Bursters!! Capítulo 46


Gif: Caaap Sorpresaaaaaa xd,  bien la mejor manera de empezar la semana es con cap nuevo un lunes no?  bueno disfrútenlo   ;v

Edición y Corrección: Gif

Preguntas y Respuestas

Ryuji se encontraba sentado en la cafetería, con su típico tazón de ramen a medio comer, sumido en sus pensamientos. Al mirar aquel brazo inmóvil por el yeso, no podía evitar escuchar en su mente las palabras que escucho de su rival.

—… Solo te enseñaron a matar, ¿eh? — murmuro Ryuji.

Unos pasos se escuchaban en dirección a Ryuji, por lo cual este levanta levemente la vista hacia dicha dirección.

— ¿No te cansas de comer siempre lo mismo?

— Akira…No, no realmente…

La persona en busca del lesionado muchacho fue Akira. Algo extraño, considerando que no le agrada demasiado socializar.

— ¿Qué necesitas? — pregunto Ryuji.

— ¿Qué tan fuerte te pareció? — respondió Akira.

—…No quiso hablar. ¿Eh?

— No y dudo que alguna vez lo haga conmigo, por eso te estuve buscando. Necesito esos datos como sea.

—…Haaaaa, haces que los fideos se pongan sosos…Bien, te contare lo que pueda, con una condición.

—…

Akira accedió a las demandas de Ryuji y así comenzaron a charlar sobre el asunto. Así fue como pasaron cerca de media hora hablando sobre la pelea que tuvo con el Demonio.

— ¿Qué hora es Sora?

— Cerca de las 9 de la mañana…

— Rayos, siento que llevo aquí un año…

— Y solo han sido unos 3 días…Este lugar es demasiado aburrido.

— Al menos tú te puedes mover. Yo ni siquiera puedo rascarme la nariz.

Mientras Yashiro se quejaba debido a su imposibilidad de moverse, alguien toco la puerta de su habitación.

— « ¿Huh? ¿No se supone que las clases van por la mitad? ¿Quién podrá ser? » Adelante.

Luego de dar permiso para pasar, la puerta se abrió y algo entro velozmente dentro de la habitación.

— ¡Ya-chiin~!

— ¡Bugh!

Algo muy abultado y suave cae directamente sobre el rostro del muchacho. Aunque no tarda en descubrir que es.

— ¿Qué hacen ustedes aquí?… Fuudo, Tousaku.

— Ella me siguió, no me culpes…

— Ohhhhh, vamos Ya-chin, vinimos a visitarte, anímate un poco.

Yashiro simplemente chasqueo la lengua y puso una cara de desagrado. Esto hizo que Misora hinche los cachetes a modo de berrinche.

— Haaaaa, oye, ignora a la perra. Vine porque quiero hablar algo contigo.

— No me estas ayudando aquí, Ryuji…

— No tengo intenciones de hacerlo.

Ante la respuesta Misora simplemente le saca su lengua.

—… ¿Qué quieres saber?

— ¿Cooperaras? Pensé que te resistirías como con Akira.

— Esa malnacida puede ahogarse en su propio ego… no pienso decirle nada.

Ryuji no pudo evitar pensar en estar de acuerdo con las palabras del muchacho, aunque no podía decirlo tan fácilmente, puesto que aún era una compañera.

—…Bien, entonces, ¿responderás mis preguntas?

— Eso depende… veamos qué quieres saber primero.

—… de acuerdo, si no quieres responder solo di “no hablare”.

— Entiendo, está bien, pero como algo de lo que diga llegue a oídos de esa rubia mimada te arrancare la lengua.

Ryuji miro fijamente al muchacho postrado en cama. Las miradas no daban lugar a las dudas, ambos hablaban en serio. Sin embargo la tensa atmosfera es cortada por Misora, quien se estaba poniendo nerviosa por el aire tan pesado entre estos dos chicos.

— ¡Bueno, Bueno, ya cálmense! — exclamo Misora mientras se interponía entre ambos.

