Bursters!! Capítulo 58


Gif: y qui el cap de la semana, ojala lo disfruten bye~~

Edición y Corrección: Gif

Reacción y Contención

 

—…Así que mis sospechas resultaron ser la verdad todo este tiempo. — dijo Yashiro.

—…

— No me acogiste por simple empatía…me necesitabas, para tu venganza.

— ¡…! ¡Yashiro, no puedes simplemente decir- — dijo Kenjuro antes de ser interrumpido.

Seiji simplemente levanto la mano para señalizar que no hacia falta que lo defiendan. Kenjuro vio el gesto, chasqueo la lengua y volvió a sentarse. Seguido de eso Seiji comenzó a hablar.

— Por muy desagradable que parezca, no puedo ocultar la realidad. Es como dices Yashiro, te acogí porque te necesitaba para todo esto.

— ¡…!

Todos quedaron atónitos ante la facilidad con la cual Seiji acepto las secas palabras de Yashiro. No obstante, Yashiro, por su parte apretaba su puño fuertemente bajo la mesa.

— Respóndeme algo… ¿Tuviste algo que ver con el intento de deshacerme de mi?

— ¿Te refieres a que si hice algo para que Akira decidiera darte esa sobredosis?

—…Fuiste tu ¿verdad? Tu hiciste algo para llegar a eso. — dijo Yashiro.

—…Si… — respondió Seiji.

Todos se sentía cada vez más impactados, Momoka y Enju casi sienten ganas de vomitar.

— Fui yo quien llevo a esa conclusión. Falsificando tus reportes dentro de la compañía. Luego de saber que Kenjo tenía algo que ver sentía la necesidad de quitarles algo también. Y que mejor que sacarles el proyecto en el que tanto había invertido…Je, je. Si, es como piensas… el plan original era que esa niña Akira arruinara todo el proyecto asesinándote por una sobredosis.

—…

— No obstante, el plan no salió según lo previsto. No moriste, mutaste. Te volviste un Burster tan monstruosamente poderoso que nadie excepto yo logro sobrevivir. Debería agradecer haber sido el único Burster SS que se encontraba en las instalaciones.

—…y como tu plan fallo… — agrego Yashiro.

— Cambie de estrategia. Si su mayor arma jamás creada no fue destruida, la usaría contra ellos. Si…no soy mas que una escoria mucho peor de lo que imaginabas.

—…Seiji…tu…— dijo Kenjuro anonadado.

—…

Nadie mas dijo nada. Pasaron unos pocos minutos hasta que Yashiro decidió levantarse de su asiento. La acción provoco que tanto Fuuko como Kenjuro reaccionaran. Sin embargo, Seiji les señalo que lo dejaran. El chico avanzo alrededor de la mesa hasta llegar junto a su padre adoptivo.

—…Sabes lo que sigue, ¿verdad? — dijo Yashiro en un tono bastante oscuro.

—…Si…

Seiji no hizo ningún otro comentario y simplemente se puso de pie. Posteriormente se sacos los anteojos y cerró los ojos.

— Adelante… — dijo Seiji.

Yashiro, sin mediar palabra o esperar siquiera un instante, lanzo un puñetazo directamente a la nariz de Seiji. Tal golpe lo mando varios metros hacia atrás, dando varios tumbos en el suelo. La mano de Yashiro goteaba sangre debido al golpe.

—…Sabes que te mereces más…pero no vales la pena. — dijo Yashiro en un tono de desprecio.

— No es que puedas decir mucho Yashiro, después de todo tu objetivo es similar al mío. — respondió Seiji mientras se reacomodaba el tabique.

—… A diferencia de ti, no necesito a terceros para hacerlo y tampoco necesito ocultarlo.

— ¡…!

— Además…si no fuera por este maldito sello tuyo, podría acabar con cualquiera en esta sala.

Ese comentario altruista le hizo sacar chispas a mas de un adulto en la sala. Kenjuro y Seiji no comentaron nada, pues sabían de primera mano que lo que establecía Yashiro era cierto. Sin embargo, los que desconocían las verdaderas limitaciones del muchacho se enfurecieron bastante, siendo Fuuko la más molesta por ello.

