Por el río del olvido durante siete vidas



Entre las dos orillas de esa costa en el mas allá, el lugar donde todas las almas regresan, era donde estaba el frío y lúgubre Puente de la impotencia.

 

Estaba mirando a los espíritus pasar en silencio. Algunos de ellos iban acompañados de otro espíritu, mientras que otros estaban solos. Caminaron por un sendero bordeado de flores carmesí florecientes, como un mar sangriento, avanzando paso a paso hacia ese puente maligno.

 

Incluso si no estuvieran dispuestos, incluso si se esforzaran tanto como pudieran para luchar y retirarse, no cambiaría nada a su alrededor.

 

La vista de esas figuras solitarias que se dirigían lentamente hacia el lado del Puente de la Impotencia me llenó de lamentos.

 

¿Por qué este infierno cubierto de flores de equinoccio no puede continuar hasta el horizonte? (NTE: las flores de equinoccio tienen muchos nombres, tales como red spider Lily en inglés y higanbana en japonés, es la tan conocida como flor del infierno, imagen)

 

Amable anciana Meng, ¿no puedo beber esa sopa en tus manos? (NTE: Meng Po = la anciana Meng es la dama del olvido en la mitología china. Su tarea asegurar que las almas que están listas para reencarnarse no recuerden su vida anterior o su tiempo en el infierno y esto lo logra haciendo que beban del agua del olvido que ella prepara.)

 

¿No puedo beberla …?

 

Incluso con ese conflicto, mi turno todavía llegó.

 

“Pequeña señorita, bebe un poco de sopa. Olvídalo todo. Tu próxima vida es un nuevo comienzo, sin ningún deseo ni dolor terrenal”

 

“Pero ¿qué pasa con esa persona en mi corazón?”

 

Pregunté, mis labios apenas se movieron. No podía soportarlo, no estaba dispuesta a olvidar.

 

Era el más mimado entre los hijos del emperador: el séptimo príncipe. Aunque no era el príncipe heredero, seguía siendo el hijo favorito del cielo; todas sus bendiciones le fueron dadas. Era extremadamente guapo, estaba lleno de talento y envidiado por todas las personas del mundo.

 

Lo más que había pasado entre nosotros dos era simplemente cómo le gustaba escucharme tocar el qin. Él seguía diciendo que yo era una amiga querida en su corazón, y cuando no tenía nada que hacer, le encantaba compartir sus pensamientos internos conmigo. (NTE: el qin es un instrumento de cuerdas de origen chino, está clasificada como una citara imagen)

 

De vez en cuando, también me lamentaba que solo era un príncipe. No importaba cuán favorecido estuviera, él no era el príncipe heredero.

 

También daría voz a mis propios lamentos. A pesar de que era una famosa cortesana en la capital, por muy famosa que fuera, seguía siendo una prostituta.

 

Estaría feliz con él incluso si solo pudiera ser su concubina.

 

Sin embargo, pasó toda su vida persiguiendo la fama.

 

Persiguiendo el estatus.

 

El príncipe heredero era una amenaza para su posición, pero como mujer, no tenía el poder de ayudarlo en ningún aspecto.

 

Así que traté de encontrar una manera de casarme con el príncipe heredero, esperando que el séptimo príncipe comprendiera lo que estaba tratando de hacer. Lo ayudaría y finalmente sería mucho más que una prostituta inútil.

 

Yo lo ayudaría a subir al trono. Por su bien, usar a ese príncipe heredero no sería nada.

 

Así, cuando el emperador murió, sucedió al trono imperial.

 

En cuanto a ese príncipe heredero …

 

Terminamos con el mismo destino.

 

No me resigné a mi final. ¡Mi amor, todavía le debía una explicación!

 

Él era a quien yo amaba, él era a quien yo estaba apoyando, e incluso había muerto por él. Ahora que finalmente se había convertido en el emperador, ni siquiera tuve la oportunidad de preguntarle si me había amado.

 

Quería explicarle que me había casado con alguien más, no solo por él, sino porque lo quería mucho.

 

La anciana Meng sonrió levemente y dijo: “¿Ves las aguas debajo de este puente?”

 

“Las veo.”

 

“¿Ves las piedras en el agua?”

 

Me sorprendió por un momento, “¿Piedras?”

 

La vieja dama Meng asintió con la cabeza: “Baja y conviértete en una piedra. Mira los grandes cambios en el mundo durante siete vidas. Después de setecientos años, podrás llevar tu anhelo contigo al reencarnar en una nueva vida para buscarlo”

 

Eché un vistazo al río y salté sin dudarlo. Saltando en las aguas que fluyen siempre del río del olvido era como entrar en un mundo sin forma y sin límites. Aparte de la desolación sin fin, solo los espíritus de los muertos se arrastraban por el puente.

