Bursters!! Capítulo 48


Gif: Holaaa,  perdón si el cap se subió tarde, la razón es que el cap me costo un poco editarlo ya que hubo partes que no me convenció por como estaba escrito, pero no modifique nada que cambie la historia a si que pueden estar tranquilos por ese lado xd, en fin a disfrutar del cap ;v

PD: comenten si hay partes que les parece raro para editarlo lo mejor posible,  bye~~

Edición y Corrección: Gif

 Tratos y Mentiras

Ha pasado ya un mes… las heridas de Ryuji han sanado por completo, pero su paciencia está a pocos pasos de agotarse. Akira sigue siendo completamente reacia y arrogante, negándole datos importantes respecto a su objetivo.

Las chicas por su parte se encuentran bastante preocupadas por algo extraño. Hace ya 2 semanas que no permiten que nadie visite a Yashiro.

— Han pasado ya 2 semanas… ¿Qué le habrá pasado al mono? — se preguntó Enju.

— No se… pero algo no está bien… — respondió Momoka.

— ¿Hmmm? Ciertamente siento algo raro…

Las chicas iban camino a sus clases como siempre, sin poder sacarse una extraña sensación de mal presentimiento.

— Kaiga, ¿Cómo está el muchacho?

— Logre sedarlo de alguna manera, pero… ¿Qué demonios pasa con ese chico? De la noche a la mañana se volvió completamente errático y paranoico.

Miu y Kaiga se encontraban discutiendo en la enfermería, lejos del hospital.

Aparentemente Yashiro había comenzado a mostrar comportamientos extraños desde hace casi un mes, como hablar solo y en ocasiones gritar en la noche. Dichos problemas tocaron fondo hace 2 semanas… cuando algo que rozaba la locura ocurrió.

Hace dos semanas…

— Ugh… ¿Qué hora es?

Yashiro se despertó en medio de la noche, sin tener idea de la hora. La leve brisa nocturna entraba por su ventana, levantando las casi transparentes cortinas. El silencio era completamente envolvente, sin nada más que oír que el suave silbido del viento.

—…Otra vez esa pesadilla…

El sueño del niño y la sombra venían atormentando la paz mental de Yashiro cada vez más, deteriorando su ya no muy estable mente. “Nunca lo olvidaras” “Busca lo que realmente quieres” esas frases hacían eco una y otra vez en su mente. No podía comprender la situación y mientras más tiempo pasaba escuchando aquellas voces y viendo esos lugares que permanecían escondidos en los rincones más negros de su memoria, más enloquecía.

— Ohhhh~ ¿de nuevo escapando de ti mismo?…Patético.

— ¡…!

La piel se erizo de una manera tan brusca que por momentos sintió que se le caería el pelo. Aquella vos de infante, finalmente la escuchaba en la realidad.

— Deja de fingir y controlarte… No sirve de nada…

— No… si lo hago, solo causare problemas…

— ¿Acaso no es lo que ha pasado siempre?

— ¡…!

La voz del chico era cada vez más temblorosa y atemorizada. Los recuerdos de su niñez también salían a la luz. Lo de Kenjo fue detonante pero el odio de Yashiro hacia las personas parecía venir de antes de ello. Kenjo fue solo el potenciador.

— Recuerdas ¿verdad?… Inútil

— …

Los chicos que le decían fenómeno por no tener poderes, sus padres diciéndole que debía mentir para evitar problemas, cuando en realidad era para que ellos no pasaran vergüenza.

— “¿Por qué tengo que mentir? ¿Por qué tengo que ser el fenómeno?… ¿Por qué no tengo poder? “¿Recuerdas? Solías murmurar eso todo el tiempo.

— Si… sentía rabia por ser el único “inútil”

— Bueno…Ahora si tienes poder y uno tan poderoso que cualquiera que te ve, te teme.

— Si… — respondió Yashiro con una sonrisa inquietante.

— Ya no eres…

— Un inútil… — dijo Yashiro.

Una sonrisa bastante asquerosa se mostró en la cara de Yashiro, junto con las ojeras por falta la de sueño parecía realmente espeluznante.

De la nada este vio su brazo enyesado y comienza a reírse en voz baja, lo cual va en aumento hasta una carcajada muy enfermiza, como si se le hubiera aflojado un tornillo.

— ¿¡Que sucede!? — pregunto Kaiga mientras corría rumbo a la habitación de Yashiro.

— ¡Se ha puesto a reír como un desquiciado y además…

— ¡Llegamos!

