia.

 

 

Notas:

0– Jheronimus Bosch fue un pintor holandés que se hizo conocido por sus fantásticas ilustraciones de conceptos y narrativas religiosas. Pieter Brueghel el Viejo fue su seguidor más conocido. (Jheronimus BoschBrueghel).


Anterior |Índice| Siguiente

Anuncios

7 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s