Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 03 – Capítulo 15


Capítulo 15 – Shin Ultima Parte

 

Ahora me pregunto qué pasará, pensó Maomao mientras se limpiaba el rostro con una toalla.

 

El polvo facial era asqueroso. El colorete apenas se desprendió, y ella realmente necesitaba ir a lavarse el cabello que se había aglutinado por el aceite perfumado después. Ella tenía recortes de cabellos pegados alrededor de los ojos – una técnica utilizada por las cortesanas con pestañas finas – pero le preocupaba que no se le salieran.

 

La falda que llevaba era más larga de lo normal, y había usado zapatos pesados para fingir su estatura. Probablemente no los necesitaba.

El grupo del Palacio de Cristal no lo había notado en absoluto.

 

Aunque Maomao estaba enfadada por ello, se quitó los zapatos falsos.

También se cambió de ropa. Un poco de flema se quedó atrapada en su ropa cuando estaba atendiendo a la persona gravemente enferma hace poco. Se sintió aliviada de que no hubiera sangre en ella. La tasa de infección podría ser baja, pero consideró lo que podría ocurrir si caminaba con ello encima, y así se preparó para cambiarse de ropa. Con las cosas preparadas en el Palacio de Cristal, el atuendo de la sirvienta carecía de funcionalidad, pero no había nada que ella pudiera hacer al respecto.

Ella realmente quería tomar un baño, pero no lo podía tomar ahora, así que cedió.

 

Cuando ella arregló las cosas, Maomao se dirigió a la habitación donde todos la estaban esperando.

 

Todos estaban reunidos en el salón del Palacio de Cristal, sus expresiones estaban nubladas por la ansiedad. Sus hermosos rostros se adaptaban bien a las diversas decoraciones de la habitación, pero cuando Maomao entró sin maquillaje, no pudo evitar sentir que de alguna manera estaba más allá de su lugar.

 

Estaba la Consorte Rifa, Jinshi, Gaoshun, así como una mujer con una belleza delicada. Las otras sirvientas se habían retirado de la habitación a instancias de la Consorte Rifa. El medico charlatán parecía estar entre ese grupo también, pero como tenía otros asuntos, tomó prioridad sobre eso.

 

La sirvienta principal de la consorte Rifa era una mujer llamada Shin. Prima de la consorte Rifa, y como persona que también tenía un linaje noble, era una belleza orgullosa que destacaba incluso en el palacio interior. Quizás debido a su relación, de alguna manera se parecía a la Consorte Rifa en su aspecto.

 

Ella era la sirvienta principal. Pero considerando su estatus social, estaba en una posición en la que no sería extraño para ella ser una consorte de rango medio.

 

(Me pregunto si está probando/(desafiando el) ser la sirvienta principal.)

 

Quienes competían por el favor del emperador no eran todas consortes. A veces incluso una sirvienta puede ganarse el favor del emperador y convertirse en una emperatriz viuda. No era algo que no hubiera ocurrido en la historia.

Si ese fuera el caso, ¿reunir flores hermosas en un solo lugar no las haría destacar más?

La sirvienta que sirve a la consorte de alto rango se convierte en una amante. En ese momento, a la sirvienta se le asignaría inmediatamente un rango para que su estatus social sea apropiado para convertirse en consorte.

 

(¿Cómo es para las personas en cuestión?)

 

Maomao no sabía nada sobre la familia del Consorte Rifa. Sólo que las emociones complejas girarían en torno a las personas en cuestión. Si pudieran superar eso y cubrirlo con una profunda confianza, el mundo permanecería en paz.

 

(La Consorte Gyokuyou esta bendecida.)

 

La sirvienta principal Honnyan no era una persona capaz que fue enviada como ayudante. Sólo trabajaba como sirvienta para la Consorte Gyokuyou. Debido a eso, ella pasó su edad para casarse. Pero sería bueno que la Consorte Gyokuyou mediara en una buena familia para que ella se case algún día.

Incluso las otras sirvientas. Todas tienen ciertamente características encantadoras, pero ni siquiera considerarían algo tan escandaloso como obtener el favor del emperador.

 

Por otro lado, hablando de las sirvientas de la Consorte Rifa…

 

“¿Qué se supone que significa esto?”

 

Jinshi golpeó la mesa, con los ojos entrecerrados. Había diversas variedades de aceites perfumados y especias sobre ella.