Antes de que la enfermera pudiera terminar de relatarle lo ocurrido, estos llegan a la habitación del muchacho. Kaiga entra violentamente y lo que ve lo deja completamente helado. Yashiro lo vio con una sonrisa casi psicótica, el yeso del brazo muy dañado y con sangre en la cabeza.

— Buenas noches…Kaiga-sensei…

— Han pasado dos semanas desde eso, ¿eh? — dijo Miu.

— Si… aparentemente esa herida en la cabeza se la hizo al golpearse a sí mismo contra el yeso para liberar su brazo… ¿Qué demonios sucedió?

— Desde entonces no permites que nadie entre a la habitación de ese chico, ¿cierto?

— Claro, no puedo dejar que alguien entre ahí con Yashiro en ese estado. En modo normal ya es bastante peligroso, pero esto…

—…Es raro que lo digas cuando ya mato 6 personas frente a toda la escuela.

— Ugh… eso fue porque Shuryo nos dijo que no intervengamos, sabes cómo va la cosa…

— Además de que ese viejo y Kenjuro se encargaron de encubrir todo…Aun así… dijiste que hablaba solo ¿verdad?

— Si…

Kaiga comenzó a recordar que la enfermera le dijo que Yashiro hablaba solo, pero lo más extraño de todo era que parecían ser respuestas. Es algo que realmente lo dejo pensando, ¿Con quién estaría hablando?

Desde entonces Yashiro comenzó a actuar de esa manera diariamente. Hablar solo, autolesionarse, reírse de manera esporádica y muchos otros comportamientos propios de una persona enferma mentalmente. Esto llego al punto en que Kaiga debía sedarlo para calmarlo además de emitir una orden de no permitir que la gente pudiera visitarlo.

— Ese muchacho… aún hay muchas cosas que no sabemos. — dijo Miu

— Si — respondió Kaiga.

Mientras los profesores trataban de controlar al demonio mentalmente inestable, Akira no se quedó de brazos cruzados este mes. Obviamente le llamo la atención el hecho de que no permitieran que NADIE visitara al muchacho, ni siquiera se le permitía el paso a ella. Esto ocasiono que comenzara a pensar en razones para que esto ocurriera.

No tardó mucho en saber que era debido a la inestabilidad del chico, cosa por la cual esta se alegró de cierta manera. Era el momento preciso para sacar cuantos datos pudiera.

—…Bien, ese muchacho está más volátil que un frasco lleno de nitroglicerina… solo hace falta un buen sacudón y explotara.

Por algún motivo, Akira se encontraba muy complacida con la situación actual, al punto de disfrutar una taza de té caliente en la cafetería con una sonrisa en su rostro.

— Te conozco mejor de lo que crees… los preparativos están casi listos.

Desde el día en que Akira visito a Yashiro, ha estado reuniendo cierto tipo de información además de organizar algo extraño.

Hace aproximadamente 1 mes…

— Hmmmm… ¿Realmente crees que dejare que hagas tal cosa, Akira?

— Es un plan plausible padre… tendremos mejores datos que nunca.

Akira se encontraba discutiendo una especie de estrategia con su padre dentro del despacho del director. Sin embargo su padre no parecía estar muy de acuerdo con el concepto del plan, dado su tono al hablar.

— Además, sé que esta academia no es lo que parece.

— ¿…? Akira, sabes que no soy un simple subordinado ¿verdad? Ten cuidado con lo que dices…

Ante la manera de hablar de su hija, El presidente de KenjoCorp no pudo hacer otra cosa que ponerla en su lugar. Parece que estar sobre la mayoría del personal dentro de la academia se le subió a la cabeza.

— Soy consciente de ello padre. No obstante lo que digo es algo lógico. Ese chico no durara mucho internado. Luego de ver su actuar en la prueba de reintegración seguramente extrañara la sangre y la pelea que tuvo con Fuudo.

—…Ciertamente, pero también sabes que esto nos dejara con muy mala cara respecto a la opinión pública.

— No necesariamente. — respondió Akira sonriendo.

—… ¿Qué tienes en mente?

— “Atacaremos” la academia bajo otro nombre.

—… ¿Acaso me vez cara de idiota niña?

— ¿Eh?

Shuryo dejo salir un obvio y enorme disgusto ante el “infantil” plan de Akira. Su plan era atacar a toda la academia de cierta forma y de esa forma reunir más datos para sus investigaciones.