—…Haaaaa, bien, ¿Cómo conseguiste tanto poder?

—… Fue por lo que tuve que pasar en su compañía, KenjoCorp.

— ¡…!

Misora y Ryuji quedaron con los ojos como platos ante la respuesta. No tenían idea de que Yashiro consiguió tal poder mediante Kenjo.

— ¡¿EEEHHHHH?! ¡¿Conseguiste tu poder en Kenjo?! — grito Misora por la sorpresa.

— Si… y no grites, me das dolor de cabeza…

— ¿Quién te dio ese poder? — pregunto Ryuji.

— No hablare…

— ¿Quién te enseño a manejarlo?

— No hablare…

— ¿Dónde entrenaste?

— No hablare…

Si bien Yashiro dijo que respondería dependiendo de la pregunta, estaba claro que no soltaría datos importantes a sus enemigos.

Esto logro molestar un poco a Ryuji, pero sabía que no sacaría gran cantidad de información de alguien que odia a Kenjo como lo hacía Yashiro.

— ¿Por qué odias a Kenjo si ellos te dieron tu poder?

— ¿Qué me lo dieron? Te equivocas.

— ¿…?

— Ellos me lo metieron a la fuerza. Yo no decidí nada en ese asunto…

—… ¿Por qué te obligaron a portar ese poder?

— No lo sé.

Ryuji cada vez entendía menos. Kenjo le dio poder a Yashiro, pero este los odia al punto de querer exterminarlos. Se niega a dar detalles sobre el desarrollo de su poder y lo que más le llamaba la atención, ¿Por qué obligar a alguien a portar un poder?

— Hmmmmmm… No entiendo.

Misora como siempre suelta cualquier cosa que le pasa por la cabeza. Sin embargo era algo que querían saber.

— Si te obligaron a portar un poder tan grande, ¿no deberías estar agradecido de que hubiera sido un éxito? Quiero decir, eres lo suficientemente fuerte para humillar a Aki-chan y dejar a Ryu-chin con la espalda contra la pared.

—…

De la nada, ambos sintieron una hostilidad tan enorme que ambos sintieron escalofríos.

Ambos vieron como de las manos de Yashiro comenzaba a brotar sangre de sus palmas debido a que cerraba los puños con rabia, al igual que le caía un hilo de sangre de la boca por morderse el labio.

— No…hablare…

Tanto Ryuji como Misora nunca supieron el motivo, pero era obvio que fue algo grave. Se podía ver el odio en el reaccionar del chico. Tan así que Misora pasó a disculparse por la pregunta.

— Di-Discúlpame…no pensé que fuera tan serio… — dijo Misora nerviosa.

—…Compañero, tranquilízate…

— ¡…!

Gracias a las palabras de Sora, Yashiro logra tranquilizarse y tomar un profundo respiro, relajando el furioso agarre.

— Haaaa… prefiero no recordarlo.

—… Bien, es todo lo que quería preguntar.

Las cosas parecían haberse calmado, pero la reacción tan violenta hacia la pregunta de Misora realmente se les quedo en mente.

— Bueno, ahora me toca preguntar a mí.

— ¿…?

Los visitantes se sorprendieron un poco ante esto. Aparentemente, Yashiro también quería algunas respuestas.

—… De acuerdo.

— ¡Ryuji! — exclamo Misora en tono de queja.

— Es lo justo, aunque también me tomare la libertad de no responder si la pregunta no me agrada.

—…

Yashiro simplemente se limitó a mirar y simplemente asintió ante la aclaración del muchacho.

Sin más palabras Ryuji agarro la silla que se encontraba junto a la cama, la movió hasta estar a los pies de la cama, giro para que esta esté de espaldas a Yashiro y se sentó enfrentándolo.

— Ahora… ¿Qué quieres saber tú de nosotros?

— ¿De dónde vienen?

— No hablare…

— ¿Para que vinieron aquí?

— Para cumplir una misión que nos encomendó Shuryo-sama.

— ¿Qué misión?

— Vigilarte, y si es posible reclutarte.

