Sevens: Volumen 6: Capítulo 4: El pasado del tercero



Me relajo en un café de la capital.

Tratando de pasar de alguna manera mi día libre, me junté con Clara cuando salió.

Siguiendo su búsqueda para comprar un libro, dimos una vuelta por las librerías de la Capital Imperial para encontrar uno que aún no había leído, y se convirtió en mediodía antes de que lo supiéramos.

Como de costumbre, había estado demasiado concentrada en la tarea en cuestión para recordar cualquier cosa relacionada con la comida, así que le di una sonrisa amarga mientras la invitaba a almorzar.

Después de la comida, tomé un poco de té mientras revisaba el volumen que Clara había comprado.

El título “El milagro de Remlrandt” se escribió en la portada y cubrió los detalles de la guerra que grabó el nombre del Tercero y el nombre de la Casa Walt en la historia del país.

Mientras lo leo, yo …

(No está sucediendo).

Dentro del mundo del libro, Sleigh Walt era supuestamente un Baronet.

(TL: Baronet es la clase entre caballero y barón.) (NTE: lo que él dijo :v)

El libro lo describió como alguien que le dio un consejo al rey.

Su período de tiempo fue uno donde Bahnseim destruyó un país conocido como Remlrandt, y amplió enormemente su masa de tierra.

El país solía librar guerras con las naciones vecinas, pero carecía de lo que podría llamarse un golpe decisivo.

Y así las pequeñas victorias continuaron acumulándose, y la tierra del país se expandió de manera bastante simple.

Sin embargo, Remlrandt también fue una gran superpotencia, y el primero en presionar al Reino de Bahnseim con tanta fuerza.

La razón por la que el Tercero se hizo tan famoso fue porque se sacrificó para lograr la victoria en una batalla que debía ganarse a toda costa, pero …

『¡Mi señor! Debemos dividir el ejército aquí. Si el enemigo dirige su poder en un solo punto, ¡nuestros números son muy escasos! ¡Nuestra fortaleza es demasiado frágil! 』

El rey.

『Lo sé, Sleigh. Pero si no luchamos aquí, el futuro no depara nada para el Reino de Bahnseim. Contra esta fuerza enemiga invasora, si no obtenemos una gran victoria aquí, simplemente seguirán desgastándonos. ¡Nuestra única opción es lanzar los dados aquí! 』

El tercero.

『Mi señor … entiendo. Yo, Sleigh Walt, te acompañaré hasta el final. 』

Y así, incluso cuando fueron superados en número, dividieron al ejército solo para que el enemigo deshiciera su campamento y pusiera en peligro la fortaleza.

El tercero de nuevo.

『Mi señor, por favor escape!』

El rey.

『¡Como si pudiera hacer eso! ¡Con mi espada en la mano, los cortaré aquí mismo! 』

Tercero…

『¿¡Qué podrías estar insinuando!? Es un hombre esencial para Bahnseim, ahora y siempre. Solo déjeme todo a mí. Seguramente compraré tiempo para su retiro. 』

Dicho esto, el Tercer ordenó a todas las tropas presentes que asaltaran, el Reino de Bahnseim recibió el tiempo que necesitaba, y después de reagruparse y reorganizarse, lograron rodear y derrotar al ejército de Remlrandt.

Después de derribar al comandante enemigo, el rey.

『Esta victoria … nunca habría llegado a ser sin el querido Sleigh. ¡Ese hombre es el verdadero héroe de Bahnseim! 』

Y así sucesivamente y así sucesivamente…

Leyendo el contenido a través de mí, el Tercero habló en voz baja.

『… ¿Qué demonios es esto? Absolutamente asqueroso. ¿Quién fue el bastardo que sacó esta historia inútil y la publicó como si fuera la verdad? ¿Me toman por tonto? 』

Parecía considerablemente irritado.

Terminando el libro, me dirigí a Clara.

“¿Qué pasa? Desde los ojos de un Walt, ¿es este libro verdad?”

Sobre la pregunta de ella, el Tercero habló.

