Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 02 – Capítulo 03


Capítulo 03 – Pipa

 

(Siempre pensé que era una persona con mucho tiempo libre.)

 

Parece que Jinshi.-Tan noble como es? – no era alguien con mucho tiempo libre. En realidad, pasa mucho tiempo ocupado, pensó Maomao. Su trabajo no se limitaba al Palacio Interior, como ella creía al principio, sino que él también hacía otras cosas.

 

A Maomao se le asignaron trabajos extraños en la oficina de Jinshi durante toda la mañana, y luego trabajos extraños en la habitación privada de Jinshi por la tarde mientras estaba en la Corte Imperial. Aunque se llamaba su habitación privada, el tamaño de la misma se puede considerar como un edificio – ella podía ver claramente el jardín, donde se enfocaba la extravagancia, desde el escaparate. Había una sirvienta más junto a Maomao, una mujer de más de cincuenta años. Inicialmente había ladeado la cabeza ante la falta de mujeres y hombres jóvenes, pero cuando lo pensó profundamente, era imposible emplear a los que sólo estaban aquí por el dinero. Más bien, si se empleara a gente joven, podrían espaciarse en lugar de trabajar con el empleador que es tan apuesto.

 

Jinshi se centró en los documentos con una expresión malhumorada. Maomao estaba en la esquina de la habitación recogiendo papeles desechados. Los papeles de alta calidad se convirtieron en basura, sin valor para mirar con planes absurdos escritos en ellos. No importa qué tipo de facturas absurdas hubiera, los papeles desechados no se pueden reciclar. Deben ser quemados.

 

(No obstante, se puede ganar algo de dinero de bolsillo si los vendes).

 

Era su trabajo a pesar de los malos pensamientos, así que fue a quemarlos como se le había ordenado. Era donde estaban los campos de entrenamiento militar y el tesoro, que estaba en la esquina de la vasta Corte Imperial, saliendo de la oficina de Jinshi. Los papeles se quemarán en el incinerador de basura que había allí.

 

(Los militares huh.)

 

Honestamente, ella no quería ir allí, pero tenía que hacerlo. Cuando se presionó a sí misma para hacerlo, entendiendo que era su trabajo, algo le cubrió los hombros.

 

“Por favor, ponte esto ya que hace frío afuera. Es para uso de las sirvientas”. Dijo Gaoshun.

 

Fue el diligente y atento Gaoshun el que la cubrió con una prenda acolchada a Maomao. Una ligera nevada caía afuera, y podía percibir el frío viento invernal. Se había olvidado de ello ya que estaba en la cálida habitación con muchos braseros, pero ni siquiera había pasado un mes en el año. Era la estación más fría del año.

 

“Muchas gracias”, dijo Maomao.

 

Ella estaba realmente agradecida. No merecía lo que el eunuco hizo por ella. A pesar de que era para el uso de las sirvientas, incluso si estaba hecho de materiales rudimentarios, había una diferencia sustancial entre llevarlo y no llevarlo. Mientras pasaba sus brazos a través de las mangas del algodón crudo, Jinshi la miraba fijamente. No, sin mirar fijamente, con ojos resplandecientes.

 

(Me pregunto qué es lo que le está comiendo?)

 

Maomao ladeó la cabeza, pero parece que estaba mirando a Gaoshun en vez de a Maomao. Los hombros de Gaoshun temblaron, como si notara la mirada.

 

“…Esto es de parte de Jinshi-sama. Sólo te lo pasaba a ti” -dijo Gaoshun-.

 

Por alguna razón, Gaoshun estaba haciendo gestos mientras lo decía. Parecía que estaba poniendo excusas.

 

(¿Esto es a lo que te refieres con “no te tomes libertades”?)

 

Gaoshun también lo tiene difícil.

 

“¿Ah, sí?”, dijo ella.

 

Maomao le dio las gracias a Jinshi por si acaso y se dirigió al incinerador con la cesta de papel basura.

 

 

(Papá, deberías haber plantado aquí también.)

 

Maomao suspiró.

El Palacio Interior tenía muchas hierbas medicinales plantadas por Ruomen, su padre. Es una persona despreocupada, mundana, pero cambió considerablemente la vegetación del Palacio Interior a su antojo.

 

La Corte Imperial era varias veces más vasta que el Palacio Interior, pero no tenía muchas hierbas medicinales que pudieran ser usadas como ingredientes. Lo único que pudo encontrar fueron dientes de león y artemisa, plantas que se pueden encontrar en cualquier parte. También encontró un poco de lirio araña roja. Le gustaba comer sus bulbos empapados en agua. Sólo que si no podía eliminar hábilmente el veneno de los bulbos, inmediatamente le daría dolor de estómago.

 

(Supongo que eso es todo lo que hay.)