Estas fueron las cosas que se encontraron hace poco en el almacén con la persona enferma. No destacarían como piezas individuales, pero cuando se mezclan varios tipos, el olor se vuelve asfixiante.

 

El resto del perfume flotaba alrededor de la sirvienta llamada Shin.

Aunque el olor del perfume no estaba en la sirvienta antes.

 

Con el olor a perfume que no está allí como la razón, ella debe haber confiscado algo más que compró con las otras sirvientas. Incluso si no fuera el caso, ella podría haberlo mantenido debidamente escondido.

 

“….”

 

Shin cerró los ojos, sin decir nada.

 

(¿Piensa quedarse callada?)

 

Su crimen, al mismo tiempo que ocultar los perfumes y las especias que habían sido prohibidos, era intentar utilizar esos productos para hacer algo.

 

No debería ser acusada del delito de poner en cuarentena a la sirvienta en el cobertizo.

Moverla de la sala común para prevenir infecciones fue una medida apropiada. El palacio interior sólo tiene un único médico de la corte; sería inútil en primer lugar que él cuidara de la sirvienta.

 

(Se convirtió en el lugar para el eunuco con demasiado tiempo libre para beber té.)

 

Aunque la llevaran a la clínica médica, eso no significa que les pudieran confiar a la sirvienta. También hay quienes odian recibir tratamiento médico de las mujeres.

 

Sin embargo, era preocupante que una persona muriera por esa razón, pero no se podía evitar.

 

Apenas eso, las vidas de las sirvientas son insignificantes.

 

A Jinshi también se le presentaron pruebas y se le acusó del crimen (A ella) del que se le acusaba basándose en ello.

 

No obstante, la sirvienta principal llamada Shin simplemente estaba parada allí, haciendo una cara de ignorancia (EZ: Según el raw en japones es algo así como ignorancia e indiferencia). Tenía un noble linaje desde un comienzo. El eunuco llamado Jinshi solo tiene la posición en la que puede formular una queja sin importar lo que él quiera decir.

 

Y la misteriosa fue la Consorte Rifa.

Tenía las cejas bajadas. Estaba mirando a su sirvienta. Su rostro expresaba tristeza y dolor.

 

Shin miró directamente al eunuco que la estaba preguntando sin bajar la cabeza.

 

(Hoho, lo está haciendo bastante bien.)

 

Las habituales damas de palacio acabarían tambaleándose solo por ser interrogadas por Jinshi. Parece que tampoco puede usar su habilidad de ayakashi con esta dama del palacio.

 

“No sé nada. Ciertamente, fui yo quien dijo que moviéramos a la sirvienta ahí. Aparte de eso, después de aparecer repentinamente y pedir encontrarse con Rifa-sama, ¿no es más un problema sus acciones de mirar dentro del cobertizo? ”

 

Lo dijo muy sucintamente (brevemente). Era indudablemente cierto que no pueden probar que las cosas en el cobertizo eran de Shin.

 

Siendo un lugar con alguien enfermo, el único contacto que tenían todos con el cobertizo era sólo para llevar sus comidas allí, pero a la inversa, era un lugar donde no sería extraño que entrara cualquiera.

 

“En ese caso, sería mejor que le preguntáramos a la sirvienta quién estaba en ese lugar.”

 

“¿Hasta qué punto podemos confiar en las palabras de una sirvienta que  que no estaba consciente por la fiebre?”

 

“Así que ya sabía que tenía fiebre huh.”

 

Dijo Maomao sin dudarlo un instante.

 

El comportamiento de Shin cambió instantáneamente.

 

“Qué amable de tu parte. Salir de tu camino para ver la condición de una humilde sirvienta.”

 

Maomao añadió descaradamente.

 

“En ese caso, no sería extraño que el olor del aceite perfumado se quedara en su cuerpo (el de Shin).”

 

Maomao recogió una pequeña botella de la mesa.

 

(No, me entrometeré demasiado si hago algo más que esto.)

 

Pensó eso, pero su cuerpo se movió. No pudo evitarlo por las molestias.

Por su propia posición y todo eso, estaba molesta.

 

“Usted huele como este aceite perfumado. A pesar de que usted dijo que esta botella fue cuidadosamente colocada dentro del equipaje. Es un olor que es tan fuerte que se filtra? Por si acaso, ¿puede permitirme que lo compruebe?”