『Lyle, dile a Clara-chan que esto es demasiado cruel. Y espera, si se supone que esta es la historia oficial, entonces ningún golpe en la cara sería suficiente para perdonar a ese bastardo incompetente. 』

¿El quinto habló?

『¿Algo está mal? Dejando de lado el diálogo, es cierto que compraste tiempo para el retiro y contribuiste enormemente a la victoria, ¿verdad? 』 

El Tercer gritó.

『¡Está todo mal! ¡Nunca perdonaré al hijo de perra! Quiero decir, en primer lugar, el que derribó al comandante era yo, sabes. 』

El cuarto habló.

『¿Eh? Es la primera vez que escucho de eso… 』

El tercero.

『¡¡Que malditamente incompetente!!』

(Es raro que el Tercero esté tan furioso)

Le di a Clara mis impresiones honestas.

“… Los contenidos están, bueno, simplemente demasiado lejos de la realidad”

“¿Están lejos de la realidad? Entonces me alegraría escuchar la verdad transmitida a través de la Casa Walt. La mayoría de las publicaciones cuentan la misma historia”

En sus palabras, el tercero dejó escapar un grito entusiasta.

『¡Díselo a ella directamente, Lyle! ¡Ahora es el momento de que salga la verdad! 』

(No, solo sé la historia del libro, ¿sabes?)

Toqué la Joya y la dejé rodar para mostrar mi negativa.

『¡¡POR QUÉ!!』

Parecía bastante insatisfecho.

“No estoy tan bien informado sobre eso. Intentaré recordar lo que me dijeron, así que, ¿podrías darme algo de tiempo?”

Dije eso con una sonrisa amarga, y Clara asintió.

“Estoy seguro de que hay información que solo conocen sus herederos, y algunos contenidos pueden ser omitidos. Estaré esperando.”

Ella realmente parecía feliz cuando tomó el libro que dejé en la mesa en la mano.

Alcanzando otro libro de su montón de novelas, parece que ella planeaba leerlas todas en el café.

Llamé al camarero.

“Disculpe, dos tazas más de té, por favor”

Me sentí mal por no haber pedido nada, así que pedí algunas bebidas.

(Bueno, esto no es un mal presentimiento. Al menos es mejor que las apuestas de ayer)

Pensando eso, tomé otro libro de ella y comencé a leer.

Medianoche.

El que me arrastró a la Joya cuando intentaba dormir, fue la Tercera Generación, que todavía parecía irritado por los eventos del día.

Yo hablé.

“No, no creo que tengas que ir tan lejos”

Ahí…

『¡No quiero! ¡Absolutamente no quiero que me piensen que haya muerto por el bien de ese tipo! Voy a mostrarte la realidad de primera mano, ¡así que asegúrate de grabarlas en tu memoria! 』

Su irritación erosionó su actitud calmada habitual.

El Cuarto también estaba participando en la discusión, y se veía un poco cansado.

『Bueno, tal vez es mejor sacarlo de tu pecho. No es que realmente quiera verlo.』

Parece que el Cuarto albergaba algunos sentimientos encontrados.

Quiero decir, el que preparó la casa para su elevación al estado de barón, y ayudó de varias maneras fue el odiado Rey del Tercero.

Guiados por el tercero, los dos entramos en su habitación.

Como una casa de barones, la mansión de Walt era mucho más ancha que durante la época del segundo.

Los muebles y los adornos parecían extravagantes, pero dudo que el Tercero se preocupara mucho por ellos, ya que eran pocos en número.

El cuarto habló.

『Qué nostálgico.』

Un poco cabreado, el tercero…

『Dijiste que ayudaste a la Casa a promocionarnos o algo así, pero mira aquí. Fundamentalmente, la clase Baronet tiene mejores perspectivas. Obtienes bastante libertad, y después de convertirte en barón, tienes que hacer cosas como cuidar los territorios circundantes, y … ¡todo es solo un dolor, te lo digo! 』

No parece que el Tercero estuviera feliz de que la Casa Walt haya alcanzado el estatus de Barón.

Caminando alrededor de la mansión, vi a los empleados trabajando de buen humor.

Yo…

“En la primera generación, y espera, la segunda también … los sirvientes, o cómo debo poner esto, bueno, todos realmente emiten este sentimiento de “familia””

El tercero habló.

