Bursters!! Capítulo 55


Gif: y aquí el cap de la semana, ojala lo disfruten  bye~~

Edición y Corrección: Gif

Rencores Personales: Seiji, Kazuha y Fuuko. Pt 1

 

—… ¿Kazuha…fue madre? — pregunto Momoka con hesitación.

—…Si…lo “fue” … — respondió Seiji.

Seiji estaba sangrando desde su mano debido a la fuerza del apretón, mientras Fuuko ocultaba su rostro mirando hacia abajo, sin dejar que se vieran sus ojos.

Kenjuro conocía la situación, al igual que Miu y Kaiga, la única que desconocía dicha situación era Hikari, quien miraba con la misma expresión pálida al igual que los otros muchachos.

— «Kazuha…senpai…» — pensó Hikari con la cara blanca por el descubrimiento.

—…Verán, no creo que haga falta decirlo, pero tanto Kazuha como yo nos habíamos enamorado del mismo muchacho, Seiji. Sin embargo, a pesar de su apariencia Kazuha es mucho más agresiva de lo que aparenta en estos casos.

— Si… Recuerdo que Kazuha se había vuelto mucho mas pegajosa en su ultimo año. Solía seguirme y siempre que podía me abrazaba o me arrastraba a algún lugar con ella.

— ¡Seiji~!! — grito Kazuha.

— Oh, Buenos días, Shiraza-¡KI! — respondió Seiji.

Antes de que Seiji pudiera siquiera terminar de saludar a su amiga, Kazuha simplemente lo abrazo con tanta fuerza que el muchacho podía sentir como el contenido de su estómago subía cuesta arriba.

— E-Espera…Shi-Shirazaki…me estas aplastando… — dijo Seiji mientras trataba de seguir consciente.

Kazuha se da cuenta del tono azulado que esta tomando la cara de Seiji y decide soltarlo. El chico aprovecha la acción para tomar un respiro, literalmente.

— Debes controlarte un poco…

— ¿Hmmm? Oh, Fuu-chan.

Una voz les llama la atención y deciden voltearse, era Fuuko junto con Hikari. Sus expresiones eran algo desparejas. Mientras Fuuko se veía seria tirando para molestar, Hikari estaba mostrando una sonrisa de picardía como si se estuviera burlando de alguna manera de la situación.

— ¿Interrumpimos algo? — dijo Hikari riéndose entre dientes.

—…

Seiji solo se limitó a mirarla de manera algo agotada e incómoda, mientras que Kazuha solo mostro una cara inocente, como si no entendiera que estaba haciendo.

— Ahora que lo dices… Shirazaki-senpai siempre hizo avances casi sin darse cuenta… algunos un poco exagerados… — dijo Hikari recordando sus días de academia.

— ¿Solo un poco?… llego a ponerse un traje de baño tan revelador que hasta el profesor sufrió un sangrado de nariz… — dijo Fuuko incomoda.

—…

Los muchachos no podían evitar ser muchachos y comenzaron a imaginarse a Kazuha con varios “Diseños” … No obstante, el detector de malos pensamientos no estaba dormido.

—…Si quieren evitar problemas, les sugiero que no continúen por esa línea de pensamiento… — dijo Fuuko mirando hacia abajo.

— …

Los muchachos simplemente simularon toser a modo de cambiar de pensamiento y evitar mayores problemas.

—…Haaaaaa…Kazuha jamás midió las consecuencias de sus acciones. Esa fue la razón de mi distanciamiento con ella. Al menos, ahora creo que es agua pasada, pero en su momento me sentí tan herida como enojada, al punto de no querer ni siquiera verla.

— ¿Pero eran buenas amigas no es así? ¿Qué pudo haber hecho para pasar de ser una amiga a ser despreciada?

— ¿Ya olvidaste lo que dijo Seiji hace menos de 10 minutos? — respondió Fuuko.

— ¡…! ¿Q-Quieres decir que lo que ella hizo fue…

— Si, Kazuha uso la artimaña mas sucia para conseguir un hombre… quedar embarazada.