— Oye mocoso…ten cuidado con tu lengua… — exclamo Fuuko.

— Je…No conoces los detalles ¿verdad? Sin este truco barato del cuatro ojos, no podrían siquiera contenerme sin colaborar entre ustedes.

— ¡…!

Fuuko ya no lo soporto. Simplemente dio un palmazo a la mesa y se levanto rápidamente. Debido al enorme disgusto por las palabras del chico, la mujer ni siquiera se molesto en observar mentes. Sentía que debía demostrar su superioridad como Burster de mayor nivel de primera mano.

— Demuéstralo…— dijo Fuuko enfrentando a Yashiro.

— ¿Huh? — respondió Yashiro con una sonrisa en su rostro.

— Si eres tan fuerte como aclamas serlo, entonces demuéstramelo. Iremos ahora al campo de práctica. Si no logras vencerme, cerraras la boca y harás lo que te digamos. ¿Está claro?

—…Pfffff…Ja, ja, ja…

— ¡…! Te estas… ¿riendo?

La mujer ya tenía las venas hinchadas de la ira. El hecho de que el muchacho se le riera en la cara realmente le tocaba los nervios.

— Bien, lo hare… pero…

— ¿Pero?

— No seria justo que pelearas con una ventaja, ¿verdad? — dijo Yashiro con una enorme sonrisa.

— ¡…!

Seiji y Kenjuro abrieron los ojos en preocupación. Sabían perfectamente a que “ventaja” se estaba refiriendo Yashiro, el sello.

— Hey, Yashiro, no puedes estar sugiriendo que… — dijo Kenjuro.

— Se jacta de ser mas fuerte ¿no?… Bueno, veámoslo. Quítame esta cosa, Seiji… Veamos quien es el altanero aquí…

Yashiro seguía vacilando delante de Fuuko. Sinceramente la mujer ya tenia ganas de sacarle mas que un par de ideas. Los demás del grupo se comenzaron a preocupar por la situación. Nadie dentro del grupo sabia que tan fuerte era realmente Yashiro, solo conocían lo que habían visto.

—…No lo hare… — respondió Seiji.

Ante la respuesta, Yashiro simplemente se encogió de hombros con una expresión burlona.

— Je, bien…ahí lo tienes. No son capaces de contenerme sin ese truco. El hecho de que tu enamorado se niegue lo comprueba.

Finalmente, el muchacho se acerco peligrosamente al rostro de Fuuko, con una enorme sonrisa.

— Ni siquiera el cree que puedas ganarme…sin esa ventaja…

—…

Esa fue la gota que colmo el vaso. Fuuko ya había tenido suficiente y dejo de mostrar rabia en su mirada. Solamente dijo unas pocas palabras a Seiji.

— Hazlo…

— ¿…?

— Seiji, sácale la restricción. — dijo Fuuko.

—… ¿Estas completamente segura? — pregunto Seiji.

La mujer ni siquiera respondió a la pregunta, solo miro en dirección a Seiji y con una mirada seria simplemente le asintió con la cabeza. Ante esto, Seiji también miro hacia Kenjuro, quien simplemente suspiro.

—… «No lo entenderán a menos que lo vean ellos mismos… ¿Es eso lo que quieres decir?» — pensó Seiji.

— Je, Je… Bien, vamos… — dijo Yashiro.

Todos salieron de la habitación camino hacia el campo de entrenamiento. Aún no había señales de Hikari o Kazuha, todos los presentes por excepción de Seiji y Kenjuro se encontraban increíblemente nerviosos. Fuuko ya tenía todas las intenciones de ir en serio, pero Yashiro iba camino al encuentro con una enorme sonrisa confiada, casi como si estuviera seguro de ganar.

— «¿De verdad la fuerza de Yashiro es tan monstruosa?» — pensaron los de Kenjo.

— «Finalmente veremos que realmente nos ocultas…» — pensaron sus amigas.

— «¿Por qué demonios Seiji y Kenjuro no movieron una ceja al escuchar tales comentarios?… ¿Realmente Yashiro es tan poderoso?» — pensaron los hermanos.

