Bursters!! Capítulo 53


Gif: Hello~~  aquí les traigo el cap de la semana ojala lo disfruten

 

Edición y Corrección: Gif

Rencores Personales Kenjuro

 

— La guerra de los Inmortales… — dijo Momoka sorprendida.

Varios chicos se quedaron algo sorprendidos ante tal afirmación. La guerra de los inmortales fue un conflicto bélico entre Japón y una fuerza especial que se creía era China. No obstante, debido a la falta de pruebas esta fuerza llamada “Los Inmortales” jamás fue relacionada con un país en concreto, al menos no dentro de Asia.

El nombre de los Inmortales se les atribuía en similitud a la fuerza especial persa de la antigüedad, la cual llevaba el mismo nombre. Estos se caracterizaban por poseer una especie de armadura y un casco de apariencia muy pesada y de color verde grisáceo.

— Esa guerra duro cerca de 3 años… debo decir que fue una cruel y muy larga batalla he de decir. — dijo Ryuji.

— Si, todos nosotros con la excepción de Hikari y Kaiga formamos partes de la fuerza en ese conflicto…— respondió Kenjuro.

— No todos Ken, recuerda que yo aun estaba involucrado en otro proyecto. — aclaro Seiji.

Ken simplemente miro a Seiji y asintió a modo de corroborar su afirmación. A esto el militar paso a hablar sobre ese incidente.

Yashiro había entrado al laboratorio de Kenjo unos 2 años antes de desatarse la guerra, haciendo así que este no tuviera idea alguna de lo que sucedía. Sin embargo, su expresión no mostraba perturbación, ni siquiera parecía importarle.

— Verán, Kazuha entro a la fuerza armada apenas salida de la academia con una carta de recomendación del director y posteriormente un oficial de alto rango el cual la evaluó en el examen de acceso a las fuerzas.

Hace unos 8 años…

— «Haaaa… Bien, otro día y otro montón de inútiles engreídos que creen poder entrar al ejercito… Veamos que tenemos hoy…»

Kenjuro se veía bastante mas joven que antes. El anteriormente Sargento de fuerza militar se dirigía con una cara somnolienta hacia el campo de entrenamiento donde miraría a los prospectos que pasaron el primer examen de ingreso.

—…

—…

Ken no decía ni una palabra, simplemente llego al campo de entrenamiento donde todos los aspirantes a soldados estaban formados de pie y muy atentos a las órdenes, con excepción de uno… o, mejor dicho, Una.

— Zzzzzz…

—… «¿Esto es una broma?»

Ahí estaba ella, pelo negro azabache y una enorme delantera que hacia creer que el botón saldría disparado del uniforme, dormida de pie, Kazuha.

Kenjuro solamente toco la mejilla de la estatua dormida para despertarla.

—… ¿Ñue?…

— Buenos días… ¿Has dormido bien?

— Si~…— respondió Kazuha adormecida.

— Eso es bueno… Ahora, ¡DAME 2000 LAGARTIJAS! — exclamo Kenjuro fuertemente.

— ¡S-SI!

El fuerte y autoritario grito de Kenjuro despabilo por completo a la joven. Sin perder tiempo la joven “niña nueva” comenzó a hacer lo que su superior había ordenado. No obstante, debido a su físico, al descender hacia el suelo, esta poseía algo que les llamaba la atención a los demás reclutas. Kenjuro se percata de esto por lo cual también les llama la atención.

— Si tanto les gusta mirar el ejercicio también puedo ponerlos a hacerlo.

— ¡…! N-No, señor…

— ¿Huh?… No te oigo…

— ¡NO, SEÑOR!

— Bien…Vayan a correr.

Kenjuro les ordeno que vayan a correr mientras dejaban a la niña nueva realizando su castigo. No obstante, algo le llamo mucho la atención, a pocos minutos de haber iniciado el entrenamiento, Kazuha se le acerca.

— ¿Hmmmm? ¿Acabaste?

— Si.

— Ya veo… Espera ¿Qué?

— Ya he acabado, señor — respondió Kazuha sonriendo.