 

Maomao iba a sujetar las mangas de Shin, pero Shin la apartó. En ese momento, le clavaron uñas en las mejillas a Maomao. Eran uñas largas.

 

En medio de la conmoción que la rodeaba, Maomao frotó la herida con su pulgar. No había mucha sangre. Sólo una fina capa de piel fue arrancada.

 

“Mis disculpas. Alguien de mi posición no debería haberla tocado. ¿Buscamos a alguien más para que la examine?”

 

Lo dijo con indiferencia mientras todas las miradas de la habitación se concentraban en Shin.

 

Shin, con los labios torcidos y con los ojos inyectados de sangre. El desagradable olor del sudor colgaba en el aire. Sus pupilas estaban dilatadas.

 

La gente suda cuando está nerviosa. El sudor intenso (EZ: supongo que de nervios no?) era diferente de la transpiración y de las actividades extenuantes. Era un sudor asqueroso, con un olor intenso.

 

Sus ojos eran los mismos. Aunque no son tan fáciles de entender como las de un gato, las pupilas de los ojos humanos también cambian. La consorte Gyokuyou con sus claros ojos era más fácil de entender que otras por eso, así que cuando hacía fiestas de té con otras consortes, había muchas veces en las que sonreía con sus claros ojos cerrados.

 

(Un esfuerzo más.)

 

Era lo que Maomao había preparado con un paso de antelación.

 

“Para esta parte, ¿puedes dejármelo a mí?”

 

Escuchó una voz que era orgullosa pero no arrogante.

La consorte Rifa, que estaba sentada en el sofá, se puso de pie. Mientras tocaba su falda larga , se acercó a Maomao, no, a Shin.

 

(Oh?)

 

El vestido que llevaba el Consorte Rifa se parecía mucho al diseño que llevaba el Consorte Gyokuyou recientemente. No era un problema, teniendo en cuenta que se compró cuando llegaron las caravanas.

 

“¿Cuál es el cargo de esta persona?”

 

“Rifa-sama…”

 

Dijo Shin. Sus ojos estaban llenos de varias emociones, pero por alguna razón, no había signos de cuestionamiento en su mirada.

 

“Por el amor de Dios, si ella estaba haciendo una droga para el aborto, es lo mismo que matar a los hijos del emperador.”

 

Como si ella lo entendiera con solo decir eso, Jinshi cerró los ojos.

 

“¿Es eso cierto. ¿Eso se aplica a cualquier consorte?”

 

“Es lo mismo para las consortes de alto rango y las consortes de bajo rango.”

 

La Consorte Rifa cubrió sus ojos, y miró a Shin,

 

(Esa frase.)

 

‘Rifa’ y ‘Shin’. Eran los nombres de un conjunto (El significado de sus nombres es flor de pera y albaricoque).

 

De repente, Maomao pensó.

Ella no creía que esta sirvienta llamada Shin fuera tonta. Sólo que había millones de personas en este mundo que son tontas incluso cuando son inteligentes.

La mayoría de estas fueron acciones controladas por las emociones.

 

Maomao pensó en Shin y en otra persona.

 

Y entonces, la que sacó la conclusión fue la Consorte Rifa.

 

“¿Incluso si el objetivo fuera yo misma?”

 

“¡Consorte! ¡Eso es–!”

 

Jinshi se inclinó hacia delante.

Gaoshun también abrió los ojos.

 

Con esa línea de la Consorte Rifa, fue Maomao quien lo entendió.

 

Ella había pensado que era extraño todo el tiempo.

 

 

 

 

Shin forcejeó, pero no pudo ganar contra un hombre a pesar de que era un eunuco.

Lenguaje sucio brotaba constantemente de sus nobles labios.

 

(Existe, este tipo de personas).

 

Maomao se puso delante de Shin, que se tomó un respiro después de terminar su discurso, y sonrió.

 

“¿Qué demonios quieres?”

 

“No, no es nada. Parece que Shin-sama anhela mucho al emperador”.

 

“¡No me jodas! ¿Qué estás escupiendo?”

 

“No, puedo ver que le agrada la posición de la emperatriz viuda. A diferencia de la Consorte Rifa.”

 

Maomao volvió a sonreír mostrando sus dientes. La boca de Shin se abrió de golpe.

