Súper Gen Divino – Capítulo 283: Comerciando Espíritus de las Bestias


Tercer Capítulo Semanal

¡Disfrutenlo!

Han Sen había observado cuidadosamente el trabajo de pies y las habilidades con la daga del esqueleto de jade blanco. Además de los movimientos del esqueleto que no podían ser logrados por ningún ser humano, sus habilidades con los pies y la daga por sí solas eran impresionantes.

Tanto su juego de piernas como su habilidad con las dagas siempre estaban desordenadas. Incluso Han Sen, que era muy bueno prediciendo, no podía predecir, por como el esqueleto se movía y atacaba.

Sin duda, era un conjunto especial de ataques mortales, que Han Sen estaba muy ansioso por imitar.

Debías conocer a tu enemigo antes de poder vencerlo. Y la mejor manera de entender a tu enemigo era aprender sus trucos especiales.

Además, el truco del esqueleto sería un gran suplemento a las habilidades asesinas de Han Sen, que también era la razón por la que a Han Sen le gustaría invertir mucho tiempo en aprenderlo.

Si pudiera dominar ese truco y crear el mismo desorden, entonces su objetivo tendría menos probabilidades de tener la oportunidad de defenderse.

En esos días, cuando luchaba contra el esqueleto, Han Sen sólo podía usar el arpón de tres filos con una sola mano, lo que debilitaba sus ataques.

“¡Ojalá tuviera una daga divina!” Pensó Han Sen internamente.

El esqueleto era bueno en el combate cuerpo a cuerpo, por lo que Han Sen apenas podía usar la espada de diamante o la lanza del caballero escarabajo, ya que las armas más largas serían más una carga que una ayuda en la lucha contra el esqueleto.

En ese momento, el problema de Han Sen era que no podía impedir que el esqueleto de jade blanco se le acercara. El esqueleto de jade blanco se le acercaba en un abrir y cerrar de ojos con sus desordenados movimientos.

“Aquí hay un espíritu mutante de la bestia. ¿Te atreves a aceptar mi desafío? Si ganas, podrás quedarte el espíritu de la bestia y no quiero nada de ti. Sin embargo, si pierdes, ¿qué tal si me das un oso ojo espectral gratis?” Un joven vino a Han Sen con un machete de espíritu mutante de la bestia en la mano.

Han Sen le echó un vistazo. Si Han Sen recordaba correctamente, el nombre del joven era Wang Junfeng, uno de los chicos de Xu Ruyan.

“Parece que Xu Ruyan se ha vuelto impaciente y quiere probar mi verdadera habilidad.” Han Sen se mofó y preguntó con frialdad, “¿Cómo me desafiarás?”

“Combate cuerpo a cuerpo. Caer o admitir la derrota será considerado perder.” Respondió Wang Junfeng.

Han Sen frunció sus labios y miró con desprecio a Wang Junfeng. “En mi diccionario, no existe tal palabra como perder. El ganador podría perder y el perdedor podría morir. Si te atreves a jugar, entonces podemos intentarlo. Si no, vuelve a tu cueva.”

Xu Ruyan quería poner a prueba su capacidad, y Han Sen no se lo permitiría. La mujer no era amable, pero Han Sen no creía que él mismo pudiera vencer a toda esta gente. Además, también estaba la brigada especial, por lo que sería inapropiado matar a un cliente de su organización, especialmente frente a sus colegas. De lo contrario, sería mucho más fácil matar a la mujer.

Wang Junfeng escuchó las palabras de Han Sen y se puso pálido. Miró a Xu Ruyan, que estaba de pie junto a la cueva.

Después de dudar un poco, Xu Ruyan se acercó y dijo, “Han Sen, sólo estamos bromeando. ¿Por qué eres tan serio?”

¿”Bromenado”? Han Sen la miró con una media sonrisa. “Un desafío significa una vida humana para mí. Si quieres desafiarme, eres bienvenida en cualquier momento.”

Estaba claro lo que Han Sen quería decir, así que Xu Ruyan se quedó sin habla.

Después de un largo rato, se dio la vuelta y regresó a la cueva. Wang Junfeng la siguió rápidamente y no se atrevió a ponerle la mano encima a Han Sen.

Han Sen deseaba que tuvieran las agallas para luchar. Ya que la mujer quería hacerle daño, le gustaría tener la oportunidad de matar a sus sirvientes.

Y si el otro lado era el que empezaba la pelea, la Brigada Especial Verde no tendría razón para culparlo.

Han Sen había preparado su barbacoa como todos los días cerca de la cueva durante medio mes. Eventualmente, alguien se acercó a él. Fue Fu Shan en lugar de Xu Ruyan. Él también estaba solo.

“Por un oso ojo espectral.” Dijo Fu Shan y transfirió un espíritu mutante de la bestia a Han Sen.

Mirando el espíritu mutante de la bestia que era una lanza, Han Sen sonrió y dijo, “No hay problema, mañana por la mañana te entregaré el oso ojo espectral.”

Fu Shan asintió pero no se fue. Se sentó junto a Han Sen y dijo en voz baja, “No estoy seguro de que estés en la brigada especial. De cualquier manera, ya que has venido aquí, tienes que confiar en el equipo de rescate del Grupo Starry para volver. Con ese fin, trata de no hacer enojar demasiado a Xu Ruyan.”

Escuchando la sugerencia realista, Han Sen dijo, “¿Significa eso que si yo estuviera en el conflicto con ella, tú estarías de su lado?”

“Traje a los miembros de mi equipo conmigo, y uno de ellos ya ha muerto. Tengo que llevarme a los demás con vida.” Respondió Fu Shan con calma, sin responder a la pregunta de Han Sen.

Han Sen asintió. Comprendió la carga en la mente de Fu Shan. Elegiría hacer exactamente lo mismo si estuviese en los zapatos de Fu Shan. Han Sen no antagonizaba completamente con Xu Ruyan también porque sabía que pondría a la Brigada Especial Verde en una posición incómoda, lo que probablemente llevaría a consecuencias cuando Han Sen volviera a la Alianza.

Aunque la brigada especial era una organización militar, su equipo de administración no podría salvarlos de una isla al azar en El Santuario de Dios. El único rescate posible sería del Grupo Starry, ya que eran los únicos que sabían a dónde iba Xu Ruyan.

“Si confías en mí, podría hacer las paces entre tú y Xu Ruyan. Cuando llegue el rescate, me aseguraré de que te vayas de aquí con nosotros.” Dijo Fu Shan sinceramente.

“Te agradezco tu amabilidad, pero no voy a inclinar mi cabeza ante esa mujer. En el peor de los casos, moriré aquí de viejo, e incluso eso es mejor que mendigar a Xu Ruyan.” Han Sen ni siquiera necesitaba el navío del Grupo Starry para regresar.

Fu Shan miró a Han Sen y se levantó. “Piénsalo. Si necesitas algo, ven a buscarme.”

Han Sen observó como Fu Shan se iba y continuó pensando en el trabajo de pies y en las habilidades del esqueleto con la daga.

Han Sen creía que Fu Shan tenía buenas intenciones, pero Han Sen no consideraría su propuesta. Han Sen odiaba a Xu Ruyan y al Grupo Starry. No había forma de que pudiera hacer las paces con ellos.

“Si no la chantajeo lo suficiente, ¿cómo podría agradecerle a Shen Tianzi por lo que me hizo?” Pensó Han Sen con una siniestra sonrisa.

 

 


2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s