Kusuriya no Hitorigoto – Volumen 01 – Capítulo 34


Capítulo 34 – Despido

 

 

“¿Qué vamos a hacer?” El asistente implacable pasó los documentos a su maestro.

Era sobre un tema asombrosamente preocupante. “Este es el registro de los nombres de todos, incluyendo los de su familia, relacionados con el incidente de Fonmin del otro día.”

 

Fonmin debía ser ejecutada. Aunque no se llevará a cabo el exterminio de la familia, sus familiares serán despojados de todos sus bienes. Hubo una diferencia en la severidad, pero todos serán sentenciados con castigos físicos.

Fue una bendición que la Consorte Ah Duo, su maestra, no recibiera ninguna sentencia.

 

Los clientes del comercio de su familia también fueron incluidos entre las partes afectadas. Se suponía que eran meros apicultores, pero parecía que operaban a una escala considerablemente mayor.

 

“Ochenta de esas chicas están en el Palacio Interior”, dijo Jinshi.

 

“¿Qué, ochenta entre dos mil personas? Esa es una buena tasa de aciertos”, contestó Gaoshun.

 

“Supongo”.

 

Preguntó Gaoshun a su señor que arrugó sus cejas y se acercó. “¿Hacemos un encubrimiento?”

 

“¿Puedes hacerlo?” Preguntó Jinshi.

 

“Si así lo desea.”

 

Si así lo desea.

 

Gaoshun cumplirá como dice Jinshi.

No importaba si era correcto o no. Como dice Jinshi.

 

Suspiró profundamente.

 

Se informó de un nombre familiar entre las partes interesadas.

La persona secuestrada y vendida parecía ser una persona relacionada con el incidente.

 

“Bueno, entonces, ¿qué debo hacer?” Reflexionó Gaoshun.

 

Sería bueno que pudiera simplemente decidir.

Debido a las acciones que eligió, estaba muy asustado de la cara que pondría esa chica.

 

○●○

 

“¿Un despido masivo?” Preguntó Maomao.

 

“Eso es correcto.”

 

Shaoran estaba comiendo caquis secos cuando dijo eso. Los caquis secos eran algo que Maomao había hecho robando del huerto y colgándolos en secreto bajo el techo.

 

“Es como una ejecuciooón familiar o algo así. Que las chicas de los comerciantes que tenían tratos renunciaron a la hafta o algo así”, dijo Shaoran. (EZ: Khe? no se que significa hafta en ingles o lo que sea así estaba en ingles)

 

(Tengo un mal presentimiento sobre esto.)

 

La intuición de Maomao a menudo era acertada.

Su familia en los papeles oficiales era un comerciante que se dedica al comercio. Es decir, los secuestradores que la vendieron.

 

(Sería muy preocupante si me despidieran ahora.)

 

Estaba satisfecha con su estilo de vida actual.

Obviamente, se alegraría si pudiera volver al distrito de placer, pero sería deprimente ser atrapada por la madam que manejaba el dinero incluso si volvía.

 

Después de Rihaku, aún no había enviado invitados de honor.

Eso era un problema.

 

(Ciertamente seré vendida.)

 

Después de que Maomao se separó de Shaoran, decidió buscar a la persona que normalmente no se le ocurriría encontrarse.

 

 

 

“Qué inusual. Estás respirando con dificultad”, le dijo el encantador eunuco con toda tranquilidad en la puerta principal del palacio interior.

 

Esto fue después de que Maomao pasara por toda la residencia de las Cuatro Madames, no solo por el Palacio de Jade.

 

“……..–“

 

“Cálmate. Tu cara está roja.” Jinshi la miró algo impaciente con su rostro de doncella celestial.

 

“Tengo algo que preguntarte.” Maomao tartamudeó.

 

Jinshi entrecerró los ojos. Por alguna razón, su rostro estaba lleno de melancolía. “Lo tengo. Hablemos adentro”.

 

 

La llevaron a la habitación del Jefe Oficial del Palacio. Se sintió mal por el Jefe que estaba esperando fuera en vano, como de costumbre. Una vez se inclinó y entró.

 

“En cualquier caso, debes estar deseando escuchar sobre el despido masivo actual”, dijo Jinshi.

 

“Sí. ¿Qué me pasará?” Preguntó Maomao.

 

En vez de responder, Jinshi hizo que mirara los documentos. El nombre de Maomao también estaba entre los que estaban escritos en el papel de alta calidad.

 

“Esto significa que serás despedida”, dijo.

 

(¿Qué debo hacer?)

 

Ella no estaba en posición de decirle que por favor no la despidiera. Ella reconoció en repetidas ocasiones que era una dama de palacio como mucho.

Ella se resistió a mirarlo con halagos, manteniendo su rostro sin expresión. Como resultado, se convirtió en el rostro habitual donde ella lo miraba como si estuviera mirando a una plaga.

 

“¿Qué pasa?” Su voz curiosa carecía de su dulzura habitual. En cambio, sonaba un poco joven. Contrariamente a su tono, sólo su rostro era firme y serio.

 

“Sólo soy una dama de palacio. Como usted dice, si me ordena ser una sirvienta, una cocinera, incluso una catadora de comida, yo lo haré”.

 

Por eso, no me despidas.

 

Tenía la intención de decir que me empleara lo mejor que pudiera.

La expresión del joven se mantuvo firme. De repente apartó los ojos y dio un pequeño suspiro.

 

“Lo entiendo. te daré una generosa bonificación con el despido.” La voz del joven era fría. No podía leer su expresión deprimida.

 

Las negociaciones han fracasado.

 

 

 

○●○

 

 

 

¿Cuántos días consecutivos ha pasado hasta hoy para ver a su amo perder los nervios?

No había ningún problema con el trabajo actual. Pero ya había terminado con él sentado en un rincón de la habitación, produciendo un ambiente sombrío cuando regresó a su oficina.

Incluso las esporas tienen más energía para volar.

 

El joven con una encantadora sonrisa de doncella celestial y una dulce voz no estaba allí.

 

Maomao se fue la semana siguiente con la notificación de despido. Ella no era sociable, pero aparentemente, había ido de puerta en puerta agradeciendo a la gente por su ayuda.

La Consorte Gyokuyou estaba indecisa, pero cuando escuchó que era lo que Jinshi había decidido, se retiró. “Lo hecho, hecho está”, se fue cortésmente como un comentario de despedida.

 

“Deberíamos haberla detenido”, dijo Gaoshun.

 

“No digas nada,” contestó Jinshi.

 

Gaoshun cruzó los brazos, las arrugas de sus cejas se hicieron más profundas.

 

Como se sintió cuando perdió su juguete favorito?

A pesar de que le dieron un juguete aún más nuevo e inusual. ¿Cuánto se ha preocupado por eso?

 

Probablemente no era bueno para él estar con el juguete.

Jinshi no quería tratar a la chica como una herramienta y dejarla ir. Incluso si se le asignara una nueva chica con una disposición diferente, ¿qué sería de ella?

 

Esto era, de hecho, una molestia.

 

“Si un sustituto no es bueno, entonces tendremos que preparar la verdadera, ¿no?” Jinshi murmuró sin hacer ruido, y de repente recordó a cierta persona.

 

Era el oficial militar que la familia de la niña conocía muy bien.

 

“Tomará algo de trabajo”, dijo.

 

Gaoshun, el sabio mundano, se rascó la parte de atrás de su cabeza. (EZ: Solo queda ya el epilogo y los extras y finalizamos el volumen 01 ire preparando el volumen-arco 2 y el PDF del vol 1)


[Anterior] [Índice] [Siguiente]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s