 

Lo que tenía la Consorte Rifa, no lo tenía Shin.

Eso estaba claro.

 

“Shin, así que pensabas de ese modo.”

 

Dijo la Consorte Rifa, con dignidad, a pesar de su estremecida mirada.

Y entonces, se puso de pie ante Shin, levantó su mano en alto sobre su cabeza, y abofeteó las mejillas de Shin.

 

(Oh Dios, está muy enojada.)

 

Maomao pensó de esa manera, y la Consorte Rifa dijo algo que no esperaba.

 

“Jinshi-dono, despediré a esta sirvienta. Escupió palabras abusivas hacia su ama. hasta el punto de que yo alce la mano.”

 

Jinshi abrió la boca, sorprendido.

 

“Consorte, eso es….”

 

“Una palma no es suficiente, ¿verdad?”

 

La Consorte Rifa le arrebató el collar a Shin, que estaba desorientada por haber sido abofeteada en sus mejillas, y usó un puño esta vez.

 

Jinshi y Gaoshun fueron a detenerla en pánico. Sólo Maomao involuntariamente se echó a reír.

 

(Buen trabajo.)

 

La Consorte Rifa no era la misma consorte de hace mucho tiempo. Ella no era la mujer vacilante que se aferraba a su propio hilo de vida desperdiciado.

 

“Me retiro de ésta. Y también, de ahora en adelante sin excepción, quiero prohibirle la entrada al palacio interior.”

 

Declaró con dignidad la Consorte Rifa.

Shin estaba desconcertada por el golpe.

 

Esta mujer debería saber lo amable que era. No debería tener resentimientos hacia ella.

 

(No, no importa de todas formas.)

 

No importaba lo noble que fuera su linaje, una mujer que fue expulsada del palacio interior debido a un escándalo no tenía forma de desquitarse con una consorte.

Maomao pensó que era una muestra de generosidad (EZ: El solo hecho de haberla expulsado de ahí y no condenarla a muerte porque….. podría haberlo hecho), pero este tipo de trato para una mujer orgullosa, por muy humillada que se sentiría, lo consideraba exactamente así.

 

Shin fue sacada de la habitación por Gaoshun así como así.

 

Había observadores reunidos fuera de la sala, preguntándose qué estaba pasando, pero cuando Maomao las miró con enfado, se dispersaron como arañas.

 

(¿Estará bien este palacio?)(EZ: XD)

 

Pero Maomao lo pensó, y luego vio grandes dedos ante sus ojos.

Maomao inconscientemente retrocedió medio paso.

 

“¿Qué está haciendo? Repentinamente.”

 

El dueño de los dedos era Jinshi.

 

“…la herida, trátala.”

 

Jinshi hizo una expresión de enfado y ofreció una toalla a Maomao.

Maomao finalmente recordó que su mejilla había sido arañada.

 

(No es una herida tan grave.)

 

La toalla que Jinshi le dio era un objeto de primera clase que estaba impregnado de incienso.

 

Maomao entrecerró los ojos. Fue un desperdicio mancharla de sangre. Así que se limpió la cara con su propia toalla que se había puesto en el pecho. Normalmente, debería devolvérselo, pero como Jinshi era tacaño, no le importaba pensar que él se lo había dado. A quién se la puedo vender después, se preguntó Maomao. (EZ: XDXD que chica jajaja)

 

(Por ahora, ¿se ha resuelto todo?)

 

Aunque Maomao lo pensó, miró por la ventana de la habitación.

La consorte con una belleza que era como una gran rosa miraba por la ventana.

 

No hace falta decir quién estaba allí.

 

“¿Puedo preguntarte una cosa?”

 

“¿Qué pasa?”

 

Dijo Jinshi mientras caminaba por el pasillo del Palacio de Cristal. La dirección de su mirada era el almacén donde había sido encerrada la sirvienta.

 

“Sabías dónde estaba la persona enferma inmediatamente ya que muchas veces has estado en el Palacio de Cristal. No sería extraño, ya que viniste muchas veces, pero viniste aquí específicamente disfrazada”.

 

Eso es correcto. Ponerse ese atuendo también fue una consideración para destacar y así poder romperle la cara a Maomao en el Palacio de Cristal. Se le prestaría atención de cualquier manera como la dama del palacio que estaba siguiendo al médico de la corte, pero sería juzgada más con su propia cara.