—…

El militar no lograba saber si lo que esta mujer decía era verdad o mentira. Esa sonrisa dulce escondía cualquier tipo de mentira, pero el hecho de acabar su castigo tan exageradamente pronto lo hacía sospechar muchísimo.

El entrenamiento continuo con todos los reclutas acabando completamente exhaustos, obviamente con la única excepción, Kazuha.

— «¿Quién diablos es esta mujer?» — pensaba Kenjuro muy impresionado.

— ¿Qué sucede aquí? — se escuchó a la distancia.

Ante la voz, Kenjuro se da la vuelta y lo saluda de una manera muy familiar y amistosa.

— ¡Oh! Zen-chan, ¿acabaste con tus reclutas?

— ¿Zen-chan? — pregunto Enju.

Ante la pregunta, todos los adultos centraron su mirada en Kenjuro, quien estaba mirando hacia la mesa completamente en silencio.

—… ¿Pregunte…algo que no debía? — pregunto Enju nerviosa.

—…

Kenjuro continuo sin hablar, simplemente se levanto de su lugar, lo cual asusto a Enju.

— ¡…!

— Tranquila. — dijo Fuuko sin siquiera mirar la escena.

Enju y los demás miraban con algo de sospecha a Kenjuro, pero algo les hace dejar de mirarlo con esos ojos. Bajo ese intento de esconder su rostro, vieron el esfuerzo que el hombre hacia para no empezar a llorar.

—…Kenjuro… — dijo Momoka.

El hombre busco en su bolsillo del pantalón en busca de algo, este, saca algo similar a un papel doblado, una foto.

—… Este es Zenkoku…. Mi hermano menor…

— ¡…!

Kenjuro dejo la foto sobre la mesa para que todos las vieran. En ella se podía ver a un hombre que eran tan grande como Kenjuro y tenía el color de pelo igual a él con la diferencia de tener una pequeña trencita de lado izquierdo y el cabello un poco mas largo.

Ambos se veían muy felices y cubiertos de barro, como si hubieran acabado un entrenamiento muy intenso, pero se los veía contentos.

—… Te llevabas bien con él, ¿verdad? — dijo Momoka entristecida.

— …Si, era revoltoso e inquieto, pero siempre lograba darme una sonrisa cuando lo necesitaba.

Volviendo al recuerdo, Zenkoku había ido donde Kenjuro para ver si este ya había terminado con su parte de los reclutas, fue ahí donde lo vio junto a Kazuha.

— Oh vaya…

— ¿…?

— ¡Maldita suerte la que tienes, Bastardo! — grito Zenkoku celoso.

— ¡Ehhhh!

Zenkoku fue directamente hacia su hermano mayor y este intento apresarlo con una llave Dragon Sleeper.

— ¡Guaggh!  «¡Me ahogas!»

— ¡Mientras yo tengo un montón de peleles tu estas coqueteando con una hermosa diosa como esa, maldito suertudo!

Ante la vista de que su hermano celoso no lo soltaría hasta dejarlo prácticamente noqueado, Kenjuro opto por utilizar su ya prodigiosa fuerza física para literalmente revertir dicha llave. Levantando ambas piernas y dar un giro de 360º, invirtiendo las posiciones.

— ¡GUUUUAAAAGhhh!

— Haaaa…Haaa… cálmate Zen… no hay nada entre esta recluta y yo.

Luego de aclarar el malentendido, Kenjuro soltó a su hermano, quien luego de toser un poco y recuperar el aire aún seguía quejándose.

— No me vengas con excusas, como no vas a intentar con una modelo como ella, es más… ¿Qué demonios hace una belleza como esa aquí?

—…Haaaaaaa, esto será largo…

Kenjuro paso a explicar todo a su hermano, quien parecía estar algo perdido respecto a esta recluta. Luego de unos 30 minutos explicando, el poder, las razones, las recomendaciones estas otras cosas; el hermano de Kenjuro finalmente entendió todo lo que estaba sucediendo.

— Ohhhhh, ya veo… Recomendada por la misma academia Bastille y además derivada con nosotros por el mismo examinador. Es increíble por decir poco…

— Aparentemente esta mujer tiene un potencial mayor al habitual, por eso la mandaron con nosotros.