『Es porque recibimos a viudas y niños sin padres del pueblo y los pusimos a trabajar aquí. Odio las cosas rígidas y formales, y mientras les digas que se vean diligentes cada vez que vienen los invitados, ¿no está todo bien?』

El cuarto habló.

“En mis tiempos, aquellos que no habían recibido una educación adecuada eran … pensándolo bien, tuve que reprenderlos un poco”

Al salir de la mansión, apareció una calle.

Había un mercado abierto, y las calles estaban llenas de energía.

Los esfuerzos del primero y segundo finalmente comenzaron a dar frutos aquí.

Y caminando por esas calles concurridas, la escena comenzó a cambiar a un campo de batalla.

El tercero estaba emitiendo órdenes encima de un caballo.

『¡De aquí en adelante, vamos a detener al enemigo! No hay necesidad de ganar. ¡Deténganlos y esperen a recibir nuestros refuerzos! 』

Gritó órdenes con una clara falta de motivación, y la forma en que su equipo colgaba de su cuerpo realmente le convenía, así es como lo haría yo.

Los aldeanos que el Segundo había entrenado se movieron tal como él ordenó.

Los caballeros reunidos a su alrededor parecían ser un grupo bastante competente.

Mientras los miraba, el Tercero se movió y me habló.

『Después de que ese maldito incompetente tomara el poder, él simplemente fue a buscar pelea tras pelea con las tierras vecinas. Es una mentira que nosotros fuimos atacados. Es porque Bahnseim era relativamente vasto, y si alguien alguna vez intentara poner sus manos encima, probablemente se resolvería con una breve escaramuza con los señores locales. 』

La escena cambió a una reunión en una gran carpa.

Con su característico corte de pelo rojo corto, el rey se sentó en su gran silla y soltó una risa bastante descarada.

El Tercero fijó su mirada en el joven y habló.

『… Este incompetente, verás, después de su entronización, dijo algo completamente idiota acerca de querer dejar su nombre en la historia. Por una pequeña razón como esa, las guerras seguían enfureciéndose. Lo que fuera que tuviera que pagar, lo compensaría con el saqueo y distribuiría la tierra robada … Ese es el tipo de hombre que era. 』

El rey habló.

『¡Debemos lograr una gran victoria aquí y quemar el país que me llamó tonto, Remlrandt, reduzcámoslos a ceniza! Ya hemos logrado muchas pequeñas victorias, pero estoy seguro de que esta vez será una gran batalla.』

Fue una guerra en la que los ejércitos de ambos bandos sumaban decenas de miles.

El Tercero estaba en el consejo, al lado del barón que tenía el control de la tierra en ese momento.

El rey.

『Dividiremos el ejército en cinco. Pensarán que nuestra base principal tiene su personal reducido, y cuando entren en ella, los rodearemos desde todos los lados. ¡destruiremos su poder aquí, y el país de Remlrandt no tendra futuro! ¡Tomen lo que quieran como compensación! 』

Al escuchar eso, los nobles reunidos mostraron una amplia gama de expresiones.

Algunos gritando con gran alegría.

Algunos inexpresivos.

Algunos claramente reacios.

La tercera generación explicó.

『Si sacan soldados de su tierra y los llevan a la batalla, esos soldados morirán. Esa es la población de la que están hablando. Tener demasiados también es un problema, pero con toda la lucha, todos estábamos bastante cortos de personal. Ya había enviado a docenas de soldados a su muerte. 』

Con solo cien soldados a su nombre, el Tercero estaba sirviendo como una especie de retaguardia en este momento.

Parece que el Barón al que servía confiaba en él, mientras buscaba su opinión.

『Sleigh, ¿crees que podemos ganar esto? 』

『… Está celebrando demasiado pronto. Si se concentran en un punto y logran tomar realmente nuestra fortaleza, realmente será el fin para nosotros. Y con todas las guerras en curso, los soldados no han tenido tiempo para realizar sus preparativos. Hay una gran cantidad de lords cuyos hombres ni siquiera están equipados de manera satisfactoria. 』

Después de escuchar las premoniciones de fracaso del Tercero, el barón habló.

