Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 02 – Capítulo 02


Capítulo 02 – Dama de la Corte

 

“Estaba segura de que volvería al Palacio Interior otra vez.”

 

La ropa que llevaba Maomao era sencilla, pero en vez de lino, estaba hecha de algodón. Comprendió que el tratamiento era aún mejor de lo que esperaba desde el momento en que usó ropa de cama cuando era sirvienta del Palacio Interior.

 

“No, no es tan fácil volver cuando ya has sido despedida una vez.”

 

Era Gaoshun -galante como un oficial militar pero más devoto que cualquier otro- quien la guiaba por la Corte Imperial. Estaba vestido con su habitual y sencilla vestimenta oficial, enseñando a Maomao los nombres de los edificios y sus lugares de trabajo. Considerando la inmensidad de la Corte Imperial, los dedos de las manos y de los pies no serán suficientes para contar todos estos edificios. Honestamente, a Maomao no le importaba recordar cosas que estaban fuera de sus intereses, así que estaba examinando las plantas del jardín mientras fingía escuchar y asentia levemente.

 

(El Palacio Interior realmente tiene más cosas que puedes usar como ingredientes con lo que tienes aquí.)

 

En el pasado, Ruomen, su padre, había plantado hierbas útiles cuando vivía en el Palacio Interior. A pesar de ser un espacio cerrado, cultivó un sinnúmero de hierbas medicinales.

 

Mientras Gaoshun explicaba los edificios uno a uno, Maomao notó una sensación de pinchazo en la nuca. Damas de la corte, torpemente desde atrás, solo sus miradas moviéndose, miraban fijamente al grupo de Maomao. No, ciertamente solo estaban mirando a Maomao. Esas miradas eran inexplicablemente repulsivas. Era como una intuición compartida entre hombres, algo que sólo las mujeres entenderían. Al igual que la forma en que los hombres usan los ataques físicos contra sus rivales, es común que las mujeres usen ataques psicológicos.

 

(Se siente mal.)

 

Maomao, sacando la lengua durante un instante, siguió a Gaoshun, que se dirigía hacia el siguiente puesto de trabajo.

 

El trabajo de Maomao no era diferente al de una sirvienta del Palacio Interior. Fue hasta el punto de que ella limpiaba las áreas asignadas y a veces hacía trabajos extraños cuando se le pedía. Originalmente, se suponía que debía ir a un tribunal cuyo trabajo era más parecido al de un funcionario civil, pero Maomao no tenía la cualificación. Falló en ese examen.

 

Jinshi y Gaoshun estaban sorprendidos. Pensaron que Maomao pasaría fácilmente. Ciertamente, el contenido del examen requería esfuerzo tal como está. Aún así, Maomao podía escribir y tenía el mínimo de formación básica para la poesía y el erhu debido a que se crió en el distrito de la luz roja. El examen no fue tan duro como el examen civil. Jinshi confiaba en que Maomao, que tenía buena memoria, no fallaría.

 

(Lo siento. Por fallar.)

 

Maomao limpió los marcos de las ventanas hasta que estaban muy limpios. Era el principio de Maomao trabajar diligentemente.

Aunque, estudiar era otra cosa. Honestamente, estaba por debajo de la media en memorizar cosas que no le interesaban. Los conocimientos farmacéuticos seguían siendo relevantes, pero ¿qué se puede hacer con la historia del aprendizaje? Aunque memorizara cosas como las leyes, era algo que algún día cambiará, así que no valía la pena memorizarlo. Así que, no importaba cuánta habilidad tuviera, las cosas que nunca usaría eran inútiles de saber. Era lamentable, pero Maomao no podía esforzarse por esos estudios. Era obvio que fracasaría.

 

(Es inesperadamente sucio.)

 

Bueno, habría lugares a los que no se puede llegar si es tan amplia, pensó Maomao. Pero no descartó la idea de que pudiera ser un trabajo superficial. Las cortesanas de la Corte Imperial llegan a este lugar con cualificaciones. Era una gran diferencia con la mezcla de damas de palacio del Palacio Interior. Tenían pedigrí y educación; se respetaban a sí mismas sólo por eso. Probablemente piensan que cosas como jugar a ser sirvienta no es posible. No barrerán aunque se acumule el polvo, por ejemplo.

 

(Bueno, no es su trabajo.)

 

Las damas de la corte eran como secretarias. Ciertamente, esto no incluye la limpieza. No era un requisito para ellas. A pesar de que era así, no es que estuviera bien si no lo hacían en absoluto. Como la esclavitud gubernamental fue abolida desde la época del emperador anterior, los trabajos ocasionales fueron realizados por su propio pueblo.

Y así, muchos altos funcionarios emplean a sirvientas para que limpien para ellos. Maomao está actualmente bajo la supervisión directa de Jinshi por esa misma razón.

 

(Bueno, entonces, ¿qué debo hacer ahora?)

 

El área de limpieza de Maomao era la oficina de Jinshi. Era una habitación amplia, pero minimalista, sin extravagancias. El dueño del lugar parecía tener una posición ocupada; rara vez regresa a su oficina. Esto le facilitó a Maomao la limpieza, pero si había problemas.

 

“¿Quién diablos te crees que eres?”

 

Cuando se dio cuenta, estaba envuelta con damas de la corte que no conocía. Las damas de la corte eran todas más grandes que Maomao; incluso había una entre ellas que era una cabeza más alta que ella.

 

(Buena comida y buena educación, ¿eh?)

 

 

Maomao inadvertidamente terminó mirando fijamente el pecho de la dama de la corte debido a su altura. Por su físico, podría estar mezclada con sangre extranjera. Por el hecho de que su piel era hermosa, era algo que quería ver una vez en su vida.