— ¡…!

Incluso Misora sintió un escalofrió subir por su espalda al escuchar eso. Una mujer tan buena, aunque un poco rara como Kazuha había ido tan lejos como para usar eso contra su propia amiga, por un hombre.

— P-Pero… ¿Seiji no pudo negarse? — dijo Enju aun pasmada por lo que escucho.

— ¿Acaso crees que podría haberlo hecho?  Por mas frio de cabeza que sea, una mujer como Kazuha tirándoseme encima de esa forma, no creo que necesite mas aclaraciones, además, no sabia nada de que Fuuko estaba enamorada de mí.

—…

— El casamiento de Seiji y Kazuha fue un matrimonio a la fuerza, por su hijo. Yo no siquiera quise aparecer en la celebración. Solo me limite a mandarle una carta de felicitaciones a Seiji, junto con lo que sentía por él. — dijo Fuuko.

— Por mi lado, me entere del embarazo de Shirazaki cuando termino la academia, para entonces estaba por sobre los 3 meses, yo pensaba que simplemente había subido de peso y entonces me lo dijo… — agrego Hikari

— Siento haberte ocultado el resto de la historia Hikari – dijo Seiji.

— …Solo…dime que sucedió… — respondió Hikari como si estuviera aguantando las ganas de abofetear a Seiji.

—… La razón por la cual…Kazuha se comporta así…y que yo odie tanto a Kenjo…

Seiji se comenzaba a hiperventilar además de comenzar a dejar salir aura de una manera tan desagradable que los chicos comenzaban a tener un poco de miedo.

— Seiji…Cálmate y respira…— dijo Fuuko.

Seiji volvió en sí y tomo un profundo respiro. Sin embargo, esto no quito los ojos de tristeza en su rostro.

— Lo que paso fue justo durante el ultimo año de la Guerra de los Inmortales…Nuestro hijo, Daichi, tenía unos dos años cuando la guerra comenzó. Debido a nuestros horarios de trabajo, tanto Kazuha como yo habíamos decidido dejar a Daichi en una guardería. Como Kazuha no podía volver de la base, yo me encargaba de cuidarlo, iba a buscarlo siempre después del trabajo.

— Baa…paaa…— balbuceaba Daichi.

— Muy bien Dai-chan… Ya casi lo logras. — Dijo Seiji embobado con su hijo.

Era otro día de trabajo, sin embargo, esta vez debía dejar a su hijo por unos 2 días debido a un trabajo importante en la empresa. Afortunadamente para él, la cuidadora accedió a hacerse cargo de su hijo por esos días.

— Muy bien, no se preocupe, estará en buenas manos.

— Lo siento muchísimo, pero mis superiores no aceptaran un no por respuesta.

Seiji solo podía inclinarse repetidas veces para pedirle disculpas a la amable señora por acceder a tal favor. Con su hijo en los brazos de la cuidadora, Seiji le dio un pequeño beso en la frente a su hijo y se despidió de él.

— Pórtate bien ¿sí? Cuando Mamá vuelva la sorprenderás diciéndolo ¿verdad? Mamá y Papá.

— Baaa…Paaa…— balbuceo el niño sonriendo.

Quien diría que esas serian las ultimas palabras que el pobre hombre escucharía de su hijo. Un padre que jamás logro siquiera escuchar a su hijo decir Papá por primera vez.

—…Pensar…que esa seria la ultima vez que lo vería… — Dijo Seiji mientras apretaba más y más sus manos.

Seiji había dejado a su querido y único hijo en esa guardería completamente convencido de que nada sucedería, después de todo llevaba tiempo llevándolo ahí por temas de trabajo cuando su esposa tampoco podía cuidarlo.

Cuando volvió luego de dos días, la guardería había sido victima de un secuestro en masa. Todos los infantes habían sido sustraídos del lugar y la cuidadora se hallaba muerta en el lugar.