 

Vi a los espíritus en el puente ir y venir. No sabía hacia dónde fluían las aguas del río, pero afortunadamente, solo era una piedra. No podía ser arrastrada, ni podía escapar.

 

Este lugar iba a ser mi prisión por cerca de mil años. Desde que me lancé al río, mi destino para las siguientes siete vidas ya se había decidido. Así, vi como las almas entraban al río y se convertían en piedras. Así, vi cómo las almas se convertían en flores carmesí que bordeaban las orillas del río.

 

Oh malvadas flores de equinoccio, así que también esperaban a alguien.

 

Me lamenté de que había tantos hombres y mujeres perdidos en el amor. De vez en cuando, siempre habría algunas almas que estaban dispuestas a transformarse en objetos materiales, formando así las formas de flores a lo largo de este río y las piedras de todos los tamaños dentro de sus aguas agitadas.

 

Con el paso del tiempo, finalmente conseguí un nombre.

 

La piedra del río del olvido.

 

… que nombre tan directo

 

Miré a mi lado. En algún momento en el tiempo, una piedra nueva había aparecido allí. O tal vez esa piedra ya había estado allí todo el tiempo. El agua rozó ligeramente su cuerpo de piedra y lentamente se deslizó sobre mí. Qué piedra tan brillante, como una perla. ¿A quién estás esperando?

 

Siete vidas, siete generaciones, setecientos años en el mundo humano.

 

Aunque las cosas cambian con el paso del tiempo, también es cierto que las personas pueden cambiar mientras las cosas siguen igual.

 

Cuando finalmente lo volví a ver, ya estaba viejo y marchito, con el pelo canoso. La angustia estaba grabada en su rostro como arrugas en su frente, como si hubiera experimentado una vida de cambios en el mundo humano.

 

Estaba parado en la fila, pero su mirada estaba dirigida hacia adelante. Echó un vistazo a la zona cercana a mí, luego debajo del puente.

 

He estado esperando cien años solo para mirarte una vez más. Mírame por aquí

 

La vieja dama Meng sonrió débilmente: “Toma un poco de sopa y olvídalo todo. Tu próxima vida es un nuevo comienzo, sin ningún deseo ni dolor terrenal”

 

Siguiendo eso se produjo un repentino silencio.

 

Lo observé mientras tomaba el tazón de la sopa de la vieja dama Meng y lo tomaba de un trago sin dudarlo. Cruzó el puente de la impotencia y entró en la rueda de la reencarnación.

 

Debajo del puente, no sabía si llorar o llamarlo.

 

Solo pude suspirar. Ahora que solo era una pequeña piedra, estaba tan indefensa, tan deprimida y tan frágil que un solo golpe podría romperme.

 

Espíritus en el puente, por favor, muévanse un poco más lento.

 

Por favor, no molesten a mi amado en su camino hacia la reencarnación.

 

Espero que su próxima vida esté libre de dificultades.

 

Que obtenga una buena familia.

 

Solo lamento que tu primera vida haya sido tan corta.

 

En un abrir y cerrar de ojos, ya estábamos en la segunda vida. Los espíritus en el puente continuaron avanzando como de costumbre, mientras yo permanecí bajo el puente en soledad durante dos vidas.

 

Sólo para ver que había muerto en el apogeo de su vida. Estaba esperando en el puente a una mujer hermosa. Cuando ella llegó, los dos bebieron la sopa con las manos unidas. En una fracción de segundo, eran la envidia de todas las almas en el puente.

 

Los ojos de esa chica eran como las límpidas aguas del otoño, brillando como las estrellas de arriba, y era esa belleza la que lo combinaba perfectamente.

 

Seguía siendo tan guapo como siempre, con cejas elegantes y cuerpo delgado. Sin embargo, esa persona que sostenía en sus brazos, no era Lisui.

 

Bajo ese puente ese día, no podía expresar mi tristeza interminable, ni nadie sabía del dolor amargo en mi corazón.

 

Mi cuerpo estaba lleno de heridas y mi corazón apenas aguantaba. No podía evitarse que se haya olvidado de su vida anterior.

 

Me las arreglé para esperar hasta la tercera vida, y mi cuerpo de piedra finalmente había reunido algo de qi espiritual. Luego salté sigilosamente a la orilla del río, más o menos me convertí en un demonio de piedra de trescientos años.