Luego de unos minutos, todos llegaron a la sala de entrenamiento. Fuuko se puso el traje de entrenamiento mientras que Yashiro opto por no ponérselo. Finalmente, ambos bajaron por el elevador hacia la zona de combate, mientras los demás se quedaron en la sala de control, para monitorear todo el asunto.

Todo esto molestaba cada vez más. Tanto a los adultos como a los jóvenes. No detener a Fuuko, insistir en no aflojarle la correa a Yashiro, el hecho de ni siquiera haberse inmutado ante todo esto.

Fuuko y Yashiro llegaron a la zona de combate. Ambos se enfrentaron aproximadamente a 7 metros uno del otro.

—…Parece que Seiji y Kazuha no te han disciplinado lo suficiente…

— Lo dice una mujer que ni siquiera tiene pareja… ¿No te sientes sola? Je, je.

Ante eso, Fuuko comenzó a liberar aura de manera increíblemente abrupta. La consola dentro de la sala de control marcaba unos números enorme, además de marcar a su lado el rango según el poder liberado. La pantalla señalaba el nivel SS en ese momento.

Fuuko se quitó los lentes y literalmente los aplasto con su mano.

— Te las ganado mocoso presumido…No me hare cargo de lo que te pase…

Con los lentes hechos añicos, la mujer miro hacia la sala y grito lo suficientemente fuerte como para que la escuchen desde allí.

— ¡Ya sácale el maldito sello Seiji! ¡No tolerare que un mocoso presumido se burle de mi delante de mi cara!

Seiji dudo por unos momentos. Sabia que no era buena idea, al igual que Kenjuro. Los demás estaban muy nerviosos, pero de alguna forma también muy expectantes. Seiji tomo un largo y profundo respiro y se preparo para lo peor. El retorno de un monstruo en todo sentido de la palabra.

—…Haaaaaaa…bien, prepárense. No les miento cuando les digo que Yashiro es cualquier cosa, menos humano cuando tiene todo su poder.

— ¡…!

— Fuuko, eso también va para ti. Apenas veamos que esto se pone peligroso, intervendremos.

—…

La mujer ya estaba harta de precauciones, simplemente volvió a gritarles con una ira bastante notoria.

— ¡YA BASTA, HAZLO YA!

—…Bien, ¡Yashiro, ¿Estás listo?!

— Cuando quieras… — respondió Yashiro confiado.

—…Illusory Lock…Key Word: Unchained.

— ¡…! Je… Jejeje… ¿Empezamos? ¿Sora?

Sora por su parte parecía estar estirándose dentro de la mente del muchacho. Con una expresión de felicidad.

— ¡Hmmmmmmmmm! Se siente bien ser libre para variar. Cuando quieras.

Los números dentro de la consola mostraban a Yashiro como un Burster de Rango A. Nada fuera de lo habitual. Hasta que finalmente comenzó. Yashiro comenzó a liberar aura, y los números comenzaron a subir. En nada, Yashiro llego a rango S.

— Luchar contra mi en igualdad de condiciones ¿Eh?… Ahora que lo pienso serias la primera.

— ¿…?

— Después de todo…jamás he luchado con todo mi poder… quizá con un 10% como mucho.

—¡…!

El comentario helo la sangre de todos salvo los ya mencionados. Todo lo que vieron no fue más que un décimo de su poder como mucho. La pelea con Zaiga, el combate con Ryuji. Lo demostrado durante el supuesto ataque a Bastille. Todo no era más que una pequeña fracción.

— Vayamos poco a poco… ¿Sí? — dijo Yashiro mientras comenzaba a avanzar hacia Fuuko.

Los números comenzaron a subir de manera increíblemente veloz. Al punto de hacer que Kaiga se pusiera pálido al ver esos números.

Como si fuera un chiste, Yashiro llego al rango SS. Fuuko por su parte solamente levanto una ceja. Como si ya esperara que llegara a ese nivel. Después de tanto parloteo seria raro que no llegara al menos al rango de SS.

El cabello de Yashiro ya estaba tomando un tono blanquecino. Dejando ver que su poder aún seguía en aumento.