Desesperado, Seiji busco ayuda con la policía y buscando por su cuenta, sin rastro alguno de su hijo. Su esposa se encontraba combatiendo en territorio chino en ese momento. Seiji se estaba quedando sin ideas. Tampoco pudo contactar con Miu, ya que se había cambiado de nombre, cosa que sabría luego de la guerra.

Luego de un año sin saber de su hijo. Finalmente, las autoridades decidieron tirar la toalla. Seiji solo podía sentarse en su casa, completamente solo y sumido en su depresión. En ocasiones pensó en quitarse la vida, pero… que pasaría con su esposa.

—… ¿Por qué tuvo que ser nuestro hijo?… — Se decía a si mismo en la oscuridad del comedor.

Pasaban los minutos y Seiji solo podía ver las fotos de su familia en los muebles con la mirada completamente vacía y en ocasiones soltar una lagrima al ver a su hijo, tan pequeño, en esas fotografías.

—…Daichi…perdóname…perdóname por favor… — balbuceaba Seiji mientras se ahogaba en sus propios lamentos.

Seiji lamentaba la decisión que había tomado, debió haber protestado más. Lo peor de todo esto era su esposa. ¿Cómo le explicaría a Kazuha que su hijo había desaparecido?

El solo pudo seguir trabajando, con el espíritu complemente destrozado. La comida no llegaría por arte de magia por más deprimido que estuviese.

Las chicas ya lagrimeaban por la tristeza y el dolor por lo que tuvo que pasar Seiji, los chicos por su lado permanecieron en silencio. Ni siquiera Yashiro parecía tener suficiente valor como para comentar algo en esa situación.

— Eso no fue lo peor… — dijo Fuuko.

— ¡…!

— Créanlo o no, Kazuha fue la que se llevo la peor parte, al menos hasta ese momento.

— ¡¿Cómo podría ser peor?! — exclamo Enju.

— Kasai… — dijo Miu en tono calmado pero firme.

— …

— Siéntate… y escucha…

Enju no pudo oponer protesta ante la orden de su profesora, por lo que acato la orden con un disgusto muy notorio, sentándose de manera muy violenta.

—…Fuuko… continua tu por favor… necesito tiempo… — dijo Seiji.

Fuuko simplemente asintió y continúo narrando.

—…Kenjuro…

— Por favor… no digas nada…

Kenjuro estaba sentado en la tienda de enfermería completamente en silencio, tratando de digerir lo que sucedió con su hermano, cuyo cuerpo fue enviado a Japón para su posterior entierro. El capitán del ejército necesito varios días para terminar de asimilar todo, aunque eso no evito que vertiera su enojo y rabia en el campo de batalla. Tal fue así, que Kazuha también decidió ir al campo de batalla. Ya que la acción de Ken llamo la atención del enemigo.

— Kazuha, ¿Estas completamente segura de esto? — pregunto Kenjuro.

— Ya has sufrido bastante Kenjuro, creo que sería bueno demostrar que también puedo ayudar.

—…Ya haces bastante ayudando en la enfermería, deberías quedarte…

—…

Kazuha no encontró nada para refutar esa aclaración, por lo que dejo ir a Kenjuro al campo solo. Mientras ella terminaba de inspeccionar y atender a los heridos, Fuuko llega para verla.

—… ¿Quieres luchar? — pregunto Fuuko.

—…El capitán no esta en su mejor estado…temo que sufra el mismo destino que su hermano…

Fuuko dejo salir una pequeña sonrisa un tanto oscura. Al parecer en ese entonces, aún no había superado lo que Kazuha había hecho.

— Pues ve…

— ¿…?

— Yo me ocupare de tu puesto… No podemos permitir perder al capitán por un descuido, ¿verdad?

— Tienes razón. Gracias Fuu-chan — respondió Kazuha mientras se retiraba de la carpa de enfermería.

—…Pretendías mandar a morir a tu amiga…— dijo Ryuji mirándola seriamente.

