Siete maravillas horas extras: Capítulo 01



Hoy en día, una atmósfera tensa flotaba en la sala del club de literatura, lo cual era un acontecimiento raro.

Los únicos sonidos que se filtraban por la ventana cerrada del mundo exterior eran los gritos del equipo de béisbol, cuyo ladrido era peor que su mordida; el ruido de la práctica de trombón del club de instrumentos de vientos, que demostró la dolorosa falta de habilidad de quienes los tocaban; así como el ligero revoloteo de las aves y el susurro de las hojas de los árboles en el viento primaveral. Por otro lado, los ocupantes de la habitación mantuvieron el completo silencio interior.

Koizumi y yo estábamos parados en lados opuestos de la mesa larga, con la parte superior de nuestros cuerpos doblados hacia abajo y nuestros ojos vagando de un lado a otro sobre la mesa. Nagato estaba, como de costumbre, sentada en su esquina en una silla plegable, leyendo un libro tan grueso como una enciclopedia sin levantar la vista ni una sola vez. Y luego estaba Asahina-san.

“…………”

Mientras estaba sentada, extendió lentamente su mano derecha, sacó una tarjeta de la pila de tarjetas colocada frente a ella, luego levantó la tarjeta con cuidado y movió suavemente su lengua, que era rosa como una Nitidotellina Nitidula, para leer las palabras escritas en la tarjeta. (NTE: Nitidotellina Nitidula es una especie de molusco rosa brillante.)

“Estar tan solo ~”

Koizumi y yo nos inclinábamos gradualmente hacia adelante, con los ojos bien abiertos.

“Preferiría ~”

En ese momento, Asahina-san descansó un momento y nos miró a mí y a Koizumi. Ella estaba en su atuendo de mucama habitual, pero incluso cuando noté algo nuevo acerca de lo hermosa y linda que se veía una vez más, no tuve tiempo de transmitir ese pensamiento.

Observando nuestra falta de reacción, la doncella de edición limitada de la sala del club de literatura continuó en un murmullo.

“Me gusta morir ~”

Mientras agudizamos nuestros oídos para escuchar la voz moderadamente lenta y divertida2 , Koizumi y yo movimos nuestros ojos apresuradamente a lo largo de la mesa. Nuestro objetivo era una carta entre las docenas esparcidas sobre la mesa. Canté suavemente “Me gusta, me gusta, me gusta”, pero Asahina-san habló antes de que pudiera encontrar el objetivo.

“A menos que no pueda verte ~”

Habiendo leído el texto hasta el final, Asahina-san colocó suavemente la tarjeta sobre la mesa, aliviada.

“Uf.”

Ella suspiró, tomando un sorbo de sencha de su taza de té personal. (NTE: Sencha es un tipo de té verde preparado infundiendo las hojas de té enteras procesadas en agua caliente.)

Pero los dos seguíamos ocupados buscando la segunda mitad de la frase. Justo cuando escuché a Nagato pasar la página,

“Aquí.”

Koizumi tocó una carta cerca de su área y la recogió.

“Esta coincide, ¿verdad?” (NTE: Para quien aún no entienda, ellos están jugando a Karuta, un juego en el que una persona lee una frase (generalmente de un poema) y otros jugadores buscan en un montón de cartas la que tiene las últimas líneas de esa frase.)

Me pregunto cuántas veces ha sido culpable de mostrarme esa sonrisa tenue e irónica.

“Supongo.”

Respondiendo afirmativamente, giré la cabeza para aliviar la rigidez en mi cuello y continué.

“Está bien, ¿vamos a la siguiente?”

El silencio nos visitó de nuevo, como si la escena anterior se estuviera reproduciendo.

Koizumi y yo estábamos mirando a la mesa, Nagato estaba sin decir nada trabajando diligentemente en su material de lectura. Asahina-san extendió lentamente su mano, seleccionó una tarjeta y respiró.

“En el campo de arroz de otoño ~”

Los dos chicos en la habitación no tuvieron respuesta.

“En lo temporal ……”

La voz de Asahina-san estaba mezclada con desconcierto.

“Umm, ¿Cobertizo?”

“Granero.”

Nagato murmuró una respuesta en un instante.