— Ya veo, ya veo…. Emmmm

— ¿…?

— En cuanto a la… otra parte… — le susurro Zenkoku a Kazuha.

— Uhuhu, lo siento, ya estoy casada. — respondió Kazuha.

Kenjuro pudo ver claramente como la motivación y el entusiasmo de su hermano iba en pleno declive debido a lo comentado por la nueva musa de la base.

— «¿Por qué siempre llego tarde a estas cosas?» — pensó Zenkoku mientras lagrimeaba de decepción.

— Zen-chan era muy alegre y enérgico, quizá demasiado. Siempre entrenábamos juntos hasta quedar tirados en el suelo. Je, se la pasaba diciendo que algún día me daría vuelta el marcador. Llevaba la cuenta de cuantas veces gano y perdió contra mí.

— Por tu forma de hablar…parece ser que tu hermano… — dijo Yashiro.

—…Si… Lamentablemente, el ya no está conmigo. — respondió Kenjuro dejando caer sus lágrimas.

Yashiro jamás había visto llorar a Kenjuro, nunca. Ver a un hombre tan grande llorar de manera tan abierta era una vista muy inusual para él. Pero aun mas inusual fue lo que ocurrió después. Yashiro se levantó de su silla y estiro su mano para tocar el hombro de Ken.

— ¡…!

— Conozco esa sensación…Mejor de lo que crees, créeme, es mejor que no te guardes nada.

Por primera vez Yashiro demuestra empatía luego de mucho tiempo. Sin embargo, era algo que no sorprendía mucho a Seiji. Efectivamente Yashiro conocía esa sensación, esa tristeza. El dolor de perder a un ser querido muy cercano, un miembro de su familia.

— «Por muy loco que este aun es humano…no lo culpo por sentir empatía por algo así.» — pensó Seiji mientras lo observaba.

Kenjuro tardo unos pocos minutos en dejar de temblar y lagrimear. Era entendible, pues aun siendo un hombre mayor, el amor y aprecio hacia la familia jamás envejece. Luego de recuperar un poco la calma, el hombre recogió la foto de la mesa, la mira un poco con una expresión melancólica y la guarda cuidadosamente en su bolsillo.

— ¿Siempre la llevas contigo? — pregunto Ryuji.

—…Si, es algo así como un amuleto de buena suerte…me hace sentir que aun tengo a mi hermano a mi lado… — respondió Kenjuro.

Pasaron varios meses luego de la incorporación de Kazuha. Aparentemente ella ya se había hecho reputación dentro de la base.

Los primeros meses fueron bastante buenos para ella, dada su apariencia y dulce carácter. Sin embargo, gracias a su enorme poder, poco a poco los hombres fueron distanciándose, además de la frustración de saber de qué Kazuha ya estaba casada.

Afortunadamente, Kenjuro y Zenkoku se llevaban muy bien con ella. Fue realmente buena idea llevarse bien con los superiores. Sin embargo, algo cambio muy radicalmente luego del año dentro de la fuerza. La incorporación de Fuuko.

— ¡Fuu-chan~~!

— ¡Gugh…! «Me asfixias…»

Kazuha estaba realmente feliz de encontrarse nuevamente con ella. Sin embargo…

— Suéltame… zorra.

— ¿…? Fuu…chan…

— No me llames así, rastrera.

El trato de Fuuko había cambiado muchísimo en los pocos años que no se pudieron ver. Parecía ser que Yomu guardaba algún tipo de rencor hacia Kazuha.

Desde entonces Kazuha se vio bastante decaída por el trato. Paso otro año más. La hace pocos años recién llegada ya había ascendido a rango de Teniente General gracias a que nadie con excepción de Zenkoku y Kenjuro podían con ella. Kazuha había logrado llegar al rango SSS.

No obstante, la celebración fue algo agridulce. Mientras que Ken y Zen estaban alegres por ella. Fuuko seguía estando por debajo como Capitana. Lo peor fue cuando ahí la fiesta se cortó tan rápido que no tuvieron tiempo de disfrutarla. Kenjuro, quien ya era Capitán General, recibió ordenes inmediatas de trasladarse a territorio chino. Unas fuerzas no identificadas avanzaban hacia terreno japones.

