Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 03 – Capítulo 09


Capítulo 09 – Estrategia de Redención Parte Final

 

¿Qué está pasando? Pensó Rihaku.

 

Actualmente, justo ante sus ojos estaba el eunuco que lo había mirado con desprecio cuando cometió un pequeño error el otro día. Además, este tipo le estaba haciendo una sonrisa preciosa.

 

Rihaku estaba bastante seguro de que el nombre del eunuco es Jinshi. Probablemente es más joven que Rihaku, y aún así estaba en el bolsillo del emperador. Tenía buen aspecto -había rumores de que era el elegido de un emperador- pero era diligente y cuidadoso con su trabajo. (EZ: en que sentido? XD)

 

Es un poco un problema que pueda encantar a su alrededor sin importar el género, pero aparte de eso, no hay nada en él que valga la pena tener en cuenta, pensó Rihaku. Por eso, Rihaku es heterosexual, por lo que nunca señalaría con el dedo a un hombre por muy atractivo que sea.

 

Pero no puede dejar de decir que era muy preocupante que este tipo apareciera de repente y lo mirara fijamente.

 

Es bueno que no haya nadie alrededor, pensó Rihaku. Estaban en el edificio en el que se encontraban los oficiales superiores. Había pocas personas al azar en los alrededores. Eso es correcto. El estratega raro está aquí, así que la gente intenta minimizar su presencia aquí.

 

Frecuentemente escuchó que el extraño estratega ha estado merodeando en otros lugares recientemente. Pero limitado a ver al personal en este lugar, sería este eunuco el que le acompañaría a trabajar, supuso Rihaku.

 

Rihaku también pensó en presentar sus documentos y abandonar rápidamente este lugar para no verse atrapado en algo molesto. Pero al salir de la oficina de Rakan, tuvo que encontrarse con este eunuco.

 

Y, era misterioso por esta sonrisa.

 

Bueno, hablando de misterioso.

 

El ayudante que esperaba detrás del eunuco llamado Jinshi o algo así era el oficial de antes, que había dicho que quería que Rihaku fuera el intermediario del burdel. Rihaku estaba casi seguro de que este era el viejo conocido de su superior.

Cuando pensó en las circunstancias en las que conocía a Maomao, la dama de la corte con pecas, se dio cuenta de que tenían esa conexión.

 

“Me pregunto si puedes acompañarme por un rato.”

 

Al decir eso, era Rihaku quien no estaba en posición de declinar. Aunque la otra parte era más joven, el color del jade suspendido en su cintura era más noble que el de Rihaku.  Tendría que ser promovido otras cuatro o cinco veces sólo para oponerse a él.

 

“Por su voluntad.”

 

Después de dar una breve respuesta, Rihaku siguió a los eunucos.

 

Estaban en el patio de la corte imperial, un lugar donde los oficiales superiores a menudo se refrescaban por la noche. Por lo tanto, a los oficiales subalternos les resultaba difícil entrar. No había nadie especialmente durante este período. Era un lugar que Rihaku nunca visitó ya que era indiferente a los gustos refinados.

 

Esta temporada, las plantas llamadas hortensias estaban empezando a brotar grandes flores que parecen bolas de temari (手毬, balones hechos de tela bordada). Eran flores inusuales traídas de un país insular del este. Se decía que sus colores cambiaban entre el rojo y el azul según el día. Parece que el estratega raro las había plantado a propósito (Lenguaje de las flores: afecto paciente, reunión familiar feliz, conexión familiar, etc.). La forma de las flores se parecía vagamente a las lilas.

 

Sentía que ese tipo podría estar haciendo demasiado de lo que quisiera, pero según lo que escuchó, ni siquiera el general era rival para ese bicho raro del monóculo, así que no se puede evitar.

 

Jinshi se sentó en una silla en el quiosco e hizo un gesto a Rihaku para que se sentara.

Si él lo dice, no tengo más remedio que hacerlo. Se sentó frente al eunuco.