 

En esta vida, fue un general. Él causó un escándalo a ambos lados del Puente de la impotencia sobre su esposa, negándose a tomar la sopa de la Vieja Dama Meng y negándose a entrar en la Rueda de la Reencarnación.

 

Una expresión sombría se posó en sus cejas, junto con la preocupación obvia. ¿Qué le había pasado? ¿Quién lo había puesto tan triste?

 

La vieja dama Meng le preguntó: “¿Por qué no bebes?”

 

Él dijo: “No quiero olvidarla”

 

Por lo tanto, la vieja dama Meng sonrió levemente y señaló en mi dirección: “¿Ves esa piedra?”

 

“Yo la veo.”

 

“Esa es la piedra del río del olvido. Ya ha reunido el valor del qi espiritual de tres vidas. Si graba los nombres de usted y su ser querido en esa piedra, seguirán siendo una pareja en su próxima vida”

 

La alegría que se desbordaba en mi corazón se disipó, y terminé con heridas en todo mi cuerpo.

 

Realmente no debería haber venido a tierra. Realmente no debería haberlo hecho.

 

Solo había querido acercarme un poco más a él. Solo había querido, ser vista por él.

 

Ahora realmente estaba más cerca de él, y ahora, él me estaba mirando.

 

Sin embargo.

 

Esa persona al lado de Bai Muchen no se llamaba Lisui.

 

Entre las piedras en el Río del Olvido que habían acompañado a Lisui durante tres vidas, no estaba Bai Muchen.

 

Por ahora, trescientos años habían pasado.

 

¿Ya te has olvidado de mi cara?

 

Después de eso fue la cuarta vida, y los dos realmente habían permanecido como pareja. Así, me dejaron otro par de nombres, sonriendo.

 

Justo sobre mi corazón.

 

Ellos esculpieron su segundo par de nombres.

 

Las aguas del Río del Olvido parecían agitarse un poco más salvajemente ese día, pero todavía no podían borrar los nombres de esas dos personas.

 

Cuatro vidas, cuatro generaciones, cuatrocientos años. De repente, sentí que no quería volver a ver sus caras.

 

Así que regresé tranquilamente al río y me escondí hasta la quinta vida, cuando los dos se pelearon y se separaron, incluso terminaron jurando que nunca volverían a encontrarse.

 

Se lamentó por las preocupaciones y dolores del mundo en el puente. Suspiró como si su corazón lo hubiera abandonado, mientras las lágrimas corrían por su rostro. Esa fue su promesa de amor a ella, a través de la vida y la muerte.

 

Dijo que, si no podía estar con ella en la próxima vida, preferiría morir. Él preferiría elegir desaparecer, y así se dio la vuelta y saltó al Río del Olvido.

 

Me lancé hacia adelante con la agonía en mi corazón, pero aún pude atraparlo a tiempo.

 

En cuanto a él, probablemente pensó que acababa de aterrizar en una piedra.

 

Así, los quinientos años de cultivo que había acumulado mientras esperaba, fueron intercambiados por su próxima vida.

 

Bebió la sopa de la vieja dama Meng una vez más y se dirigió a su próxima reencarnación. ¡Él todavía continuó su relación con ella, prometiendo una vez más convertirse en su marido!

 

En cuanto a mí, mi cultivo se dispersó y volví a mi forma original de una pequeña piedra.

 

Quería gritar histéricamente, pero ¿cómo podía gritar una piedra? Solo pude ver como reavivaron su amor.

 

Finalmente, en la sexta vida, ya lo había esperado seis veces, pero los dos seguían sonriendo mientras regresaban. Habían permanecido como una pareja amorosa incluso en su vejez, y así, volvieron a pisar el Puente de la impotencia.

 

Observé a esas dos personas mayores mientras se apoyaban mutuamente a través del puente. Él se aferró a una muleta mientras ella sonreía. Se veían como una pintura, perforando mi corazón y mi espíritu con la miseria.

 

El día en que llegué a la séptima vida y la séptima generación, la Vieja Dama Meng me consoló con una sonrisa: “Esta es su séptima vida. Tienes el poder de hablar con él. Puedes hablarle de tu anhelo, o puedes quejarte del dolor en tu corazón”

 

Sin embargo, ya estaba desprovista de cualquier alegría.

 

Ya lo había amado durante siete vidas enteras, ¿cómo podría seguir hablando sobre el anhelo que sentía por él?

 

Por lo tanto, sonreí con encanto ese día y dije: “Abuela, me gustaría un plato de sopa”

 

La vieja señora Meng sonrió levemente y asintió.

 

Finalmente me convertí en humana, y pisé el Puente de la impotencia, como él lo había hecho. Sin embargo, en un abrir y cerrar de ojos, ya habían pasado setecientos años y realmente se había olvidado de mí.

