Bursters!! Capítulo 54


Gif: continuando con la saga de los recuerdos, ojala lo disfruten  bye~~

 

Edición y Corrección: Gif

Rencores Personales, Kenjuro Pt.2

 

—Kazuha, ¿una heroína de guerra?

Yashiro menciono eso absorto por la revelación, casi sin darse cuenta de haberlo dicho. Los adultos estaban tiesos y con expresiones entre el dolor y la seriedad.

— ¡¿Por qué ocultaron tal cosa?! — exclamo Enju saltando de su asiento.

—…

La reacción de Enju era las más esperada de todas, puesto que era lo mas normal sentirse sorprendido ante esto.

—…Realmente no quiero recordarlo, pero es algo que deben saber… puesto que, revela parte de la razón por la cual Kenjo es investigado…

— «Seiji…» — pensó Fuuko mientras lo miraba con empatía.

Kenjuro apoyo ambos codos sobre la mesa y se reclino hacia adelanta, dejando reposar su frente sobre ambas manos. A continuación, este siguió con su relato.

—Vlad… ese bastardo me quito a mi hermano…

Había pasado cerca de 1 año y medio desde que comenzaron a luchar. El experimento de Yashiro iba cercano a los 4 años de desarrollo. Finalmente, alguien diferente fue encontrado entre las fuerzas enemigas. Una persona que llevaba un uniforme militar de color negro con retoques en blanco y rojo, de etnia blanca y con el cabello de color gris. Sus ojos eran de un rojo pálido.

— ¿De donde sacaron esta información? — pregunto Zenkoku.

— Fue visto a unos 3 kilómetros de nuestra base, Señor. Se cree que podría tratarse de un comandante o soldado de alto rango.

—… ¿Algún aspecto a resaltar? ¿Su Burst o forma de luchar?

— Negativo, Señor. Las fuerzas parecen caer al acercársele a un rango menor a los 2 metros.

— ¡…!

— Estábamos exhaustos y desesperados… solo queríamos terminar esto y regresar a nuestro país…

— Atacaron sin la debida preparación, ¿verdad? — dijo Yashiro.

— ¿Qué esperabas? Si, es nuestra culpa, pero llevábamos casi 2 años en el frente… ¿Crees que es fácil comer y dormir con un cadáver a un metro de ti? ¿Mas aun cuando es alguien que estaba vivo apenas ayer?

—…

El simple hecho de pensar eso hacia que a mas de uno se le pusiera la cara pálida y sintiera nauseas.

— Aun así, incluso con todo eso deberían haber estado debidamente preparados para asaltar el asentamiento enemigo… — dijo Ryuji.

— Mas fácil decirlo que hacerlo… llevábamos mas de 1 año combatiendo chico, no somos super héroes. Sentimos hambre, sueño, dolor y sobre todo…miedo. Miedo a pensar que mañana no despertaremos. Es normal querer acabar todo lo más rápido posible. — respondió Kenjuro.

—…

Nadie pudo refutar nada ante ese argumento. Por mas fuerte que sean, todos ellos seguían siendo seres humanos como todos los demás.

Paso cerca de un día y medio hasta que llegaron a lo que parecía ser un asentamiento enemigo. La patrulla de seguridad eran los mismos soldados con trajes extraños que llevaban combatiendo desde el primer día. No obstante, pudieron ver a el supuesto comandante dentro de una de las tiendas.

— Ahí esta… Ken, hagámoslo…

— Si…

G Force: ¡Gravitón Pit!

Tanto Ken como Zen usaron su control sobre la gravedad para literalmente aplastar a tantos soldados como pudieron. Dados sus rangos, dejaron solo al comandante, puesto que de utilizar ese golpe y al no saber su habilidad corrían el riesgo de asesinarlo.

— Fiiuuuu… eso cubre un problema. — dijo Zenkoku.

—…Ciertamente… Aunque aun quedan dos de ellos.

— ¡…!

Una voz desconocida seguida de un sonido similar a desgarrar carne se escuchó claramente detrás de los soldados, además de oír las ahogadas voces de dolor de los que los acompañaban.

— Buenas noches, intrusos. Me llamo Vlad Simkus… espero no haberlos asustado.

Kenjuro y Zenkoku estaban paralizados por la vista. El hombre que estaban buscando les había ganado las espaldas y acabado con todo el escuadrón en pocos segundos.