『Mi señor. Es peligroso si dejamos la fortaleza demasiado descuidada. Si alguna vez te pasara algo, entonces Bahnseim será… 』

Y el rey se rió en voz alta.

『Jajaja, ¿contra salvajes de ese nivel? ¿De verdad crees que perderemos, barón? 』

Los ojos circundantes se reunieron en el hombre, y sin poder, él …

『No, nada de eso …』

Y después de que comenzó la batalla, la fortaleza fue arrojada al pánico.

Un mensajero manchado de sangre llegó a la puerta …

『E, incluso mientras están rodeados, las fuerzas enemigas continúan en un camino recto hacia esta fortaleza … 』

¡¡E-Eso no puede ser!!』

De pie desde su lujoso asiento, el rey buscó confirmación con el mensajero una y otra vez.

『¡¿Continúan mientras están rodeados?! ¿¡Por qué!? Según mi plan, ya deberían haber perdido la voluntad de luchar… 』

Sus alrededores estaban en caos, y él sabía que tenía que retirarse.

Pero llegó el argumento de que el enemigo solo los perseguiría más.

Lo más aterrador en una guerra era la retirada de los combates.

Disparos a un ejército que huye.

Con ellos mostrando sus espaldas, los soldados y los caballeros simplemente serían derribados sin resistencia.

El tercero dejó escapar un profundo suspiro, y se paró frente al rey.

『Oye. 』

『¿¡Q-Qué es lo que…!?』

『Soy el Baronet Sleigh Walt … lo más importante es que ya de sus órdenes. ¿No está sucediendo todo esto debido a tu error en primer lugar? 』

¡Qué insolencia a su majestad!

Los nobles que expresaban tales opiniones no eran la minoría.

Pero los ojos condenatorios comenzaron a caer sobre su alteza real.

『Todos ustedes … ¿quiénes creen que son …? 』

Mientras el rey intentaba exprimir una voz así, el Tercero lo golpeó.

(Ah, usó una habilidad allí.)

Habiendo sido golpeado por un puño impulsado por la habilidad del primero, los ojos del rey se pusieron llorosos. Se apoyó en su preciosa silla y se frotó la cara.

Al mismo tiempo, el Tercero…

『Como si me importara. ¿Alguien aquí juró lealtad a un hombre como tú? A Lo que juré no era nada más que el asiento en el que te sentaste. Juré lealtad a un rey con poder, pero no tengo memoria de dedicarme a ti. Y hay muchos que estarían felices de tomar tu lugar. 』

Los nobles sacaron sus espadas.

El rey dejó escapar un grito agudo, y los leales a él también sacaron sus espadas. Pero ellos eran la minoría.

El tercero los detuvo con su mano.

『La casa de Walt ocupará la retaguardia. Bueno, aquí solo estamos unas pocas decenas, pero seguramente compraremos el tiempo. Barón, te dejo el resto a ti.

Allí, el barón asintió. 』

『Entiendo. 』

Y el tercero habló mientras miraba al rey.

『La razón por la que los sigo aquí es por la importancia que tiene la autoridad que heredó. Si caes ante Remlrandt, entonces Bahnseim quedará invadido… escucha, no voy a arriesgar mi vida por tu bien. Solo me arriesgaré por mi tierra. Entonces, ¿finalmente lo has comprendido, mi querido rey incompetente?』

Dicho esto, el tercero salió de la tienda.

La escena perdió su color, y hablé.

“… Me sorprende que la Casa Walt no haya sido destruida allí”

El Cuarto tuvo la misma opinión.

『Exactamente. Además, ¿él realmente trató bien a la casa después de eso?』

El tercero habló en un tono desinteresado.

『Bueno, es porque lo amenacé. Y si algo le pasara a mi tierra después de eso, estoy seguro de que los nobles provinciales se habrían amotinado … después de que su confianza fuera aplastada aquí, se convirtió en un rey bastante fácil de usar tanto para los nobles feudales como para los imperiales. Y después de derrotar a Remlrandt aquí, tuvimos que atacarnos entre nosotros. Cambiar de rey sería un dolor, lo apuesto. ¿Quizás su mayor suerte fue que no murió repentinamente como una ‘muerte no natural’? 』

Antes de que pudieran recuperar su fuerza nacional, nosotros nos haríamos cargo. Esa decisión peligrosa fue la que el Reino de Bahnseim había tomado.