— Ahh…que bien se siente sacarse los grilletes… ¿Qué tal si subimos mas los números? — dijo Yashiro mientras se sonaba el cuello para relajar los músculos.

— ¡…! «¡¿Aun más?!» — pensó Fuuko.

— Para empezar, igualare las tornas…

Fuuko ya comenzaba a sudar pesado mientras más y más y más poder salía de Yashiro. Si alguien perteneciente a un rango tan alto como ella comenzaba a sentirse intimidada, imagina como se sentía sus compañeros. Algunos tenían indicios de terror ante lo que observaban.

Los números subiendo de manera prácticamente exponencial y el cabello del muchacho ya llegando a la mitad de su espalda. Yashiro alcanzo el nivel SSS.

— ¿Aun te parezco un simple hablador? ¿Solterita?

Su rostro era cada vez mas salvaje y violento. Y cada vez se acercaba más.

— «Esto debe ser una broma…No puede ser…Ese chico…No es humano» — pensó Fuuko mientras veía como el poder de Yashiro seguía creciendo.

Los niveles llegaron a tal, que toda la instalación comenzó a temblar, llegando hasta la base. El fenómeno los alerto a todos, incluso a Hikari y a Kazuha, quienes sintieron el enorme poder proveniente del lugar.

—…Vayamos con todo…Sora…— murmuro Yashiro.

Finalmente, Yashiro lanzo un rugido digno de un animal salvaje y libero una cantidad tan brutal de aura que la consola marco algo por ultima vez, antes de fallar completamente debido a la sobrecarga.

— “Shirazaki Yashiro. Rango de poder: R”

La transformación de Yashiro se completó. Era la apariencia que habían visto antes con una diferencia. Esta vez, su cabello no le llegaba a la cintura, sino todo lo contrario. Lo tenia como antes, solo que este estaba de color blanco puro.

Fuuko cayó sobre su trasero y sus piernas ya temblaban. Yashiro era ya un mutante en toda regla. Todo lo que Fuuko pudo hacer fue ver en él lo que había visto hace años durante la guerra. Lo mismo que sintió cuando vio a su mejor amiga en aquel estado. Un demonio, en tierra de los vivos. El Demonio Blanco del Vacío.

Ante todo, esto. Los adultos finalmente no pudieron seguir observando. Al ver que Yashiro ya representaba una amenaza considerable decidieron actuar.

— Comprobemos la diferencia… ¿te parece? — dijo Yashiro a pocos centímetros de Fuuko.

Yashiro ya preparaba su puño para asestar un golpe, mientras que Fuuko ya no podía ni levantarse de la impresión. Su Burst solo le mostraba su cabeza siendo despedazada por el golpe de aquel mutante.

No fue sino hasta que escucho las voces de los demás que ella logro reaccionar.

— ¡Muévete del medio, Fuuko! — grito Kenjuro.

— ¡…!

Ante el grito, Fuuko se movió del lugar lo más rápido que pudo.

— ¡Graviton Pit!

¡Green Room!

¡Illusory Lock! ¡Chain Prison!

Yashiro fue completamente bombardeado por las habilidades de los demás. El poso de gravedad de Kenjuro a una enorme potencia. La prisión verde de ambos hermanos, la reactivación del sello y la prisión de las cadenas por parte de Seiji. Todo, para lograr parar a aquella abominación, producida por sus enemigos. Sin embargo, algo no andaba bien.

— Je, Je, Je… ¿No recuerdas el problema de tu propia técnica, Cuatro Ojos?

— ¡…!

— Si yo no quiero colaborar…

Yashiro iba hablando mientras todos veían aterrados como se abría paso, destruyendo el Green Room y las cadenas. Además de no verse afectado por la gravedad.

— Sin ese maldito truco…No pueden pararme…

Fuuko ya sintió terror cuando vio aquella bestia salir de aquel conjunto de habilidades restrictivas como si fuera una simple pared de papel y pegamento. Su boca temblaba, sudaba frio y literalmente temía por su vida.

— ¿ves?… — dijo Yashiro

— ¡…!

De cuchillas frente a ella. Yashiro miro fijamente a la cara a Fuuko, quien estaba paralizada del horror.

