Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 02 – Capítulo 14


Capítulo 14 – Rosa Azul Primera Parte

 

Y así, medio mes pasó en un abrir y cerrar de ojos.

El frío también ha disminuido. El tiempo en que se sienten los brotes de la primavera. Mientras secaba los futones, Maomao sentía que estaba perdiendo contra el encanto de la agradable luz del sol. Mal, mal, agitó la cabeza y se dedicó a trabajar.

 

Los días realmente pasan rápidamente cuando uno es productivo todos los días. Sintió que los dos meses que pasó en el edificio de Jinshi fueron innecesariamente largos.

 

Ella se arrepintió de los estantes de medicamentos en el consultorio que se le permitía usar algunas veces, pero eso no debería ser un problema de ahora en adelante si el consultorio médico que usaba fue remodelado por el médico charlatán.

En cuanto a los archivos, si ella le pregunta a Gaoshun, él le traerá algo de su elección.

 

Ahora bien, si pudiera salir del palacio interior en cualquier momento, sería mucho mejor, pero eso era una charla lujosa. Mientras esté en el palacio interior, no puede salir fácilmente.

 

El embarazo de la consorte Gyokuyou estaba más allá de toda certeza.

Su período se detuvo, sigue estando somnolienta. Su temperatura corporal parece ser ligeramente alta y la cantidad de defecación parece haber aumentado también.

 

Por alguna razón, la Princesa Imperial Rinrii sonreía al ver el abdomen de la Consorte Gyokuyou. Quizás se dio cuenta de que había algo allí.

 

(¿Lo sabe ella?)

 

Ella hizo un gesto con las manos para despedirse del abdomen de la Consorte Gyokuyou y se dirigió a la habitación de la siesta con Honnyan.

 

Los niños son misteriosos.

 

 

 

La princesa imperial que ahora se tambalea lleva los zapatos rojos del emperador y ha venido a ocupar el tiempo de las doncellas. Se había vuelto más expresiva, sonriendo dulcemente a cambio cuando levantaba los suaves bollos al vapor. Tal vez fue el instinto de las mujeres, las sirvientas del Palacio de Jade criaron cariñosamente a la princesa imperial a pesar de no tener hijos.

 

Ocasionalmente, Honnyan decía algo como: “Ya es hora de que yo también”, pero Maomao y las otras sirvientas no tenían ni idea de cómo reaccionar ante eso. Aunque parecía impaciente, la sirvienta en jefe, que tenía un fuerte sentido de la responsabilidad, no podía estar planeando retirarse para casarse. Aunque, incluso si ella trajera esa clase de propuesta de matrimonio, todo el mundo obligaría a Honnyan a quedarse.

Es porque ella estaba allí que el Palacio de Jade tenía sólo esta cantidad de personas.

También es preocupante ser demasiado capaz.

 

Maomao se convirtió en la compañera de la princesa imperial cuando no tenía mucho que hacer. En lugar de las otras sirvientas trabajadoras, era más eficiente tener a alguien que no trabajara lo suficientemente bien, aparte de probar la comida, para cuidar de ella.

 

Maomao también estaba jugando con la Princesa Imperial Rinrii hoy. La princesa imperial jugaba derribando bloques de construcción ensamblados. Los bloques fueron hechos a propósito con madera liviana.

Como parecía interesada en libros con dibujos, Maomao copió los dibujos de un libro que tomó prestado de Gaoshun y escribió sus nombres bajo él. La princesa imperial aún tenía dos años, aunque Maomao lo intentó, ya que oyó que uno recuerda más rápido con lo que está familiarizado, pero Honnyan se lo confiscó.

 

“Dibuja flores normales”. (EZ: XDXD que les enseñaste mujer)

 

Le dijeron y le señalaron las flores del jardín.

 

Resulta que los hongos venenosos estaban prohibidos sólo porque son bonitos.

 

Se pasaba el día haciendo cosas así.

 

Fue entonces cuando el eunuco, que era bello en aspecto, apareció después de un tiempo con un regalo molesto en la mano.

 

 

 

“¿Rosas azules?”

 

Dijo Maomao, mirando al eunuco que parecía un poco agotado.

 

“Sí, a todo el mundo le interesaban”. Jinshi asintió con una cara preocupada. Las damas del palacio alzarán la voz ante ese tipo de expresión, diciendo que su triste rostro también era hermoso. Además, no nos olvidemos de los tres pares de ojos que se asomaban por el hueco de la puerta. Estaban Honnyan con ojos de triángulo invertido que tiraba hábilmente de las orejas de dos personas con su mano derecha y otra con la izquierda, no importa eso tampoco.

Guardemos silencio sobre Gaoshun que miraba eso con, “Qué manera tan clara de hacer las cosas.”

 

Volviendo a la conversación.

 

“Habían venido a admirar esa flor esta vez.” Dijo que tenía la tarea de encontrarlo por alguna razón.

 

(Otra cosa molesta.)

 

“Y has venido a buscarme”, dijo Maomao.