“En el establo temporal ~ …… Desde el um, ¿heno?”

“Estera de paja,” corrigió Nagato.

“Dado que la estera de paja se siente tan áspera ~”

Koizumi y yo miramos con exasperación.

“¿Mis manos?”

“Mangas” murmuró Nagato.

Asahina-san repitió la frase.

“Mis mangas se están mojando por el rocío ~”

Pero ya había comenzado a buscar la tarjeta correspondiente desde que pronunció la primera sílaba. Sin embargo, mi esfuerzo no fue recompensado.

“Aquí.”

Una vez más, Koizumi recogió una tarjeta que estaba fácilmente a su alcance.

Asahina-san estaba a punto de asumir el desafío de leer la siguiente tarjeta, pero la detuve con mi mano y hablé con Koizumi.

“Vamos a parar. Es contraproducente para nosotros continuar. O más bien, es problemático”

“Ya veo.”

Koizumi estuvo de acuerdo.

“Estaba pensando que sería más emocionante, pero supongo que sería difícil”

Tocó su mentón mientras una auténtica sonrisa irónica aparecía en su rostro.

Me senté en mi propia silla plegable con un flop y hablé.

“Nos impugna tratar de tener un partido de Karuta con nuestro nivel de educación y apreciación cultural. Solo hagámoslo después de haber mejorado nuestra memoria un poco más”

Ya he jugado todo tipo de juegos de mesa y juegos de cartas con Koizumi, pero probablemente se haya quedado sin ideas, trajo un viejo set de Hyakunin Isshu. esta vez. Pensamos que jugar una ronda sería una buena manera de matar el tiempo, pero como mencioné anteriormente, los dos no habíamos memorizado los poemas, por lo que sin lugar a dudas nos metimos en el problema de actuar como aficionados amateurs, solo pudimos comenzar a buscar la tarjeta después de que la segunda mitad de la frase había sido pronunciada. (NTE: Hyakunin Isshu son cartas de Karuta basadas en Ogura Hyakunin Isshu, una antología clásica japonesa de cien poemas de cien poetas.)

Para ser precisos, la única frase que de alguna manera recordé fue: “En este tranquilo y apacible sol de primavera, las flores caen sin calma”, y por alguna razón fue lo mismo para Koizumi. Puse mis ojos en ese objetivo porque era el único que podía asegurar, pero francamente perdí mucha motivación cuando fue atrapado por ese tipo. Además, aunque mi corazón se calentó al escuchar los lindos errores de Asahina-san, no hicieron nada para ayudar a que el progreso del juego se desarrollara sin obstáculos. En otras palabras, dado que el lector y los jugadores no estaban bien preparados, seguir adelante sería un insulto para Fujiwara no Teika. (NTE: Fujiwara no Teika es el poeta que compiló el Hyakunin Isshu.)

Si volvemos a jugar en el futuro, tal vez deberíamos intentarlo con Ura-Ogura de Tsutsui Yasutaka. Sería mucho más interesante, nos haría partirnos de risa y, sin duda, traería emoción a esta sala de club. Si no lo funciona, definitivamente debería darle una lectura. Está garantizado para hacerte reír. Ya que hay una copia de Babbling Creation Chronicles mezclados en una sección de las estanterías de la sala del club, estoy seguro de que Nagato también está de acuerdo, aunque no creo que podamos verla reír. (NTE: Ura-Ogura: según el traductor en ingles no hay mucha información sobre esto (y si en ingles no hay ni me molesto en buscarlo en español), pero parece que es una colección de poemas escritos en forma clásica por Tsutsui Yasutaka, repleta de humor negro y sátira, como un dato curioso más. Tsutsui Yasutaka es el autor de las novelas de la chica que salta a través del tiempo y de paprika que han tenido adaptaciones al anime (que aún no he visto, pero están en mi lista de pendientes). Y Babbling Creation Chronicles (suena mejor en ingles así que así lo deje) es una antología que incluye Ura-Ogura.)

Koizumi jugó con la carta en su mano durante un rato, luego suspiró ligeramente mientras la colocaba nuevamente sobre la mesa y comenzó a recoger el resto de las cartas dispersas.