 

El eunuco apoyó su barbilla sobre sus manos entrelazadas y mostró una sonrisa que parecía brillar. El ayudante tras él parecía que estaba acostumbrado, pero Rihaku no estaba de acuerdo. Era una broma, era tan brillante que quería apartar la vista.

 

Si fuera una mujer, no sería necesariamente una mentira decir que podría derribar el país, pensó Rihaku. Pero, este tipo era un hombre, un hombre, incluso si ya había perdido esa cosa importante de él.

 

Rihaku podía ser engañado con el rostro de esa doncella celestial y su sedoso cabello, pero ese tipo tenía estatura y sus hombros eran anchos. No se veía insignificante junto a su ayudante, que tenía la figura de un oficial militar.

Si Rihaku fuera a ser engañado por esa suave sonrisa y empujara a ese tipo hacia abajo, sufriría severamente. Esa aparente elegancia simplemente indicaba la elegancia de sus movimientos.

 

Rihaku había pensado en el eunuco cuando lo siguió. Además, tenía la sensación de que lo recordaba de algún lugar, pero no podía recordarlo.

Ya había visto la cara de ese tipo antes, aunque nunca lo miró bien, así que ¿por qué se vio envuelto en esto?

 

¿Qué quiere este caballero de él?

 

“He oído de nuestra sirvienta que parece que tienes a alguien en tu corazón.”

 

Rihaku podría estar pensando demasiado en que le pareció sospechoso que se le llamara `Tú (Jinshi está diciendo kimi 君, que es un pronombre en segunda persona más familiar comparado con el habitual anata 貴方. Suena algo condescendiente aquí.)”.

Reflexionó por un momento quién era esta Nuestra ‘Sirvienta’, pero considerando el flujo de la conversación, sólo tenía que ser esa flaca y pecosa dama de la corte.

 

Dicho esto, hubo un tiempo en que trabajó en la corte imperial. No pudo haber estado trabajando con este eunuco. Rihaku inadvertidamente se acarició la barbilla.

 

Pensó que esa chica estaba empleada por una persona con gustos extraños, pero qué pensaría que este hermoso eunuco sería ese tipo de persona.

 

No obstante, aunque esa situación en sí misma requiere una explicación, ¿habló de redimir a alguien?  Rihaku no puede decir que no pensó en eso. ¿Fue por esa razón? Que este eunuco aleatoriamente vino sonriendo.

 

Para este joven, que tenía la reputación de ser llamado el más bello del país, algo así como redimir a una cortesana no sería más que una historia divertida.

 

Puedes hacerme quedar como un tonto, pero si desprecias a mi amada, Pairin, Rihaku también lo había considerado.

Pairin era una buena mujer. No sólo como cortesana, sino también como una simple mujer.

 

Recordó su rostro sonriente en el dormitorio. Recordó que se aferraba a su vestido con los dedos, su forma de bailar. La recordó sirviéndole té, su figura mientras se preocupaba por asuntos triviales.

 

Ese era el final del asunto si se le decía que era un hecho con el trabajo de una cortesana.

Pero, eso también estaba bien, pensó Rihaku.

 

Real o falso, de cualquier manera estaba bien.

Si él creía en ella, de cualquier manera no importaba.

 

Vio a muchos de sus colegas que estaban locos por las cortesanas y los juegos de azar, pero seguramente tenía que ser una de esas personas si lo veía objetivamente. Los tipos que dicen que Pairin era una mujer malvada para Rihaku seguramente estaban pensando en Rihaku.

 

Aunque se sentía agradecido, también pensaba que eran unos entrometidos.

 

Rihaku visitó el Rokushoukan por propia iniciativa. No encontrarme con Pairin; terminar el día siendo entretenido por una kamuro con sólo té en la entrada una y otra vez.

 

Ser la flor en el acantilado alto también era el trabajo de Pairin.

 

Tomando un mes de plata con sólo beber té, ¿quién podría decir que era avaricia?