 

“¿Sabes algo?”

 

“Soy una farmacéutica.”

 

“Pensé que podrías hacer algo.” Jinshi dijo algo deplorable.

 

“Eso es lo que pasa”. La consorte Gyokuyou, que estaba sentada cómodamente en el sofá también siguió su ejemplo. La princesa imperial estaba sorbiendo lentamente su jugo de fruta a su lado.

 

No sabía quién era, pero parecía que alguien había dicho que si eran las sirvientas de la Consorte Gyokuyou, sabrían algo. Así que así son las cosas. Por eso Jinshi vino con una maceta.

 

(¿Podría haber sido el medico charlaran?)

 

 

No estaba fuera de discusión.

Ese viejo de buen carácter tiende a sobreestimar a los demás. Esto era lo más problemático.

 

No puede decir que no sabe absolutamente nada de rosas. Las cortesanas habían ordenado aceite para embellecer la piel derivado de pétalos de flores. Eran los pétalos de las rosas silvestres de fuerte olor, que ella misma hervida y destilada; antes de hacerlo, ganaba algo de dinero de bolsillo.

 

“Aparentemente, floreció en la corte imperial hace mucho” tiempo, dijo Jinshi, cruzando los brazos.

Desde la entrada de la habitación, Honnyan, que había terminado de regañar a las tres chicas, entró con té recién preparado.

 

“¿No podría ser una ilusión?” Preguntó Maomao.

 

(Ahh, mi espinilla me pica.)

 

Me pregunto si hay bichos en esta temporada, pensó Maomao.

Maomao se rascó la piel con los dedos de los pies, aprovechando la mesa para esconder sus pies.

 

“Una persona lo sugirió, pero cuando pregunté, obtuve un buen número de testigos”, dijo Jinshi con una expresión indescriptible. “¿Prevalecía el opio?”

 

“¡El país caerá si esa mierda circula!” Su discurso cambió sin querer, la Consorte Gyokuyou y Honnyan intercambiaron miradas con ojos que sobresalían. Gaoshun frunció el ceño y aclaró su garganta.

 

Jinshi pareció ofendido momentáneamente, pero en el siguiente instante sonrió a una doncella celestial. Miró a Maomao con una tristeza atractiva.

Como era de esperar, Maomao era mala lidiando con esa brillante fachada.

 

Oh Dios mío, la consorte Gyokuyou miraba divirtiéndose. No era divertido desde este lado.

 

“¿Es irrazonable?”, preguntó.

 

(No te acerques más.)

 

Es deprimente si se acerca más.

Ella suspiró. “¿Qué quieres que haga?”

 

“Lo quieren para la fiesta en el jardín el mes que viene”, contestó.

 

La Fiesta del Jardín de Primavera.

¿Ya se lo pidieron a la anterior fiesta en el jardín?

 

Cuando Maomao se perdió en sus profundos sentimientos, se dio cuenta de algo.

 

(Mm? El mes que viene?)

 

“Jinshi-sama, ¿lo sabíais?” Dijo Maomao mientras se rascaba la otra pierna esta vez. Ella debe hacer algún repelente de insectos ya que no puede hacerlo después de que la piel de la princesa imperial tiene picaduras de insectos.

 

“¿Sobre qué?” Jinshi ladeó la cabeza.

 

Como era de esperar, no lo sabía.

 

Las rosas azules no existen, pero esto era un problema antes de comentar sobre el color.

 

“Las rosas florecen al menos dos meses después.”

 

“….” Su silencio decía lo que no sabía.

 

(Lo sabía.)

 

Tenía un mal presentimiento por alguna razón.

Parece que fue presionado con una demanda irrazonable de ponerlo en un aprieto.

 

“Iré a rechazarlo de alguna manera”, dijo Jinshi.

 

“¿Puedo preguntar una cosa?”, dijo ella.

 

Jinshi, cuyos hombros estaban caídos, miró hacia ella.

 

“¿Podría ser algo que propuso cierto táctico?”, preguntó.

 

Considerando el flujo de las cosas, podría ser algo así.

 

(Pensé que no era de extrañar que me picara mucho antes.)

 

Ella suponía que era ese tipo de atmósfera de una forma u otra. Parece que el cuerpo de Maomao mostró una fuerte reacción contra el hombre cuyo nombre no quería escuchar.

 

“Sí. Raka….” Jinshi mantuvo la boca en un estado de nerviosismo.

 

La consorte Gyokuyou y Honnyan inclinaron su cabeza con perplejidad.

 

No hace falta decir que se trataba de ese hombre.

 

(No se puede evitar.)

 

Si ese es el caso, también es la responsabilidad de ella. “No sé si puedo hacerlo, pero haré lo que pueda”.

 

“¿Estás segura?”, preguntó.

 

“Sí. Para eso, hay varias cosas y un lugar que necesitaré.”

 

Era irritante huir.

También podría ser, ahora quería aplastar ese monóculo sonriente.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s