 

Las sirvientas del Palacio de Cristal tenían los labios cerrados. Comprendió que las sirvientas superiores probablemente les prohibían hablar.

 

“La encontré inmediatamente.”

 

Maomao ya había establecido el tipo de lugar. Se imaginó que era un lugar que estaba ligeramente alejado de los dormitorios de las sirvientas, de lo contrario, estaría en un lugar discreto.

Ella dio consideración desde el momento en que estuvo ahí, las sirvientas enfermas cambiaron sus camas para no pasar la enfermedad. Ese lugar exclusivo también estaba dentro de la corte.

 

(Y pensar que era el cobertizo de almacenamiento.)

 

Tenía una extraña sensación por el olor que emanaba de Shin, pero no creía que fuera a ser algo así.

Fue por casualidad que la encontró.

 

“Fue por eso.”

 

Maomao señaló hacia donde estaban creciendo las flores. Eran flores de polvo blanco (白粉花, Mirabilis Jalapa. La flor de las cuatro es uno de sus nombres en inglés. En japonés, se le llama la flor de polvo facial/flor de polvo blanco debido al polvo blanco que se encuentra en sus bayas de color negro que se puede usar como polvo facial). Como si se hubieran plantado no hace mucho tiempo, el color de la tierra era diferente. Para el trabajo de un jardinero, estaban mal posicionadas. Estaba justo al lado del cobertizo de almacenamiento.

 

Tenía bayas de color negro, y dentro de ellas había un polvo blanco que se podía convertir en polvo facial.

 

“¿Por qué esas?”

 

“Parece que en Fengshui, las cosas verdes son buenas para la salud. Había oído que es bueno ponerlas juntas con blanco.”

 

Las flores florecientes eran todas blancas. Aunque el nombre era flor de polvo blanco, las flores eran mayormente rojas. Ella notó que las flores blancas fueron escogidas específicamente del tronco y plantadas.

Ciertamente, no estaban en el Palacio de Cristal al principio. Deben haber florecido en algún lugar del palacio interior.

 

Ella no sabía quién las plantó. Sólo eso, lo hicieron pensando en la persona enferma. Hay gente así. Considerando eso, Maomao se sintió aliviada.

 

(En cualquier caso, la flor de polvo blanco es–)

 

Maomao pensó que era irónico cuando consideró las cosas que se encontraron con la persona enferma.

 

Ella suspiró profundamente, pero entonces se dio cuenta de la mirada de alguien.

 

De repente, cuando miró hacia atrás, había alguien mirando hacia aquí con su cuerpo medio escondido detrás de una columna.

 

“¿Qué?”

 

Jinshi miró a Maomao que se había detenido.

La persona que se escondía detrás de un pilar se balanceaba lentamente y ponía un rostro como si alguien la estuviera afectando (que no la dejaba avanzar o darse cuenta de las cosas).

 

“Jinshi-sama, por favor, adelantese.”

 

“¿Por qué?”

 

“Porque es un estorbo.”

 

Dijo Maomao con dureza, y Jinshi hizo una expresión algo hosca. Por eso, Gaoshun, que había regresado, le explicará en su nombre de una manera que apaciguará incluso a una vaca.

Es realmente agradable poder leer la atmósfera, Maomao juntó sus manos en agradecimiento a Gaoshun.

 

“¿Qué pasa?”

 

Maomao miró a la chica que estaba escondida tras la columna. Parecía mayor que Maomao, pero de alguna manera se estaba escondiendo. Si eso fue en respuesta a Maomao, o si también se lo hacía a otras personas, ella no lo sabía.

 

“Ah, um. Sobre la persona que estaba ahí.”

 

Había flores blancas frescas en la mano de la niña. Verde y blanco, colores distintos. Hablaba con torpeza y se acobardaba, pero su naturaleza no era mala.

 

“Ya no está aquí. Saldrá del palacio interior, pero puede recibir tratamiento en un ambiente que es mejor que el de aquí”.

 

“…así que se va.”

 

La sirvienta se cubrió la cara, pero por un momento, parecía aliviada.

 

La chica se frotó la cara como si estuviera escondiendo sus lágrimas en los ojos. Inclinó la cabeza hacia Maomao y regresó a su puesto de trabajo.

 

Pequeños pétalos de flores blancas cayeron tras la partida de la chica.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s