 

Desperdiciar todo de sí mismo en las cortesanas, llamar a las cortesanas que viven como una mercancía tan cara era aún más severo.

 

Si el eunuco ante sus ojos escupía palabras que insultaran a Pairin, Rihaku estaba preparado para usar sus puños.

Si lo hacía, era un error por el que podría volar su cabeza.

Eso también estaba bien, pensó Rihaku.

 

No cederá ante sus sentimientos; este tipo de vida imprudente le venía bien. No tenía nada que ver con que fuera calumniado como un loco por una cortesana por todos los que lo rodeaban.

 

Por el momento, se concentró en contenerse. La mano izquierda clavando su temblorosa mano derecha, Rihaku miró a Jinshi.

 

“¿Y qué pasa con eso?”

 

No debería tener nada que ver con usted, se aseguró de no decir demasiado.

 

Incluso en respuesta a la desagradable actitud de Rihaku, a Jinshi no parecía importarle. Su sonrisa celestial permaneció sin cambios.

 

Y entonces, esos labios anunciaron algo asombroso.

 

“¿Y si te dijera que asumiré el dinero de su redención?”

 

“!?”

 

Rihaku se sorprendió. Se levantó sin darse cuenta y abofeteó la mesa. Como era una mesa de granito tallado, sus palmas vibraron gradualmente.

Incluso cuando el temblor pasó por todo el cuerpo, tardó un tiempo hasta que Rihaku pudo hablar.

 

“¿Qué se supone que significa eso?”

 

“Quiero decir lo que quiero decir. ¿Cuánto necesitas para el dinero del rescate? ¿Veinte mil serán suficientes?”

 

Por decir veinte mil como si no fuera nada, Rihaku trago saliva. No era una suma que darías imprudentemente. Por no hablar de eso, ¿fue algo que le dices de repente a un funcionario que ni siquiera conoces como rival?

 

¿Ya ha oído hablar del dinero de la redención de Maomao, o piensa este hombre que es una simple suma pequeña de dinero? Rihaku agarró su cabeza.

 

Al mismo tiempo, más que sugerir veinte mil, podía fácilmente dar la mitad de eso, no lo creía, pero Rihaku decidió dejar de pensar de forma ingenua.

 

“Me alegro por tus palabras, pero está bien que de repente le digas esas cosas a un oficial que no conozca?”

 

Hay una trampa en las ofertas generosas. Rihaku no era un tonto que llegaría a perder de vista el sentido común que incluso los niños conocían.

Se sentó en la silla y miró a los ojos del otro. El sujeto que sugirió la enorme suma no cambió su expresión. El ayudante que estaba detrás de él hizo una expresión de alivio.

 

“Nuestra gata tenía un fuerte sentido de precaución. Ella, aceptó una consulta contigo, y además de eso, consideró como podrías ser un acompañante en igualdad de condiciones para su hermana mayor”.

 

La gata sería Maomao. Ciertamente, llamarla gata, era como un gato. Un gato callejero lleno de desconfianza, pero si le das cebo, de alguna manera se acercaría a ti, sólo aceptaría el cebo que le das, y luego huiría rápidamente.

 

Era una criatura que no le convenía a Rihaku si la recogía. Un perro más dócil, que cazará con él, seguía siendo preferible.

 

Pero esa forma de hablar, ¿significa que incluso con esa actitud suya, Maomao tenía fe en Rihaku? Ciertamente, ella le escuchó hablar con frialdad mientras descansaba su barbilla en sus manos como si estuviera cansada, pero contestó todo lo que Rihaku le había pedido.

 

¿Por qué lo desnudó y lo hizo tomar varias poses y, además, por qué razón lo hizo?

Como resultado, terminó hablando con el eunuco de esta manera.

 

“Por lo tanto, si pudiera abrazar a la gata cautelosa, podría confiar en mí.”

 

Jinshi reaccionó con una sacudida ante las palabras de Rihaku.