Rápidamente ambos salieron del lugar y se posicionaron en una zona donde lo pudieran distinguir

El hombre los siguió tranquilamente hasta una zona un poco mas despejada. Ken y Zen, a pesar de ser de un alto rango no podían evitar mirar a Vlad como si fuera un peligro inminente.

—… Ese tipo es de cuidado… — dijo Zenkoku.

—No tienes que decírmelo. Degolló a todo el escuadrón en cuestión de segundos…

— ¡…! ¡GUUUAGGHH!

De la nada, ambos hermanos sintieron como si una espada los hubiera apuñalado de adentro hacia afuera, haciéndolos sangrar profundamente.

— ¡¿Qué demonios!? — Grito Ken.

— Je,je,je… eso fue solo un saludo…

— ¡…! Malnacido… ¿esto fue obra tuya? — dijo Zen mientras seguía sangrando.

— Oh, ¿dónde están mis modales? Como ya he dicho, mi nombre es Vlad…mi Burst consiste, en controlar sangre.

— ¡…!

Ambos entendieron rápidamente. El hecho de que todos en el escuadrón perecieran fue porque Vlado utilizo su sangre desde dentro como si fuera una cuchilla, cortándoles el cuello desde el interior. Sin embargo, parece ser que el poder no fue suficiente para asesinar a Ken y a Zen. Por lo que se vio obligado a aparecer.

—…Ken…no creo que podamos salir de esta sin ir en serio…

— ¿Qué tienes en mente?

— No podemos delatar nuestra posición, seria un suicidio… pero debemos derrotar a este tipo.

Vlad obviamente ve que ambos están susurrándose cosas. Esto ocasiona que este le propicie a Zenkoku varias micro explosiones en la espalda, como si un petardo hubiera explotado bajo su piel.

— ¡GUAAAGH!

— ¡Zen!… ¡Malnacido!

Kenjuro al ver esto, sale tan rápido como puede, alcanzando a Vlad en poco menos de 2 segundos. Este golpea al tipo tan fuerte como puede, mandándolo a volar, llevándose varios árboles por el camino.

— Zen… Zen… aguanta.

— Cof…COF… rayos…

Los daños eran obvios, las heridas en la espalda de su hermano eran graves. No obstante, la irritante de risa de Vlad volvio a escucharse.

— Haa,ja,ja,ja… gracias por hacerme el trabajo más fácil.

— ¡…!

Vlad salió de entre los arboles gravemente herido, le caí sangre por el rostro y parecía tener un brazo fracturado por la repugnante y antinatural forma en que estaba doblado. No obstante, su sonrisa enferma era algo que sorprendía a Ken.

— Je, recuerda… Mi Burst es controlar sangre… ¡solo me has dado mas herramientas!

— «¡Mierda!»

 Muere junto a tu hermano… — dijo Vlad con una sonrisa en su rostro.

La sangre que se derramaba de Vlad empezó a ir directamente hacia los hermanos. Sin embargo, el ver a su hermano herido además de la palabrería de Vlad, Ken finalmente perdió la paciencia.

—… A la mierda la misión… — murmuro Kenjuro.

— ¿Huh? — dijo Vlad.

— Over…Burst…

Kenjuro finalmente decide mandar tirar todo por la borda. Su hermano se encontraba bastante maltrecho, pero aun podía ayudar. El hermano mayor decidió liberar tanta aura que el suelo comenzó a temblar como si hubiera un sismo haciendo que Vlad comience a perder el equilibrio. Los arboles salieron de raíz por la potencia del viento y la debilitación del suelo.

—¡…! Esa aura es de…

Fuuko podía ver el enorme cumulo de aura roja de Kenjuro desde el campamento. Era asombroso por no decir atemorizante. La mujer aun se encontraba en rango SS. Esa era la diferencia, la diferencia entre un rango SS y uno SSS.

— No me importa si me encuentra todo el ejercito que te queda… ¡NO ME SUBESTIMES!

El sismo se volvió casi un terremoto, el pelo color ocre de Kenjuro se volvió negro en las puntas, su rostro comenzó a mostrar unas marcas debajo de sus ojos y sus colmillos crecieron bastante, seguido de un rugido que se escuchó a unos kilómetros

— ¡GUUUAAAAAAAAAHHH!

Al finalmente dejar de lado el sigilo, la misión y también un poco de su cordura, Kenjuro finalmente libero todo su poder delante de Vlad. La constante liberación de poder de Ken provocaba que el suelo bajo el se hundiera debido a la enorme presión que ejercía con su control de gravedad.