— ¿Cómo crees que afectara esto a la academia? Nos verán como si tuviéramos el sistema de seguridad más ineficiente de Japón. Somos la academia Burster más prestigiosa de Japón, niña idiota. ¿En serio crees que los medios se quedaran callados por eso?

—…Ju…

— ¿…? ¿Te has reído? — pregunto Shuryo algo molesto.

— Aun no he dicho como evitar eso padre. Sera el mismo staff y alumnos quienes detendrán al grupo.

—…Ya veo, de esa forma nos verán como una academia eficiente, capaz de criar soldados capaces. Ciertamente es una buena forma de esconder las verdaderas razones.

— Así es… solo nos falta un grupo lo suficientemente estúpido como para irrumpir aquí sin temor a las consecuencias.

— Eso es fácil.

— ¿…?

Las palabras de Shuryo son fuertes. Sin siquiera pestañear, el gran hombre tomo el teléfono que tiene frente a él y marca un número que no parece ser de Japón. Akira se queda mirando como su padre contacta con alguien que ella desconoce.

—…Hola, necesitare a Cannan para algo, contáctame con el…Si…No necesitas saberlo.

— « ¿Cannan? ¿Un nombre hebreo? »

Shuryo dio unas breves explicaciones sobre el plan, una ubicación y un número de personas para luego simplemente colgar el teléfono.

—…Ya está… tendrás a 300 personas dispuestas a saltar de un risco si se lo pides.

— ¡…! « ¿¡Tan rápido?! ¿Quién demonios es ese tal Cannan? Ni siquiera he oído su nombre antes. » Pa-Padre…

— ¿Hmmm?

— ¿Quién es ese Cannan del que hablan?

Akira no podía evitar tener algo de temor al preguntar. Sentía que ya sabía gran parte de los movimientos subterráneos de la compañía, ya que conocía proyectos como el BornBurster. Sin embargo, ver como conseguían un escuadrón suicida con una simple llamada telefónica le hizo sentir un escalofrió por toda la columna.

—… Es fácil para un pez sentirse grande…en un estanque pequeño.

— ¡…!

Esa frase dejo con un temor aún más grande a Akira Lo que su padre manejaba estaba muy por encima de lo que ella creía que su padre realmente manejaba Cuantas cosas y cuantos secretos esconderá realmente su padre.

— Pez en estanque pequeño ¿eh?

Akira solo seguía tomando su taza de té mientras recordaba eso. Simplemente que método habrá usado para conseguir un grupo así de manera tan simple.

Al no tener ningún dato correlativo a la persona con la cual su padre estaba teniendo la conversación, solo pudo intuir dos cosas. Ese tal Cannan debía ser alguien importante en el bajo mundo y debía tener o un gran poder político o económico, o un Burst verdaderamente peligroso.

— Hmmmm… el proyecto iniciara en unas dos horas. Por favor, dame muchos datos valiosos, perro mío.

Ryuji y Misora logran escuchar por accidente todo el monologo de Akira, poniéndose realmente nerviosos. Al parecer olvidaron informarles acerca de todo esto.

Por supuesto, esto no le hace ni pizca de gracia a Ryuji. Una cosa era no propinarle información valiosa, eso le molestaba, pero era mínimamente entendible. Otra cosa completamente distinta, es no informarle de los movimientos que hacen sus propios compañeros.

— Ryu-chin… ¿Por qué no nos avisaron?

Ryuji solo pudo molestarse muchísimo y chasquear la lengua en disgusto.

— Es obvio… para ella somos soldados desechables…

Las palabras de su compañero dejaron con un mal sabor de boca y tristeza a Misora. Ella veía a Akira como una amiga, después de todo entrenaron juntas a pesar de su pésimo carácter, pero ver como la avaricia y el ensañamiento hacían que Akira hiciera esas decisiones le dolían en la conciencia.

— N…No seas tonto Ryu-chin… Aki-chan solo se le paso por alto. Estoy segura que nos avisara antes de que todo lo que esté planeando ocurra.

— Sigue nublando tu propia vista Misora. Yo no me quedare para ser apuñalado por la espalda…

Ryuji le dio la espalda a Misora y se dispuso a irse del lugar, con un enojo no muy típico de él. Sin embargo unas palabras de su compañero lo frenan en el lugar.

— ¿Les darás la espalda a aquellos que nos dieron un techo bajo el que dormir?

— ¡…! Tú… ¿Qué sabes?

— No mucho… pero sé que no eres tan obediente por gusto. Llevo siendo tu pareja desde hace varios años Ryu-chin.