¿He dicho algo malo? Pensó Rihaku, pero decidió que eso era solo su imaginación, ya que Jinshi ha vuelto a su habitual y tierna sonrisa.

 

“Le pregunté sobre tu historia a varias personas. Puede que hayas sido hijo de un funcionario del gobierno del distrito, pero debes haber tenido dificultades para convertirte en un oficial militar en la capital”.

 

“Consecuentemente.”

 

Las cosas llamadas facciones existen en cualquier parte. Aunque su padre era un funcionario del gobierno, él era un funcionario civil de distrito. Eso en sí mismo oprimió fuertemente contra él, y también hubo un breve período en el que no fue reconocido.

 

“Cuando pregunté, oí que el estratega te notó con perspicacia y se te confió un cuerpo de tropas.”

 

“…Sí.”

 

¿Hasta dónde investigó este hombre a Rihaku? Oficialmente, avanzó debido a que el jefe de escuadrón renunció como oficial militar.

 

“Pensando que quieren llevarse bien con un oficial prometedor, cualquiera pensaría eso, ¿verdad?”

 

Aunque, veinte mil monedas de plata era demasiado lujoso.

Lo que Rihaku necesitaba era la mitad de eso, no, considerando sus propias conexiones y sus ahorros, otra mitad seria suficiente.

Si se tratara de un cuarto -cinco mil monedas de plata-, este hombre se lo daría con mucho gusto.

 

Era una proposición que quería tanto que podía saborearla, pero Rihaku agitó la cabeza.

 

Rihaku miró la cara de Jinshi con expresión seria.

 

“Honestamente que me gustaría que la comprara para mí, y quiero tanto la propuesta que siento que puedo saborearla. Pero no puedo quedarme con sus monedas de plata. Para usted, puede ser una cortesana, pero para mí, es sólo una mujer. Aceptando a la mujer que quiero recibir como mi esposa con el dinero que gané, de esa manera, ¿no me considerarían un hombre entonces? ”

 

Rihaku se lo expresó al eunuco, aunque era agotador usar un lenguaje al que no estaba acostumbrado.

 

Rihaku pensó que Jinshi era alguien que no podía evitar disgustarse, pero la cara de esa doncella celestial permaneció inalterada. No, se volvió más blanda en comparación con hace poco tiempo.

 

Esa sonrisa se transformó en risa.

 

“Ya veo. Entonces discúlpeme”.

 

El eunuco se levantó con elegancia y suavemente pasó sus dedos por su cabello.

Como la pintura de una belleza, el sujeto de la figura de pie tenía un rostro de satisfacción.

 

“De ahora en adelante, puede haber cosas de las que quiera hablar contigo, ¿está bien?”

 

“Por su voluntad.”

 

Rihaku también se puso en pie y dio las gracias con una palma sobre su puño.

 

El bello eunuco devolvió un ligero asentimiento y se fue con el ayudante a su lado.

 

Rihaku estaba aturdido, esperando hasta que la parte trasera de la elegante figura ya no se pudiera ver.

 

Y luego-..

 

“¿Qué fue eso, realmente?”

 

Se despeinó el cabello con incomprensión. Cuando sintió la parte que aún estaba calva por la quemadura, se sintió un poco deprimido.

 

Se sentó en la silla,

 

“¿Qué hacemos ahora…?”

 

Murmuró.

 

Por ahora, durante su próxima sesión de entrenamiento, ¿debería mostrar algo bueno delante de su superior, o debería aumentar su carga de trabajo?

 

No, antes de todo eso.

 

Debería enviar un mensaje a la mujer a la que no conocía cuando se reunieran. Pero no iba a ir a su encuentro arbitrariamente, iba a pedirle su opinión.

Incluso si eso eran palabrerías, él creía que le estaba dando el pan de cada día.

 

“De acuerdo”

 

Rihaku se metió las manos en las mangas y salió corriendo del patio.

 

Mientras pensaba en lo que sería una buena rama para atar alrededor del mensaje.

 

〇●〇

 

“Maomao, tienes un mensaje.”