 

Esos ojos brillantes solo tenían espacio para esa hermosa chica, llenando mi alma de demonio de piedra con envidia …

 

Pensando en el amor que habíamos compartido en ese entonces, ya había sido arrastrada por las aguas del río de la impotencia debajo de ese puente. Las aguas también me habían limpiado de mis deseos y mis esperanzas.

 

Había esperado durante setecientos años, pero como él había cambiado, ya no tenía derecho a preguntar sobre el voto que había hecho en esa vida.

 

No importaba lo que hubiera querido explicar ese día, o la verdad que quería revelar.

 

Mi amor había llegado demasiado tarde.

 

Sin embargo, ¿por qué sentí un rastro de falta de voluntad en mi corazón?

 

Ese tazón de sopa estaba frente a mí.

 

La vieja dama Meng habló lentamente: “Lisui, solo queda una vida más. Puedes soportar tus pensamientos por él y finalmente cumplir tu anhelo. ¿Por qué no puedes esperar más?”

 

Sonreí: “Es por el dolor en mi corazón. No puedo gritar, no puedo llorar, no puedo hablar; Es un sufrimiento tan terrible”

 

Después de decir eso, levanté el tazón en mis manos y bebí toda la sopa de una vez.

 

Dejé atrás mis últimas palabras.

 

“Después de beber esta sopa, ¿desaparecerán los nombres que dejaron grabados en mi cuerpo?”

 

La vieja dama Meng negó con la cabeza: “Una vez que ese tipo de cosas hayan sido talladas, permanecerán por el resto de sus vidas”

 

Tal vez la sopa estaba tomando algún tiempo para trabajar su magia. Por alguna razón, solo podía sentir un dolor insoportable en mi corazón al que no podía dar voz, destrozándolo por dentro.

 

¿Por qué?

 

Ya había soportado con él durante setecientos años.

 

Siete vidas y siete generaciones.

 

¿Por qué esos nombres tenían que permanecer grabados en mí durante el resto de mi vida?

 

El resto de mis vidas …

 

¿No sería mejor simplemente dejar que mi alma desaparezca?

 

Así, me lancé al río del olvido una vez más.

 

Si eso es así.

 

Si no puedo estar con mi amado por el resto de mis vidas.

 

Si tengo que bendecirlo a él y su nuevo amor por el resto de mi vida.

 

¿Por qué no uso las aguas del río del olvido para lavar esas cicatrices?

 

Incluso si mi alma desaparece para siempre, está bien.

 

Sin embargo, no esperaba …

 

Que aterrizaría sobre una piedra cuando saltara al río.

 

Yo estaba aturdida. Esta piedra, ¿por qué parecía tan familiar?

 

Recordando esas siete vidas y siete generaciones, siempre había estado a mi lado.

 

“¿A quién estás esperando?”

 

Dije lentamente, mi memoria se volvió más y más borrosa, como si todos mis recuerdos fueran borrados. El flujo de mis recuerdos disminuyó lentamente … y mi mente se vació …

 

En el momento en que olvidé todo, finalmente lo escuché hablar.

 

“Ya que no vas a esperar más, por fin puedo dejar de esperar”

 

Es difícil predecir los grandes cambios que se producen en el mundo.

 

¿Cómo podrías saber que no habrá nadie a tu lado cuando llores en el futuro?

 

Hace setecientos años.

 

La cortesana de alto rango de la capital se casó con el príncipe heredero de la corona.

 

El príncipe heredero realmente la amaba hasta la médula.

 

Destruyó su buen nombre y renunció a la posición de príncipe heredero, todo por su propia voluntad.

 

Todo el mundo sabía de su amor por esa cortesana, la amaba tanto que parecía embrujado.

 

Pero nadie sabía …

 

Que cuando esa cortesana lo había asesinado por el séptimo príncipe, ella no se había suicidado después de matarlo.

 

Por eso, la había abrazado.

 

Una sola espada.

 

Una estocada a través de ambos pechos.

 

Él sabía que ella lo había estado usando.

 

Incluso sabía que ella había querido matarlo.

 

Sin embargo, ¿por qué no había puesto toda su fuerza en su golpe mortal?

 

Incluso tuvo que ayudarla a terminar la estocada.

 

Por suerte.

 

Más tarde, en las dos orillas de esa costa del mas allá, debajo del Puente de la impotencia, dentro del Río del Olvido.

 

La vigilaba durante setecientos años.

 

Pensando hasta aquí.

 

Él derramó lágrimas silenciosas.


FIN


Indice

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s