OverBurst…Atlas…

— Llegaste a tal punto de revelar tu ubicación… — dijo Ryuji.

— ¿Hubieras tenido una mejor idea?

—…

— Eso pensé… Créeme, es lo que menos quería hacer, pero mi hermano no estaba en condiciones. Sus heridas eran bastante graves como para controlar el OverBurst.

— ¿Aun siendo un SSS le costaba trabajo pelear con unas heridas? — dijo Yashiro indiferentemente.

Ante ese comentario Yashiro se vio en cuestión de milisegundos viendo el techo y sin poder respirar.

—¡…!

— Vuelve a insultar a mi hermano…y no me importara si tengo que enfrentarme a cualquiera de aquí… Cuida tu lengua, mocoso, te llevo varias ligas de ventaja…

—…Kenjuro… — dijo Fuuko.

— …

— Cálmate.

Kenjuro miro a Yashiro quien lo veía con rabia mientras intentaba sacarle la mano de su cuello. El fúrico militar saco lentamente su mano y se levanto del suelo para volver a su lugar.

— COF…Cof…

—…

— Yashiro… te lo hemos advertido, no es algo de lo que nos guste hablar… conoce tu lugar. Serás el mas fuerte de tu grupo, pero contra nosotros… no nos durarías más de 10 segundos.

Se podía escuchar como chirriaban los dientes del chico en disgusto, pero era un hecho que estaba mas que claro. Él no tenia oportunidad contra ninguno de los adultos.

Ambos simplemente se limitaron a sentarse y continuar con el relato.

Era obvio que Vlad no la tendría fácil contra Kenjuro a ese nivel, pero detrás de sus buenos modales se escondía el mas sucio de los oponentes.

Al ver que Kenjuro en su modo OverBurst le daría muchos problemas este opto por ir a por el hermano menor herido.

— Mucho poder, ciertamente… pero será algo inútil.

— ¿…?

— Después de todo, aun tienes una “carga” de la cual hacerte responsable.

— ¡…! ¡Zenko-

— Vaya… Yo no me movería si fuera tu…

Ken solo pudo girar levemente la cabeza para verlo. Zenkoku había perdido mucha sangre, la cual Vlad estaba usando a su favor. El hermano de Kenjuro se encontraba de rodillas, pálido y con un montón de cuchillas rojas hechas de sangre a su alrededor.

— Je, je, je… intenta cualquier cosa… y lo volveré el alfiletero mas grande que hayas visto.

—…

Kenjuro tenía la espalda contra la pared. Si intentaba el menor ataque el contra de Vlad, este volvería un erizo rojo a su hermano. Se encontraba con muy pocas opciones.

— Haz…lo.

— ¡…! «¡Zen-chan!»

— Hazlo…Ken…Déjame ser de utilidad, una vez. — dijo Zenkoku sonriendo.

— Humpf… el peso muerto debe permanecer como tal, muerto. — dijo Vlad asqueado por las palabras de Zen.

Luego de escupir tras esa frase, Vlad decide usar la primera de sus cuchillas carmesís y atraviesa ambas piernas de Zen mientras seguía arrodillado, entrando por encima del muslo. La sangre brotaba fervientemente de la herida mientras Zen hacia lo posible por soportar el dolor.

— Ja,ja,ja, ¿qué se siente ser herido por tu propia sangre? ¡Y lo digo literalmente!

Vlad se regocijaba en la miseria de Zen, pues era su único seguro de vida por el momento. Ken ya era mucho mas poderoso que Vlad, pero al tener a su hermano en la palma de la mano, este comandante enemigo se sentía omnipotente.

—¡…! Je…

— ¿Hmmm? ¿Se puede saber de que te ríes? Eres prácticamente lo que impide a tu hermano hacer algo. ¿Ya perdiste la cordura?

— No, es solo que ya se cómo acabar contigo.

—…

Vlad se quedo en silencio por unos momentos y clavo otra cuchilla en la carne de Zenkoku, esta vez en su brazo, atravesando sus bíceps.

— ¡GAAAHGG!

—…Pobre inepto, no estás en posición de alardear, mucho menos de amenazar.

— ¡Zenkoku!

— ¡Ah!, si te mueves podría darle en un punto vital…

— Grrrr…

Kenjuro ser mordía la lengua para no decir algo que comprometiera la vida de su hermano. No obstante, Zenkoku vuelve a reírse.

—Je, je, je… Te tengo…

— Insolente… ¿Hmmm?