Las preguntas eran tan vagas y carentes de detalles como las respuestas. Ambos daban la menor cantidad de detalles reveladores posibles.

— Hmmmm, sobre la pregunta de…

— Misora…

— ¿¡S-Si!? — respondió Misora algo asustada.

— Yo manejare esto, no digas nada innecesario.

Las miradas penetrantes de ambos muchachos ponían realmente nerviosa a Misora. Alguien que no tenía un carácter tan férreo y frio como el Ryuji, o uno tan violento y amenazante como el de Yashiro, no se sentía cómodo en un ambiente como ese.

— Esto…Ya-chin.

— ¿…?

— Ryuji y yo solo seguimos órdenes, no es que tengamos rencor hacia ti o algo parecido.

—…Yo tampoco les guardo rencores personales.

Misora por momentos puso una sonrisa en su rostro pensando en que había logrado las paces con el muchacho.

— Mi odio es hacia Kenjo… y mientras trabajen para ellos, ustedes también son enemigos para mí.

— «Ya-chin…»

Tan pronto como apareció, la sonrisa desapareció. En ese instante Ryuji se percató de que no sacaría nada de Yashiro, al menos no mientras esté relacionado con Kenjo.

— ¿Qué tengo que hacer para que respondas mis preguntas? — pregunto Ryuji.

— Je, ¿Qué que tienes que hacer? Es simple, abandonar a KenjoCorp.

— Sabes muy bien que no puedo hacer eso.

Ryuji negó rápidamente la petición del chico. Lo que pedía estaba fuera de cuestión, era algo que no dependía de él decidir.

— Pues te quedaras con las interrogantes. No compartiré nada de valor con un perro del enemigo.

— ¿Qué te hace pensar que soy un perro?

— Por favor… solo sabes aceptar órdenes y cumplir misiones. ¿No es eso lo que un perro hace? ¿Obedecer a su amo?

—…

La tensión subió aún más tras esos comentarios. Ambos sabía exactamente donde tocar para hacer enojar al otro. Sin embargo, y para su propia suerte, Misora trata de calmar las aguas entre estos dos tifones.

— ¡Hummmp! ¡Ya dejen de discutir!

—…Bueno, creo que ninguno sacara nada importante de esta forma. — dijo Ryuji.

— Si, coincidimos en algo.

Luego de estar por un largo tiempo, ambas visitas creen que es hora de que se retiren. Misora se va primero, pero Ryuji se queda por un poco más diciéndole algo a Yashiro antes de levantarse de la silla.

—… ¿Qué más quieres decir, Fuudo?

—… Fue una buena pelea, Shirazaki…

— …

Luego de esa frase Ryuji se levantó de la silla y la volvió a colocar en su lugar, pero antes de que cerrara la puerta, Yashiro contesto también.

— Si, fue una buena pelea, Fuudo.

El chico se sorprendió de recibir una respuesta, pero simplemente larga un pequeño suspiro y sonríe levemente. Yashiro también sonríe con la cabeza algo baja.

— Puede ser de Kenjo, pero debo admitir que ese sujeto me cae mejor que Akira. — Dijo Sora apareciendo tras de Yashiro.

—Je…puede ser. — responde Yashiro

Hace varias horas atrás.

— ¿Cuál es tu condición? — pregunto Akira.

— Quiero saber dónde está internado Shirazaki y saber cuál es tu relación con él.

—… Está en la habitación 305 del hospital de la academia. Depende de los profesores si te dejan verlo o no.

— Eso responde la primer parte… Ahora, ¿Cuál es tu relación con él? ¿Por qué el odio tan sangriento entre ustedes?

Akira miro de manera algo curiosa a Ryuji. Era extraño de él mostrar interés sobre alguien. Usualmente se limitaba a cumplir lo que se le pedía y nada más. Incluso tiene problemas para soportar compañeros, dado su comportamiento indiferente y extremadamente directo.

— ¿Para qué quieres saber mi relación con esa rata?