— Ahí comenzó, ¿verdad? — dijo Yashiro.

—… ¿Quién lo hubiera pensado?… Un simple reconocimiento que acabo en una guerra que duro 3 años…

Para entonces el proyecto de Yashiro llevaba 3 años de desarrollo, al acabar la guerra de los inmortales, el proyecto pasaría a durar unos 6 años. Con demasiados cambios para todos los presentes.

Kenjuro tuvo que desplazar una enorme parte de la base, cerca de unos 2500 hombres, entre los cuales se encontraban Zenkoku, Kazuha, Fuuko y el. Llegaron al lugar designado estando a unos 200 km de la orilla del mar. Cerca un enorme claro donde podrían ver cualquier fuerza grande moverse.

Estuvieron esperando cerca de unas 2 semanas hasta que llegaron, los Inmortales.

La alarma sonó y se prepararon para luchar. Durante meses estuvieron resistiendo como podía, recibiendo apoyo aéreo y provisiones desde Japón.

Paso así el primer año, las bajas ya eran cosa habitual, el claro ya se encontraba repleto de trincheras, boquetes, sangre y cadáveres. El olor nauseabundo inundaba el lugar, quitándoles el apetito a los soldados. La carpa de emergencia medica repleta de soldados heridos, donde Kazuha intentaba ayudar a las enfermeras y doctores tanto como podía.

— ¡Rápido! ¡Lo perdemos! — se escuchaba dentro de la carpa.

— Durante año y medio estuvimos luchando tan fuertemente como podíamos, teníamos miedo hasta de dormir, por la posibilidad de un ataque nocturno — dijo Fuuko.

— Por mas fuerte que seamos seguíamos siendo humanos, cosas simples como comer y dormir ya eran una tarea difícil de cumplir. El estrés, la ansiedad, el miedo… todo eso hacia que la fuerza perdiera la moral. Y el ver como los Inmortales no dejaban de aparecer nos empezaba a dar pavor, realmente esa fuerza parecía no tener fin. — agrego Ken.

— Parecían Inmortales…— dijo Fuuko.

— ¿Cómo fue que acabo? — dijo Momoka.

—…Yo me encargaba de investigar a los prisioneros… pero jamás logre sacarles nada concluyente.

— ¿Cómo es posible? — Volvió a preguntar Momoka.

— No tengo idea, pero cuando hacíamos una pregunta referente a sus superiores o jefes. Cometían susidio.

— ¡…!

— Esos trajes extraños que tenían parecían llevar una bomba dentro, esta detonaba dentro de ellos haciéndolos explotar como un tomate aplastado.

La simple idea de imaginar semejante escena les daba asco y horror a las chicas. Pensar que alguien seria capaz de dejar su vida con tal de no traicionar a los suyos.

— El conflicto llego a tales extremos que el G4 decidió que debía intervenir. — dijo Kenjuro.

— El G4… — murmuro Yashiro.

— Aun así… algo quedo inconcluso sobre la guerra, jamás informaron que fue lo que la termino — dijo Ryuji.

—…

— Verán, en esta guerra paso algo que será mejor que se los cuente Seiji, solo puedo decir una cosa.

— ¿…?

— Quien acabo con esta guerra fueron dos personas, Un miembro del G4… y Shirazaki Kazuha.

—¡…!

La sorpresa en los rostros se vio a plenitud. Todos acabaron congelados por las palabras de Fuuko. Kazuha fue uno de las dos personas que decidieron la guerra. No obstante, aún quedaban dos Incógnitas. ¿Qué paso con Zenkoku? ¿Y porque ocultan a una supuesta “heroína de guerra”?

—… Mi hermano Zenkoku, pereció en batalla y todo por mi culpa…

—…

— Fue cuando nos enfrentamos a alguien distinto a los soldados inmortales. No pude entender que fue lo que sucedió. Ese maldito controlaba sangre… ese malnacido de Vlad…

— «¿Vlad?» — pensó Yashiro.

Un nuevo nombre aparece, la participación del G4 y el secreto de la madre de Yashiro. Todos tiene la misma pregunta. ¿Por qué ocultaron todo esto?

 

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s