— Solamente me controlan por ahora…pero algún día, seré completamente libre…y cuando eso suceda, ruega estar en la lista de niños buenos. — dijo Yashiro burlándose con aquel rostro espantoso.

—…

— Ahora comprendes…con quien estas tratando?

Yashiro se levantó, deshizo todo su poder y dejo que el sello entrara en acción nuevamente. Dejando a Fuuko sentada en el suelo, temblando. El chico no necesito siquiera luchar para ganar. Simplemente necesito intimidar a su enemigo.

Ryuji y Misora finalmente entendieron porque Kenjo buscaba a Yashiro de manera tan desesperada. Un Burster tan anormalmente poderoso era un recurso de valor incalculable para cualquier tipo de fuerza.

Enju estaba tan paralizada como los demás, pero Momoka, a pesar del temor noto algo más. Al irse, por muy extraño que parezca, Yashiro no se veía para nada contento, sino más bien deprimido.

Luego de bastante tiempo, ya de noche. Momoka finalmente encontró a Yashiro. Deambulando por la base.

— Yashiro…

— ¿Hmmm? Oh, Momoka, y yo que pensaba que todos estaban demasiado asustados para hablarme. Puntos extras por la valentía.

—…Yashiro, ¿Por qué te contuviste?

— ¿…? ¿De que hablas? — pregunto Yashiro.

— El golpe a Seiji. No lo golpeaste con toda tu fuerza, ¿verdad?

— ¡…!

Yashiro quedo completamente descolocado, tanto que decidió darle la espalda a Momoka.

—…No valía la pena… — respondió Yashiro.

— Todo lo que hizo, ¿y dices eso?

—…

Yashiro no hizo comentarios al respecto.

—… ¿Sabes?… Yo creo saber porque no lo hiciste. Lo entendías ¿verdad? Entendías porque actuaba así, después de todo, su forma de pensar no es tan diferente de la tuya.

—… ¿Tu que sabes? Ni siquiera me conoces bien…

— Puede ser… pero eso es porque nunca nos das la oportunidad. Ni a Enju, ni a Seiji…ni a mí. ¿Por qué no eres sincero por una vez?

—…eerlo… — murmuro Yashiro.

—¿…?

— No…quería creerlo… quería creer, que tenia una familia. Que, por una vez, tenia un lugar donde no me veía como una molestia o una herramienta.

— ¡…!

—Siempre fui una molestia para mis padres por mi defecto…y solo era un sujeto de pruebas en el laboratorio. Después de escuchar eso… ¿Cómo debía reaccionar? No podía desahogarme por completo…después de todo, no solo hice lo mismo, sino que también comprendía las razones de su actuar…era lógico.

— Yashiro… — dijo Momoka con empatía.

— ¿Por qué?… ¿Por qué no puedo tener una familia? ¿Por qué tuve que ser yo “el mutante”? La herramienta…la molestia…el…Monstruo.

Momoka diviso un brillo cayendo por las mejillas del chico. Se notaba además una voz claramente quebrada. La chica avanzo hacia el y lo abrazo por detrás.

— Te lo he dicho antes ¿verdad?… me quedare a tu lado. Solo tienes que ser sincero. Es todo lo que pido.

—…Hic…si me traicionas lo pagaras caro…

— Lo sé. Solo, deja de ser tan cerrado…

Yashiro finalmente se dio vuelta y abrazo de regreso a Momoka. El lloriqueo ahogado se volvió un evidente llanto, mientras Momoka simplemente acariciaba la cabeza de Yashiro mientras él se desahogaba. Esto fue distinto a lo que hizo con Kenjuro o al inicio con Seiji. Se notaba en su tono, en sus aullidos y en el dolor que transmitía.

Por primera vez en su vida, Yashiro lloro de verdad, del fondo de su ser. Como Burster, como persona… y como “humano”.

—…Hmpf… «Siempre fuiste mejor para consolar a la gente…Momo…» — pensó Enju, quien estaba escuchando desde detrás de un edificio.

Por mas poderoso que sea, por mas sanguinario y violento que actuara. Yashiro seguía siéndolo en el fondo. Seguía siendo una persona que sentía, seguía siendo Humano.

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s