—…Me arrepiento hasta el día de hoy por ello. Seiji y Kenjuro tampoco me han perdonado del todo… — respondió Fuuko.

—… Tan solo recordar eso me hace difícil hablarte… — dijo Seiji

— No tengo excusas…tienes todo el derecho a odiarme.

Ante el ambiente Momoka mostraba ciertas dificultades en mirar a la cara a Fuuko, después de todo ella veía a la mujer como alguien que respetaba. Saber de que tuvo tales intenciones con una amiga cercana le hizo daño a la imagen mental que la chica tenía sobre ella.

Por otro lado, Enju y Misora también tenían ganas de protestar, no obstante, ya habían interrumpido anteriormente por lo que simplemente se quedaron en silencio, aunque la pelirroja no pudo evitar mirar con cierto asco a Fuuko también.

Kazuha comenzó a masacrar a todos los oponentes que tenía delante en busca del capitán para brindarle apoyo. Así estuvo durante mas o menos una media hora buscando por doquier, hasta que, siguiendo un rastro de destrozos, logro dar con el capitán. El mismo se encontraba en Overburst, luchando contra una gran cantidad de enemigos.

— ¡Capitán! — grito Kazuha.

— ¡…!

Kazuha también se encontraba en modo Overburst, los soldados al ver a un nuevo enemigo, estos se abalanzan sobre ella. No obstante gracias a su Burst de Control Absoluto, la mujer aumenta tanto su fuerza que se los saca de encima como si fueran un montón de hojas secas.

— No recuerdo haber pedido refuerzos… — dijo Kenjuro.

— De nada… — respondió Kazuha.

Ambos continuaron luchando durante varias horas, hasta quedar muy agotados. Incluso Kazuha tenía problemas para mantener el ritmo a estas alturas. Los enemigos no paraban de llegar. Finalmente, Kenjuro ordenó la retirada.

— ¡Debemos retroceder Shirazaki!

— ¡Si!

Ambos intentaron irse del lugar. No obstante, los soldados enemigos no tenían libre albedrío, pero no eran tan idiotas. Los enemigos intentaron todo para evitar el escape. Al punto de que encerraron a Kazuha.

— ¡Shirazaki!

— ¡Continua!

Como superior, Kenjuro se preocupó ante la situación, sin embargo, Kazuha le grito que no se detuviera. Perder al capitán seria un golpe mortal para la moral del escuadrón, un golpe que no se podían permitir.

— ¡Aguanta, traeré refuerzos!

Kazuha solo miro levemente al capitán y le mostro una sonrisa mientras él se alejaba. Esto le dolió mas que tranquilizarlo. Huir con el rabo entre las piernas mientras un soldado de rango inferior aun luchaba.

No obstante, algo extraño sucedía. Uno de los enemigos actuaba de forma extraña. Este atacaba a Kazuha de manera menos organizada y de manera mucho más repetida.

Ante esto Kazuha lo tomo como algo sin importancia y de un golpe esta le rompe gran parte del casco. Un cabello oscuro y los ojos de color dorado, al igual que ella, pero algo mas fue lo que paralizo por completo a la mujer, unas pocas palabras del soldado enemigo.

— Me…duele…

— ¿…?

—Me…duele…Ma…má…

­—¡…! ¿Dai…chi? — dijo Kazuha completamente helada.

— Me duele…Mamá…

Kazuha no podía comprenderlo, su hijo solo tenia como mucho unos 3 años, pero su voz, la voz de ese soldado. Por alguna razón la mujer lo sabía, era su hijo, era Daichi.

Con la mirada completamente perdida y sin siquiera saber donde estaba. Kazuha de algún modo termino enfrentando a su propio hijo, en la mitad de un campo de guerra, pero… ¿Qué demonios sucedió? ¿Cómo fue que Daichi creció? ¿Y que paso para que acabara dentro de ese traje? Todas esas preguntas, además de temores y confusión formaban un remolino de dudas en la mente de Kazuha.

 

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s