— ¡NO SOMOS PAREJA! — grito Ryuji disgustado.

— ¡…!

El grito de Ryuji alerta a Akira de que alguien se encontraba en el lugar por lo que sube la voz en respuesta.

— ¿Quién está ahí?

— « ¡Demonios! » — pensó Ryuji mientras salía rápidamente del lugar.

Akira sigue el grito hasta dar con Misora quien ni siquiera se voltea a mirarla.

— ¿Misora? ¿Se puede saber qué haces aquí?

— Quien sabe…

— ¿…?

La chica simplemente responde de manera vaga y con una voz algo apagada, algo raro viniendo de ella.

— Hey… no creas que escaparas con una respuesta como esa.

Akira le vuelve a reclamar sobre su presencia, a lo que Misora decide voltearse mostrando su rostro. Una sonrisa triste y lágrimas cayendo de sus ojos. Así es cómo afronta a Akira.

— Hey… Aki… ¿No hay algo que debas decirnos a Ryuji y a mí? ¿Ordenes nuevas o algo?

—…

— ¿No necesitas… informarnos de nada?

Misora esperaba que por favor Akira le dijera de frente lo del plan que tenía entre manos, que no la veían como una herramienta desechable. Sin embargo la respuesta siguiente le helo la sangre por un segundo.

— No hay nada de lo que deban saber… vuelvan al trabajo.

—…Si…

La fría respuesta y una falsa sonrisa ocultaban un triste pesar dentro de Misora. Ver como su compañero la rechazaba de esa manera y como quien consideraba su amiga la deja a un lado como una herramienta vieja.

La chica seguía con una sonrisa apagada, pero lloraba en el interior, no sabía que podía hacer en esa situación. Solo podía irse de ese lugar y esperar que las cosas mejoraran.

Mientras caminaba aguantando las lágrimas como podía, de la nada alguien habla en su oído.

— Es triste cierto… ¿ser la inútil del grupo?

— ¡…!

Misora logra reconocer la voz y giran tan rápido como puede pero no logra ver a nadie, no sin sentir un helado toque contra su cuello.

— Estoy aquí…

La tristeza se convirtió en miedo al sentir como si una filosa navaja estuviera justo sobre su yugular. No podía moverse ni un centímetro, solo hablar.

— ¿Qué quieres, Yashiro? N-No hace falta este tipo de tratos… — dijo Misora nerviosa.

— ¿Qué quiero? Algo que necesito, sangre…

— ¡…! ¿S-sangre?

El chico de alguna manera logro escapar de su prisión domiciliaria de algún modo, nada fácil puesto que se encontraba sedado y custodiado.

— E-escuche que estabas internado. ¿Escapaste?

— Si… me aburría ahí dentro…pero me dio tiempo de pensar. Sobre lo que realmente soy y que es lo que quiero…

— ¿Quieres…asesinarnos?

—Sí, quiero asesinar…

— …

— pero no a ti. — dijo Yashiro retirando la mano.

— ¿Eh?…— dijo Misora muy confundida.

El cambio de ambiente y la sensación anti-climática del muchacho dejo a Misora con la defensa deshecha. Parecía que le iba a cortar la cabeza en cualquier momento.

— Emmmm… entonces… ¿A quién quieres asesinar?

— Solo a una… y para eso necesito tu ayuda.

— ¿Mi ayuda?

Esto se volvía cada vez más extraño. Primero ese cambio de actitud idéntico a la bipolaridad y ahora le pide ayuda a un enemigo. Tenían razón, Yashiro no está bien de la cabeza.

— Veras… tuve mucho tiempo libre últimamente… pensando, reflexionando y llegue a una conclusión.

— …

— No debo matar a todos los de Kenjo… Solo los que valen la pena.

— ¡…!

La inquietud que se sentía ante la errática y extraña lógica del chico no hacía más que asustar cada vez más a Misora. Estaba claro que no estaba en posición de protesta. Un Yashiro completamente recuperado la haría trizas en cuestión de segundos.

— ¡Por eso necesito tu ayuda! Necesito que me hagas un favor… — dijo Yashiro mientras tocaba los hombros de Misora.

— ¿Q-Que favor?

— Algo muy sencillo… Quiero que Ryuji y Tú se unan a mi bando.

—…

Misora se quedó completamente en blanco ante el pedido del ahora paranoico chico.

— «¿¡EHHHHHHHHH?!»

La pobre chica debe decidir a qué bando pertenecer, pero debe tener cuidado a quien elegir.

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s