Al observar esas acciones claramente renuentes, sentí curiosidad y luego me di cuenta. Desenterrando todos mis recuerdos durante el año pasado, me di cuenta de que no tenía ningún recuerdo de haber perdido en un juego de cartas con Koizumi. (NTE: Esto podría ser un poco confuso para las personas que recuerdan que Koizumi siempre le ganó a Kyon en juegos como Othello en el anime, pero a Koizumi se lo describe como malo en los juegos de mesa y de cartas en la novela ligera. Eso dice el traductor al inglés. Hace tiempo que leí/vi haruhi por lo que no recuerdo mucho, pero creo que es como dice)

En esa batalla de búsqueda de cartas anterior, Koizumi, al estar a la cabeza, tenía muchas posibilidades de ganar.

Básicamente, pude haber sufrido mi primera derrota en mi racha ante Koizumi en todos nuestros juegos de suma cero para matar el tiempo en la sala del club. (NTE: Los juegos de suma cero en teoría de juegos no cooperativos se describe como una situación en la que la ganancia o pérdida de un participante se equilibra con exactitud con las pérdidas o ganancias de los otros participantes.)

Tomé el té preparado diligentemente de Asahina-san mientras intentaba discernir su expresión, pero el misterioso estudiante de transferencia de la Brigada SOS regresó a su apariencia externa habitual como un hombre de modales amables y habló con una sonrisa mientras recogía las cartas.

“¿Qué tal esto? Ya que tenemos este juego de cartas, ¿qué tal si jugamos un juego de Old Priest? Con Asahina-san, por supuesto. ¿Te unirás a nosotros, Nagato-san?” (NTE: juego jugado con cartas de karuta. :v)

“No.” Nagato respondió al instante, pero solo movió la punta de su dedo para pasar a la página siguiente.

Mikuru le entregó a Koizumi el paquete de tarjetas ilustradas con una expresión burlona en su rostro.

“Viejo …… ¿qué? Sacerdote … ¿es ese hombre? …… ¡Ah, un monje! Estás hablando de un monje budista, ¿verdad?”

Habiendo resuelto de alguna manera su brecha en el conocimiento como una viajera del tiempo, Asahina-san dio una sonrisa radiante.

“Hay muchos tipos diferentes de reglas dependiendo de la variante, pero esta vez usemos las reglas normales”

Cuando Koizumi explicó las reglas, miré el escritorio vacío de nuestra lider.

Después de que sonó la campana de fin de clase, ella me obligó a llevar su bolsa y gritó: “¡Iré primero!”, Como un pájaro llamativo de los países del sur, y se alejó de la clase como un torbellino, pero no estaba particularmente interesado en saber dónde estaba nuestra jefa de brigada, Haruhi Suzumiya, y qué estaba haciendo ella.

Eso se debía a que, a estas alturas, ya había comprendido que no importaba en absoluto si me interesaba o me importaba. Me sentiría inútilmente cansado si me preocupara por eso mientras no pasaba nada, así que preferiría estar cansado solo después de que algo hubiera sucedido. De todos modos, había una posibilidad infinitesimal de que nada sucediera realmente. Sí, es un buen sofisma, incluso para mí. (NTE: Sofisma: Argumento falso o capcioso que se pretende hacer pasar por verdadero.)

Mientras Koizumi estaba barajando la baraja, una carta escapó inadvertidamente de su agarre, se deslizó sobre la mesa y se deslizó hacia el área frente a mí. Por suerte, es una tarjeta con una doncella.

Parece que la primavera ha terminado y el verano ha llegado, para las túnicas blancas,

Así se dice, se extienden a secar sobre el monte Amanokagu.

Los cerezos se habían vuelto verdes y se habían fundido en el paisaje montañoso hacía mucho tiempo, pero todavía podíamos sentir los fríos elementos del viento y concluir que el verano todavía estaba relativamente lejos, probablemente porque la escuela estaba situada en medio de una montaña.

Estuvimos aproximadamente dos meses de nuestro segundo año de escuela secundaria y el mes de mayo estaba dando un último impulso a la meta. Hoy, en cualquier caso, la Brigada SOS estaba operando según lo normal.


 

[Índice] [Siguiente]

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s