 

“¡Oye, escucha!”

 

(Ohh, no es bueno, no es bueno.)

 

Mientras veía que pensaba en cosas un poco groseras, enfureció a las damas de la corte.

En resumen, estas damas de la corte estaban enfadadas preguntándose porque Maomao estaba trabajando bajo la supervisión directa de Jinshi. No importa lo que digan, era una empleada, así que no puede hacer nada. Incluso si ella les dijera honestamente, no estarían de acuerdo.

 

 

Suponiendo que Maomao tuviera el exotismo de una princesa bárbara como la consorte Gyokuyou y un cuerpo voluptuoso como la consorte Rifa y la sensualidad como el Pairin-neechan, nadie tendría ninguna queja – no debería haber ninguna razón para tener ninguna queja. No obstante, Maomao era como un pollo demasiado flaco y que estaba cubierto de pecas. No se podía evitar que ella fuera una monstruosidad por estar trabajando al lado del hermoso eunuco; pensaron que si había una posibilidad de hacerlo en su lugar.

 

(Umm, ¿qué debo hacer?)

 

Maomao no era tan elocuente; muchas veces no era capaz de expresarse bien. Pero permanecer en silencio sólo afectará a su ira.

 

“Entonces, ¿están diciendo que están celosas de mí?”

 

Directo al grano. Esas palabras fueron suficientes para enfurecerlas. Sabía que no era lo correcto.  Una bofetada fue a sus mejillas y dejó una marca. Eso dolió. Se frotó las mejillas.

Quiero evitar ser linchada por las cinco damas de la corte a mi alrededor, consideró Maomao. Incluso si era fuerza femenina, el dolor era dolor.

No hay nada que pueda hacer, así que demos una sola excusa, pensó Maomao.

 

“No me digan que creen que estoy recibiendo un trato especial… Ese tipo de cosas son imposibles. No hay forma de que una mujer fea como yo sea compañera de esa clase de caballero que parece una doncella celestial, ¿verdad?”

 

Los rostros de las damas de la corte, totalmente enfadadas, temblaron ante las palabras que Maomao decía con la cabeza baja.

Esto podría funcionar. Continuó Maomao.

 

“¿Es el noble que supones que come algo tan asqueroso? ¿Pensaron que él sería del tipo que querría comer huesos de pollo con la carne raspada y tirada al suelo, a pesar de que hay abulones y carne de cerdo antes que él? Bueno, si ese es el caso, ¿no lo convertiría en un maníaco?” (EZ: Una expresion japonesa para personas con gustos…. Unicos=Pervertidos la mayor parte del tiempo)

 

Tal vez fue porque enfatizó a propósito la parte de maníaco. Los cuerpos de las damas de la corte temblaban de miedo.

 

“No me reconozco a mí misma, ¿pero esa persona con esa sonrisa celestial y esa belleza es una especie de maníaco?”

 

“¡No hay manera!”

 

“E-Eso es correcto.”

 

Las damas de la corte empezaron a armar un escándalo. Pero, una persona de entre ellos todavía la enfrentó con dudas.

 

“En ese caso, ¿por qué te contrató?”, dijo la relativamente tranquila dama de la corte.

 

Era la dama de la corte con ese espléndido pecho, uh, que espléndido físico. Ahora que lo piensa, se dio cuenta de que solo esta dama de la corte ya se había calmado hace tiempo.  Parecía que estaba siguiendo a las otras damas de la corte que se retiraban medio paso; parecía que estaba cuestionando sus circunstancias.

 

(Bueno, si no puedo engañarlas.)

 

Maomao levantó su mano izquierda y se subió las mangas. Se quitó el algodón que vendaba sus muñecas hasta los codos. Ya que honestamente no era algo para mostrar a otras personas, ella solo se lo mostró un instante, pero la rígida expresión de las damas de la corte indicaba que ya habían visto suficiente.

 

(Está empapado porque estaba experimentando con medicamentos para quemaduras recientemente.)

 

Debe ser algo muy desagradable para las jóvenes con una buena educación.

 

“El hermoso caballero que es como una doncella celestial es una doncella celestial hasta el corazón. Le dio a alguien como yo un trabajo para pagar mi propio sustento”.

 

Dijo Maomao mientras se vendaba el brazo.

 

“… vámonos.”

 

Las damas de la corte, habiendo perdido el interés, se fueron. Solo hubo una persona que miró a Maomao, pero volvió a su puesto poco después.

 

(Por fin ha terminado.)

 

Maomao, con sus articulaciones crujiendo, volvió a coger la tela sucia. Cuando se iba a trasladar al siguiente lugar y reanudar la limpieza, descubrió que un hermoso eunuco estaba de pie con su cabeza presionada contra la pared.

 

“¿Qué estáis haciendo, Jinshi-sama?”

 

“…nada. Aparte de eso, ¿siempre estás envuelta en cosas? Así.”

 

“No hay problema. Hay menos problemas que con las damas de palacio. Por cierto, ¿qué pasa con esa pose?”

 

Pensó que era una pose que un noble hermoso no debería hacer. De hecho, Gaoshun, que estaba esperando en la parte de atrás, estaba agarrando su cabeza.

 

“Bueno, entonces, me iré a mi próxima área de limpieza.”

 

Mientras Maomao se iba con un cubo en la mano, Jinshi murmuró a sí mismo con su bella voz, “Maníaco….”

 

(No creo que realmente haya dicho algo malo.)

 

Incluso si Jinshi vio todo el intercambio desde ese momento, no fue que ella hubiera hecho algo malo. Maomao trabajó duro en su limpieza.


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s