Era difícil encontrar algo en la temporada de invierno, pero aún así, su expectativa era ligera. En secreto pensó en plantar semillas esta vez.

 

Mientras caminaba hacia el incinerador de basura, encontró una figura que reconoció.

Era el joven oficial militar con cara intrépida. Sí, era Rihaku. Por el color de su cinturón, parece que lo ascendieron.

Estaba hablando de algo con gente que se parece a sus subordinados cercanos.

 

(Está trabajando duro.)

 

Aparentemente, va al Rokushoukan cada día de fiesta y bebe té con un acompañante kamuro. Por supuesto, su favorita es Pairin-neechan, pero llamarla requerirá medio año de ingresos anuales de un plebeyo.

Aún así, es considerablemente barata para una cortesana de primera clase, pero esa razón fue evocada por una cuestión menor. Esa cortesana era especial, su valor disminuiría si comía mucho en secreto.

 

Ese hombre lamentable, habiendo probado el néctar celestial, iría a echar un vistazo a la cara de la flor en un pico alto (Una meta inalcanzable. Algo fuera de alcance.), incluso desde el hueco de las cortinas.

Escuchó que, incluso con su ascenso, él estaba trabajando duro para acercarse a esa flor. Una abeja melífera realmente diligente.

 

Como si su mirada de compasión le alcanzara, Rihaku vino corriendo hacia Maomao con sus brazos balanceándose. Ciertamente es un perro de raza grande. En vez de una cola, su pelo que se cayó de la tela era una borla, balanceándose a diestra y siniestra.

 

“Oh, ¿eres la asistente de una consorte o qué?” Rihaku, que no sabía del despido de Maomao, le preguntó al respecto.

 

“No. He pasado de trabajar en el Palacio Interior a ser la sirvienta personal de cierto personaje.” Fue una pena hablar del despido, así que ella le dijo la versión abreviada.

 

¿” Sirvienta personal”? ¿Quién es el que tiene ese tipo de gustos?” Preguntó Rihaku.

 

“De hecho, tiene gustos extraños, cierto,” estuvo de acuerdo Maomao.

 

Aunque lo que Rihaku dijo de ella fue extremadamente grosero, bueno, era una respuesta normal. Haciendo lo que le gusta, teniendo una chica que era como un árbol muerto con la cara llena de manchas, vive como una sirvienta personal. Ella realmente no tenía la intención de mantener el maquillaje de pecas ahora, pero no tenía otra opción que obedecer lo que decía su maestro. Por alguna razón, Jinshi aún tenía a Maomao manteniendo su cara llena de pecas.

 

(Que es lo que quiere hacer, ese hombre.)

 

 

“Dicho eso, escuché a un alto oficial rescatar a una cortesana de tu casa recientemente”, dijo Rihaku.

 

“Algo por el estilo”.

 

(No se puede evitar aunque él lo piense de esa manera.)

 

Cuando se firmó el contrato de trabajo y ella fue a la Corte Imperial, sus entusiastas hermanas mayores pulieron todo su cuerpo, la hicieron vestirse con sus mejores ropas, le arreglaron el cabello y le aplicaron un maquillaje espléndido. Probablemente no se parecía en nada a una sirvienta recién llegada.

Ella recordó que su padre la miraba como si estuviera enviando un ternero por alguna razón.

 

Era extraño para una cortesana entrar en la Corte Imperial, pero como Jinshi destacaba aún más, se sentía terriblemente incómoda con la atención. Inmediatamente se había cambiado de ropa, pero varias personas la habían visto.

 

(En cualquier caso.)

 

A pesar de que la persona real estaba frente a él, este hombre estaba hablando sin darse cuenta en absoluto. Como se esperaba del perro. (EZ: siento que perdi algo aca pero no queda bien esto último)

 

“Por cierto, parece que estás en medio de algo, ¿pero no hay problema?”, preguntó.

 

“Ah, ya he terminado con esto”, dijo Rihaku.

 

Sus subordinados se acercaron. Los oficiales militares, con un sueldo bajo y sequía de mujeres, parecían contentos de ver que había una dama de la corte alrededor, pero cuando vieron a Maomao, hicieron una descarada mirada de abatimiento. En serio, si el jefe es como el jefe, los subordinados son como los subordinados.

 

“No tengo ni idea de cuál es la causa. Bueno, no es algo inusual en esta temporada”, dijo Rihaku.

 

Ella supuso con sus palabras que hubo un pequeño incendio anoche. Que él investigó la causa de eso.

Maomao recordó su interés en algo y se acercó al almacén donde se produjo el pequeño alboroto por el fuego.

 

“Oye, no te acerques demasiado”, advirtió Rihaku.