— Te preguntas porque muestro interés por Shirazaki ¿verdad?

— ¡…!

— Akira, me conocerás bastante bien, pero eso también aplica a la inversa. Tienes un complejo de superioridad y piensas en todos como simples insectos o ratas. Es la primera vez que te ensañas tanto con una persona.

— ¿Es porque te obligo a pelear sin contenerte? — pregunto Akira algo molesta.

—… Es el primero que me obligo a utilizar el golpe “Mach”… algo que ni siquiera tu haz podido lograr.

— ¿Tu golpe “Mach”? — pregunto Akira muy confundida.

—… Es el golpe más poderoso que tengo. Cerca de 10 veces más rápido y fuerte que Cyclon.

— ¡…!

— Yashiro es un Burster poderoso, quizás el más poderoso al que me he enfrentado…No, el más poderoso. Recuerda que también te derroto de manera… poco ortodoxa.

Ante ese recuerdo Akira golpea fuertemente la mesa, haciendo que el tazón de ramen de Ryuji casi se derrame.

— ¡NO ME RECUERDES ESO!

—… Quéjate todo lo que quieras… eso fue lo que paso.

Akira se mordia los labios en señal de ira. Recordar ese momento en que literalmente fue un simple juguete a manos de Yashiro le hacía hervir la sangre.

— «Aun así… hacerme utilizar el Mach Subsónico es digno de elogio…de no haberlo hecho el que estaría en cama seria yo.» — pensó Ryuji mientras seguía con su comida.

— Aun no me has contestado Ryuji…

— Tu tampoco, Akira…

Las punzantes miradas fueron certeras, pero la fría actitud de Ryuji y el terco carácter de Akira impedían que alguno cediera. Sin embargo, al sentir que todo esto ya comenzaba a ser una molestia, Ryuji suspiro, dejo los palillos sobre el plato y solo dijo unas pocas palabras.

— Lo poco que puedo decir ya deberías saberlo, pero hay algo que me intrigo mucho acerca de ese chico.

—¿…?

— Su Burst es increíblemente versátil.

— ¿Versátil? — pregunto Akira.

— Piénsalo…en unos segundos pensó una estrategia para derrotarte y superar mi ventaja en el cielo. El chico no solo es fuerte, no tiene un solo pelo de tonto, al menos en cuanto a pelear se refiere.

—… ¿Qué quieres decir?

— Quien lo haya entrenado, es de primer nivel. Su forma de leer la batalla es demasiado buena para ser alguien de tan corta edad. Yo he recibido entrenamiento toda la vida y aun así logro arrinconarme.

— Ciertamente… tienes razón. «Aunque ya se quiénes son…»

— Bueno, te he comentado todo lo que pude rescatar… ahora, dime qué relación tienes con él.

El chirrido de la silla alerta a Ryuji de la situación. Tras haber sacado toda la información posible, Akira simplemente se disponía a irse.

— Oye… aun no me respondes.

— Solo es un fracaso… es todo lo que necesitas saber.

— No me tomes el pelo Akira, teníamos un trato.

— No pruebes tu suerte. — Dijo Akira amenazándolo.

— …

— Recuerda tu posición en la cadena alimenticia Ryuji, no eres más que un simple soldado.

—…Si…

El muchacho solo respondió en voz fría y se sentó en el lugar, dejando que Akira se vaya. Sin embargo Fuudo se mostraba algo inquieto.

—…Un simple soldado… ¿Eh? Parece que a la niña rica…

De la nada lo que parece ser una especie de tajo o corte se muestra en el tazón de ramen, haciendo que este se desarme y vuelque todo su contenido sobre la mesa, dejando chorrear la sopa por la mesa y el suelo.

— la han mimado demasiado. Si no quieres darme respuestas no importa, yo mismo la hallare.

Ryuji busca respuestas a preguntas que no lo dejan tranquilo y nadie está dispuesto a dárselas, su paciencia está llegando a sus límites.

CAPITULO ANTERIOR|ÍNDICE| SIGUIENTE CAPÍTULO

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s