 

Guien le presentó a Maomao unos trozos de madera envueltos. Maomao tiró de la cuerda que estaba atada a su alrededor, y allí, elegantes caracteres estaban cuidadosamente grabados en este.

 

Era la respuesta a la carta que Maomao envió a los Rokushoukan hace un par de días.

 

“Digan lo que digan las abuelas, sigo en servicio activo.”

 

Me vino a la mente la figura de una hermana mayor voluptuosa y bien dotada que decía eso con confianza.

Ls remitente era Pairin.

 

“Además, estoy esperando a que mi noble venga a buscarme algún día.”

 

El noble (公子, koushi, jóvenes nobles. Omitió el `joven’ por lo que es menos que un bocado.) que escribió se pronunció como el “príncipe”. En un lejano país extranjero, había un “príncipe” que monta un caballo blanco que viene a salvar a la doncella capturada.

 

Pairin era una mujer. También se puede decir que tiende a tener sueños, como una mujer.

 

Ya era demasiado tarde para que la llamaran doncella. Aunque el número de relaciones con caballeros que tenía ya era un número que no podía contar con los dedos, nunca había dejado de soñar.

Su determinación podría ser una de las razones por las que mantuvo su juventud.

 

(Tenía la sensación de que era algo así.)

 

Diez mil monedas de plata no deberían ser necesarias mientras esté interesada. Actuando como el “príncipe” como a ella le gustara, sería suficiente. Por eso, fuerza sin igual, músculos, y la cosa que un hombre normal tiene y que un eunuco no tiene.

Un poco de habilidad para actuar y preparar sólo el dinero de la despedida debería ser suficiente.

 

Dejando a un lado el dinero de la redención, si incluso el dinero de la felicitación fuera regateado, no debería haber nadie que se quedara callado.

 

Incluso la madam,

 

“Si te retiras, haz lo que creas conveniente. Sólo que la celebración debe hacerse con estilo. ”

 

Dijo ella. Incluso la normalmente tacaña bruja era espléndida para eso.

 

Ella era Pairin, la Rosa que floreció en el distrito del placer. Incluso cuando salga del escenario, le gustaría tener algo adecuadamente grande.

Ese era su orgullo al vivir como una cortesana.

 

Y así, si hubiera un hombre que le gustara a la bruja y a Pairin, no le cobrarían de más. Así como los gastos necesarios, tomarían cinco mil como dinero de felicitación.

Si no fuera un hombre que pudiera ganar tanto, no sería apropiado para Pairin, y si fuera tacaño sería irrazonable.

 

(Diez mil era imposible, pero si son cerca de cinco mil.)

 

Si Rihaku asciende favorablemente a partir de ahora, se las arreglará en un par de años.

 

Lo que suceda después dependerá de la suerte.

Si el pensamiento de la madam le lava el cerebro a Pairin, será el final. Rihaku tendrá que recoger el dinero para liberar a Pairin antes de que eso ocurriera.

 

No era algo que Maomao pudiera hacer al respecto.

 

Si esto sucede, hay una sola cosa de la que tendría que ser cautelosa.

 

(No hay forma de que incurra en cosas como deudas.)

 

Incluso si cobraba el dinero pidiendo prestado a alguien, la madam lo investigaría a fondo. Si resulta que así es, sería el final. Te enfrentarías a Pairin, ella aplastaría a un hombre con deudas con todo su poder.

 

Maomao pensó que ese tipo de comportamiento no ocurriría, pero no se podía afirmar.

 

Maomao ató los trozos de madera que había terminado de leer y los colocó en el escritorio de su habitación.

 

Salió al pasillo. Jinshi y los demás han visitado el Palacio de Jade tras unos días.

 

Jinshi simplemente estaba disgustado cuando se separaron el otro día, pero parecía que hoy estaba de buen humor por alguna razón.

 

Mientras se preguntaba qué pasaba, Maomao se dirigió a la cocina para preparar el té.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s