 

“Lo sé.” Mientras respondía así a Rihaku, Maomao observó cuidadosamente el perímetro del edificio.

 

(Hmmm.)

 

Había varios puntos extraños si se trataba de un pequeño incendio.

 

Si esto era realmente un pequeño incendio, ¿por qué se dejó a un alto funcionario el nivel de Rihaku? ¿No bastaría con que un funcionario del gobierno ocupara un cargo aún más bajo?

Además, inusualmente para un pequeño incendio, había escombros del edificio esparcidos por todas partes. ¿No haría eso que fuera una explosión? ¿Hubo heridos?

 

(Parece que hay una sospecha de terrorismo?)

 

Era una época generalmente pacífica, pero eso no significaba que todos no tuvieran sentimientos de descontento. Las razas extranjeras atacan ocasionalmente, y la hambruna y la sequía ciertamente existen. En particular, debido a la caza anual de damas de palacio de la época del emperador anterior, la falta de esposas en la comunidad rural también se ha convertido en un grave problema. Además, también se abolió la esclavitud. También había comerciantes cuyos oficios han sido destruidos por eso. No debería haber poca gente que estuviera amargada por eso ahora. Sólo habían pasado cinco años desde que el emperador anterior había dejado el mundo de los vivos. Eran muchos los que todavía tienen la memoria de las reglas anteriores.

 

“Oi, ¿qué estás haciendo? No te digo que te mantengas alejada”, dijo Rihaku.

 

“Ah, algo despertó mi interés.” Maomao miró por la ventana rota. Había artículos quemados apilados en el interior. De los tubérculos que se habían caído al suelo, adivinó que era un almacén de alimentos. Era un verdadero despilfarro que los tubérculos hubieran pasado de la etapa bien cocida a las cenizas.

La otra cosa que cayó es que Maomao tomó algo parecido a una vara que había caído al suelo.

 

(¿Tallada en marfil? ¿Es una pipa?)

 

“No merodees como te plazca”, insistió Rihaku.

 

Maomao ignoró a Rihaku, cruzándose de brazos. Algo conectada en su mente.

 

“¿Quieres oír lo que tengo que decir?”, le dijo.

 

“Puedo oírte”, contestó ella.

 

Puede oír, pero no estaba oyendo. Ella no pensó en eso, pero en realidad tenía un carácter terrible.

Maomao se alejó del almacén y se dirigió hacia el lado opuesto. Parecía que los bienes intactos estaban apilados aquí.

 

“¿Puedo quedarme con eso?” Maomao señaló la caja de madera que no había sido usada. Probablemente era algo diseñado para contener frutas o algo así – fue hecho de manera confiable.

 

“No veo por qué no? ¿Qué vas a hacer con eso?”

 

“Te lo explicaré más tarde. Me llevaré esto también.” Maomao localizó un tablero que podía ser usado como tapa de una caja. “¿Tienes un martillo y una sierra? Necesitaré clavos también.”

 

“¿Qué estás haciendo?”

 

“Un pequeño experimento”.

 

“¿Experimento?” Aunque Rihaku ladeó la cabeza, cooperó, viendo como si tuviera más curiosidad. ¿Qué es esto, aunque parecía insatisfecho con esta dama de la corte, el jefe parecía juzgar que se le superaba en esto, y se preparaba para ella? Maomao construyó una tabla justo en el centro de la abertura de la caja vacía y la clavó como tapa.

 

“Eres sorprendentemente hábil.” Rihaku, que se acercó para observar su trabajo, era como un perro que encontró una pelota con la que jugar.

 

“Tengo una educación pobre. Tengo que hacer lo que no poseo”. Sacó algo de la mercancía que estaba cerca del almacén completamente quemado y la puso en la caja de madera.

 

“Disculpe, ¿hay leña?” Dijo Maomao, y uno de los subordinados fue a buscar una cuerda de paja ardiendo. Durante ese lapso, Maomao fue a sacar agua del pozo. Rihaku, sin entender lo que estaba pasando, se sentó encima de la caja de madera, mirándolos con la barbilla en las manos.

 

“Muchas gracias.” Maomao aceptó la leña y bajó la cabeza ante el subordinado de Rihaku. El subordinado dijo algo, y como si estuviese interesado en lo que ella podría estar haciendo, fue a sentarse a cierta distancia, mirando a Maomao.

Maomao, sujetaba la leña, y fue a pararse ante la caja de madera con la tapa. Pero Rihaku estaba a su lado por alguna razón. “Rihaku-sama. Es peligroso, así que, ¿puedes alejarte más? “dijo ella.

 

“¿Qué es peligroso? La muchacha está haciendo algo. Como si fuera peligroso para mí, el oficial militar”.