Al parecer Vlad intentaba apuñalarlo nuevamente, pero por algún extraño motivo este no podía hacerlo, es más… no podía moverse…

— Solo puedo hacerlo una vez Ken…aprovéchalo… ¡Gravitón Pit!

— ¡…! ¡Gusano insolente!

Vlad utilizo toda su fuerza para finalmente clavar todas sus cuchillas en el cuerpo ensangrentado de Zenkoku. Sin embargo, esos segundos fueron lo que le permitió a Kenjuro terminar con un fulminante ataque. Vlad perdió la noción sobre Ken en el instante de ira causado por Zenkoku.

—… Estas muerto, bastardo.

— ¡¡¡…!!!

Kenjuro ya estaba a quema ropas del comandante, con una especie de esfera negra en su palma.

— Muere de la forma mas dolorosa y agónica posible… Black Hole…

Black Hole, la técnica más mortífera en el arsenal de Kenjuro. Su poder sobre la gravedad podía sentarse en un pequeño punto. Esto a su vez, acompañado de una enorme fuerza gravitacional super comprimida podía crear un pequeño agujero de vacío, un agujero negro, controlado por Kenjuro.

La esfera se adhirió al cuerpo de Vlad, destrozando y desgarrando su carne, triturando sus huesos y absorbiendo su sangre. El cuerpo de esta persona estaba literalmente siendo comprimida y absorbida dentro de un agujero de no mas de 1 cm de diámetro. Los agónicos gritos de dolor y la sangre salpicando mientras su cuerpo estaba siendo reducido a prácticamente nada y su mirada de terror al ser tragado. Kenjuro observaba eso con una frialdad digna de una estatua.

Finalmente, los gritos cesaron, dejando solo un charco de sangre donde antes había una persona.

Kenjuro simplemente camino hacia su hermano, quien seguía de rodillas. No hacia falta ni comprobar su estado, con esas heridas y la cantidad de sangre en el suelo todo estaba claro. Zenkoku, pereció ahí mismo, lleno de heridas y desangrado, pero con una sonrisa en su rostro. Kenjuro solo pudo abrazar el cuerpo inerte de su hermano mientras dejaba caer sus lágrimas en silencio.

— Perdóname…perdóname por no poder salvarte…Zenkoku…perdóname…

La noche acabo, el sol estaba saliendo y los soldados estaban listos para hacer el cambio de turno, en los cuales se encontraba Fuuko. Ahí fue cuando lo vieron… Kenjuro volvía de la misión asignada.

— Capitán Akasa- ¡…!

En parte fue por lo que vio con su poder… y otra en la realidad. Kenjuro caminaba hacia el campamento con el cuerpo de su hermano en brazos y su mente, era un mar negro de tristeza, soledad y rabia.

— Ya veo… comprendo… — dijo Momoka.

Nadie se atrevió a decir nada. No obstante, Kenjuro dijo una cosa más.

— Yo no estaba bien de la mente… tarde mucho tiempo en asimilar la muerte de mi hermano. Entre sus ropas allí esta foto que les mostré. Decidí tenerla conmigo siempre, incluso durante lo que quedo de la guerra. Sentía que aun permanecía conmigo, aunque sea solo en espíritu.

—…

Las personas en la sala mantuvieron silencio durante un minuto a modo de respeto. Y Seiji fue el próximo en hablar.

—… Supongo que solo faltamos Fuuko, Kazuha y Yo…

— ¿Los tres?

— Si, después de todo Kenjo ataco lo más preciado para mí y Kazuha. Además, fue la razón del desprecio de Fuuko hacia Kazuha. — dijo Seiji.

— ¿Lo mas preciado para ustedes dos?

—…El matrimonio de Kazuha, fue a la fuerza. — dijo Fuuko.

— ¿A…la fuerza? — Dijo Momoka con la cara completamente pálida.

— Si…Kazuha realmente fue madre, antes de la guerra…Fuuko le tubo desprecio por eso. Kenjo…Uso a nuestro propio hijo en nuestra contra…

— Y Kazuha lo descubrió, de la manera mas cruda y horrida posible… — agrego Fuuko

El odio mas puro y la rabia mas profunda estaban presentes tanto en Seiji como en Fuuko, al igual que una tristeza tan fuerte que Seiji debía apretar su puño hasta sangrar para seguir hablando. Kazuha realmente tuvo un hijo, ¿Pero que fue lo que sucedió?…

 

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s