El tercero habló.

『No hay justicia para eso. ¿Cuántas personas crees que murieron por el capricho de ese hombre? Ah, voy a añadir esto, pero…』

Riendo un poco, explicó el Tercero.

『Utilicé mi habilidad para poner una pequeña sugerencia en su cabeza. Cada vez que pensaba en echar mano en la Casa Walt, ¡empezaba a tener pesadillas!』

Este tipo es malas noticias.

Eso es lo que pensé, pero parece que todos a su alrededor eran iguales, así que no tengo idea de qué decir.

El tercero hizo una mueca seria.

『Ya estábamos en nuestros límites. Los únicos que quedaron con alguna motivación fueron los nobles imperiales, y aquellos que querían ganar algo de tierra nueva y convertirse en nobles. Lo que es más, declararon que era una obligación de los nobles provinciales morir y nos mataron de esa manera』

El Tercero mostró una sonrisa oscura a medida que hablaba sobre la alta probabilidad de muerte del Rey por causas no naturales.

Pensando en eso, tal vez fue precisamente el golpe del Tercer lo que le permitió a ese hombre sobrevivir a toda esa terrible experiencia.

La escena cambió, y esta vez las fuerzas de la Casa Walt se proyectaron alrededor.

Con su comportamiento habitual, el tercero …

『Solo aplasta a cualquier enemigo que se acerque. Entonces, ¿alguien aquí quiere morir? 』

Estaba seguro de que nadie se prestaría a tales palabras, pero un solo soldado en el mejor momento de su vida dio un paso adelante.

Había visto esa cara en alguna parte antes.

“¿No es ese uno de los aldeanos que criticó al Segundo?”

El hombre le habló al tercero.

『… He causado muchos problemas a tu predecesor. Dudo que esto pague mucho, pero déjame acompañar al joven maestro. 』

El tercero habló.

『Así que nunca vas a arreglar esa forma de dirigirte a mí. Bueno, que así sea … si perdemos aquí, Bahnseim entrará en una batalla defensiva, poco a poco será arrasado. Ya que hemos hecho nuestra parte en el alboroto, estoy seguro de que no se lo pensarán dos veces antes de saquearnos y qué ocurrirá con las mujeres y los niños』

Ahí, otro dio un paso adelante.

Era un joven caballero.

『¡Y-Yo también!』

El Tercero le dio un puñetazo al caballero con una sonrisa.

『Bien ¡mala suerte para ti! No se permiten jóvenes. Cualquier persona más joven que yo tiene trabajo que hacer a partir de ahora. Recién casados ​​también rechazados. Supongo que incluiré las condiciones de ‘solos para siempre’ o un niño que mantener… porque tú vas a morir por completo si participas, ¿sabes?』

Unos pocos soldados llegaron al frente.

Todos estaban al final de sus veinte hasta principios de los cuarenta.

Sus números eran cerca de cuarenta.

『Sí, se ve bien. Y nos vamos. Te dejo el resto a ti』

Montando su caballo con montura ligera, tomó las armas de los jóvenes soldados y las distribuyó a los demás. Después de poner sus equipos en orden, instó a su caballo a seguir adelante.

Las imágenes se pusieron grises, y su tiempo se detuvo.

El cuarto habló.

『…Eso fue bastante horrible. 』

El tercero habló.

『Lo fue realmente. Por eso odio a ese imbécil incompetente. No es como queríamos morir allí, sabes. Todos queríamos volver vivos. Pero … si perdíamos allí, seríamos los opresores. A los ojos de los enemigos, nada más que gente terrible. Les hicimos lo peor, y luego nos quejamos de que no queríamos perder』

El tercero miró el cielo color ceniza y habló.

『La guerra realmente es lo peor』


[Anterior][Índice] [Siguiente]

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s