 

Como él estaba ensanchando considerablemente su pecho, ella suspiró porque no había nada que pudiera hacer al respecto. Este tipo sólo se entendería a través de la experiencia práctica.

 

“Entiendo. Es peligroso, así que, por favor, ten mucho cuidado. Por favor, huya de inmediato.” Mirando al dudoso Rihaku de lado, Maomao tiró de la manga del subordinado que estaba cerca, guiándole para que viniera aquí. Le dijo que mirara desde la parte de atrás del almacén.

Incluso si él regresaba, cuando ella tiró la leña en la caja de madera de antes, él huyó mientras se cubría la cabeza.

 

Las llamas explotaron de la caja, estallaron violentamente en llamas.

 

“¡Woooooooahhh!” Rihaku evitó por poco la estruendosa columna de fuego. Estaba bien que lo evitara, pero el fuego se había extendido a la borla de su pelo. Maomao salpicó el cubo de agua que había preparado de antemano sobre Rihaku, que estaba aterrorizado con su pelo en llamas. El hedor a pelo quemado y el humo remanente, el fuego desapareció.

 

“Aunque te dije que por favor huyeras.” ¿Entiendes lo que significa cuando digo que esto es peligroso? Maomao miró a Rihaku.

 

“….”

 

El subordinado se apresuró a cubrir con una piel a Rihaku, cuya nariz goteaba. Sus ojos parecen como si quisiera decir algo pero no pudiera responder.

 

“¿Podrías decirle al encargado del almacén que por favor deje de fumar aquí?” Maomao les informó sobre la probable razón del incendio. Puede que sean especulaciones, pero esa era la verdad.

 

“Ahh. Lo haré,” contestó Rihaku con una mirada de alivio. Su cara estaba horriblemente pálida. No importa cuánto haya entrenado su cuerpo, debería apresurarse y calentarse o podría terminar resfriándose. Aunque sería mejor que se apresurase y volviese a su habitación para calentarse, Rihaku miró fijamente a Maomao.

 

“¿Qué hizo que esto pasara?” En su cara flotaba un signo de interrogación que le preguntaba a Maomao cómo había ocurrido la explosión. Los subordinados de Rihaku estaban haciendo la misma cara.

 

Maomao sacó los restos de lo que puso dentro de la caja desde ese momento. Polvo blanco salió de la bolsa de yute, se movió al viento con un susurro y se dispersó. “La harina se quema fácilmente. El trigo y el alforfón pueden incendiarse cuando flotan en el aire”.

 

Eso fue lo que sucedió. Eso era todo lo que había sido. Era algo que cualquiera entendería si lo supiera. Fue sólo porque Rihaku no lo sabía.

 

“Ya, Sabes mucho de eso, huh”, comentó Rihaku.

 

“Sí, lo hacía a menudo”, dijo ella.

 

“¿Lo hacía a menudo?” Rihaku y sus subordinados intercambiaron miradas, completamente confundidos. Es cierto, era algo con lo que nunca estarían relacionados, trabajos como aquellos en los que estarían cubiertos de harina en una sola y estrecha habitación. Maomao fue cuidadosa desde que voló una habitación alquilada en el Rokushoukan.

 

“Por favor, ten cuidado de no resfriarte. Si lo coges, la medicina de un hombre llamado Ruomen del distrito del placer es muy efectiva”. Tampoco olvidó sus actividades comerciales. Podría ir a comprar un poco mientras iba a visitar a Pairin. Como su padre no tenía corazón de comerciante, Maomao tenía que hacer esto, de lo contrario, hay posibilidades de que se pierda sus comidas.

 

(Ha consumido mucho más tiempo del que pensaba.)

 

Maomao llevó la papelera y se dirigió al incinerador de basura. Como estaba cerca, pensó en entregárselo rápidamente al sirviente y luego volver.

 

(Ah, me lo llevé conmigo.)

 

Maomao notó que el fragmento de pipa que recogió antes estaba en su cuello. Aunque estaba ligeramente quemado, era algo relativamente de primera clase. Era demasiado bueno para que lo tuviera un encargado de almacén.

 

(Podría haber sido algo importante, me pregunto.)

 

Se podría devolver a su estado anterior si se limpiaba la sección tallada y se colocaba una nueva boquilla. Como se enteró de que aunque había heridos, nadie murió, estaba segura de que su dueño estaba recibiendo tratamiento por sus heridas. Aunque podría ser la cosa detestable la que se convirtió en la causa del incendio, podría convertirse en dinero si se vendía. Incluso si son despedidos por ser la causa del incendio, no hay duda de que lo recibirían si se convirtiera en dinero.

 

Maomao puso por el momento en su pecho el grabado de marfil manchado de hollín. Tengo que trabajar esta noche, pensó mientras entregaba el papel basura al sirviente.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s